Ese otro filósofo oscuro de nuestro tiempo, cuando era un tipo respetable y no una caricatura de Lex Luthor, o sea, Hannibal Lecter, dijo aquella frase solemne de "Ansías lo que ves", que imagino era su forma sibarita de expresar que uno es lo que come. Y, en el caso que me ocupa, uno escribe lo que lee.

Nunca tuve muy claro que quisiera ser guionista de tebeos. Bueno, sí: quería ser, como todo el mundo, dibujante de tebeos. No futbolista ni médico ni abogado (astronauta sí, claro). Pero descubrí muy pronto que no sé dibujar y, sobre todo, que jamás tuve paciencia para aprender a dibujar, aunque fuera mal: gente más mala se ganaba y se gana la vida con el beneplácito de la crítica.

Olvidé la idea de ser guionista hasta el año 78, más o menos, cuando publicamos el que iba a ser el primer fanzine de cómics gaditano: McClure, que sólo vio un número de vida y donde, para Vicente Sosa, adapté en dos páginas un relato ultracorto de Harlan Ellison del que ya he hablado en otra parte.

Luego, pocos meses después, conocimos a Angelito Olivera (porque para mí siempre es Angelito), y con él hice algo diametralmente opuesto a lo que venía haciendo con Vicente, historias de ciencia ficción de dos páginas con el título genérico de "Wargames", o sea, el miedo a la tercera guerra mundial con moralina incluida en cada relato. No crean, estaban bien. Con Ángel, ya digo, hice lo contrario: un par de tebeos de encargo, La Pequeña Historia de Andalucía y la vida de Fermín Salvochea. Y nos embarcamos en una serie negra (con mucho más mérito porque Angel no daba sombras) con un detective español, Abel Martínez, a la caza de una estrella del pop desaparecida.

Por amor al arte, mismamente. Por dar salida a los sueños. En algún momento de aquellos años tanto Angel como Vicente hicieron el inevitable viaje a Barcelona, para enseñar lo que hacían a las editoriales de la cosa, y volvieron, naturalmente, derrotados. Yo había ido intentando presentarme a los concursos de guiones de Toutain, sin ninguna fortuna. Que la calidad de los concursos, o de los jurados, queda constancia cuando vimos con estupor que el ganador de un año era la consabida historia de los extraterrestres en el cubo de arena de un niño en la playa. Uno de los guiones que envié, por cierto, se convirtió en el relato "De entre la niebla".

La oportunidad de publicar aquellas historias de forma más o menos semiprofesional se nos presentaría de pronto, cuando desde La Línea de la Concepción nos llamaron para colaborar en algo, nunca supimos muy bien su una revista mala o un fanzine de lujo (el primer fanzine de lujo de los fanzines de lujo que vinieron luego y todavía existen). Tuboescape. Allí logramos publicar aquellas historias del detective y los soldados del futuro, más alguna otra adaptación al cómic de un relato que dibujó Angel Torres Quesada, que siempre tuvo maña.

Tuboescape quiso jugar en seguida al espejismo de la liga de las revistas de verdad y para hacerlo, naturalmente, tuvo que decantarse por acabar contratando a los dibujantes de las ligas de verdad, que empezaban ya a verse con el agua al cuello. No duró la aventura más que media docena de números, y no sé qué habrá sido del puñado de colaboradores que quiso creerse que teníamos futuro.

En el primer número destacaba un autor que, vaya, reproducía en la historieta de mutantes que dibujó las portadas de los comic-books originales que nos acababan de llegar de Estados Unidos vía Mile High Comics.

Fue así como conocimos a Carlos Pacheco, el único que estaba destinado a la gloria.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/69929

Comentarios

1
De: Antonio Romero Fecha: 2011-06-16 17:29

"el primer fanzine de lujo de los fanzines de lujo que vinieron luego y todavía existen"

Ohú qué mala leche...



2
De: Carlos Fecha: 2011-06-16 17:54

Mi desconocimiento de los cómics es total; sólo puedo decir que me encantaban los de Spiderman, que era mi héroe favorito, y no sé si los dibujaba Carlos Pacheco, ya que siempre creí que lo hacían dibujantes norteamericanos.
Si se me puede aclarar esta duda, porque tenía una buena colección del hombre araña, pero los presté y ya no los volví a ver. Fallo de colegial.



3
De: RM Fecha: 2011-06-16 18:35

Carlos no ha dibujado nunca Spiderman, excepto como secundario en otras series. Entró en el mercado yanqui en el 93, o sea, puedes ir comprobando de qué año son los tebeos.



4
De: Anónimo Fecha: 2011-06-16 21:59

Sí, me acuerdo yo de aquel ganador con la sobadísima historia de los extraterrestres diminutos. Y en el editorial tenían el morro de alabar su originalidad.



5
De: CarlosP Fecha: 2011-06-16 22:34

Y yo a hora legend esto en un extragno cacharro del aeropuerto de NY camino a Filadelfia. alguien quiere queso.



6
De: CarlosP Fecha: 2011-06-16 22:34

Y yo a hora legend esto en un extragno cacharro del aeropuerto de NY camino a Filadelfia. alguien quiere queso.



7
De: RM Fecha: 2011-06-16 23:32

Sólo si es de Kraft. Recuerdos a Barry White.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.205.210.125 (b2f174e45a)
Comentario