Nadie daba un euro por ella. Yo mismo salí escopetado tras ver el primer episodio. La propuesta estética (mucha sangre, mucho sexo, mucha violencia y mucha parla) parece que todavía espanta a quienes siguen pensando que de la historia del gladiador tracio solo les vale la película de Stanley Kubrick, pero Spartacus, contra viento y marea, haciendo de tripas corazón, remontando la desaparición temprana de su intérprete, las condiciones presupuestarias que nunca han sido muy allá, tirando de serendipia y de honestidad ha acabado por convertirse en la serie más valiente, más interesante, más indescriptible y más sorpresiva de la televisión de los últimos años.

Un peplum a estas alturas. Desmadrado, con un habla imposible (ay de quien ose verla doblada) y unos personajes que son una delicia, tanto los buenos como los innumerables malvados que han ido asomando y palmando en las tres temporadas (y en la precuela) hasta desembocar en esta guerra de los condenados que terminó anoche.

Y terminó a lo grande, entregando lo que es quizás el mejor episodio de las cuatro temporadas (y eso que el inmediatamente anterior también tuvo lo suyo), rompiendo de manera descarada la contención del ludus que había sido su santo y seña durante la mitad de la historia y aprovechando las pantallas verdes para airear la trama y presentar unas batallas entre esclavos rebeldes y legiones romanas que no tienen nada que envidiar al cine de mucho mayor presupuesto y actores y directores de más renombre.

La temporada estaba condenada al final que ha tenido: así lo marca la historia y así la han ido contando, siendo fieles en lo posible a lo que se sabe de lo sucedido y añadiendo por el camino referentes cinematográficos (el inevitable "Yo soy Espartaco" sigue provocando escalofríos) y hasta shakespearianos (Shakespeare en esta serie es un guía ineludible), jugando con la frontera difusa que separa el bien y el mal, lo honesto de lo malvado: hemos visto a romanos muy malos pero cuando las tornas cambian hemos visto también la relajación de la moralidad en los esclavos (y no me refiero, claro, a las escenas de cama, abundantes y de agradecer).

El plantel de secundarios, desde Crixus a Saxa, pasando por ese improbable y cínico Julio César o el amoral y desclasado Gannicus, acaba por centrarse en los dos contendientes principales: Spartacus y Crassus, un romano noble pero cruel, ambicioso pero justo a su medida, la antítesis perfecta del esclavo rebelde porque en el fondo es su reflejo casi exacto.

La quiniela de quiénes vivirán y quiénes morirán, o cómo morirán, se mantiene hasta el final, hasta los últimos minutos, llenando de épica la última batalla. Y atentos a los títulos de crédito finales. Queda Spartacus como una serie redonda, perfecta, contenida en sí misma, donde los autores han contando lo que querían contar sin marear perdices ni alargar tramas, metiendo y sacando a los personajes cuando la narración los necesitaba: en ningún momento hemos visto que nada fuera seguro, y el gran goce de la visión de estos capítulos es comprobar la inteligencia de los guiones, cómo todavía puede contarse una historia sabida y hacerlo de sorpresa en sorpresa.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/73257

Comentarios

1
De: Sñordacus Fecha: 2013-04-13 23:22

La serie es LA HOSTIA. Supera de largo al mediocre Espartaco de Kubrick.



2
De: Boltan Fecha: 2013-04-14 12:53

Mediocre. Vale, tela.



3
De: Sñordacus Fecha: 2013-04-14 14:51

Me reafirmo. Hasta el propio Kubrick la consideraba su peor trabajo de largo y no la enumeraba dentro de ellos. "una labor alimenticia y degradantemente exaltatoria de la cristiano".



4
De: Boltan Fecha: 2013-04-14 21:13

Vale.

Alimenticio. Sí.

"Exaltatorio de lo cristiano". Me gustaría saber qué opinaría de eso Dalton Trumbo.

Pero nada. Te parece una mierda, estupendo. Que a Kubrick no le gustaba ya se sabe. Nada nuevo. Pero a mi me gusta y desde luego no veo nada cristiano precisamente en el relato.



