Terminé hace una semana de escribir mi último libro. Una novela, creo, no lo tengo muy claro. El retrato de un amigo, de una época: cómo fuimos, cómo hemos acabado siendo lo que hoy somos. Triste, melancólica, con su puntito irónico. Es, sobre todo, una novela épica desde dentro de la rutina insoportable de lo cotidiano, esa que nunca nos deja un ratito de gloria porque no hay grandes gestas, ni grandes situaciones, ni grandes momentos de sangre y aventura.

Es, sin embargo, la visión lírica de un tiempo que viví y que reflejo, quizás porque es verdad que en el fondo los escritores servimos sólo para hacer crónica de lo que hemos sido. Es un libro intimista, sencillo, tierno, un repaso a diez o doce años de la vida de un amigo al que convierto, en ocasiones, en mí mismo, aunque sé que coincidimos en tantas cosas que no creo que haya mucho de inventado en todo lo que cuento.

He sido feliz escribiendo este libro, y he sido feliz porque las tres o cuatro personas para las que lo he escrito lo han sido también leyéndolo. Se quedará en mis cajones, posiblemente, porque la poesía y la literatura (y cómo se llega a la poesía y la literatura) no interesan a ese mundo editorial que vive de vampirizar la literatura y de ignorar la poesía. Tanto da. Allá ellos. Como no habrán leído a Alberti, no comprenderán que alguna vez, quizá dentro de poco, alguien se pregunte qué cantan los poetas de ahora, qué escriben los novelistas que no quieren pasar por el aro de las ñoñerías y las frases de tres palabras y los tópicos manidos y la percepción de que esto de escribir es como un reality, pero con señores sentados que te hacen una firma aunque no piensas leer jamás lo que hayan escrito.

He sido feliz durante los seis meses que he tardado en recorrer calles que no conocí y en recordar calles por las que anduve mucho, los libros que leí y sobre todo los que me quedé con las ganas de leer, los tebeos que tuve y me marcaron como sé que marcaron a todos los que los leyeron, las canciones que aprendí y no he olvidado, las revueltas que soñamos y no llegamos nunca a concretar, las primeras cuartillas que emborronamos de versos, los padres que no comprendimos, las adolescentes a las que creíamos que amábamos.

Mi libro cierra con el protagonista (mi personaje inventado, mi amigo real) esperando un autobús que lo exilia y lo lleva camino de un futuro que ya no he compartido más que a ratos. La paradoja es que, al escribirlo, he comprendido que ya son dos veces las que me quedo en el mismo sitio.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/67036

Comentarios

1
De: KARLOS Fecha: 2010-06-04 13:23

Jopes! esto no se nos hace a tus lectores, sobretodo a los que si nos gusta leer, porque ahora nos has dado ganas de secuestrar tus cajones y echar una mirada fugaz y leer todo lo que haiga que sea mucho o poco no se, pero lo que si se es que sera bueno.



2
De: Toni Fecha: 2010-06-04 14:03

Que buena pinta tiene... espero sinceramente que haya suerte y se pueda publicar, porque lo que he leído tuyo (no mucho, lo reconozco) me ha gustado muchísimo.



3
De: Dem Fecha: 2010-06-04 14:14

Y si no hay posibilidad de editarlo y ganar dinero ¿por qué no lo publicas como ebook y ganas al menos fama? Igual hasta terminas ganando algo de dinero de esa forma.

Podrías montar algo parecido a la serie multiverso para esos libros que tienes en el cajón.
http://ocio.barrapunto.com/comments.pl?sid=83989&op=&threshold=5&commentsort=0&mode=thread&cid=1218292

El autor dice: "En breve presento una antología de relatos por el canal tradicional (que no hubiera sido posible sin Serie Multiverso)".



4
De: Ojo de Halcón Fecha: 2010-06-04 14:20

Rafa, queremos leerlo :).

La opción de Dem es genial.



