2009-08-24

2050. DYLAN DOG



Los iconos cambian de rostro con el tiempo, pero siguen siendo los mismos, adaptados a las necesidades y los gustos de cada generación. El envidiable tebeo italiano, siempre enraizado en una tradición de lo popular que tampoco hace ascos a las experimentaciones temáticas, conoció hace casi veinte años un importante impulso cuando la editorial Bonelli, siempre al socaire del éxito de su Tex, probó fortuna con el personaje que nos ocupa, el detective de las pesadillas de improbable nombre y moderna vestimenta vaquera, Dylan Dog.

Desde su casa londinense, situada en el significativo número 7 de Craven Road, Dylan Dog (un nombre que surge casi por casualidad, como borrador de trabajo y que luego se queda así, con su alusión a Dylan Thomas y su aliterativa y algo absurda referencia animal) es un joven moderno y melancólico, con un pasado policial y alcohólico a las espaldas, con miedo a las alturas, que toca al clarinete “El trino del diablo” y se dedica a desfacer entuertos sobrenaturales donde, signo de los tiempos, no siempre saldrá victorioso. Un Sherlock Holmes moderno y vital, en su mismo teatro de operaciones, acompañado por un extraño y ridículo compañero que tiene el físico y suele responder con los retruécanos de Groucho Marx (y que, por evitar problemas de imagen, vio rasurado su bigote y cambiado su nombre en la breve incursión del título en el mercado americano).

Siendo un tebeo de destino eminentemente popular, de formato barato e historias de larga exposición, lo que permite que estas fluyan con un ritmo envidiable hasta un desenlace que no siempre remata los argumentos en la cúspide deseable, Dylan Dog es también un tebeo de culto que aglutina a sus seguidores en toda Italia y que, como no podía ser de otra manera, incluso da nombre a algún festival... cinematográfico.

Porque siendo un fumetto que puede tener referentes en el giallo italiano y los tebeos de terror de tercera fila, con su dosis de sangre y de mal gusto, el escritor Tiziano Sclavi no duda en dirigir su criatura hacia los mitos del terror moderno, ese que usa al mismo tiempo las vísceras y el pseudogore, mezclando ese estilo del cine de miedo conemporáneo con escenas clásicas de tensión y sombras, con referentes cultos (la Muerte con la que Dylan juega al ajedrez), las citas inevitables que llevan a la reflexión, o el más que evidente juego cinematográfico que proporciona el rostro del personaje: aunque en el primer guión Sclavi quiso darle los rasgos de nuestro Antonio Gades, es el actor Rupet Everett (entonces desconocido y hoy una estrella) quien sirvió finalmente como molde para el simpático y atractivo detective. Se da el caso de que una película de terror escrita por Sclavi y no relacionada de partida con Dylan Dog ha sido interpetada por Everett, por lo que funciona entre sus seguidores como un Dylan Dog apócrifo. Brandon Routh, el Superman de Bryan Singer, lo ha interpretado por fin recientemente.

Admirado por el gran público y por la crítica excelsa (Umberto Eco ha llegado a decir que Dylan Dog es una de sus pasiones), este tebeo popular no puede disfrutarse más que como lo que es: un puro divertimento ingenuo, una pasión sin pretensiones, el escalofrío de una mano que sale de una tumba, la muchacha que grita y corre, el héroe que tropieza y a lo mejor tampoco es capaz de rescatarla de las garras de la muerte o de horrores aún peores que la muerte.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/64215

Comentarios

1
De: Vazquez Fecha: 2009-08-25 21:11

¿Sabes la nacionalidad de la productora?
Es que comprendo que en italia una pelicula de Dylan Dog sea un gran exito, pero para un publico que desconozca el personaje no acabo de ver donde podria radicar el interes, quiero decir, investigadores de lo sobrenatural los hay a cientos y mas conocidos para el publico.

Por lo demas, ¿creeis que una linea nacional al estilo Bonellis podria tener exito en el cada vez mas elitista mercado nacional?. Es que se me ponen los dientes largos cuando veo 100 paginas de entretenimiento inteligente a buen precio y fantaseo con lo que podrian haber hecho tantos de nuestros autores.



2
De: RM Fecha: 2009-08-25 22:37

El problema que tiene Bonelli en España es que todas sus ediciones, incluso las más populares que hay ahora donde se respeta el formato bolsilibro, SON CARAS.

Un tebeo Bonelli en Italia está tirado de precio, y aquí son seis euros como poco.



3
De: Vazquez Fecha: 2009-08-26 00:31

Me descorazona usted. No se que es mas triste, el simple hecho de que tenga razon, o pertenecer a una generacion para la que 6 euros por 100 paginas ya es algo barato.



