Me preguntaron el otro día en una charla sobre Charles Dickens a la que me invitó José Manuel Benítez Ariza, por qué escribía. Y contesté, claro, con las dos respuestas que uno ya sabe de toda esta historia: la primera, la respuesta a la gallega (aunque creo que también lo dice Stephen King), la pregunta a mi vez de por qué no escribe todo el mundo, puesto que uno no concibe el mundo sin hacerlo; la otra, la semi-humorística, aunque con su pizquita de realidad: porque así me ahorro una pasta en loqueros.

Sin embargo, y aunque me han hecho esta pregunta muchas veces y he contestado lo mismo y he olvidado el tema, esta vez no se me ha ido del todo de la cabeza. Porque, claro, quizá ustedes me ven aquí engreído y diletante, pero la procesión y los fracasos y las angustias y los dolores van por dentro. Con la excusa de la crisis o sin ella, me temo que las carreras literarias de los que formamos la tercera división de todo esto andan estancadas desde hace un par de años... y lo que nos espera. Yo mismo tengo en el disco duro cuatro novelas terminadas e inéditas: una policiaca, un teen noir, una de terror, otra de aventuras juveniles. No quisiera darlas por perdidas, pero aquí andan, acumulando negativas después de haber acumulado excusas de retrasos.

Corren malos tiempos para la lírica. Los que fuimos carne de cañón editorial ya ni siquiera somos eso. Cuando la inteligentsia del fandom de lo fantástico, esa que descubre la salvación del universo cada vez que se reinventa, nos pone a correr en carreras de caballos en las que no queremos competir, y convierte sus quinielas en leyes en piedra, y habla alegremente de nuestras "carreras" literarias, uno comprende que no comprenden de la misa la media. Porque la inmensa mayoría de los que formamos, ya digo, la tercera división, antaño segunda b, de esto de escribir y publicar, nunca hemos tenido oportunidad de ir formando una carrera. Cada uno de nuestros libros ha sido, y sigue siendo, una pirueta en el vacío, un ir a por todas para luego ir bajando el listón, el deseo de comernos el mundo para ir dándonos luego de comer poco a poco nosotros mismos. Cuando nos buscan señas de identidad que no ven, no comprenden que lo que no tenemos es, precisamente, la arquitectura mínima que nos permita tener una señas de identidad comunes, en tanto ninguno de nosotros se dedica a escribir a tiempo completo: somos diseñadores, profesores, animadores socioculturales, bibliotecarios, qué se yo. No vivimos de lo que escribimos, y no hemos podido desarrollar, creo que no por falta de calidad, una vida consagrada a preparar un libro con todas las consecuencias.

Ojo, esto no es ninguna excusa: significa, simplemente, que porque queremos vivir de la literatura tenemos que ser infieles a los géneros, y saltar hoy de la ciencia ficción al policial, o a lo fantástico, o a lo juvenil (ahora creemos que lo juvenil es la panacea) a ver si algún día damos en el clavo de una temática o un estilo y entonces, y a partir de entonces, somos capaces de desarrollar una obra coherente que nos permita estilizar nuestro trabajo. Se nos va la vida en eso, a algunos que ya llevamos aporreando teclas treinta años. Dudo que algún día encontremos ese santo grial.

Por eso flaqueamos. Me cuentan que en otros géneros y con otros escritores admirados y apreciados, en lo histórico, pinta la cosa igual. Las editoriales solo apuestan a caballo ganador, y en cualquier caso sólo apuestan una vez. No hay segunda oportunidad. Un libro se quema en tres meses y un escritor se quema en menos de un año. Que el escritor no pueda hacer otra cosa sino escribir el libro y ver cómo el libro no se publicita ni se distribuye es algo que no entra en la ecuación. Pero es la verdad pura y dura.

Llevo año y pico diciendo que lo dejo. Que hasta aquí he llegado. Que hay cosas más importantes y divertidas en la vida. Que ya me he dado demasiadas veces contra el cristal. Que tengo ya cincuenta tacos y nunca nunca voy a conseguir un éxito mediano que me permita pagarme un viaje o quitarme deudas de encima. Por si no lo saben ustedes, lo digo ya: no creo en los premios literarios, aunque pico religiosamente y me gasto una pasta en enviar libros a concursos que nunca gano.

