El spin-off del Doctor Who adquirió inmediatamente vida propia. Turbia, sexual, amarga y melancólica, Torchwood recuperó en sus dos primeras temporadas ese tipo de ciencia ficción de cliffhanger continuo, sin olvidar presentar unos personajes y, sobre todo, una sociedad británica absolutamente contemporáneos. Las relaciones sociales, raciales, polisexuales del capitán Jack Harkness y sus compañeros en su lucha contra las invasiones extraterrestres han sido, en sus dos primeras presentaciones, esa mezcla apasionante de conceptos de serie B y de exploración de temas que la ciencia ficción (visual y, ay, escrita) de otras partes del mundo ya han dejado de lado, como si sus extrapolaciones e inquisiciones no valieran... cuando precisamente el problema es que valen tanto que asustan.

Llegamos así a la tercera temporada. Una temporada que equivaldría, en el mundo de la historieta, a una mini-serie o una serie limitada. Sólo cinco episodios, emitidos en días consecutivos ya no por la BBC-3 ni la BBC-2, como las anteriores, sino por la BBC-1, lo cual demuestra el grado de confianza en el producto y lo acostumbrados que están nuestros amigos del otro lado del Canal no sólo a la televisión de calidad, sino a un género que al menos en nuestras pantallas es tabú si no viene precedido de una campaña mediática inter-multinacional (recuerden ustedes, si lo saben, cuándo se ha emitido Torchwood en España).

"Children of Earth", se llama la temporada. Entronca directamente con obras clásicas como las escritas por Nigel Kneale y con los episodios históricos del Doctor Who de los años sesenta. Es decir, esa mezcla sin fisuras entre ciencia ficción, televisión y terror puro y duro. Que en pleno siglo veintiuno, y después de la historia ficticia que tiene detrás el universo Who (o el universo Torchwood) sean capaces de presentarnos todavía una invasión o un primer contacto extraterrestre con la convicción de algo nuevo y deslumbrante demuestra un mérito envidiable. Y que se haga en cinco episodios que se ven como un suspiro, otras tantas horas de emociones y situaciones inolvidables, revalida que saben perfectamente cómo hacer televisión. Si añadimos que la temporada es además una amarga reflexión política, nos encontramos, ya digo, ante esa ciencia ficción que se considera añeja y que es, por contra, la ciencia ficción más redonda que existe.

Una especie de sonda extraterrestre contacta con el gobierno británico. Simultáneamente, todos los niños del mundo, cual cuclillos de Midwich, entran en trance y pronuncian al unísono un cántico aterrador: "We-are-coming, we-are-coming". Torchwood, los encargados de enfrentarse a este tipo de situaciones, son perseguidos y eliminados sin remordimiento por su propio gobierno, ahí es nada. Y los extraterrestres (que no llegamos a ver, un recurso absolutamente novedoso en esta época de CGIs baratos que han sustituido a las maquetas o los figurantes con trajes de goma) plantean la exigencia de una aberración: la entrega del diez por ciento de los niños de la Tierra. O... Ni siquiera tienen que concluir la amenaza.

La serie desgrana, entonces, en un toma y daca que no es tanto visual como dialogado, la respuesta de los políticos, el miedo, la ocultación de la situación a las masas. Porque los políticos aceptan. Y en el consejo a puerta cerrada del gabinete se escuchan cosas terribles: primero, y antes que nada, la salvaguarda de los propios hijos y nietos de quienes están sentados a la mesa; segundo, la sustitución de la palabra "niños" por el lenguaje neutro: ahora son "unidades"; tercero, la decisión de qué niños se entregan: ni la elite social, por supuesto, ni los que en el futuro vayan a ser el sector servicio, y por tanto hay que entregar a aquellos con quienes el sistema ha fracasado y seguirá fracasando, los que saben que serán carne de presidio, de delincuencia, de drogadicción. Terrible. La revelación de por qué los aliens quieren a los niños no se queda atrás. Ni su respuesta al horror del coronel de la UNIT: Dejan ustedes morir dos mil niños por minuto, ¿por qué ahora les importa?

