Estos días de septiembre se caracterizan por el calor pegajoso, porque los políticos han recargado baterías y vuelven a la gresca (“Yo digo no porque tú dices sí, y diría sí si tú dijeras no”, parece ser la norma impuesta) y por la enorme cantidad de tonterías que inundan los kioscos de prensas y revistas. La fasciculitis de hace unas décadas, donde todos compramos “Fauna” aunque nadie llegó a leerla, se multiplica con todas esas chorradas que usted y yo vemos en la tele hasta que aparezca la publicidad de las compras navideñas (mismamente, pasado mañana) y que ahogarán los espacios al paso de librerías y puestos de la cosa con sus enormes cartones y sus ofertas de números uno baratísimos que enmascaran que el clavazo no vendrá en el número dos, sino a partir del tercero y hasta del cuarto.

Suponiendo, claro, que alguien compre a partir del cuarto. Suponiendo que el cuarto ejemplar de los muñecos de Batman, los mueblecitos art-deco o los aviones de la primera guerra mundial lleguen a salir al mercado alguna vez. Porque lo que es yo no los he visto nunca. Tampoco es que vaya precisamente buscándolos, pero da la impresión de que ese enorme bombardeo mediático de estos días luego, sencillamente, desaparece. Hasta más ver. O, más exactamente, hasta septiembre que viene, cuando se volverá a relanzar lo mismo, a ver si pica de nuevo alguien y las empresas editoras (o lo que sean, porque no “editan” sensu stricto) vuelven a hacer caja a costa de los sobrantes.

Personalmente, llamo a esto “el efecto Mirinda”. ¿Recuerdan ustedes cuando eran niños? A la guerra eterna entre Coca-Cola y Pepsi se le unía la guerra menos cruenta entre Fanta y Mirinda. Lo mismo que preferíamos la primera bebida de cola, a los chiquillos nos encandilaba la segunda de naranja. Pero, por misterios insondables del comercio humano y las grandes empresas, la Mirinda desapareció un día de nuestros mercados. Me dicen que todavía se puede encontrar algún botellín en Canarias, y una vez pedí que me sirvieran una en Francia, aunque por desgracia no me supo a magdalenas proustianas y no pude recuperar ese sabor perdido de la infancia. Cómo una compañía multinacional podía hacer desaparecer sin más una marca registrada es algo que escapa a mis entendederas de consumidor enganchado y responsable.

Porque me lo vuelven a hacer una y otra vez, oigan. Hace unos pocos años, salió al mercado una bebida de naranja (y no es que lo mío con las naranjas sea algo patológico, palabrita), que no tenía gas y sabía aceptablemente a naranja de verdad. A los pocos meses, quizá por evitar la competencia, cambió de nombre. Luego desapareció de todas partes. Me enganché a una mantequilla riquísima que tenía una pizquita sabrosa de yogurt, cuidaba el colesterol y no repetía, pero un día dejó de ocupar los estantes de los supermercados y al final hemos tenido que volver en casa al Tulipán de toda la vida y la mantequilla Arias.

Lo mismo con el pan integral estilo inglés de la marca más popular de todas, que dicen que no engorda y vale un potosí, y que deben venir importados de Malasia o de Siberia, porque aparece de tanto en tanto en mi supersol, o será que tenemos al barrio entero esperando al acecho a que llegue el repartidor con un cargamento nuevo. Hacerse con un paquete es tan difícil como encontrar ya en ninguna parte mi whisky de malta favorito: ni en Gibraltar lo hay, aunque aún existe. El refresco estimulante al que me aficioné a principios de verano ha pasado a mejor vida, según entiendo, a pesar de que es la tercera marca mundial en este tipo de cosas. La marca de camisas y pantalones con las que más cómodo me siento ya no las encuentro por ninguna parte, y es dudoso que ya no existan, andando como anda el señor Cardin forrado.

Y andando como andan todos forrados a nuestra costa. Misterios del capitalismo salvaje: te ponen la zanahoria delante de la cara, tú picas, y cuando más a gusto estás comiéndotela, no te vuelven a dar más zanahorias. Lo malo es que tampoco te dan otra hortaliza que haga el avío. Uno no sabe nunca si es que juegan con nosotros o si son unos manazas que se tiran al pilón antes de hacer estudios de mercado y luego nos dejan colgados. Como nos dejan colgados los editores de fascículos. Como dejaron colgado al niño que yo era los del refresco Mirinda.

Publicado en La Voz de Cádiz el 22-09-2008


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/59630

Comentarios

1
De: Juanmi Fecha: 2008-09-23 10:48

Rafa, te recomiendo que le eches un vistazo a la serie "Mad Men". Una agencia de publicidad en los primeros años 60. La ambientación es impresionante, las anuncios con el sabor de la éoca, como ese de Mirinda, y el rol entre hombres y mujeres es tan distinto al de hoy que parece una serie sobre otro mundo.