Y, sin embargo, aquí estoy, insistiendo. ¿Por qué escribo? Cuatro novelas en el disco duro y sin visos de publicarlas en un lugar medio decente que me pague un anticipo medio indecente (porque hay libros recientes que todavía estoy esperando cobrar, no sé si lo saben también ustedes, que quizá lo hayan pagado religiosamente). Ya tengo el ego satisfecho: publicar por publicar no me satisface, no me interesa, he quemado y matado demasiados libros.

¿Por qué escribo? Periódicamente tengo charlas o cruzo correos electrónicos con Juan Miguel Aguilera, con David Mateo, y entre lloros e ilusiones siempre les digo eso: que lo dejo. Juan Miguel, este verano, consiguió sonsacarme una novela a medias con la que nos hemos divertido horrores. David no ha logrado todavía que ponga las dos manos en una novela de zombis, entre otras cosas porque los zombis no me gustan, y porque sé que la editorial que podría estar interesada no nos va a pagar el mísero anticipo.

El desaliento es el enemigo principal del iluso que se dedica a esto. Aún peor que el síndrome de la página en blanco: el síndrome de la página escrita que no tiene dónde caerse muerta. Súmenle ustedes a toda esta historia que el libro electrónico nos va a barrer a todos, a editoriales, libreros y sobre todo autores, y verán que el futuro no es halagüeño ni mucho menos. Y voy a cumplir cincuenta y un años.

Llevo casi dos diciendo que lo dejo. Y en ese tiempo he escrito tres de las novelas que están aparcadas en mi disco duro: un teen noir, una novela de terror, una novela juvenil de aventuras escrita a cuatro manos. Escribo guiones de historieta, y una media docena de relatos. Cuando me ponga en serio, a lo mejor soy capaz de escribir esa novela que me quema y que no quiero que se me queme. Y he empezado estos días una novela intimista que será a la vez novela y ojalá que también tebeo.

Le debo mucho a este último libro. Me está devolviendo a mis raíces en más de un sentido. Me contesta a la pregunta, y me reafirma que la respuesta era sincera. Inconsciente o conscientemente, escribes pensando en un público. A veces, pensando demasiado en un público, o en un jurado, o en un fan. Mi estilo, que viene de la poesía y no del best-seller, ha ido simplificándose con el tiempo, haciéndose más afilado, menos barroco (que es el adjetivo que siempre me ponen, igual que siempre se sorprenden, cáspita, cuando me dicen que escribo bien: ¿qué menos puede hacer un escritor entonces?), más asequible. Más universal, pero quizás menos mío. A veces hay que despojarse de artificios para llegar al gran público, pero yo lo he intentado y no lo he conseguido. El factor suerte, determinante en esto de la literatura, no me acompaña ni lo ha hecho nunca. Jamás podré controlar ese destino.

Y sin embargo, ya les digo, sigo escribiendo. Y es en este nuevo libro, del que llevo treinta páginas escasas, y que no sé si llegaré a acabar, o a publicar siquiera, donde he vuelto a reencontrarme, no sólo porque la temática me afecta directamente aunque yo no sea el protagonista, sino porque trata de la infancia, de la adolescencia, del descubrimiento de los libros y, después, del descubrimiento de la literatura. Estoy escribiendo este libro y lo estoy haciendo para mis amigos, y sobre todo lo estoy escribiendo para mí. Nunca será un best-seller, nunca interesará a una editorial que esté por la literatura y no por las hamburguesas, quizás no llegue nunca más allá de mi disco duro y de las tres direcciones de correo a las que lo envío.

Pero me ha congraciado con este hecho absurdo, doloroso, ridículo y a la vez tan enormemente divertido que es escribir. Lo hago para mí. Escribo para el lector que yo soy, el lector que se formó en la poesía y la prosa poética, el que hila las frases atendiendo a los sonidos, el que dibuja con palabras y saborea las imágenes, el que prefiere la emoción a la peripecia, el que sabe que no todos los que leen tienen quince años, y que existe el canon aunque nadie le haga caso.