5
De: Nando Fecha: 2013-04-14 22:53

Recordare la serie como una de las mejores que he visto. Bien realizada, buenas actuaciones. Pero dentro de todas la licencias históricas que se tomaron los creadores nada les costo dejar vivo a Ganicus. Me hubiese gustado que Spartacus con todas esas lanzas en su cuerpo cayera con un ultimo suspiro de fuerza sobre Crasus y lo matara; y que Ganicus subiera al monte y acabara con los romanos que mataron a spartacus. Nasir y Argon debieron morir en lugar de Ganicus, pero parece que los guionistas y creadores de la serie son gays. Bueno en resumen siempre recordare con mucho cariño esta serie. Viva por siempre SPARTACUS



6
De: Yo soy Sñordacus! Fecha: 2013-04-14 23:00

No ves nada cristiano en el martir crucificado por la libertad?

En su entrega, Yo soy Sñordacus, liberacion de su pueblo, mensaje de amor frente a la muerte y la adversidad, etc?

Que Kubrick era gay ya lo sabiamos.



7
De: Boltan Fecha: 2013-04-14 23:15

Como lectura simple, sí. Pero repito: Dalton Trumbo. Hablaba de otra cosa. Comunismo, si queréis que le pongamos nombre. Por eso es tan divertido que programen ese Spartaco en Semana Santa, leches.



8
De: RM Fecha: 2013-04-14 23:26

El mártir crucificado por la libertad fue crucificado como casi un siglo antes que Jesucristo.

Dalton Trumbo era un rojeras represaliado por el macarthismo.

Y puestos a hablar, mejor de la serie, que para eso está el post.



9
De: Yo soy Sñordacus! Fecha: 2013-04-14 23:44

Pues por eso: era el Jesus Rojo. El Cristo de la Espada. El Mesias Matarile. El Dalton Unchained.

La serie es la hostia y punto. Poco se puede añadir a las sabias palabras que has dicho. Tira patras como una puta ocotogenaria leprosa en su inicio, pero si tienes la suerte y el buen consejo de seguir pese a las heces primordiales, te topas con un sustrato aurifero y auriferoz que resonara con la gloria eterna que confiere el saber narrar no solo una historia, sino una histeria colectiva que supera lo animal y degrada lo historico, dando como resultado de la ecuacion una saga que toca la fibra de lo sensible, lo moral, lo inmoral, lo amoral, lo humano, lo animal y la ánima.



10
De: Yo hago yoga hoy Fecha: 2013-04-14 23:54

A falta de ver esta última temporada, Spartacus me parece una mezcla de Roma, de Yo, Claudio, de Calígula de Tinto Brass, de 300 de Miller....

Es un pastiche que entretiene de cojones, pero a mi gusto inferior a Roma o Yo calígula.

Pero, eso sí, entretiene un cojón de pato y si eso pocas series la hacen.

RM, aunque me temoi la respuesta, me siento obligado a hacérsela, entre esas series inglesas que vió y no le gustaron ¿estaba Utopia?

A mi me ha parecido una serie deliciosamente tramposa, con un regusto a Watchmen, y con una factura, a mi parecer, impecable,su forma de narrar me ha encantado.

Eah, un saludo



11
De: RM Fecha: 2013-04-15 06:28

solo vi el primero y me gustó, con todos los homenajes visuales a Watchmen. El segundo me cansó a los pocos minutos.



12
De: Yo hago yoga hoy Fecha: 2013-04-15 09:36

Me lo imaginaba, la verdad es que el guiño a Watchmen de la bolsa de deportes amarilla y de asas negras me encantó, y el final es muy, OJO QUIZÁS SPOILER, Ozymandiesco, al menos el plan....



13
De: RM Fecha: 2013-04-15 09:54

Los tengo bajados, así que cuando tenga un rato les echaré un ojo.



