No sólo es uno de los pocos (y conscientemente ignorados) ejemplos de lo fantástico dentro de la literatura española: es, además, un superhéroe.

O un supervillano, quién sabe. Si aceptamos que nuestros místicos son los “buenos”, a Don Juan, ese ente capaz de hacerse conocer en el mundo entero sin mencionar siquiera sus apellidos, sólo le cabría entonces, con perdón, el apelativo de supervillano.

Nuestro burlador sevillano es el gran antihéroe por antonomasia. La fantasía masculina llevada a su extremo absoluto: un adolescente puede querer volar, o convertirse en una llama de fuego, o hacerse invisible. Pero, si se lo piensa bien, si se hace adulto, el varón (no necesariamente lector) bien quisiera tener los vigorosos poderes amatorios de nuestro Tenorio. O sea, los que hacen de él el mito español por antonomasia, eso que tendría que haberlo puesto, en las carreteras y las banderas, en el sitio que ahora ocupan las criadillas del toro de Osborne.

Don Juan es el monstruo masculino exacerbado, el sueño fetichista del varón: pendenciero, jugador, mentiroso y, sobre todo, mujeriego. El mejor relaciones públicas de sí mismo, tiene su propio Robin encarnado en Ciuti (o en Catalinón, según versiones), una némesis que es además reflejo negativo de sí mismo (ese calzonazos de segunda fila que es Don Luis), un grupito de acólitos donde hay alguien con nombre tan pintoresco como el Capitán Centellas, y hasta su novia infinitamente eterna, en tanto es monja y está, en teoría, fuera del alcance de sus ripios. No es de extrañar que Zorrilla comience su obra ataviando a Don Juan y a todos cuantos se reúnen en la taberna con antifaces y máscaras.

Don Juan es el arquetipo del macho que piensa con la bragueta, un monstruo de depravación, infantil y caprichoso, para quien el juego del amor no sirve si no lo cuenta. Lo que llamamos un fantasma. No sorprende tampoco que su obra se represente todavía en Halloween (para nosotros, Tosantos), la fiesta de los muertos vivientes de los niños disfrazados.

Bien mirado, Don Juan es un pobre diablo que se ve venir el tiempo encima, tanto el de su propia edad biológica como el que arrastra el cambio de las modas sociales. Por eso todavía nos fascina, por eso intentamos comprenderlo y justificarlo a la luz de ahora, cuando el juego de las seducciones está a la orden del día en ambos sexos y los versos al oído no pueden escucharse entre el estrépito de la música moderna. Es gesta inútil, me temo: a Don Juan Tenorio lo tomas o lo dejas.

Residuo de gestas imperiales, españolito que entrelaza su leyenda de conquistador sexual con la de matarife sin escrúpulos, hemos cometido la torpeza (tan propia también de nuestro tiempo, por otra parte), de olvidar lo segundo a despecho de escandalizarnos por lo primero.

Pero tranquilos: la Santa Inquisición vela por nosotros y se encarga de enviar al caballero seductor a los infiernos, convirtiéndolo ya no sólo en un fantasma, sino en un pobre diablo arrepentido. No obstante, estoy seguro de que si le dieran una segunda oportunidad, Don Juan Tenorio volvería a hacer todo lo que hizo: elegir motu proprio al mayor enemigo posible tiene su encanto, y hasta su mérito.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/64973

Comentarios

1
De: Costa Fecha: 2009-10-31 12:43

Y al menos, en Alcalá y Guadalajara, sirve de excusa para sacar el teatro a la calle. Que no es poco.
De la "cultura", ministerial o televisiva, que podría aprovechar esta fecha y este libro, nada sabemos.



2
De: Toni Fecha: 2009-10-31 12:58

Nunca lo he leído, y siempre he tenido esa cosilla... a ver si le encuentro un hueco, que entre las oposiciones y lo que no son las oposiciones hace siglos que no sé lo que es sentarme cómodamente con un buen libro...



3
De: RM Fecha: 2009-10-31 13:16

El personaje es más fuerte que la solidez de la obra, me temo. Y mejor verlo bien interpretado que leerlo.

Yo, de todas formas, prefiero el Burlador de Sevilla.