¿Por qué escribo? Porque tengo que explicarme el mundo. Porque tengo que dejar constancia de lo que he visto y lo que he sentido, de lo que he escuchado y lo que he leído, de lo que he amado y he sufrido. Porque es lo que me rescata del tedio cuando me encierro, a solas, ante esta pantalla sucia, frenta a estas teclas borradas. Escribo porque me cuento historias a mí mismo y me transmito sueños.

Escribo porque es lo único que sé hacer como sólo yo lo hago.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/65408

Comentarios

1
De: Carlos Fecha: 2009-12-17 21:40

No pierdas nunca el ánimo de escribir, porque cuando menos lo esperes, encontrarás el éxito que buscas.
En cuanto a los e-Books, todos los tememos, y yo como editor, más que tú como autor.



2
De: Antoine Fecha: 2009-12-17 22:26

Si te sirve de algo, algunos leemos tus libros con mucho agrado.
Espero que pronto salga alguna novedad, y si es un éxito mucho mejor. Tiene mucho que ver el factor suerte, muchos libros buenos pasan desapercibidos, ,mientras que bozofias son exitazos.



3
De: Juanmi Fecha: 2009-12-17 23:55

Es cuestión de suerte. Unida al talento, eso sí, pero con talento sólo no basta. Te tiene que tocar la lotería después de haber pintado una obra maestra.
Lo del guetto es falso (al menos hoy). Tú vende 100.000 ejemplares de una novela fantástica y ya verás dónde queda el menosprecio hacia el género. Pero hay que estar en el lugar apropiado en el momento justo.
Puede pasar con tu próxima novela, o puede no pasar nunca. Cuando Paco se metió con Arrugas estaba deprimido por los resultados de sus últimos álbumes. Y, de repente, dio en la diana el tío. Tenía una obra extraordianaria en el momento justo. No es fácil, si hubiera una fórmula todo el mundo la emplearía. A mí me hacen gracia los que vienen y te dicen cómo escribir un best-seller, ja! Nadie puede prever lo que va a ser éxito, y si no que se lo pregunten a los ejecutivos de Hollywood que rechazaron Star Wars. Hay que hacer las cosas bien, seguir escribiendo, y esperar tener mucha mucha suerte. Tú eres uno de los mejores escritores que he leído, así que el 50% de la fórmula ya la tienes solucionada. Te falta lo de la suerte, pero te tiene que pillar con una buena novela entre manos. Así que a escribir, compañero.
Yo creo que escribimos porque, aunque casi siempre es un horror y una tortura, sucede a veces (muy pocas veces pero sucede) que nos sentimos como Dios (literalmente), cuando las cosas encajan y pares una escena impresionante, que durante un instante te parece lo mejor que se ha escrito nunca. Luego te olvidas de ella y te metes en otro tinglado, pero esos instantes molan un montón y no te los quita nadie. Lo bueno de escribir a dúo es que se pueden compartir esos momentos, que también está muy bien.
Veremos si los e-Books dejan títere con cabeza. Podría ser una oportunidad si se hiciera bien, pero tiene toda la pinta de que se va a hacer tan mal como se hizo con los discos.



4
De: hielario Fecha: 2009-12-18 00:16

Yo de los e-books ya no sé que pensar. Llevan armando tanta bulla desde los 90 que ya soy bastante escéptico, pero sin embargo lo cierto es que la tecnología de esta década ya se está mostrando como lo bastante potente como para constituirlos como alternativa. Pero no creo que se lleven por delante al libro de papel. Personalmente, creo que la única ventaja del elibro es la baratura de los libros en este formato. Piensa en eso.

La situación podría ser mucho peor. Imagina si inventan la máquina redactora.



5
De: Juanmi Fecha: 2009-12-18 00:23

"Los cerebros plateados", de Fritz Leiber. En el futuro todos los libros los escribe un supercomputador que sabe cómo fabricar un best-seller tras otro. La labor de los escritores se reduce a posar para la foto de la contraportada, e inventarse una biografía emocionante y romántica.



6
De: Fando Fández Fecha: 2009-12-18 03:55

Rafa, pocos serán, pero tienes seguidores por el fandom del cómic, de la C&F y del internete este.
Si tienes esas novelas escritas esperando en el disco duro publicalas tu mismo en servicios de impresión bajo demanda y/o como e-boom por Internet. Colocalas al mínimo precio posible, incluso gratis, y que la gente te pague lo que considere justo como el caso de Radiohead.
No sacaras mucho dinero de esa manera, es cierto, pero al menos darás la oportunidad de leer algo nuevo tuyo. El mundo de la edición se encamina a un cambio monumental y la figura del editor, aunque la considero imprescindible, no es imprescindible para gente como tú. Aunque da más gusto que te publiquen es hora de que te autoedites, quien sabe, puede resultar más rentable económicamente para ti que una edición tradicional.



