La explosión de la ciencia ficción en la historieta la iniciaron los Humanoides Asociados antes de La guerra de las galaxias, pero gracias al éxito de la película se extendió al resto del mundo. De momento, a mediados del año 77, gran parte del material humanoide se presentaría en España dentro de la revista Totem y, poco después, troceado y repartido en sus series hermanas, Blue Jeans y Bumerang.

Los Humanoides Asociados, ya lo saben ustedes, fueron los chicos Image de principios de los años setenta, los que quisieron ser autogestionarios de su trabajo, los que plantearon una revolución estética y hasta ideológica y que cometieron el grandísimo error de equiparar al editor (o sea, al amo), con el guionista (o sea, la mitad indispensable de todo tebeo), quizás porque los dos grandes guionistas del momento (y de cualquier momento), Goscinny y Charlier habían ocupado ese cargo en Dargaud.

Los Humanoides ofrecieron, sobre todo, estética. Mètal Hurlant en Francia era una revista dedicada en exclusiva a la ciencia ficción y la fantasía (aunque luego cedieron y llegaron a publicar "Nariz Rota" en sus páginas), y en ella se ofrecían historias más o menos bien dibujadas que tenían su entorno en mundos cibernéticos o puramente fantásticos. Internarse en las páginas del Arzach de Moebius, por mucho que se malgastara aquel talento sobrenatural en tonterías sin pies ni cabeza, era una experiencia única. Pero Moebius no era el único grande que nos mantenía pegados a los mundos que sobrevolaba aquel pájaro sin plumas. Estaba Druillet, que era el más cienciaficcionero de todos ellos. Estaba Caza, que dibujaba mujeres rotundas y esferas entre la carne y el metal que comunicaban una desasosegante sensualidad. Y al otro lado, o saltando de un lado a otro en el mundo editorial, estaban Enki Bilal y Mezières con su Valèrian. Nunca comprendí la filosofía Humanoide, en tanto siempre he pensado que un tebeo (cualquier historia, en realidad) debe intentar contar una trama, no basarse únicamente en la estética por la estética. Que el talento de Moebius hiciera por igual historietas gilipollescas de tres páginas al mismo nivel gráfico que The Long Tomorrow me parecía ya entonces, como me parece ahora, incomprensible.

El extranjero invitado de los Humanoides era Richard Corben, el maestro americano que ya conocíamos por sus historias de terror en los tebeos de miedo de Warren. Y a Warren volvió y de la revista que Warren sacó a rebufo de la moda imperante nos llegó su versión española, 1984, la entrada a lo grande de José Toutain en el mundo editor, después de haber llevado la agencia Selecciones Ilustradas y haber publicado con éxito la colección de venta por correo "Cuando el comic es arte". 1984 supuso, por fin, una revista de ciencia ficción en el mercado español, al principio muy pegada a su filial americana, con abundantes historias de pocas páginas y sorpresa final (o sea, los tebeos de miedo pero en un entorno galáctico), con Corben como enseña. Pero poco a poco se fue independizando, separando, dejando atrás a su modelo yanqui. José María Beá y sus Historias de Taberna Galáctica, Carlos Giménez con Érase una vez el futuro, y Alfonso Font con sus Cuentos de un futuro imperfecto o El prisionero de las estrellas (ésta para Cimoc, que era la competencia y basaba su marketing en aquellas espantosas historias de El Mercenario de Segrelles) marcan el inicio de la gran época del tebeo español de la Transición, no sólo en el campo de la fantasía y la ciencia ficción.

Por aquellos tiempos recuperamos Hagarth de Victor de la Fuente, conocimos una fantasía heroica diferente (y sobresaliente) con Thorgal, nos asomamos a los mundos oníricos de Valentina, viajamos en la historia con Mort Cinder, y en general nos pusimos al día en todos los grandes tebeos que nos había prohibido la censura o el paupérrimo estado del mundo editorial español. Demasiados autores, demasiados títulos para hacer un recuento uno a uno, pero sí recuerdo, en general, la decepción de ver tan grandes dibujantes contando historias tan manidas: fui comprador puntual de todas las revistas del momento (y eran muchas), y pocas son las historias que me quedan en la memoria sentimental.