4
De: Rafael García Fecha: 2009-10-31 14:34

En el fondo no es un mito hispánico, sino universal, pues en otros países el esterreotipo se ha dado en diferentes variantes.
¿Acaso el "Dracula"(refiriéndome más a la versión cinematográfica literaria) no es ese antiheroe o villano que con sus mefistofélicas artes de seducción desestabiliza nuestro pilares morales?.
De hecho, Hollywood siempre ha otorgado a Dracula una patina de "latin lover"(exceptuando la versión de Coppola, pero hay que tener en cuenta que este quería a Banderas o Andy García como conde, no a Oldman). Fijaros si no en la imagen de Lugosi, que podría recordar a Carlos Gardel o a Langella, cuyo "Dracula" está inspirado en Valentino.



5
De: Jose Joaquín Fecha: 2009-10-31 15:18

Bonito prólogo para bonito cómic jejeje.



6
De: Javi Lara Fecha: 2009-10-31 16:12

Rafa, esa novela jolines......



7
De: PEDRO ANGOSTO Fecha: 2009-10-31 17:27

Rafa, Don Juan no va al infierno. Va al Purgatorio

"Pues me alcanza el purgatorio
un punto de penitencia
es el Dios de la clemencia
el Dios de don Juan Tenorio..."

Verso final (Cito de memoria...)

que responde, al

"Clame al Cielo y no me oyó
y pues sus puertas me cierra
de mis pasos en la Tierra
responda el Cielo y no yo..."

(Que es lo que yo les digo a Marvel y DC...) ;-)))



8
De: RM Fecha: 2009-10-31 19:53

No estamos hablando del mismo Don Juan, naturalmente.

Lee a Tirso y a Moliere.



9
De: Anónimo Fecha: 2009-10-31 20:59

Hay un libro de Víctor Said Armesto, titulado, precisamente, "La leyenda de Don Juan", en el que rastrea los antecedentes del mito del Tenorio y el del convidado de piedra. Os lo recomiendo muy encarecidamente porque no tiene desperdicio y, a la par que rebosante de sapiencia, es de entretenida lectura, lo que no ocurre con la mayoría de los ensayos, pues muchos autores piensan que la amenidad está reñida con la erudición. Por suerte para los que nos dejamos caer con frecuencia por este blog, nuestro anfitrión pertenece al primer grupo. Y no es coba, aunque lo parezca.



10
De: AJC Fecha: 2009-10-31 20:59

El anónimo era yo. Sorry.



11
De: Pep Fecha: 2009-10-31 21:05

Y en "Man and Superman" de George Bernard Shaw hay un acto que se llama "Don Juan in Hell", así que... jejeje :)



12
De: Etoópatí Napamí Fecha: 2009-11-01 01:51

Muy curiosos los cómics de "Don Juan Tenorio García,Cachondo de Andalucia" editados en el 78 por Merco Cómic S.A (30x23),dibujados estupendamente por un tal Garzón,se proyectaron trece números,¿salieron tres?,¿alguien sabe algo mas?.
Saludos.



13
De: Luis Fecha: 2009-11-01 15:36

Yo soy del de Tirso, me temo. En el que por cierto no veo yo ni calzonazos de segunda ni de tercera fila ni pobres diablos avejentándose... Veo a Tirso y ya está, que es una cosa inmensa.

Es que soy yo muy mío para algunas cosas.



14
De: PEDRO ANGOSTO Fecha: 2009-11-01 15:37

>Lee a Tirso y a Moliere.

Con que no me queda tiempo para esos handbooks que compro, como para ponerme a leer el "Don Juan de Tierra-A"... ;-)))



15
De: RM Fecha: 2009-11-01 16:06

Claro, Luis: todo el rollo cristiano-redención se lo da la revisión que hace Zorrilla (que por cierto llegó a abominar de lo que había escrito).

Los otros donjuanes son mucho más salvajes.



16
De: Anónimo Fecha: 2009-11-01 19:43


Bud Spencer cumple 80 años...

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/31/cultura/1257016804.html



17
De: Ivan Gil Fecha: 2009-11-01 21:08

En mis años de fiesta sin fin, tuvé la desgracia y fortuna a partes iguales de ver en acción a la encarnación del conquistador arquetípico, una mezcla de Errol Flynn, Burt Lancaster y con la faz del doble de David Hasselhoff. Cual no fúe mi sorpresa al enterarme, que su apellido era Tenorio y que su padre se llamaba Juan.
Una vez más, la realidad supera a la ficción.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.247.44 (c927fc61e5)
Comentario