2
De: RM Fecha: 2008-09-23 10:50

La veo, la veo. Estoy deseando que salga en DVD para tragármela entera.

¡El reconocimiento médico con el tocólogo fumando delante del coño de la secretaria es impagable!




3
De: Antoine Fecha: 2008-09-23 13:38

Lo de las bebidas de burbujas es increible no hay quien introduzca algo nuevo.
Desde el sprite y el 7up, no se asentado nada más allá de las fantas y las coca colas.
Algunas con terribles campañas publicitarias, como aquel Cherry coke con sabor a cereza.



4
De: Carlito's Fecha: 2008-09-23 15:28

Yo lo que echo de menos es el Cherokee. Aunque bueno, tampoco me extraña que lo retiraran, porque a día de hoy no he encontrado a nadie más a quien le gustara...



5
De: johansolo Fecha: 2008-09-23 15:36

El mamoneo que se traen con esas cosas es impresionante.

Solo hay una marca y sabor de chicle que me gustan de verdad (las demás las acepto sin más) que antes estaban por todas partes (tiendas, hipermercados, etc...) y ahora solo la encuentro en un sitio.

El helado de "no-heladería" que más me gusta el Magnum Doble Chocolate, lo quitaron de circulación por dos años o así antes de ponerlo de nuevo a la venta.

Tras diez años de usar solo bolígrafos BIC me ha entrado la añoranza por la marca de bolígrafos que marcó mi infancia y adolescencia (Inoxcrom) y me ha costado horrores encontrar un modelo similar al que usaba de pequeño (solo encontraba modelos de lujo o de plástico cutre y colorido).

Y así ad nauseam...

Casi todo pasa con las "pequeñas cosas" insignificantes, pero es realmente desquiciante que pase continuamente y si lo comentas la mayoría de la gente te mira con cara rara...



6
De: Rafael Gárcía Fecha: 2008-09-23 16:06

Esto no tiene nada que ver con el tema(o quizás s, porque yo además de tener nostalgia por la Mirinda, también la tengo por una época en la que se respetaba todas aquellas obras maestras que forman parte del vagaje cultural de la humanida.
Echa un vistazo a la noticia Rafa, me interesa mucho tu opinión como escritor y por tanto amante de la literatura clásica, supongo que el leerlo te producirá mayor escalofrios aún del que me produce a mi:

http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2008/09/23/timur-bekmambetov-dirigira-moby-dick/

Dios mio, el cine de hoy en día está en manos de productores para quienes la obra de Herman Melville es en esencia "una historia de venganza, acción y aventura".
¿Escogeran a Steven Seagal para Capitán Achab?



7
De: Alós Fecha: 2008-09-23 18:38

Me pasó, además de con la Mirinda y los Inoxcrom (¡qué bolis, caray!), con la Mc Rib de Mc Donalds.
Y luego resulta que éramos muchos los que la consumíamos, pero desapareció, no sólo de los Mac de España, sino también en el resto de Europa.
Si es que nos tratan a golpes, leñe.

Un saludin



8
De: RM Fecha: 2008-09-23 18:47

Coño, los MacRib, lo único que merecía la pena...

A mí me pasa también con el champú. Uso H&S. Hay dieciocho modelos distintos. El que mejor me va, cabello normal-graso (aunque mi cabello no es graso, pero eso es otra historia).

Pues bien, cambian el diseño del frasco. Ahora son todos muy monos, muy futuristas.

... y el que desaparece es el normal-graso.



9
De: David Fecha: 2008-09-23 20:16

Efecto Mirinda, Efecto BIC, Efecto chanpú ect.
Efecto "POPEYE".Si como lo oís.
Este mediodía mi librero me ha confimado lo siguiente: PdA ha cancelado indefinidamente el nº2 de POPEYE. LA HOSTIASSSS QUE PERRA SUERTE.
Tuvo razón profesor Marín, cuando díjo ud. la siguiente frase:
"EL INGLES OS HARÁ LIBRES"



10
De: Anónima de las 9:59 Fecha: 2008-09-23 20:29

Son cosas de la cuenta de pérdidas y ganancias. Algún listillo descubre que las ventas no son suficientes como para mantener nuestros productos favoritos... Y se los cargan, sin pararse a pensar en la FIDELIDAD y todas esas cosas de "valor añadido" que no se pueden medir en euros.
(SUspiro)

Este año han resucitado el ColaJet. Pero la forma no es su forma, y el sabor tampoco. (Resulta que los ingredientes originales ya no se pueden encontrar).

Nada. Que no hay que mirar hacia atrás o nos convertiremos en estatuas de sal. Miremos hacia delante: ¿Habéis probado la "Limón Nada" con un toqiue de hierbabuena? :PP



11
De: Jaberwocky Fecha: 2008-09-23 20:38

El hecho de no encontrar los cuartos y quintos números de los fascículos es fácil, se mandan muchos menos porque se sabe que no se van a vender. De hecho, con cada número decrece la distribución, pero si realmente estás interesado hablas con el quiosquero habitual y te lo piden.