7
De: Iván Lasso Fecha: 2009-12-18 05:24

Pues estoy con Fando Fández: ¿por qué no darles salida a esas novelas que están confinadas a tu disco duro? Si crees que no tienen futuro por la situación del mercado, como él dice, al menos a tus lectores (y ojo, que yo estoy al otro lado del charco pero me gusta lo que escribes por aquí) nos gustaría leerte y darías una opción mucho más abierta que la del papel, siempre limitada por la distribución.
Me da la impresión de que has evitado el tema a propósito en el post, a lo mejor por no tenerlo claro o a lo mejor soy yo el que a veces ve... cosas que no son. Pero me gustaría escuchar tu opinión al respecto.



8
De: sergio Fecha: 2009-12-18 09:35

Pues lo de la autoedicion, sea en papel o en ebook, no es una tontería, sobre todo para casos en los que el autor ya tiene un grupo de lectores de 500 a 3.000 que más o menos van a seguir lo que vaya escribiendo.



9
De: David Mateo Fecha: 2009-12-18 09:42

Personalmente creo que vamos a seguir pasándolo muy mal durante los siguientes dos o tres años. Nadie es capaz de prever lo que ha de venir después de este horizonte de vacío.
Los hay optimistas por naturaleza, que ven el final de la crisis a la vuelta de la esquina. Y los hay muy negativos que auguran que tras la crisis asistiremos al holocausto del libro electrónico, que reducirá a cenizas los pocos rescoldos que quedan. Yo creo que el futuro es eso: incierto. Estoy con Juanmi, el triunfo es una lotería. Pero también creo, sinceramente, que en la literatura, cada uno con su estilo y sus inquietudes, tenemos números para que nos toque. Sin ir más lejos Susana Vallejo, Cotrina o Javi han dado un pasito al frente.
Creo que Juanmi y tú tenéis una novela juvenil TREMENDA entre manos. Aunque también os digo que estáis gastando números de moral y paciencia aguardando el veredicto de un concurso que, por naturaleza, va a estar amañado. Se lo he dicho a Juanmi infinidad de veces en su chino: luchad hasta el límite por esa novela porque ahí puede haber una vía. Y si decidís esperar, no os auto-inmoléis en el camino porque creo os aguarda una oportunidad única. Ahora tú pensarás: ‘otra oportunidad única, como los anteriores’ y yo te diré: ‘Sí, otra oportunidad de que te toque la lotería, como con cualquier libro.’
Al final de la carrera, los escritores somos ludópatas empedernidos, como las marujas que cada mañana vuelven a la tragaperras tras meter al niño en el colegio.



10
De: felix martinez Fecha: 2009-12-18 10:01

Lo cierto,Rafa, es que creo que la popularización del e-book a quien mas puede beneficiar es a escritores como tu.

Como tu dices, ya tienes 4 novelas que no crees que se vayan a publicar,y estás escribiendo una quinta.
¿Qué podrías ganar por ellas con una publicacion "clásica"?¿1 euro por ejemplar?¿1'5?

Podrías tener un apartado de venta online de los archivoscon todas tus obras.
Paraa tu publico.Nosotros.Los que venimos aqui a diario.

1'5 o 2 euros.Los vendes tu directamente.La versión que mas te guste de tuobra.Sin ingerencias editoriales.
Podrías tener a disposicion de cualquiera que visitase la pagina toda tu obra.Venderla o "publicarla" a tu gusto.

Recopilar los relatos como mas te guste.
Recopilar relatos nunca publicados.

Ya tienes esta bitacora.y la usas.Y en ella escribes.puesdes dejar que sea el epicentrode tu produccion literaria.Desde aqui, la gentepuede interesarse por tus novelas.Y no les haríafalta preguntarte donde pueden conseguir esto o aquello que escribiste tu, oque le recomienda.Portque poodrían tener acceso a todo aqui mismo.