5
De: AMS Fecha: 2010-06-04 14:30

Tienes que intentar que se publique. Aunque sea en formato electrónico como último recurso.
¿Ya has probado a enviarlo a premios y eso? Porque en algunos de ellos tendría cabida y acogida.



6
De: Jeremías Fecha: 2010-06-04 15:14

Hay una editorial española - equipo sirius, precisamente orientada a la ciencia ficción -, que edita e-books. Hace poco han estado en la Feria del Libro de Madrid vendiendo cosillas con un Pen-drive.



7
De: Carlos Fecha: 2010-06-04 15:37

Siento decirte que no todas las editoriales se despreocupan de la poesía. Nosotros somos una pequeña editorial, pero llevamos cuatro libros de veinte publicados, lo que es un porcentaje alto. Quizá te refieras a los grandes grupos editoriales; ahí sí que te doy la razón.
Enhorabuena por acabar tu nuevo libro, Rafa.
Saludos.



8
De: Aguirre Montero Fecha: 2010-06-04 17:09

Se habrá hablado mil veces y de mil maneras distintas, pero OJALÁ, algun dia veamos a la venta, online por supuesto, copias digitales de esas cositas que debes tener por ahí guardadas.



9
De: Luis Fecha: 2010-06-04 17:15

Querido Rafael,

Lo estoy leyendo. Es fantástico tu retrato, una joya que seguro encontrara fácil publicación. Enhorabuena y gracias por tu amistad literaria que bien sabes que valoro.



10
De: Jose Joaquín Fecha: 2010-06-05 02:13

Salió el anillo en el agua. Saldrá este.



11
De: HM Fecha: 2010-06-05 12:50

Qué entrada más bonita, he de decir. Y si me pongo mercantilista: igual es perfecta de cara a "mover" el libro por esos despachos, una especie de anzuelo ideal.



12
De: RM Fecha: 2010-06-05 12:55

Qué va. Eso no funciona.



13
De: T.F.C Fecha: 2010-06-05 18:13

¿No?
(¡Cuernos!)



14
De: Jesús Duce Fecha: 2010-06-07 10:41

La historia es preciosa y muy atractiva.
Ojalá que puedas publicarla de una forma y otra.
A los que nos gusta leer tus obras, la buscaremos allá donde esté.

Por cierto, también yo tengo un montón de relatos en el cajón. Deben de ser muy malos (menos uno que ganó un premio local) porque las editoriales me los devuelven con palabras que intentan ser amables.



15
De: RM Fecha: 2010-06-07 12:53

Las palabras amables suelen ser de plantilla: si no saben leer, ¿cómo van a saber escribir?



16
De: emilio aurelio Fecha: 2010-06-09 20:13

Me ha entristecido como has terminado la entrada. Me ha parecido una derrota asumida de antemano. La verdad es que el tiempo no perdona y siempre gana, pero nos gusta mantener la ilusión de que no es así.



17
De: RM Fecha: 2010-06-09 20:38

No, no creas: la derrota estaba asumida al empezar el libro. Lo he escrito por puro placer, que no es moco de pavo.


El final no es sino la constatación de que mi amigo, al verse obligado a emigrar por segunda vez, vio mundo, conoció gentes, se movió, ha sido feliz y ha sido triste... y yo sigo aquí, sin ver mundo, sin moverme, siendo feliz y siendo triste y conociendo gente... pero no es lo mismo.



18
De: RM Fecha: 2010-06-09 20:39

El libro es, naturalmente, El niño de samarcanda, cuyo primer capítulo está colgado aquí mismo:

http://www.crisei.blogalia.com/historias/64983



19
De: Jorge Duarte Fecha: 2010-06-10 17:55

Pues fijate que se me hacen raras tus palabras. Yo, escuchando a la menestra de cultura y a otros representantes del mundo editorial había llegado a la conclusión que la literatura existe gracias a ellos, y que sin editoriales no se escribiría ni la lista de la compra (que por lo demás es lo único que suelen vender ellos). Que universo más extraño.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.185.195 (3b06274f18)
Comentario