4
De: RM Fecha: 2009-08-26 00:47

¿Y por tres y pico, que creo que es lo que cuestan en Italia?

De todas formas, los formatos no-comic-book están condenados en este país tan gilipollas nuestro, que sigue confundiendo continente con contenido y que prefiere el enésimo tebeo de cachiporrazos en colorines a unos tebeos que entretengan, sean honrados consigo mismos, y sean por supuesto en blanco y negro.



5
De: RM Fecha: 2009-08-26 00:49

Confieso que durante mucho tiempo compré todo Dylan Dog que caía en mis manos.

Y lo compraba y no me gustaba.

Hasta que me di cuenta: puede que no me gustaran los episodios, PERO LOS LEÍA HASTA EL FINAL.

Cientos de tebeos abandono a la tercera página. Eso dice algo.



6
De: Xelo Fecha: 2009-08-26 21:16

Pues yo compro cada uno de los que publica Aleta. Y disfruto siempre con su lectura (con unos más que con otros naturalmente). ¿Tenemos que pedir aquí más que puro entretenimiento?
It's only rock 'n roll but I like it ;)



7
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2009-08-27 11:53

La peli en la que Sclavi se basó para diseñar a Dylan (y que a su vez está basada en una novela suya) es "Mi novia es un zombie", delirante traducción del original italiano "Dellamorte Dellamore". Si alguien está en posición de verla, se lo recomiendo muy fervientemente. Que no le engañe su adherencia al cine de zombis (si ese no es su estilo): la película hace gala durante todo su metraje de un surrealismo kafkiano de tonillo entre existencial y cachondo que mezclado con su barroquismo visual la convierten en una una grandísima obra del terror italiano de último cuarto de siglo XX. A veces es confusa y rara de cojones, pero personalmente creo que merece mucho la pena.



8
De: A. Romero Fecha: 2009-08-28 20:19

Si me permitís, me gustaría señalar un par de datos anecdóticos, a ver si contribuyo a aclarar un poco el embrollo:

- Sclavi no se basó en el Rupert Everett de "DellaMorte DellAmore" para darle rostro a Dylan Dog. Para cuando se hizo aquella película, el tebeo ya llevaba bastantes años en los quioscos y era un fenómeno editorial. Esa es una de las razones por las que se buscaron a Everett para interpretar a Francesco Dellamorte (protagonista de "DellaMorte DellAmore"), para identificar la película con "Dylan Dog" y aprovechar el tirón popular en Italia.

- Quien tomó como modelo a Gades fue el dibujante Claudio Villa. Cuando Sclavi vio los diseños, insatisfecho, le pidió que fuera al cine a ver "Another Country", y que se fijara en el jovenzuelo Rupert Everett.

- Sclavi no escribió el guión de "DellaMorte DellAmore". Se basa, en efecto, en su novela del mismo título, pero el fantástico trabajo de reconstrucción de la historia se debe a Gianni Romoli. El mismo Sclavi reconoce que la película le parece mejor que el libro.

- La única película escrita por Sclavi se titula "Nero.", dirigida por Giancarlo Soldi con Sergio Castellito como protagonista. También se basa en una de sus novelas, y anda a medio camino entre "Sangre fácil" y "El quimérico inquilino" (esta última, una de las referencias más constantes en Sclavi). Muy recomendable.

- Una buena parte de las novelas de Sclavi (entre ellas "DellaMorte DellAmore", la más vendida de todas) fueron escritas al menos una década antes de ver la luz. Fue el éxito de "Dylan Dog" lo que las hizo editorialmente viables. Así, se da la curiosa circunstancia, por ejemplo, de que lo que terminó siendo "Dylan Dog" se proyectó originalmente como una serie protagonizada por los dos personajes principales de "DellaMorte DellAmore", Francesco y Gnaghi.

- Hay, por cierto, una adaptación parcial al tebeo de "DellaMorte DellAmore", en la aventura de Dylan Dog titulada "Orrore nero". Una curiosidad para los forofos de la película.

- Como última curiosidad (y paro ya), puede valer la pena señalar que existe una especie de secuela de "DellaMorte DellAmore", titulada "DellaMorte DellaVita", que forma parte de una de las últimas novelas de Sclavi, "Non è successo niente"... un libro que, junto con su antecesor "Le etichette delle camicie" ofrece, entre otras cosas, una panorámica bastante divertida del ambiente de trabajo en la Bonelli.

Y nada más, creo. Para que disculpéis la brasa, ahí va una rarísima entrevista "en vivo" con Sclavi (son tres partes):

http://www.youtube.com/watch?v=_BQYhWDsBoc



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.123.247 (4dc4dd3b51)
Comentario