A lo largo de sus muchas décadas de aventuras, el reportero Tintín (que llegó a ser símbolo de una manera de entender la historieta y que hoy está injustamente ignorado, quizá como vuelta de campana a la campaña de acoso y derribo que supuso en los ochenta el machacón posicionamiento a favor de la llamada "línea clara" de la que es uno de los máximos representantes) recorrería el mundo visitando países reales y países imaginarios por igual, conociendo pintorescos personajes que luego volverían a aparecer en sus andanzas y retratando sobre todo una Europa de opereta, a caballo entre la estética de El prisionero de Zenda y las historias de espías de la guerra fría.

En 1950, Tintín se enfrentó al futuro, consciente de que la historia lo alcanzaba. Atrás quedaron el cetro de Otokar o el tesoro de Rackham el Rojo que habían dado sal a sus aventuras: en lo que luego se recopilaría en dos álbumes, Objetivo: la Luna y Aterrizaje en la Luna, Tintín et troupe se apuntarían a la moda naciente de la ciencia-ficción, el cientifismo, la exploración espacial... y por supuesto el anticomunismo de la época. Se nota sobre todo en estas aventuras el afán por ser verosímil, por retratar un viaje espacial de la manera más veraz posible según los conocimientos y la tecnología de la época, y hay que decir que se consigue y de manera sobresaliente. Adelantándose casi veinte años al proyecto Apolo, el primero de los dos álbumes, entre bromas chuscas, detectives repetidos que meten la pata, científicos sordos, capitanes borrachines y perros sabios, nos muestra los preparativos del viaje, a veces con prolijas explicaciones técnicas que ahogan las viñetas, pero de vez en cuando asoma la espectacularidad de ese hermosísimo cohete a cuadros rojos y blancos, capaz de ocupar toda la página para que pueda resaltar su esplendor gargantuesco. El segundo álbum no rehúye lo que luego hemos llegado a considerar tópicos del tema: la falta de gravedad, las colchonetas donde los personajes se sujetan, los paseos por el espacio y la pérdida de asidero, los paseos por la superficie lunar, los problemas para el regreso, el topo infiltrado en el grupo de expedicionarios o la carencia de oxígeno: quiebros argumentísticos luego o entonces mismo vistos una y mil veces en todo viaje a la Luna que se preciase... y que, superada la fecha de caducidad que proporcionó la hazaña de Neil Armstrong y el Apolo XI se trasvasa hoy sin cambiar un ápice a Marte o Júpiter.

Es una historia planificada a la perfección en su ritmo expositivo, donde alternan los momentos de tensión y camaradería con el sentido del humor característico de Hergé, y donde entre bromas y veras se llega al clímax del sacrificio del traidor Wolff, convertido en héroe al saltar al espacio para que el cohete pueda regresar a la Tierra. Fue una aventura de ciencia-ficción anticipativa que se mantuvo al menos en la continuidad personal de los personajes con el audífono que a partir de entonces llevaría el profesor Tornasol, y es de imaginar que el mismo Tintín habría ganado una fortuna escribiendo las memorias del viaje si hubiera escrito alguna vez un solo artículo para esos periódicos en los que colaboraba, según nos dicen, aunque no hay testigos que lo hayan visto jamás redactar dos palabras.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/63842

Comentarios

1
De: Eduardo L. Fecha: 2009-07-21 13:40

Ahora voy a decir algo que resultará inconcebible para muchos. No he leído nada de Tintin. Que queréis que os diga. No me atraía de niño y me tiré a por otros tebeos y luego lo fui dejando y dejando. Pero bueno, estoy decidido a enmendarme y probar a ver. ¿Qué albumes me recomendáis además de este?

Y otra cosa, ¿qué tal las ediciones españolas en cuanto a reproducción y rotulación? Porque como creo que comentó Rafa, en el caso de Asterix (de este sí he leido bastantes albums), en Francia las aventuras del pequeño galo se van a empezar reeditar totalmente restauradas y aquí seguimos con la misma rotulación y reproduccion desvaida de siempre. Espero que no sea el mismo caso con Tintin.



2
De: Carlos Fecha: 2009-07-21 14:28

No sé que decirte en cuanto a la rotulación y reproducción, lo que sí puedo recomendarte son varias obras de Tintín que realmente merecen la pena: (Te las digo en desorden porque son las que me vienen a la cabeza)

- La Oreja Rota
- El Loto Azul
- El Cetro de Ottokar
- Vuelo 714 para Sidney
- Las Joyas de la Castafiore (es muy divertido)
- Las Siete Bolas de Cristal
- El Templo Del Sol
...



3
De: Mt Fecha: 2009-07-21 14:45

Hay que ver cuán fácilmente atacan luegoa Herge con que si sus historias son simplonas o que si era facha o que si tal.

A mí, de pequeño, Tintín me cansaba. Prefería, con mucho, el Spirou de Franquin. Y aunque mi predilección por el botones no ha descendido, porque fe un primer amor, y por tanto difícil de superar, siempre me ha encantado la pericia en la construccion de las historias de reportero, la planificación y la conpenetración de personajes y decorado. Cierto que siempre dentro de una narrativa completamnete clásica, pero utilizada con un rigor que pocas veces luego ve uno en otras series.



4
De: Dicker Fecha: 2009-07-21 22:39

Para 1.Tintín es un personaje muy mitificado en Europa...y a los gafapasta les gusta mucho...recuerdo las movidas entre los Tonton Macutes de Mendez y...me desvío a tiempos de la krazy comics.

Yo te recomiendo Las Joyas de la Castafiore, como ha comentado Carlos (2) es muy divertido, y creo que es de los que mejor ha envejecido.

Por lo demás tampoco soy muy tintinófilo a pesar de habérmelos leido y coleccionarlos todos, soy más de Asterix.



5
De: Ignacio Fecha: 2009-07-22 16:39

Sin ser el mayor fan de Tintín sí coincido en que los dos álbumes lunares son de lo mejor de la producción de Hergé.

Añadiría a éstos la saga formada por "El Secreto del Unicornio" y "El Tesoro de Rackham el Rojo", "El Cangrejo de las Pinzas de Oro" y, mis favoritos, "Las 7 Bolas de Cristal" y "El Templo del Sol", que también forman saga.

Saludos.



6
De: Victor Fecha: 2009-07-22 20:52

Para el que no haya leido nada de Tintin, yo recomendaría el libro de Michael Farr, Tintin: El sueño y la realidad, donde, el autor, explica muy bien todos los libros, la epoca y las circunstancias en que fueron escritos y te situa perfectamente en el contexto historico. El loto azul, La oreja rota, El cetro de Ottokar, El asunto Tornasol (mi favorito) se leen de otra manera.



7
De: Xuacu Fecha: 2009-07-23 01:17

Suscribo lo que dice Victor.



8
De: Eduardo L. Fecha: 2009-07-23 10:47

Pues muchas gracias a todos. Y para la gente que me ha contestado: ¿Todas las ediciones de Tintin españolas son iguales o hay algunas con mayor calidad de reproducción, rotulación, etc?



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 174.129.148.239 (ea1a2519d2)
Comentario