2012-01-05

2606. CRISIS DE FE

En el frío del amanecer del 6 de enero, los niños que no habían sido buenos se despertaron, como todos los años, con el temor de que los Reyes Magos les hubieran traído carbón.

Este año, sin embargo, se lo habían llevado.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/71045

Comentarios

1
De: AJC Fecha: 2012-01-06 09:01

Encantador. Tierno... Y totalmente acertado. No se puede decir (o sugerir) más con tan pocas palabras.



2
De: Dicker Fecha: 2012-01-06 23:48

Aquel 6 de Enero sería distinto a los demás, cuando el Rey salía por la ventana y fue sorprendido por el anciano:

¿Como puedes verme? -Le dijo el Rey, ora blanco, ora negro-
-Llevo mas de setenta y siete años esperandoos a que cumplais uno sólo de mis ruegos, mi lado infantil está intacto.
¿Y que es lo que quieres que durante setente y siete años nos has perseguido?
-Aquello que no se puede comprar ni atesorar, sólo dadme un poco majestad.

El Rey, sonriendo extendió una botella vacía con un simple tapón de corcho.

-La recompensa a tu perseverancia puede ser tanto alegría como eterna tristeza. Buena suerte.

En cuanto destapó la botella, el tiempo paró a su alrededor, pero su deseo obligó a la botella a absorber el tiempo a su alrededor hasta que todo se oscureció.

Abrió los ojos después de que el aroma a pan recien hecho inundara sus narices.

Su hermano volvió a retorcerle la oreja mientras susurraba "Chsst, levanta, a ver si padre y madre nos han dejado algo y si no, vamos a por el vino de misa de Paco antes de que las viejas lleguen y lo eche en falta."

Él se quedó quieto en la cama, esperando a madre y su beso, recordando como se llamaba aquella chica del pueblo de al lado, que le sonreía desde el banco de adelante en misa de doce, de ojos azules y largos refajos, a la que nunca besó, y a Padre que le obligaría a ir al campo depués, al que nunca tuvo tiempo de decirle cuanto le echó en falta cuando todo empezó y madre marchitó...

Pero aquel día, aquel día el sol brillaba, aún era pronto, sonrió y dió media vuelta en la cama con el colchón relleno de lana en el qe se hundía...y sonrió...

Luego dirían que murió sólo, en un sofa, con una botella en la mano y una sonrisa en la cara, una sonrisa y un mechón rubio en su mano que nunca pudieron explicar.



3
De: Dicker Fecha: 2012-01-06 23:52

Siento invadir el post con este minirelato que seguro existen cientos como él, pero al ver los contenedores hoy llenos de cosas...absurdas...después de ver a mi hija y pensar que, joder, soy padre, y despues de estar con mis padres, pensé que lo único que realmente tendría valor es el tiempo si se pudiera comprar.



4
De: CarlosP Fecha: 2012-01-07 06:41

Quizás esas cosas de los contenedores no son sino las raspas de su nostalgia.



5
De: José Donís Fecha: 2012-01-07 08:48

Gracias a RM y a Dicker. Ambos me han emocionado, RM como Monterroso y Dicker con una gran sensibilidad.

No sé cómo poner una imagen así que os dejo enlace de lo que terminé la noche de reyes, creo que tiene relación con ambos:

https://lh4.googleusercontent.com/-tvCRKX7_l8A/Twf-b8CpwTI/AAAAAAAADjY/4_XWsFIaWsc/s400/aa%252520virgen.jpg

Que el nuevo año traiga larga vida y prosperidad a los lectores de crisei.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.139.217 (9286ee961f)
Comentario