¿Como iría el negocio?
Pues no lo se.No se si realmente daría dinero como si de repente hubieses pegado un pelotazo como "la Sombra del Viento", pero desde luego, por caa ejemplar vendido de esas novelas que crees que jamas se publicarán, es un ejemplar mas de los que has vendido ahora.



11
De: Juanmi Fecha: 2009-12-18 10:09

Pues yo tengo la sensación de que a nadie le va realmente bien (bueno, a Laura Gallego y Félix parece que sí). Hace un par de semanas, un escritor de novela histórica al que admiro y envidio muchísimo se pasó por Valencia y estuvimos en un programa de radio. Su visión del tema era tan pesimista o más que la nuestra. Lo que pasa es que muchas veces miramos al vecino y creemos que a él sí le va bien. Yo estoy publicando en Francia (la traducción de "La red de Indra" ya está terminada y sale en unas semanas), y en la pasada Hispacón uno de estos escritores que dices que han dado un paso al frente me comentaba que le encantaría tener la oportunidad de publicar en Francia. Pero los que lo estamos haciendo sabemos que eso no resuelve nada, tan sólo te duplica el escenario desolador.



12
De: David Mateo Fecha: 2009-12-18 10:25

Ya, pero el gran problema, aunque muchos no lo quieran ver, es que el género fantástico hace mucho entró en decadencia y los buenos aficionados que quedan no sustentan las aspiraciones de los escritores profesionales o de los editores. Por supuesto, el libro electrónico es otro tema que hay que analizar.
La gente lucha para intentar llevar el género al público adulto, pero ese mismo público está por otro tipo de literatura y no le interesa para nada el fantástico.
Además, hay un anatema en España que es insalvable: la gente no lee. La gente compra libros, pero no lee. Y si te fijas, en la fnac hay un cartelito muy curioso: 'Soy un libro, regálame por Navidad', más o menos dice eso. Lo cual quiere dejar entrever que el libro se ha convertido en un objeto de regalo y exposición en la estantería más que de lectura. ¿Y cuáles son los libros que se regalan en fechas señaladas? Todos conocemos los títulos.
La literatura como gran negocio está languideciendo, y si las editoriales no se ponen las pilas, con la llegada del libro electrónico, languidecerá más a causa de la piratería.
La venta directa está muy bien, pero me temo que es insuficiente para un escritor de categoría. La profesionalización completa implica el pago que supene la creación de un libro. Y un libro no se crea en dos suspiros.



13
De: Juanmi Fecha: 2009-12-18 10:27

Lo que dice Felix Martinez es cierto, pero me temo que las cosas se están haciendo mal desde el principio, tal y como sucedió con las discográficas. La gente estaría dispuesta a pagar un dinero razonable, dos o tres euros, por bajarse una novela legalmente. En USA iTunes demostró que si le dan las cosas como quiere, la gente paga. Las discográficas seguían pretendiendo vender LP's enteros, como si nunca hubieran llegado las descargas, y los de Mac entendieron que había que cambiar esa mentalidad.
Lo malo de las descargas de libros es que la editoriales piensen: "Vale, al final se va a ir todo a la mierda, pero mientras pueda aprovecharme del actual desconcierto y cobrar los libros electrónicos al mismo precio que los impresos, ¡son todo beneficios!"
Si hacen eso, el pirateo se instalará inevitablemente, como ha pasado con los DVD's y las películas. ¿Qué sentido tiene que cuando compras un DVD legal te metan una publicidad contra el pirateo que no te puedes saltar? (mientras que la peli pirata te la bajas sin polvo ni paja). Eso es hacer las cosas mal, y por más amenazas e insultos contra los piratas que metan en los DVD legales, sólo van a empeorar la situación. Internet ha invertido la relación entre el productor (de libros, cine o música) y el comprador. Ahora las cosas ya no se pueden imponer, así de sencillo.
Jope, me parece que estoy repitiendo la mesa de la Hispacón en la que hablamos de esto!