14
De: Mt Fecha: 2013-04-15 14:12

Ostia. Es verdad. Al final los romanos crucifican al rebelde, exactamente lo mismo...que hacían los romanos con los rebeldes. Este comentario demuestra, básicamente, el bajísimo nivel de metáforas, parábolas y simbolismos en el cine actual, donde todo se reduce al símil cristiano y cualquier midundi de las nuevas generaciones es lo único capaz de apreciar en el film de Kubrick (que hizo por orden de otros y por eso rechazaba frente a sus "obras personales"... todo el mundo sabe que los trabajos de encargo son siempre basura, díganselo a Velazquez).



15
De: Yo soy Sñordacus! Fecha: 2013-04-15 14:22

Mt, bájase usted de la moto con la que pretende atropellar y tropeliar, que lo del símil cristiano lo dijo Stan. Quien por cierto y pese a ello quiso adueñarse del guión cuando Dalton dijo que estaba hasta las gónadas de que el tito Stanley le cambiase cosas. De hecho fue idea de Mr. Special K lo de que Spartacus muriera en combate y no en la cruz, pero le hicieron un escrache y no pudo ser.

El simil es similar al supermanesco pero todavia mas cercano al de Txus de Nazaret:

Individuo de baja estofa en apariencia oculta al redentor en su interior, libera al pueblo y difunde un mensaje de esperanza. Lucha aunque sabe que morira y se sacrifica por la liberacion.

Son valores cristianos arraigados en el inconsciente colectivo, pese a que Dalton "Johnny got his gun" Trumbold sea un comunisto y predique la fraternité y la egalité. Sabusté?

Pos eso. El Stan de la naranja a cuerda no aprueba algo tan mesianico salvo cuando tiene la voz de HAL9000.



16
De: Boltan Fecha: 2013-04-15 17:03

Y luego continuamos con El Hijo de Espartaco.
Nunca, y ya tengo una edad, he oído o leído a nadie que haga esa lectura de la película, sobre el macarthismo sí claro, muchísimas veces.
Bueno, Dalton Trumbo no tiene nada que decir sobre la película y Gore Vidal nada sobre Ben-Hur. Son guionistas, qué sabrán ellos de lo que escriben.

Por cierto fue la primera película que pudo firmar Trumbo tras unos cuantos años (cárcel, exilio, un Oscar que le fue reconocido en 1975) gracias a Kirk Douglas. Pero eso también da igual.

Ah, que quede claro que la serie me ha gustado mucho, una cosa no quita la otra. Y como dice nuestro anfitrión hablemos de la serie.



17
De: RM Fecha: 2013-04-15 19:35

Grandes momentos de este último capítulo, para menda:

-la escena de la jabalina, que tiene todo el sentido del mundo y no es para lucir a Spartacus, sino para que el jinete romano no siga avanzando y descubra el pastel.

-Las palabras finales de Saxa, en alemán, para recalcar la distancia entre Gannicus y ella.

-El recordatorio de la esposa de Spartacus, felizmente olvidado durante toda la temporada, porque si no habría sido una llorera continua.

-Explicar que la serpiente del peto y la cinta son la misma cosa.

-La visión final de Dotore y la alucinación de Gannicus: el único sitio donde siempre se ha sentido a gusto y no desplazado es en el coso.

-Las réplicas y contrarréplica entre Crasus y Sparty.



18
De: Antoine Fecha: 2013-04-16 01:39

Como se indica en el texto, nadie podía pensar que tras el mediocre piloto se iba a alzar una de las mejores series de los últimos años.
Lo que parecía una 300 explototation en el segundo o tercer capítulo supo dar con el tono adecuado, mezclando una estética excesiva en el sexo y la violencia con unos guiones que rebosaban intrigas y épica.
Todo ello acompañado con unos personajes que rebosan carisma.
Además hay que destacar como la serie ha sabido reinventarse a todas sus temporadas, la salida del ludus pudo haber sido el particiular salto del tiburon de la serie, pero gracias a el aprovechamiento de secundarios y la entrada de nuevos villanos, las trama avanzaban con una fluidez estupenda.