El mundo del comic-book desapareció brevemente de nuestras vidas. Bruguera se hizo con las riendas de los tebeos Marvel, pero la edición que hizo de Spiderman me llevó a no buscarlo en los kioscos como había ido buscando, cada lunes por la noche, las aventuras de los héroes de la película de George Lucas y, después, de aquella porquería que hizo un poco inspirado y decadente Jack Kirby al adaptar unas imposibles continuaciones de 2001. Lo que quedaba de Marvel, que era bien poco, se centraba en dos grandes títulos que exploraban y ampliaban el sustrato de ciencia ficción que los superhéroes siempre habían ocultado: La Patrulla X, primero de Claremont y Cockrum y luego de Claremont y Byrne, no tuvo empacho en mezclar Star Wars y Star Trek y presentar al Imperio Shi'ar y los Starjammers y toda la parafernalia galáctica (incluyendo un guiño a aquella histórica aventura de Starlord que leímos en Relatos Salvajes y que Carlos Pacheco y yo recogeríamos muchos años más tarde), y Los Micronautas, un Michael Golden en estado de gracia con unos guiones del grandísimo y llorado Bill Mantlo, o cómo hacer tebeos de extraordinaria calidad a partir de unos juguetes y desarrollar unos personajes que, en nuestro mundo, tenían el tamaño de esos juguetes.

Los años ochenta se presentaban prometedores. Tanto, que yo soñaba con pertenecer a todo aquello, con escribir mis historias y mis guiones, con dar un salto sin red hacia un mundo que no estaba dispuesto a tenderme una mano, porque yo no era nadie y no me tenía en cuenta.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/69816

Comentarios

1
De: Carlos Fecha: 2011-06-04 09:16

Quedé impresionado por los dibujos que hacía Richard Corben, cuando mi hermano mayor me trajo un cómic de 1984 por primera vez a casa.
Juré que si tuviera talento para el dibujo, sería mi referente.



2
De: César Fecha: 2011-06-04 10:14

Yo creo que los Humanoides Asociados fueron, básicamente, una rebelión de los dibujantes frente a los guionistas (representados por Goscinny, fundador y director de Pilote). Supongo que para un dibujante, librarse de la tiranía del guión debió de ser una maravilla. Para los lectores, al menos en lo que a mí respecta, no tanto. Reconozco que acabé harto de los Humanoides y su esteticismo vacío; no en todos los casos, pero sí en la mayoría.



3
De: Anónimo Fecha: 2011-06-04 10:32

No olvides que el cuarto humanoide, Farkas, era el economista del grupo. Si la rebelión hubiera sido solo contra los guionistas no se habrían buscado una editorial independiente.



4
De: Devils Fecha: 2011-06-04 11:57

Interrumpimos la programación en forma de interesante magdalena de Proust, para darles un comunicado de interes general. Esto lo escribía ayer Moffat en su twitter:

steven_moffat
For all of you who keep on, yes, you will find out who River is tomorrow. Thing is though - was that what you were REALLY asking?



5
De: RM Fecha: 2011-06-04 12:11

Mardito Moffat.



6
De: CarlosP. Fecha: 2011-06-04 12:46

Otra conexión con la estética del momento eran las naves del Imperio S'hiar de Cockrum, sacadas directamente de Phoenix (¿suena, eh?) el juego de "marcianos" arcade que sustituyó al Space Invaders, unas moscas que revoloteaban a izquierda y derecha de la pantalla y a las que tenías que destruir con una nave a la que se iban ensamblando nuevas estructuras con cada pantalla que lograbas superar. Despues de las moscas venian pajaros de fuego (¿suena, eh?)



7
De: Rafael García Fecha: 2011-06-04 14:31

Luego Claremont y Cockrum plagiaron descaradamente al Alien de Ridley Scott, mezclandolo con los Ultracuerpos para crear El Nido en X-Men.



8
De: RM Fecha: 2011-06-04 14:36

... y Cameron le plagió a Claremont la reina del nido.

Y Claremont a su vez le plagió el Terminator.

Y Cameron le copió el T1000..

Y así ad infinitum



9
De: Rafael García Fecha: 2011-06-04 14:36

Luego Cameron vengaría la afrenta copiando a su vez la idea de Claremont de mostrar El Nido como una sociedad de tipo insectoide y organizada en colmena cuando rodó la secuela.



10
De: Mirbos Fecha: 2011-06-04 15:17

Ya estoy esperando, para cuando hables de Creepy, si vas a hablar...



11
De: CarlosP. Fecha: 2011-06-04 15:38

Por no hablar del tan traído y tan llevado asunto de La Reina Negra/Emma Peel (Por cierto, acabo de darme cuenta de porque Emma Frost se llama Emma)



12
De: Rafael García Fecha: 2011-06-04 16:24

Tan solo la importante aportación que Los Humanoides hicieron al diseño de producción de "Alien", justifica su existencia. Junto con Gigger diseñaron todo el film.



13
De: RM Fecha: 2011-06-04 17:31

Y por qué se apellida Frost.