14
De: David Mateo Fecha: 2009-12-18 10:39

De momento, los precios no se pueden imponer, pero estarás conmigo que no podremos vivir así eternamente en esta anarquía, porque bajo esa lógica, y conociendo el pensamiento práctico de los españoles, jamás pagarán por algo que les puede salir gratis.
Tendrá que llegar el día en que el señor ministro de industria se siente con el ministro de cultura y pongan un límite al pirateo y protejan el derecho intelectual del autor sin que el negocio del ADSL se resienta.
Y ojo, para nada defiendo los postulados de la SGAE, que me parecen unos sinvergüenzas, unos interesados y unos mamones de primer orden, pero la lógica y la coherencia tarde o temprano tendrá que imponerse en la red, porque al final el dicho de que el artista o el autor pequeño no apoyado por estamentos polítocos es un desgraciado, acabará convirtiéndose en una verdad como un templo.



15
De: Juanmi Fecha: 2009-12-18 10:45

Sí, como se impuso al final la lógica con lo del "ladrillo". La aplastante lógica de la desolación y la tierra quemada.



16
De: Pjorge Fecha: 2009-12-18 11:34

Como ya te han comentado, podrías coger una de esas novelas, convertirla a un formato electrónico tipo epub o similar, ponerle una licencia CC y distribuirla por ahí. Sería muy fácil y si necesitas ayuda, aquí estoy.



17
De: Antonio Romero Fecha: 2009-12-18 11:34

"Y he empezado estos días una novela intimista que será a la vez novela y ojalá que también tebeo. "

¿Cómo que "ojalá"?. ¡Ten por seguro que lo haremos!



18
De: RM Fecha: 2009-12-18 12:30

Me fío tanto o menos de las editoriales de tebeo que de las de letras, Antonio...



19
De: Antonio Romero Fecha: 2009-12-18 12:51

Y haces bien; yo tampoco me fío.

Pero lo haremos.



20
De: RM Fecha: 2009-12-18 13:00

Anda que no.



21
De: rvr Fecha: 2009-12-18 13:09

Rafa, deberías hacer una prueba como dice Pedro. Pilla la novela que creas que menos probabilidad tiene de editarse y licenciala con Creative Commons, ponla en formato electrónico y da la oportunidad de comprar el libro físico en Bubok. Tienes una gran cantidad de seguidores en tu bitácora, no necesitas otro medio de promoción.

Mira el ejemplo de Moisés Cabello con sus novelas del Multiverso. En 2005 escribió una novela de cifi en Creative Commons, la anunciamos en Barrapunto: tuvo miles de descargas y muy buenas críticas. Este año completó una trilogía con muchos seguidores. No me digas que un autor ya consagrado como tú no tiene un potencial incluso mayor de audiencia.

¿Te puede salir mal el experimento? Me resulta difícil, porque: ¿qué habrás perdido? Lectores no. Tus seguidores la van a leer rápidamente, te la van a comentar sin tener que esperar a que salga publicada y comprarla en la tienda. Se la pasarán a sus amigos. Hablarán de ella en sus blogs. Llegará a lectores que ahora no te conocen. Como mucho podrás perder la oportunidad de publicarla en una editorial, si son de las que creen que no vale la pena vender en papel algo que ya está en digital. Pero valora la oportunidad de hacerte más conocido.

Piénsatelo.



22
De: Pjorge Fecha: 2009-12-18 13:11

Yo me ofrezco a fabricar el archivo de la novela, venga. En LaTex, que ahora soy un converso.



23
De: RM Fecha: 2009-12-18 14:10

Ahora mismo lo tento todo subyudice. Dentro de unos meses ya hablamos.



24
De: Pjorge Fecha: 2009-12-18 14:35

Pues bien, Rafa, hablamos cuando quieras. Yo estoy dispuesto.



25
De: Blas Fecha: 2009-12-18 15:05

Don Rafael, ya que tiene acumulando polvo novelas policiacas, de terror y de aventuras juveniles, o sea, de género, comerciales, ¿no ha podido moverlas por editoriales quizá pequeñitas, pero con más dedicación a esos temas?. La primera que me viene a la cabeza es Dolmen, con la que precisamente ha sacado un libro no hace mucho, que parece haber tenido bastante aceptación. Disculpe la ingenuidad, pero, ¿no podrían ser ellos la opción más inmediata, la más lógica?