En resumen, para la gente (sobre todo los que no se han molestado en seguirla más de tres capítulos) hablará de una serie de sangre y folleteo, sin saber lo que se pierden.

En mi opinión, muy superior a Roma.



19
De: Antoine Fecha: 2013-04-16 01:43

Por cierto, el homenaje final a Andy a Whitfield ha sido brutal.



20
De: Gordy Fecha: 2013-04-18 00:21

Y a quién le importa o qué más da que guste o que no? Quien se relama los labios con el Spartacus de Kubrick, genial. Y quien le guste la serie, también. No son incompatibles.
No tiene sentido dar razones (ni siquiera objetivas) cuando se trata de gustos personales (subjetivos)...



21
De: Yo soy Sñordacus! Fecha: 2013-04-18 11:55

Por eso. Que quien lo desee disfrute con el macdonald's que hizo Kubrick y quien quiera que lo disfrute con el buffet libre de caviar y langosta que es esta serie, una de las mejores de la historia.



22
De: Guy Fawkes Fecha: 2013-04-18 13:15

Que sí, tío, que sí. Que ha quedado claro que la película de Kubrick te parece una mierda procristiana (!) y que tienes una baja opinión de los que nos gusta. Pero no seas cansino, tío.



23
De: Cinna Fecha: 2013-04-19 20:03

Si Fast o Trumbo eran comunistas o “compañeros de viaje”, resultarían demasiado idealistas para un Kubrick acaso más cínico o nihilista.
O acaso es que le resultara un tanto anacrónica la manera de presentar el voluntarismo benefactor de los esclavos.
No sé si el productor Douglas tomó decidido partido por los primeros o intentó contentar a todos...
Hay otras películas de autoría disputada que siempre dejarán la incógnita de lo que pudieron haber sido, como la memorable “American History X”.
“Espartaco” se resiente de ello, pero... estamos hablando de 1960.
A cualquiera que la ningunee, debería bastarle comparar con “Ben-Hur”, o cualquier otro “peplum” de la época, toda la primera parte en la escuela de gladiadores, la formación de las legiones y el combate final, la profundidad del personaje de Graco (mujeriego, dispuesto a consentir una cierta corrupción en la república o incluso a pactar con sus enemigos piratas, ante que consentir la dictadura...) o la gran creación de ese Craso ficticio, con mucho más fundamento histórico que el de la serie “Spartacus”, combinación de los auténticos caracteres de Sila y César.
C. Aguilar, muy hostil a Kubrick, en su “Guía del vídeo-cine”, recoge el chisme que vincula las mejores escenas de la película a Anthony Mann (un director por cierto más bien humanista y a quien le costaba matar bastante, un anti-Tarantino, para entendernos).
La serie “Spartacus” sí resultó la más “rompedora” (lo que no quiere decir la mejor), pero por muchos elementos que luego atemperaría: su inicial abuso núdico-culturista, que parecía destinarla a un público gay, iría desapareciendo y dejando sólo la estridencia “gore”, al parecer apta para todos los públicos... al menos el machote.
Para quienes no somos ni moralizantes ni nihilistas, la pornografía o la salsa de tomate que podamos disfrutar en cualquier película no dejarán de provocarnos un cierto escrúpulo sano. ¿O es que de verdad creéis que la infantil complacencia en el descuartizamiento de un enemigo previamente demonizado es como para enorgullecerse?



24
De: RM Fecha: 2013-04-19 22:02

Si solo ves eso en Spartacus, ni te acerques a Tito Andrónico.



25
De: JCR Fecha: 2013-04-19 23:21

¿Y para hablar, bien o mal, de la serie hace falta sacar a relucir la película de Kubrick? Pues existe una miniserie de Spartacus, podemos comentarla también. Ya puestos.



