2009-08-23

2047. BARRIO LEJANO


John Lennon nunca quiso volver a hacer el bachillerato, y Jito Taniguchi nos alerta de los peligros y las amarguras que tiene volver a hacerlo. Y también de los ideales que pueden recuperarse, claro, si alguien de pronto encuentra que ha viajado en el tiempo y tiene la posibilidad de reencauzar su vida… o de no hacerlo.

A caballo entre Peggy Sue se casó y Regreso al Futuro, esta obra corta, cerrada, pausada y, sobre todo, maravillosamente poética nos enfrenta a un hombre maduro, Hiroshi Nakahara, donde el autor se desdobla o quizá nos desdobla a todos nosotros, que regresa a su adolescencia pero con el conocimiento y la memoria de la persona ya desarollada que es. Una historia que quizá no parezca original en su premisa, pero sí en su planteamiento, y donde el hálito de melancolía por lo perdido se solapa con la comprensión, ya tardía, de todo aquello que en su momento el joven protagonista (y nosotros, los lectores que antaño fuimos igual de jóvenes) no era capaz de entender.

Casi un palimpsesto de la propia vida vivida o sospechada, en Barrio Lejano nos encontramos con la tesitura de, en un entorno fantástico (¿es fabulación, es realidad, es deseo, es culpa?) poder rehacer el pasado recurriendo a los conocimientos adquiridos a través de la propia historia personal: enmendar los errores propios y, sobre todo, los errores ajenos gracias al conocimiento amargo de una historia personal, a los remordimientos que potencian el saber que se tiene en la mano la posibilidad de cambiar el curso de la historia.

Hay sentimientos de impotencia en ese hombre mayor que, sin saber cómo, vuelve a ser un adolescente y comprende, como no comprendió en su momento, el mundo pequeñoburgués e ingenuo que le rodea. Aplicando lo que sabe no ya del futuro, sino de la vida, el adulto reencarnado en niño conocerá amores fantaseados en su primera andadura, gozará de eso que en su momento no quiso disfrutar (el estudio, el deporte, los amigos), y sobre todo intentará evitar el gran mazazo que marcó su vida: el abandono familiar por parte del padre, la sombra que planea sobre la tragedia íntima de su familia.

Hay poesía en esta historia. Y humor cotidiano. Y personajes creíbles que sufren y gozan y aman. El tempo narrativo es lento, precioso: es una delicia comprobar que todavía hay tebeos, si los hubo alguna vez, donde el autor se complace en dedicar viñetas al roce de las olas contra la playa.

Hay una lección moral para el protagonista, que regresa a su Itaca personal, a su familia, impotente como siempre, pero con el conocimiento inapreciable de la motivación del ser humano a quien no comprendió en su momento y a quien tanto se asemeja. Y una vuelta de tuerca final, pura poesía en imágenes, de esas que te ponen un nudo en la garganta.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/64193

Comentarios

1
De: WWfan! Fecha: 2009-08-23 14:22

Jiro es Dios.
Cuando Carlos dice que no sólo es importante lo que cuenta, si no cómo lo cuenta pienso en este hombre.
Capaz de hacer una obra maestra de un hombre que decide cazar un lobo, escalar una montaña o salir a dar un paseo a la fresquita.



2
De: dennel Fecha: 2009-08-23 19:40

A mí que el niño que es hombre se enamore de una niña que es niña... y que la niña hable como si fuera adulta... Me resulta interesante más como colección de microhistorias que como historia en sí, y varias de las microhistorias ya las había leido en el almanaque de mi padre, para mí el "original" y sin sacarse de la manga un viaje en el tiempo.

Otra cosa es que se tome esta obra como representante de un autor, de un estilo, de un saber hacer, de unos... valores que Taniguchi cuela en todas sus historias, entonces sí estoy de acuerdo con la reseña.



3
De: Hugo Fecha: 2009-08-23 21:38

A mi me encantó y el final, emotivo a más no poder.

El Almanaque me pareció aún mejor.



4
De: Dougal Fecha: 2009-08-24 01:52

Lo compré hace un año o asi en Casa del Libro, y me parece genial.

¿Acaso lo que relata no es el anhelo secreto de casi todos nosotros?



5
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2009-08-24 12:04

Nunca he leído nada de Taniguchi. ¿Realmente es tan bueno? Me desagradaría conseguir algo suyo y ver que solo es hype.

"¿Acaso lo que relata no es el anhelo secreto de casi todos nosotros?"

Personalmente, yo desearía vivir (o volver a vivir) otras adolescencias. La mía la quiero dejar atrás; tal vez será porque todavía la tengo muy reciente.



6
De: JuanMi (Sevilla) Fecha: 2009-08-28 10:24

Jiro Taniguchi es muy muy muy recomendable en general, y a titulo particular, "Barrio lejano" su mejor obra (junto quizás, "El almanaque de mi padre").

Tan solo advertir de su gusto por la reflexión, que hace que su obra, como pasa con el arte japonés en general, es mas lento de realización que a lo que nos tienen acostumbrado los europeos o americanos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.92.167.9 (4ea0309e8a)
Comentario