26
De: anonymous Fecha: 2009-12-18 16:31

Me gustaría enviarte desde aquí unas palabras de ánimo, Rafa. Yo he leído algunas novelas tuyas, (Elemental, querido Chaplin, Las lágrimas del navegante), y me han gustado mucho. Que la situación es mala nadie lo niega, pero quiero ver alguna luz al final del túnel: Ahí tenemos a Félix J. Palma, que ya va por las veinte mil copias de El mapa del tiempo, y a Javier Negrete, que también ha vendido miles de copias de su serie de Tramorea...

Y si los editores no quieren arriesgarse con el fantástico, en fin, ellos se lo pierden. Piensa que a George R. R. Martin también le costó lo suyo convencer a una editorial para que le publicaran su Canción de hielo y fuego.

Un saludo.



27
De: RM Fecha: 2009-12-18 19:55

Hombre, Dolmen.... je je je

(suena de fondo Joel Grey)



28
De: Blas Fecha: 2009-12-18 20:04

¿...?



29
De: Capitan Planeto Fecha: 2009-12-18 20:06

Blas, ¿recuerdas 13 Rue del Percebe?. Concretamente al del ático...



30
De: Juan de Dios Garduño Fecha: 2009-12-19 16:22

Buenas, Rafa, aquí tienes a otro seguidor. Leyendo tu post en muchas ocasiones me ha venido a la cabeza: Joder, si es lo que pienso yo. Pero sin embargo soy optimista -quizá porque soy joven- y me digo que esto tendrá una solución positiva para nosotros. Pensad en la generación que se está formando ahora. No me digais que no hay miles de chavales que ahora tienen quince o dieciséis años y que han crecido viendo películas de género y leyendo libros de fantasía. Esos chavales son miles y miles. Yo pienso en que va a haber un cambio generacional en los lectores y que no tardará tanto en llegar, por eso ahora tenemos que aguantar e ir haciéndonos un nombre (que tú y a tienes). Así que yo, pese a que a veces comparto tu pesimismo quiero ser optimista. El tiempo lo dirá.
Por cierto, saludos a todos. Antonio, que hace tiempo que no te veía. David, un saludo y Rafa, un abrazo.
Juande.



31
De: jomaweb Fecha: 2009-12-19 19:12

Reincido en lo que ya antes han dicho por aquí. Si el problema es que las editoriales no te publican lo que quieres, publicalo sin editoriales.

Libro electrónico, pago por descarga. Al menos tus lectores habituales lo leerán y con casi total seguridad, se ampliará tu audiencia.

No veais el libro electrónico como la muerte del libro, que llevamos más de 10 años con mp3 y se está vendiendo más música que nunca.



32
De: Roberto Fecha: 2010-04-28 15:16

Hola, Rafa.
Llevo tiempo leyendo tu blog, pero nunca he participado de los comentarios. También llevo mucho tiempo escribiendo; pero ni la mitad que tú. A veces, cuando me siento frutrado, porque, o no sé, o no soy capaz conseguir una editorial que me publique, leo tú blog, con el fin de animarme y aprender un poco. Hoy lo he hecho, después de bastante tiempo sin poder acceder internet, por distintas razones personales. Y en qué hora me daría por pulsar el enlace de Literatura. Si estaba desanimado, ahora estoy peor. Si tú, con el bagaje que tienes, lo ves negro. Qué va a ser de los que estamos a años luz. Bueno, sólo resta decir que me he sentido identificado y que, a pesar de que el futuro está muy oscuro -por cierto, soy Animador sociocultural-, seguiré escribiendo en mis ratos libres. Creo que escribir es como el respirar, no te queda más remedio que hacerlo; por mucho que te duela. Te pongo el enlace de mi blog y de la web con la que colaboro, por si algún día les quieres echar un vistazo. Mis relatos son los del duque albino. Espero que nuncas desfallezcas, porque tú eres el espejo donde todos los que queremos escribir género, nos miramos, desde hace años.
Un abrazo, y espero participar más; y no sólo, leerte entre sombras. Ah, los enlaces no tienes porque leerlos, si no te apetece. Porque estoy seguro que todos estamos empeñados en que nos leas y nos des tu opinión; como si tuvieras todo el tiempo del mundo para hacerlo.
http://elumbraloscuro.jimdo.com/
http://elsonadorsinparpados.blogspot.com/
Un saludo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.197.86 (a14f57d46a)
Comentario