26
De: Cinna Fecha: 2013-04-20 08:20

Si disculpáis mi exceso verborreico (para puntualizar algunas cosas que se habían escrito previamente sobre la película de Kubrick, acaso incitados por el comentario malinterpretado de RM sobre ella), mis dos párrafos últimos sí que entran a trapo en lo que me puede parecer más discutible de la serie.
Leí en su momento y vi la película de la que se decía obra “irrepresentable” “Tito Andrónico” y, si no hay que quedarse sólo con su truculencia, digamos que no tiene un papel tan pequeño en ella, así como el tema de la venganza. Del mismo modo que en otras obras del genial Shakespeare pueden aparecer puntualmente enfoques racistas, misóginos...
Rafa, cuando hablabas de su valentía, ¿no incluías esa truculencia? Imagina que ante alumnos adolescentes de los dos sexos, les pasas el combate de gladiadores del undécimo episodio de “Roma” (serie más respetable si llega la noticia al Consejo Escolar), que tienes a los chicos alborozados y a muchas de las chicas (disculpad mi sexismo) vueltas del espanto... ¿Te parecería más “sana” la actitud de ellos?
Acaso más apta para dirigir en un futuro drones y cazar a bombazos enemigos sin asomo de empatía.
Un primer Tarantino protestó que Stone hiciera una adaptación complaciente de su violencia. Un segundo Tarantino pareció encontrar su estilo en la matanza masiva perfectamente coreografiada. ¿Imagináis lo que le reprocha ahora Haneke a Tarantino?
Tenemos las novelas baratas, a Marcial Lafuente Estefanía, Silver Kane, Keith Luger, el Eastwood del spaghetti western... donde se mata a porrillo; otros se han esforzado por hacernos ver lo que cuesta matar (el magnífico Eastwood de “Sin perdón”).
Que conste que que gusta “Spartacus”... pero mucho más hacer de “advocatus diaboli” y polemizar.



27
De: RM Fecha: 2013-04-20 09:15

Tío, no digas tonterías. Evidentemente, nunca pondría en clase Spartacus por su contenido. Ni a los chavales mayores.

Pero la truculencia, cojones, es consciente. Es una decisión estética. Un recurso narrativo.

Y hay mucho más en la serie que truculencia, sangre, vísceras, pollas, coños con peluquín y tetas siliconadas.

Hay unos temas inmortales. Hay unos diálogos cojonudos. Hay fintas en la finta de la finta de una finta en intrigas, alianzas, amores y traiciones.

Y hay al menos (solo por decir uno) un actor cojonudo al que da gusto oírlo declamar esos diálogos imposibles: Joh Hannah y su Batiatus. Solo por ver cómo declina merece mucho la pena.

Shakespeare meets Robert E. Howard, ya se ha dicho.



28
De: Cinna Fecha: 2013-04-20 11:16

Por supuesto que la truculencia es consciente y por eso vale la pena en su caso valorarla.
Yo leí Conan al tiempo que el humanista Homero y a mi tierna edad ya percibí, en el respeto por el Héctor caído, que el griego era un poquito mejor.
Pero tampoco quiero abusar, pues aún no he acabado de ver la tercera temporada.



29
De: RM Fecha: 2013-04-20 11:45

¿Respeto quieres decir las atrocidades que hace Aquiles con el cadáver de Héctor?



30
De: RM Fecha: 2013-04-20 12:09

Como el Véspero, que es el lucero más hermoso de cuantos hay en el cielo, se presenta rodeado de estrellas en la obscuridad de la noche, de tal modo brillaba la pica de larga punta que en su diestra blandía Aquiles, mientras pensaba en causar daño al divino Héctor y miraba cuál parte del hermoso cuerpo del héroe ofrecería menos resistencia. Éste lo tenía protegido por la ex­celente armadura de bronce que quitó a Patroclo después de matarlo, y sólo quedaba descubierto el lugar en que las cla­vículas separan el cuello de los hombros, la garganta que es el sitio por donde más pronto sale el alma: por a11í el divino Aquiles envasóle la pica a Héctor, que ya lo atacaba, y la pun­ta, atravesando el delicado cuello, asomó por la nuca. Pero no le cortó el garguero con la pica de fresno que el bronce hacía ponderosa, para que pudiera hablar algo y responder­le. Héctor cayó en el polvo, y el divino Aquiles se jactó del triunfo, diciendo:

331 ‑¡Héctor! Cuando despojabas el cadáver de Patroclo, sin duda te creíste salvado y no me temiste a mí porque me hallaba ausente. ¡Necio! Quedaba yo como vengador, mu­cho más fuerte que él, en las cóncavas naves, y te he que­brado las rodillas. A ti los perros y las aves te despedazarán ignominiosamente, y a Patroclo los aqueos le harán honras fúnebres.

