Desde el Hombre Verde del Bosque a Bárbol, muchos son los personajes vegetales de los universos de ficción creados por el hombre. En el campo de los cómics, ya existió The Heap en los años cuarenta, y a medias homenaje a medias plagio, tanto Marvel como DC Comics se sacaron de la manga, allá en los años setenta, sucesivas puestas al día y a la casa del concepto del ser de lodo y lianas. La cuestión de quién plagió a quién, de si hubo filtración de informaciones o si fue pura casualidad pasará a la pequeña historia del anecdotario del mundillo, pero baste recordar que en Marvel el personaje vegetal se llamó Man Thing (pese a lo ridículo del nombre y al doble sentido que nadie captó en su momento) y que en DC se llamó Swamp Thing, traducidos respectivamente entre nosotros como Hombre-Cosa y La Cosa del Pantano. El primero tuvo la inmensa fortuna de contar a los guiones con un genio a redescubrir como fue Steve Gerber. El segundo tuvo la suerte de que, bien andada su andadura, cayera en las manos de Alan Moore.

Visto en retrospectiva, el Swamp Thing original creado por un guionista que tuvo sus momentos brillantes como Len Wein y un dibujante que ya había destacado o habría de destacar como primer espada del revival Poe y el cuento de terror adaptado a la historieta (para Warren Comics, su mejor y más visceral aportación al género) como es Bernie Wrightson, las primeras historias del tándem son un batiburrillo de influencias, desde Hulk a Frankenstein (si es que no son lo mismo) con un toquecillo de suero transformador, de ése que en Marvel mismo creó a su sosias de barro y al mismísimo Capitán América.

La serie languideció poco después (una lectura hoy nos hace comprender por qué), pero en DC aguantaron el tipo puesto que iba a hacerse una película (de Wes Craven) y una serie de televisión. En rebajas, y por no cerrarla, se la ofrecieron a un joven guionista inglés, Alan Moore, recién desembarcado o así de las islas, quien vio su oportunidad de oro para hacer, literalmente, historia.

Ya en el segundo de los episodios de su andadura como guionista (el primero "real", puesto que el anterior se dedicaba a cerrar flecos anteriores), Moore plantea hacer borrón y cuenta nueva y llevar al personaje a lo básico: en este caso, a lo puramente vegetal. El Alec Holland-Cosa del Pantano anterior es un superhéroe en un traje de barro y lodo (y que, por cosa de los dibujantes, parece de goma, ay), un hombre convertido en monstruo de ciénaga. Tras el episodio "Lección de anatomía", Moore destroza esa idea y ese concepto del personaje, anulando la personalidad humana de debajo y explicitando que lo que queda del científico es solamente un espejismo, la ilusión de unos recuerdos: Alec Holland está muerto y la Cosa del Pantano es, solamente, su memoria reencarnada en un corpachón de barro y limo.

El giro no era exactamente original (en el fondo, Moore no hace sino acercar al personaje aún más a su contrapartida marveliana), pero los dibujos sombríos y feístas de Tottleben y Bisette y, sobre todo, el dominio de la prosa y de los recursos dramáticos del escritor hacen de la serie un hito en la historia del tebeo contemporáneo. La Cosa del Pantano deja de ser un superhéroe enfrentado a los monstruos de Frankenstein de turno y se convierte de pronto en un ser elemental, un testigo activo o pasivo del horror en todas sus manifestaciones cuya presencia física explota en barroquismos de lianas y flores y enredaderas que chasquean y ganglios que florecen, la encarnación de la misma tierra, su voz, su guerrero. Moore se siente a sus anchas en un título de derribo al que puede llevar por donde quiere, y quiere llevarlo al corazón de los terrores infantiles, al de la misma América profunda con su folklore de zombies y mujeres-lobo, de vampiros acuáticos y magos de opereta, de cadáveres que se sienten incómodos en la dureza de sus ataúdes y de casas fantasmales que crecen y crecen y repiten sonidos delirantes, estampidos de muerte y remordimiento.

Todo ello, además, aunando poesía, horror, literatura en estado puro, ecología, cultura beatnik y cultura hippie, feminismo, cosmología, ciencia-ficción y, sobre todo, el estudio en profundidad de la psicología de los personajes principales, la criatura de la ciénaga que un día creyó ser Alec Holland y su inevitable enamorada Abbie. Moore no se arredra y no crea un subuniverso aparte, sino que se aprovecha de lo mucho y bueno e inexplorado que ya había en el caótico universo editorial DC y le da una cohesión y una coherencia y una estructura que, sin delimitar sus fronteras sino emborronándolas, crean un mundo atractivísimo donde la Liga de la Justicia, Adam Strange, Supermán o Batman conviven con Demon, Zatanna, Deadman o The Phantom Stranger. Justo en mitad de esta recreación de Moore se produjeron las Crisis que intentaron dar savia nueva al universo DC, pero de antes ya sabía el inglés lo que estaba haciendo.

Moore es capaz de llevar al personaje en un paseo por los infiernos, haciendo el equivalente en cómic al periplo de Dante en su Divina Comedia, y en su saga "American Gothic" pone en solfa la sociedad americana, sus tabúes y sus miedos, y presenta de paso a un personaje que enseguida ganaría serie propia, dado su carisma: John Constantine, el mago fumador y malhablado que parece traer desgracia a cuantos amigos se cruzan en su camino de luces y sombras.