14
De: RM Fecha: 2011-06-04 17:31

¿Los Humanoides o Moebius?



15
De: TFC Fecha: 2011-06-04 17:48

Mis padres compraban Cimoc a salto de mata... Así que ve explicando lo de que las historias de "El Mercenario" eran espantosas, porque he leído un par y no me parecieron malas en absoluto.

Por cierto, ¿has leído el final de Valerian?





16
De: RM Fecha: 2011-06-04 17:51

El Mercenario no es tebeo: es foto pintada, no tiene ni un solo recurso narrativo inteligente. Los guiones son de rubor.

Le perdí la pista a Valerian,como le perdí la pista a tantas cosas: no siempre hay que estar presente en la decadencia de los otros.



17
De: Anónimo Fecha: 2011-06-04 17:59

Esa portada de Corben para 1984 me dejó alucinado, y la historia The long tomorrow, que era anterior a Blade Runner, pero al final fue la decepción y el cansancio, y es que sin un buen guión no hay nada. Nada. Y no entiendo como esta verdad tan sencilla es tan difícil de entender, y cómo se acaba tropezando una y otra vez con la misma piedra en las artes audiovisuales. Sin una buena historia lo que tienes es papel mojado, ya puede ser el mejor dibujante o el mejor director del mundo.



18
De: Carmen Fecha: 2011-06-04 23:39

Vistos desde la distancia, es cierto que muchas historias de los humanoides no tenían ni pies ni cabeza, como la saga del Incal que nunca llegué a comprender y siempre me quedé a medias, o las imágenes de El Mercenario, ilustraciones sin más. Pero en aquella época no me importaba, disfrutaba pasando páginas y alucinando del cambio que me supuso pasar del DDT o Mortadelo a estos nuevos mundos, ahorrando la paga para poder comprarlos a medias con mi hermano. Ahí siguen, en una estanteria, la colección casi completa de 1984 y su continuación, Zona 84, Cimoc, bastantes Metal Hurlant, Totem, Comix Internacional, Vampus, Creepy...Qué tiempos.

Saludos



19
De: TFC Fecha: 2011-06-05 02:32

@RM: Oh, ya veo. Supongo que con las historias troceadas no me di cuenta.

Y, sí, Valerian fue decayendo (no he leído la serie entera, pero entre el primer integral y el quinto hay mucha diferencia). También es que su estética se notaba ya anticuada y además se repetía mucho. Sin embargo, los tres últimos álbumes que forman el final de la serie mejoran un poco. Me pregunto que hará Mezières ahora.



20
De: CarlosP. Fecha: 2011-06-05 13:27

Dunno. Why?



21
De: RM Fecha: 2011-06-05 14:10

Fría como el hielo.



22
De: CarlosP. Fecha: 2011-06-05 14:27

Cojones...eso ya se sabe, pisha....

Anda que...ya te vale.



23
De: RM Fecha: 2011-06-05 16:34

Reina negra, pasión.
Reina blanca, frialdad.



24
De: CarlosP. Fecha: 2011-06-05 16:49

La mejor historia del Club Fuego Infernal, el back-up de Claremont-Bolton en el que se enfrentan mentalmente Emma y Sebastian, mientras que la Reina es atendida por Carmen, la sumisa que la sirve esa noche. Todo con un magnifico proceso de protocolo Bdsm que ha desaparecido de las nuevas visiones aportadas por los newcomers que la han querido convertir en una cabaretera de barra.

Y es que Claremont sabe de que habla.

Reina Negra: Cuero negro y rosas rojas.

Reina Blanca: Pieles nivales y diamantes.

Las únicas dos relaciones de Cíclope. Dos dominantes...un camino a explorar.

http://www.youtube.com/watch?v=AwzaifhSw2c



25
De: RM Fecha: 2011-06-05 17:19

Y es que Cíclope sigue siendo un condón con ojos...



26
De: RM Fecha: 2011-06-05 17:19


O un dildo



27
De: CarlosP. Fecha: 2011-06-05 17:47

En cualquier caso...un instrumento.



28
De: CarlosP. Fecha: 2011-06-05 17:47

Y es lo que le gusta.



29
De: CarlosP. Fecha: 2011-06-05 17:47

no pun intentded...o sí.



30
De: norvell page Fecha: 2011-06-06 09:47

Yo también echo de menos a Bill Mantlo.

Menudo putadón lo que le pasó.

¡¡Y qué buenos eran los back-ups de "Classic X-Men"!!

Por cierto, ¿alguien se va a animar a ver la peli de "First Class"?

A mí me daba mucha pereza, pero las críticas están siendo muy positivas...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.157.174 (f8ae440b99)
Comentario