Vengo entrando por la puerta tras haber pasado un largo fin de semana en Gijón, como invitado de la Semana Negra. De entre todas las personas que me han llamado la atención estos días (la belleza inteligente de Silvia Guerra de Telemadrid; el entusiasmo atropellador de Paco Ignacio Taibo II; la dulce simpatía de Irma; la inocente sonrisa pícara de Alejo Cuervo; la timidez casi exquisita de Rebecca Pawel), no me cabe duda de que el campeón de esta semana es el escritor polaco Andrzej Sapkowski.

Sapko es, más que un torbellino, un huracán. No para quieto. Es imprevisible, charlatán, ocurrente, incansable. Debe sacarme diez o doce años, y unos veintitantos más al resto de la pandilla (Juanma Santiago, Julián Díez, Alex Vidal y Nuria, su feliz editor Luis G. Prado), y es capaz de acabar con la vitalidad de cualquiera. El acoso de los medios hacia su persona ha sido, cada día, casi insoportable para los que estábamos allí simplemente de escolta o de mirón, pero el bueno de Andrzej nunca ha tenido un mal gesto, ni una mala palabra, ni ha mostrado el más mínimo cansancio. Antes al contrario, su lengua afiladísima, sus modales combativos, su saber estar en un escenario y, sobre todo, compartir una mesa y una (o muchas) cervezas, hicieron, por ejemplo, que saliera triunfante y dando vuelta al ruedo de la mesa redonda que mantuvo a tres con Richard Calder y Tim Powers: siendo el único de los autores no angloparlante en origen, Sapko fue capaz de sacar más carcajadas de la concurrencia y de expresar reflexiones más inteligentes sobre el hecho literario que los otros dos autores fantásticos extranjeros invitados expresándose en un idioma que no era el suyo.

Porque, qué envidia, Sapkowski habla no menos de cinco lenguas además de su polaco original. Y aunque asegura no hablar el castellano, lo cierto es que comprende una conversación y, especialmente, un chiste. Su inglés es tan rápido como su polaco, su alemán fluido, sus chistes, sencillamente, insuperables. Cuando se pone serio, cuando se habla de sus libros o de eso que es todavía más grande, la literatura, Sapko dice verdades como puños que uno mismo estaría encantado de firmar: "Soy un hombre con una misión", llegó a decir. "Tengo que demostrar lo hermoso que es el idioma polaco". Tampoco le dolieron prendas al coincidir conmigo en que la finalidad de la literatura es la música: "Lee lo que escribas en voz alta, una y otra vez", le aconsejó a algún escritor novel que lo escuchaba embelesado.

Sapkowski es un mito en la Europa del Este, eso que nosotros llamamos un best-seller. Su serie del mago Geralt de Rivia es una bocanada de aire fresco y divertido (y espectacularmente bien escrito) en un género (la fantasía épica) que parece dolorosamente cerrado en sí mismo. Más de un millón y medio de ejemplares ha vendido en toda Europa, y ahora tenemos su segundo libro en España, La espada del destino, tras el éxito del primer volumen de la serie de siete, El último deseo, que ha conseguido una segunda edición en menos de ocho meses. Para noviembre, Bibliópolis anuncia la publicación del tercero (y dicen que espectacular), La sangre de los elfos, en el que ya está trabajando su traductor, el entrañable y esforzado José María Faraldo, a quien no le da un jamacuco siguiendo el ritmo del maestro porque Dios no quiere, desde luego.

Y es que Sapkowski es mucho Sapkowski. Si alguien pensaba que los escritores de la Europa del Este eran sesudos, aburridos e ininteligibles, es que no han leído ni han tratado en persona al gran Sapko.

Un tipo tan genial, tan divertido, que no pude por menos que decirle entre carcajadas: "Tú no lo sabes todavía, Sapko, pero tú eres de Cádiz".

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/9641

Comentarios

1
De: V Fecha: 2003-07-09 16:52

Un escritor maravilloso, sí señor. Si además es un cachondo, pues mira...

V.



2
De: RPB Fecha: 2003-07-09 19:56

¿"No para quieto"? Y yo que pensaba que esa expresión sólo se usaba en Galicia... ;)



3
De: RPB Fecha: 2003-07-09 19:59

Y es que Sapkowski es mucho Sapkowski. Si alguien pensaba que los escritores de la Europa del Este eran sesudos, aburridos e ininteligibles, es que no han leído ni han tratado en persona al gran Sapko.

Puf, aún me acuerdo de las groserías que soltaron unos cuantos en el foro de una web (cuyo nombre, por educación, no daré) acerca de Sapko y la literatura del Este... ¡sin haber leído ni una cosa ni la otra! :(



4
De: Uncle Sam Fecha: 2003-07-10 02:34

Invita un día a Sapkowski al Club.
El Kilo de Langostinos Tigres en el HiperCor ha estado días atras a 6 Euros el Kilo. MM cumplió 40 hace unos días (Nacida el 4 de Julio, je,je). La jarté de langostinos. El Taponaso creo que fue de categoría. Un Taponaso polaco sería lo ideal. No se puede ser gaditano sin un buen taponaso.
Invita un día a Sapkowski al Club.



5
De: RM Fecha: 2003-07-10 03:24

Lo queremos invitar a la hispacón del año que viene. Le encantan los langostinos, el marisco, el pescado (se metió en una pescadería sólo a mirar; es pescador además), y sobre todo las aceitunas.



6
De: AMS Fecha: 2003-07-14 16:58

El señor Sapkowski es un peronaje muy singular, si señor. Lo conocí en Barcelona en la hispacon del año pasado y realmente es muy interesante hablar con él. Sabe mantener sus puntos de vista con mucho ímpetu.
A ver si lo vemos el año que viene en Cádiz.
Salud



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.74.48 (31b97138db)
Comentario