Persecuciones, tiros, explosiones, presentación de personajes nuevos y la muerte que siempre ronda al equipo Torchwood. Un funcionario que lleva el peso de la negociación y la trama y queda atrapado en las redes de la propia burocracia gubernamental donde se mueve. Y Jack Harkness, ese Capitán Escarlata de carne y hueso, el hombre de las mil muertes y las mil resurrecciones, que tampoco puede escapar a la terrible carga del genocidio, porque él mismo tuvo que ver ya en los años sesenta con el primer encuentro con esos aliens que tienen un no se qué de H.P. Lovecraft.

Hace un par de años, también británica, me encandiló la serie Jekyll, que me pareció entonces, como me sigue pareciendo ahora, lo mejor que he visto en muchos años. La tercera temporada de Torchwood la empata dignamente.

Desesperanzada, emotiva, siniestra, es difícil saber, pese al éxito de audiencia, si habrá nuevas aventuras de este equipo desmembrado o si habrá que contar historias pasadas o futuras con equipos nuevos.

La guinda la pone el epitafio grabado con el que Gwen Cooper abre el último capítulo, un texto que hiela la sangre en las venas: "Hay una cosa que siempre quise preguntarle a Jack. En los viejos tiempos, quería saber sobre ese Doctor suyo. El hombre que aparece de la nada y salva el mundo. Excepto que a veces no lo hace. Todas esas veces en la historia en que no ha habido señales de él. Quería saber por qué no. Pero ahora no tengo que preguntarlo. Ahora sé la respuesta. A veces el Doctor debe mirar este planeta... y se da la vuelta, avergonzado".

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/64083

Comentarios

1
De: guevillos Fecha: 2009-08-12 18:21

Por una parte me das una inmensa alegria, ya que creia que habian cancelado la serie, por otra parte ahora queda el periplo que supondrá su emision aquí, recuerdo el nefasto y frecuente trato que dan en cuatro a la mayoria de las series.

por cierto se sabe algo finalmente sobre la hipotetica continuacion de la magnifica Jekyll?



2
De: RM Fecha: 2009-08-12 18:26

Con Moffat al mando de Doctor Who, lo dudo mucho. Hasta renunció al Tintín de Spielberg...



3
De: guevillos Fecha: 2009-08-12 18:29

Bueno, siempre nos queda la esperanza, reconozco que fué una serie que acogí con muchisimas dudas pero que acabó encantandome y de la que creo no he oido una mala critica hasta el momento(salvo por el tema del doblaje)



4
De: RM Fecha: 2009-08-12 18:32

Estas series hay que oírlas en VO....



5
De: guevillos Fecha: 2009-08-12 18:39

A mi dependiendo del caso no me importa, pero para verlas en familia... o estan dobladas o no hay nada que hacer, por eso en la mayoria de las ocasiones suelo esperar



6
De: guevillos Fecha: 2009-08-12 18:44

Por cierto, que sensaciones te genera la noticia de la futura serie de los muertos vivientes que en teoria prepara Darabont?



7
De: RM Fecha: 2009-08-12 18:55

La sombra de Perdidos es alargada...



8
De: el forastero Fecha: 2009-08-12 19:10

Pues esta miniserie o temporada es verdaderamente genial, se la puede ver sin haber visto las otras temporadas, lo cual tiene su qué. muy recomendable



9
De: Ivan Fecha: 2009-08-12 22:27

ME queda para el recuerdo las dos hijas del funcionario en la mesa del desayuno, diciendo al unísono con voz neutra: "We-want-a-pony,we-want-a-pony".

Sublime!



10
De: Apático Fecha: 2009-08-12 22:42

Caray, no sabía que ya estaba emitida. A buscarla desesperadamente.

Torchwood me encanta, aunque que en ocasiones me hacía gracia la facilidad con la que los propios protagonistas generaban amenazas a través de sus errores y debilidades. En el foro de imdb, algún fan irritado comentaba "¿Por qué son tan torpes?".

