Entre esos tipos y nosotros hay algo personal. No, no hablo de los banqueros que son los dueños del cotarro por encima de los que creemos que con nuestros votos deciden sobre nuestro presente e hipotecan nuestro futuro. Me refiero a los que nos alegran las pajarillas, a los que nos hacen sentirnos personas y además personas vivas, a los que no sólo han formado nuestra educación sentimental y cultural, sino también las emociones y vivencias que nos esperan. Serrat mismo.

Hablar a estas alturas de Serrat les parecerá a muchos de ustedes, criados en OT y la música chunda chunda, una cursilería, una antigüedad de la más antigua, un sopor. Pero, gracias al cielo, hay gente que sabe que está tratando con material sensible, que la poesía se mide por muchas más estrofas que las clásicas, que una canción nos explica el mundo y nos une por encima de todas las demás rayas de colores artificiales que los poderosos se han empeñado en pintarnos en los mapas. Luis García Gil mismo.

Una vez dije yo en broma que fan es aquel que sabe de tu obra más que tú mismo. También, a veces, es aquel que no se resigna a ver los toros desde la barrera: es el que quiere saber más, el que investiga, el que descifra claves, el que explica el mundo detrás de esa canción que nos ha explicado el mundo. Lo mismo que hay tipos que son parte de nuestra vida (Serrat mismo), hay otros tipos que acaban por convertirse también en parte de la vida de su objeto de estudio, que son referente, suma y sigue. Desde hace nada, Luis García Gil, entre otras cosas, tendría que llamarse “Míster Serrat”.

Vuelve a la carga, Luis, con un nuevo libro sobre el Nano. “Serrat, Cantares y Huellas”, que amplía, continúa, reescribe y reinventa sus anteriores trabajos sobre el artista. Un pozo de erudición, de ternura, de investigación. Un manjar para los que queremos seguir siendo aristócratas del barrio de aquel muchachito delgado que cantaba también en catalán y nos hizo enamorarnos de la sombra de Penélope. Cuando de un tiempo a esta parte confundimos ensayo con libro de datos, Luis García Gil, “Mister Serrat”, analiza, explicotea, indaga y hasta pone en solfa, si hace falta, aquel acorde o aquel ripio que quizá no estuvo a la altura en la larga y admirada trayectoria del noi del Poble Sec.

Se presenta mañana, ese libro, en el centro flamenco de la Merced. No estará Luis solo: lo acompañarán Javier Ruibal, Al&Cris Tango y Miguel Poveda. Por aquello tan hermoso de decir amigo. Yo que ustedes intentaba estar en primera fila.

Publicado en La Voz de Cádiz el 10-01-2010

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/68658

Comentarios

1
De: Juanma Ruiz Fecha: 2011-01-10 17:33

Algunos, precisamente porque hemos crecido con la música chunda chunda primero, y con OT después, querríamos estar en primera fila en la presentación del libro, la misma fila en que un servidor ha estado en unos cuantos conciertos de nuestro primo el Nano. Y con Ruibal cerca, más que más.

No, OT no puede matar a la canción de autor. Sólo cabrearla. Y eso es hasta bueno.



2
De: Rafael García Fecha: 2011-01-11 23:24

La música popular que antes era consumida por el público masivo, ya sea los Beattles o Serrat, va camino de convertirse en un producto conocido y disfrutado solo por elites intelectuales. Las masas solo consumiran chunda chunda y OT.
Lo mismo pasará con el buen cine clásico de Hollywood, porque ¿acaso conocen las nuevas generaciones nombres de directores y/o actores como John Ford, Cary Grant, Billy Wilder, James Stewart, Howard Hawks, John Wayne...?



3
De: Jose Joaquín Fecha: 2011-01-13 10:53

Tampoco nos confundamos, que no hay que ver lo más anunciado y publicitado como lo más apreciado por el público. Una cosa es la música que te gusta bailar en una discoteca, otra la que te gusta escuchar en tu casa, otra la que seguirás escuchando dentro de 5 años, cuando la campaña publicitaria que tanto nos machaca con tal artista ya haya pasado.

A fin de cuentas, mi abuelo se quejaba que Elvis, ¡Elvis nada más y nada menos!, era chunda chunda.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.139.56 (b5a42d2483)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?