336 Con lánguida voz respondióle Héctor, el de tremolan­te casco:

337 ‑Te lo ruego por tu alma, por tus rodillas y por tus pa­dres: ¡No permitas que los perros me despedacen y devoren junto a las naves aqueas! Acepta el bronce y el oro que en abundancia te darán mi padre y mi veneranda madre, y en­trega a los míos el cadáver para que lo lleven a mi casa, y los troyanos y sus esposas lo entreguen al fuego.

344 Mirándole con torva faz, le contestó Aquiles, el de los pies ligeros:

345 ‑No me supliques, ¡perro!, por mis rodillas ni por mis padres. Ojalá el furor y el coraje me incitaran a cortar tus car­nes y a comérmelas crudas. ¡Tales agravios me has inferido! Nadie podrá apartar de tu cabeza a los perros, aunque me traigan diez o veinte veces el debido rescate y me prometan más, aunque Príamo Dardánida ordene redimirte a peso de oro; ni, aun así, la veneranda madre que te dio a luz te pon­drá en un lecho para llorarte, sino que los perros y las aves de rapiña destrozarán to cuerpo.

355 Contestó, ya moribundo, Héctor, el de tremolante casco:

356 ‑Bien lo conozco, y no era posible que te persuadie­se, porque tienes en el pecho un corazón de hierro. Guár­date de que atraiga sobre ti la cólera de los dioses, el día en que Paris y Febo Apolo te darán la muerte, no obstante tu valor, en las puertas Esceas.

361 Apenas acabó de hablar, la muerte le cubrió con su manto: el alma voló de los miembros y descendió al Ha­des, llorando su suerte, porque dejaba un cuerpo vigoro­so y joven. Y el divino Aquiles le dijo, aunque muerto lo viera:

365 ‑¡Muere! Y yo recibiré la Parca cuando Zeus y los demás dioses inmortales dispongan que se cumpla mi des­tino.

367 Dijo; arrancó del cadáver la broncínea lanza y, deján­dola a un lado, quitóle de los hombros las ensangrentadas armas. Acudieron presurosos los demás aqueos, admiraron todos el continente y la arrogante figura de Héctor y ningu­no dejó de herirlo. Y hubo quien, contemplándole, habló así a su vecino:

373 ‑¡Oh dioses! Héctor es ahora mucho más blando en dejarse palpar que cuando incendió las naves con el ardien­te fuego.

375 Así algunos hablaban, y acercándose to herían. El divi­no Aquiles, ligero de pies, tan pronto como hubo despojado el cadáver, se puso en medio de los aqueos y pronunció es­tas aladas palabras:

378 ‑¡Oh amigos, capitanes y príncipes de los argivos! Ya que los dioses nos concedieron vencer a ese guerrero que causó mucho más daño que todos los otros juntos, ea, sin de­jar las armas cerquemos la ciudad para conocer cuál es el pro­pósito de los troyanos: si abandonarán la ciudadela por haber sucumbido Héctor, o se atreverán a quedarse todavía a pe­sar de que éste ya no existe. Mas ¿por qué en tales cosas me hace pensar el corazón? En las naves yace Patroclo muerto, insepulto y no llorado; y no lo olvidaré, mientras me halle entre los vivos y mis rodillas se muevan; y si en el Hades se olvida a los muertos, aun a11í me acordaré del compañero amado. Ahora, ea, volvamos cantando el peán a las cónca­vas naves, y llevémonos este cadáver. Hemos ganado una gran victoria: matamos al divino Héctor, a quien dentro de la ciudad los troyanos dirigían votos cual si fuese un dios.