Curiosamente acabé apreciando esos personajes tan desconcertantemente realistas y tortuosos en una serie que es, al mismo tiempo, fantasía despendolada y divertida. Fascinante contraste que veo se mantiene en esta tercera temporada.

Descargando...



11
De: marguis Fecha: 2009-08-12 23:20

Admito que siempre he tratado a Torchwood como la hermana menos talentosa de Doctor Who (que me encanta) pero viendo Children... poniéndome la carne de gallina, aterrorizándome, me he dado cuenta que ha sido lo mejor de ciencia ficción que había visto en mucho tiempo. No se que daban mas miedo, los alienígenas con su control absoluto de los niños, o los gobernantes con sus tejemanejes. Desgarradora la escena del pobre funcionario a puerta cerrada con su familia.
Solo nos queda saber si seguirán por este camino o volverán a la bufonadas. Yo personalmente no se si podría aguantar otro final tan trágico... me dejó hecha polvo. Esperemos que la próxima aparición del capitán Harkness sea en otras circunstancias, junto a su amado Doctor (Tennant por fi)
Un saludo.



12
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2009-08-14 01:53

Saltándome a la torera la segunda temporada (que todavía tengo perdida por el disco duro del ordenador), estoy viendo esta miniserie. Y solo me salen dos palabras al describirla: Jodeeeeeer, hermano.



13
De: Anónimo Fecha: 2009-08-15 17:13

Sublime es la escena en la que el funcionario ha de ira a su casa a comunicar la noticia a sus hijas.



14
De: Fernando Fecha: 2009-08-17 16:19

Excelente, en mi opinion la serie quedo cerrada y bien cerrada...

En lo personal, a mi me quedo dando vuelta la idea de quien es mas hijo de puta:

Los que estaban dispuestos a sacrificar millones de niños para salvar a los propios, o el que sacrifico el suyo para salvar al resto...

Saludos



15
De: Clarice Starling Fecha: 2009-08-21 11:52

Yo seguí alucinada esto episodios, son mucho más, simplemente eso, más...



16
De: Jose Luis Fecha: 2009-11-09 16:53

La temporada 3 de Torchwood es una obra de arte que te engancha cinco horas delante del televisor disfrutando de una historia desgarradora. El pobre capitán Jack deja a un lado el mundo simpatico del Doctor para vivir en sus carnes la dureza e hipocresia de la raza humana encarnada en una clase politica que solo busca salir del paso como sea, llevandose por delante lo que haga falta, incluyendo Torchwood y millones de niños inocentes "prescindibles para dicha clase politica". Me dio pena la ausencia del personaje de Marta Jones. a la que Jack nombra avisandonos de que está de vacaciones y me resulto curioso como el primer misnistro habló de invasiones de alienigenas metalicos o verdes, en referencia a los daleks o cibermans los primeros y los stiller ( creo que se escribe asi), los segundos, todos estos personajes de la serie del Doctor Who.
Ojala exista una cuarta temporada de Torchwood. Tengo la sospecha de que la sede no ha sido destruida completamente, que los escombros pertenecen al piso superior. Con esta idea seguro que recuperan algo, y Torchwood vuelve a levantarse. Tambien pienso que seria un acierto comenzar una saga de Torchwood con el padre de Rose, Mickie y sus amigos del mundo paralelo que vivos en Doctor Who. Pero las hipotesis son tantas...



17
De: KalEl el Vigilante Fecha: 2010-01-22 01:53

José Luis: una cuarta temporada de Torchwood también podría...

a) ...hablarnos del Torchwood 3 de alguna otra época anterior. Jack lleva allí 100 años
b) ...hablarnos del Torchwood 4 que "todavía lo estamos buscando"
c) ... organizar un equipo con Gwen, Rhys, Lois Habiba, John Hart, Martha y Mickey.

Entre otras interesantes opciones ^_^



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.145.120.69 (4983684d82)
Comentario