Niños soñadores y mellizos traviesos, ratones enamorados y policías recelosos, millonarios borrachines a quienes el azar ha trocado en sombra de sí mismos por la fuerza, nobles héroes selváticos, durmientes trasladados quinientos años en el tiempo, detectives de nariz de águila y sentimientos de bandera a rayas, jugadores de polo reconvertidos a libertadores galácticos, secretarias rubias que encandilan a su jefe calzonazos, exiliados vikingos que llegan con toda la inocencia del mundo a la fabulosa Camelot de la mesa redonda, hermanas con el corazón en un puño, perros escritores que se creen ases de la aviación, nuevos dioses con antifaz y capa a juego, vaqueros de polvo en el paladar y exploradores de monedas de diez centavos, pilotos de paso y azar hasta en el nombre que hacen la crónica de una Europa y un Asia que se reconstruyen como pueden tras la posguerra mundial, cruzados enmascarados y reporteros de pelo de punta y capitanes borrachos y perros sabihondos, sex-symbols oníricas y navegantes de la inmensa eternidad del tiempo, muertos que andan porque no han muerto jamás, nenitas contestatarias que odian la sopa, tigres de peluche que filosofan mientras imaginan que hay un niño que les espera con una bola de nieve oculto detrás del tercer árbol...

Todo eso es la historieta. Todos esos personajes, y muchos más, son los hijos del tebeo en el mundo. Una fecundidad inevitable, antojadiza, deseada: el mundo reproducido en una secuencia de viñetas, todos los sueños posibles reproducidos de todas las formas más bellas.

La historieta es multiplicidad. Libertad de estilos, de géneros, de historias. Riqueza absoluta, la fusión de etnias total, el mestizaje definitivo. No solo, ay, no solo el subgénero que desde hace más de veinte años da codazos y arrincona toda su riqueza.

La historieta son tebeos de Star Wars y la reflexión histórica y genial de los asesinatos de Jack el Destripador. Son Mortadelo y Filemón y Gastón el Gafe y los héroes parafascistas de The Authority. Son Comanche, Bernard Prince y el terror de la naturaleza domeñada que despertó a la conciencia en la forma de una Criatura de la Ciénaga...


del prólogo de Yellow Kid 5, hoy mismo a la venta

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/9879

Comentarios

1
De: Parker Fecha: 2003-07-17 19:50

Si el que tuvo, retuvo.
A por la próxima H-con gaditana Rafa!
Tienes todo mi apoyo.



2
De: Uncle Sam Fecha: 2003-07-17 21:03

Tengo el HONOR de haber sido por primera vez designado por RM, hace ya muchos años (Esperando a SkyWalker), con el término de parafascista. Cualquiera no puede ser un parafascista. Hay que currárselo, marmárselo, con perdón entreparéntesis y sufrirlo con orgullo.



3
De: José Pepe Fecha: 2003-07-21 18:14

¿Y qué tebeos de RM vamos a ver próximamente?



4
De: RM Fecha: 2003-07-21 19:46

RM está cansadito de escribir tebeos que luego no son como RM quiere. De momento, paso, gracias.



5
De: Jesús Yugo Fecha: 2003-07-21 22:46

Pues es una pena, con lo bonito que escribes y el amor que destilan esas palabras.



6
De: RM Fecha: 2003-07-22 02:17

Y lo guapo que soy, además.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.139.56 (b5a42d2483)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?