395 Dijo; y, para tratar ignominiosamente al divino Héctor, le horadó los tendones de detrás de ambos pies desde el to­billo hasta el talón; introdujo correas de piel de buey, y lo ató al carro, de modo que la cabeza fuese arrastrando; lue­go, recogiendo la magnífica armadura, subió y picó a los ca­ballos para que arrancaran, y éstos volaron gozosos. Gran polvareda levantaba el cadáver mientras era arrastrado; la ne­gra cabellera se esparcía por el suelo, y la cabeza, antes tan graciosa, se hundía toda en el polvo; porque Zeus la entre­gó entonces a los enemigos, para que allí, en su misma pa­tria, la ultrajaran.

405 Así toda la cabeza de Héctor se manchaba de polvo. La madre, al verlo, se arrancaba los cabellos; y, arrojando de sí el blanco velo, prorrumpió en tristísimos sollozos. El padre suspiraba lastimeramente, y alrededor de él y por la ciudad el pueblo gemía y se lamentaba. No parecía sino que toda la excelsa Ilio fuese desde su cumbre devorada por el fuego. Los guerreros apenas podían contener al anciano, que, exci­tado por el pesar, quería salir por las puertas Dardanias; y, revolcándose en el estiércol, les suplicaba a todos llamando a cada varón por sus respectivos nombres:

416 ‑Dejadme, amigos, por más intranquilos que estéis; permitid que, saliendo solo de la ciudad, vaya a las naves aqueas y ruegue a ese hombre pernicioso y violento: acaso respete mi edad y se apiade de mi vejez. Tiene un padre como yo, Peleo, el cual le engendró y crió para que fuese una pla­ga de los troyanos; pero es a mí a quien ha causado más pe­sares. ¡A cuántos hijos míos mató, que se hallaban en la flor de la juventud! Pero no me lamento tanto por ellos, aunque su suerte me haya afligido, como por uno cuya pérdida me causa el vivo dolor que me precipitará en el Hades: por Héc­tor, que hubiera debido morir en mis brazos, y entonces nos hubiésemos saciado de llorarle y plañirle la infortunada ma­dre que le dio a luz y yo mismo.



31
De: Mt Fecha: 2013-04-20 17:13

Puñetero macdonald homérico. Me voy a degustar un buen buffet de zack snyder.



32
De: Cinna Fecha: 2013-04-20 17:44

Respeto es el punto de vista de Homero, sensible al dolor de uno y otro bando y que incluso hace que los dioses se acuerden del carácter piadoso del "enemigo" Héctor y le obliguen a Aquiles a devolverlo cuando se ha desahogado.
¿De verdad no te duele en la "Ilíada" casi cada uno de los caídos, con las referencias a las dolientes familias?
¿No acabas maldiciendo las guerras o rencillas como hará el shakesperiano Mercucio?



33
De: RM Fecha: 2013-04-20 18:28

Soy más de La Odisea. Será porque la escribió una mujer.



34
De: Boltan Fecha: 2013-04-20 18:45

Odiseo, fecundo en ardides.

(También lo interpretó Kirk Douglas)



35
De: JCR Fecha: 2013-04-20 18:58

El 1976 Els Joglars hicieron una adaptación infantil de La Odisea, una mini serie de cinco capítulos para TVE de la que guardo un grato recuerdo. Es de esas cosas que me gustaría volver a ver. Recuerdo que me lo pase en grande viéndola.



36
De: Cinna Fecha: 2013-04-20 19:23

¡Mira que he conseguido cosas exóticas, como una Eneida italiana de aquella época! Pero de la adaptación de Els Joglars, por mucho que he buscado, no he conseguido sino unas fotos.



37
De: JCR Fecha: 2013-04-20 19:45

Es que ni aparece en el archivo de TVE. No sé si pidiéndolo directamente...



38
De: RM Fecha: 2013-04-21 09:05

Lo mismo se encuentra o se localiza por Un globo dos globos tres globos, que es donde se emitió.