¿Ha desaparecido el Mountain Dew? Pues yo tenía ganas de probarlo.



12
De: RM Fecha: 2008-09-23 20:53

Pues sí :(

Mañana iré a carrefour, a ver si quedan ahí...



13
De: WWfan Fecha: 2008-09-23 21:01

¿Y pa el niño un MIRINDA?
No, el niño ya ha mirindao



14
De: George Bailey Fecha: 2008-09-23 22:06

"...Lo mismo con el pan integral estilo inglés de la marca más popular de todas, que dicen que no engorda y vale un potosí..."

El pan de molde inglés se hace (en teoria) con harina de habas y sin azucar añadido a la masa. Es por eso que engorda menos.

Aparte de las marcas de importacion, Mercadona lo vende con marca blanca. Y creo que El Corte Ingles tambien.

A mi sabe igual, pero es verdad que es más caro.



15
De: Rafael García Fecha: 2008-09-24 00:23

Pues anda que no hecho yo de menos los botellines de Coca Cola de antes, no los de ahora que con sus míseros 20 centimetros cúbicos no dan ni para rellenar un vaso de tubo.
Y ya que hablamos de bebidas ¿soy yo el único que ha visto por ahí carteles anunciado la cerveza "Duff"?. Había oído algo de que un empresario, la había sacado en México, pero jamás pensé que llegara acá.
Al tío desde luego no habría que demandarlo, sino darle una medalla por tan genial muestra de picaresca.



16
De: Rafael García Fecha: 2008-09-24 00:26

¡Qué maestro, si hasta el jodio usa el mismo logo y etiqueta que los de la serie:

http://www.cervezaduff.net/

Y sin pagarle un centimo a la Fox o a Matt Groening.



17
De: Rafael García Fecha: 2008-09-24 00:28

Si te da por inventarte una marca comercial en alguna novela tuya Rafa, no dudes en registrarla, que en Cádiz también hay mucho pícaro.
Por cierto estoy leyendo "Elemental Querido Watson" y me encanta, pero una pregunta: ¿no nombraste al pérfido oriental por la misma razón que Allan Moore: por que aún está sujeto a copyright?



18
De: WWfan! Fecha: 2008-09-24 00:48

Por cierto estoy leyendo "Elemental Querido Watson"

Chaplin



19
De: Alós Fecha: 2008-09-24 01:52

Yo lo tengo reservado en la Biblioteca Pública, pero mientras acabo con la carretada de libros pendientes, ya lo han cogido seis personas...

un saludin



20
De: Rafael García Fecha: 2008-09-24 03:11

Bueno, hombre ha sido un pequeño gazapo, pero seguro que RM sabe perfectamente como se llama su propio libro.



21
De: RM Fecha: 2008-09-24 06:32

El pérfido oriental, efectivamente, está todavía under copyright.



22
De: WWfan! Fecha: 2008-09-24 13:27

>>>Bueno, hombre ha sido un pequeño gazapo

Tú tienes un gazapo y yo a veces entre gazapo y gazapo digo una palabra bien, así que tampoco es para preocuparse... XD



23
De: Rafael García Fecha: 2008-09-24 17:33

A veces me pregunto como funcionas las extrañas leyes de los "copyrights". "Fu Manchu" pue creado hace más de 80 años. ¿Cómo demonios es posible que aún no sea de dominio público(Creo que según las leyes inglesa hace falta unos 57).
A no ser que los derechos se renueven con cada nueva publicación y por tanto el plazo empiece a partir de la última obra publicada por los legítimos "dueños" del personaje.



24
De: RM Fecha: 2008-09-24 18:44

Si se cuenta a partir de la muerte del creador, Sac Rohmer murió en el 59. Todavía queda copyright para rato.



25
De: Claudio Fecha: 2008-09-30 18:19

Aparte de que desaparezcan las marcas antológicas de las tiendas, algunas se caen por su propio peso. ¿Alguien recuerda la Leche Pascual con FLUOR? Comenzó con la moda de añadirle historias a la leche (hasta le añaden calcio, algo de lo que la leche carece por completo), y el spor consistía en un tipo diciendo que era dentista recomendándola... pero se olvidaron de que el fluor engullido es venenoso.

Desde entonces, si los dentistas no me lo recomiendan no me compro ni unos vaqueros.



26
De: MOTILLA Fecha: 2009-06-05 23:26

Hola soy un chico de españa que vive en rumania y nunca habia oido hablar de MIRINDA sera por mi edad 23 años no lo se...hasta que vinieron unos amigos a verme y me hablaron que fuerte mirinda hacia años que no la probaba y la misma historia que ustedes, pues ya sabeis que aqui la teneis y por ciero MONTAN DEW tambien jejejee supongo que mirinda desaparecio porque fue vendido por el creador español a pepsi



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.71.31 (61d30dd0eb)
Comentario