39
De: Mt Fecha: 2013-04-21 17:19

¡Y qué grande, ULISES 31!



40
De: JCR Fecha: 2013-04-21 20:55

¡Lo sabía, sabía que alguien iba a mencionar a Ulises 31! :D



41
De: Mt Fecha: 2013-04-22 15:29

A mí me ganaron con lo de Escila y Caridbis.



42
De: C.Rolsfer Fecha: 2013-04-25 23:27

Es deliciosamente malvada. Abrupta, pero con muy buen gusto. Excesiva en algunos detalles que solo captas si prestas mucha atención. Si no, te deja dentro de los muros de su ludus para notar el calor y la rena pegados a la piel. Su rigor histórico en cuanto a cultura y costumbres (esas fiestas...) es absoluto.



43
De: RM Fecha: 2013-04-26 08:26

Sí, sobre todo los gladiadores mutantes albinos... Venga ya.



44
De: Boltan Fecha: 2013-04-26 13:08

¿Rigor histórico? Poco, por no decir ninguno. Pero no es eso lo que pretende. Vamos es prácticamente una de fantasy. Pero que está muy bien, que es muy buena.



45
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2013-04-27 17:23

¡En serio! Mira que con críticas tan buenas y tan seguido voy a tener que acabar viéndomela, a pesar de la -mía también- hórrida impresión que me provocó el primer episodio.



46
De: cristian azatr Fecha: 2013-05-15 00:42

spartacus una serie que me acompaño durante 4 años no me canso de ver los capitulo un final epico que cumplio las espectativas de la calidad de la serie el ultimo capitulo llore mucho pero fue exelente que mas decir la mejor serie del mundo la verdad comparti mucho sentimientos me emocione mucho



47
De: Manolo Fecha: 2013-08-21 04:11

Que coño de palabrejas utilizais todos, que os creis superiores por utilizar esa jerga tan "culto-filosofica", no se os entiende una mierda payasos, se trata de comentar una gran serie y no de opinar sobre vuestra propia filosofía mamones... menos aun los jodidos religiosos que ven la palabra de dios y de la biblia por todos lados... como se nota que no teneis vida que teneis que centraros siempre en la misma mierda, los religiosos solo soys robots de carne y hueso programados por la jodida religion. Buscaros una vida y dejaros de mamonadas que os creeriais que un elefante puede volar si vuestra religion os lo digese. Y dejar ya de meter filosofía y religion en las series, que no son mas que eso una historia para el entretenimiento y no para que vuestras mentes retorcidas puedan sentirse por encima de los demas.

Puta sociedad de flipaos... es una pedazo de serie y no hay mas mamonadas que buscar... la han contado como les ha dado la gana sea o no como debia de ser y punto asique dejaros de ostias. Un urra por todo aquel que solo ha comentado la serie y no ha metido mierdas como estos filosofos de pega y los pesados de los religiosos (que ya aburris macho os creeis dueños del mundo).

saludos



48
De: Mónica Fecha: 2014-03-03 18:57

Me enamore de esta serie desde su principio, sí, desde ese demonizado capítulo piloto que vete a saber porqué a mi me encanto. Me enamore de su protagonista, de su carisma, de su valentía y también de su belleza porque no decirlo.

Disfruté enormemente de la precuela. Volví a ilusionarme tras la muerte de Andy Whitfield y a desear ver la segunda temporada de Spartacus propiamente dicha.

Con “Venganza” acabé de engancharme a todos y cada uno de los magníficos personajes que forman esta serie ya mítica.

Y con el final… me he emocionado como pocas veces. Me gusta que Espartaco no haya muerto en la cruz y le den un fin más limpio en el campo de batalla aunque me apena enormemente que tenga que ser Gannicus quien reciba el suplicio en su lugar.

Resumiendo, enorme serie a la altura de Yo Claudio y de Roma sino por encima en emoción y pasión. Al menos para mi.
Saludos



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.170.117 (aedfdbd980)
Comentario