Cada número de Swamp Thing fue una sorpresa continuada, un escalón más en un tour de force que guionista y dibujantes se habían planteado a sí mismos. Con unos dibujos oscuros que no pierden ni un ápice de su fuerza sean reproducidos en color o en blanco y negro, Moore y sus colaboradores configuraron, sin saberlo, el tebeo mainstream adulto no superheroico de las siguientes décadas. Sandman, Los libros de la Magia, Hellblazer y tantos otros títulos y personajes no son, en el fondo, sino hijos de esa criatura de cieno y hiedra.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/63815

Comentarios

1
De: CarlosP. Fecha: 2009-07-18 11:47

La Cosa del Pantano de Alan Moore inaugura la era actual de los tebeos yankees. Fue el primer tebeo norteamericano que se compraba exclusivamente por el trabajo de su guionista. Hasta la llegada de Moore a Swamp Thing los elementos que determinaban la comercialidad de un tebeo se centraban en el dibujo o en los personajes (Claremont necesitaba -¿necesita?- la conexión con el universo mutante.....). Moore fue el primer guionista "estrella absoluta" que marca el incio de la era en que los tebeos se empiezan a comercializar poniendo el foco de atencion en los guionistas...era en la que seguimos estando desde mediados de los ochenta.



2
De: CarlosP. Fecha: 2009-07-18 11:49

Por cierto...normalmente se deja olvidado que Swamp Thing (pese a la evidente conexión con The Heap) no es sino la contrapartida Tierraunesca del Solomon Grundy - Born in a monday- de Tierra-Dos.

Momento friky.



3
De: RM Fecha: 2009-07-18 12:02



4
De: CarlosP Fecha: 2009-07-18 13:05

Portada de Garcia Lopez publicada aqui como portada de uno de los tomos de la coleccion Superman. El interior absolutamente olvidable.



5
De: RM Fecha: 2009-07-18 13:07

¿En DC llamaron "Pancho López" a Solomon Grundy? :P



6
De: CarlosP Fecha: 2009-07-18 13:20

En todos los números de Novaro que tengo siempre se le llamó Salomón Grundy. Pero quién sabe si en sus primeras apariciones.....



7
De: RM Fecha: 2009-07-18 13:39

Solomon Grundy,Born on a Monday,
Christened on Tuesday,
Married on Wednesday,
Took ill on Thursday,
Grew worse on Friday,
Died on Saturday,
Buried on Sunday.
That was the end ofSolomon Grundy.



8
De: RM Fecha: 2009-07-18 13:40

Nació en Chihuahua en novecientos seis
en un petate bajo un ciprés,
a los dos años hablaba inglés,
mató a dos hombres a la edad de tres.

Pancho, Pancho López,
chiquito, pero matón.(x2)

A los cuatro años sabía cantar,
tocar guitarra y hasta bailar,
a treinta yardas podia atinar
un ojo a un piojo y sin apuntar
.
Pancho, Pancho López.
se fue a la revolucion.(x2)

A los cinco años sabía montar,
la carabina sabía pulsar,
y su papá lo dejaba fumar
y se emborrachaba con puro mezcal.

Pancho, Pancho López
chiquito pero maton(x2)
.
A los seis años se enamoró,
luego a los siete, pues se casó,
y lo que tenia que pasar pasó,
a los ocho años papá resultó.

Pancho, Pancho López.
valiente como un león(x2).

Y aqui la historia se terminó
porque a los nueve Pancho murió,
la moraleja de la historia es:
no vivas la vida con tanta rapidez.

Pancho, Pancho López,
viviste como un ciclón(x2



9
De: Mirbos Fecha: 2009-07-18 13:56

Pues humildemente pienso que Hulk no se parece a Frankestein, se parece a Mr. Hyde.



10
De: CarlosP Fecha: 2009-07-18 14:00

Es Mister Hyde, claro.



11
De: RM Fecha: 2009-07-18 14:01

Es una mezcla de ambos. Bruce Banner si es Henry Jekyll, pero Hulk, sobre todo en los primeros números de Kirby, tiene el físico de Frankenstein-Boris Karloff.



12
De: CarlosP Fecha: 2009-07-18 14:08

Y tiene aquel episodio con la niña y el ciego....



13
De: RM Fecha: 2009-07-18 14:08

Independientemente de que Mr Hyde (el literario) es la personificación del mal y HULK es, como la criatura de Frankenstein, un ser inocente percibido como malvado.



14
De: RM Fecha: 2009-07-18 14:09

En el primer número de Hulk, Kirby fusila descaradamente poses de Karloff. El Hulk más suelto y musculoso, con físico desproporcionado, es curiosamente obra de Ditko.



15
De: Rafael García Fecha: 2009-07-18 15:25

Stan Lee era de joven un apasionado de las películas de monstruos clásicos de la Universal, y es obvio que quiso con "Hulk" crear un personaje que fuera un pastiche de todos estos, incluido, además de los ya dichos, El Hombre Lobo, al principio su mutación era nocturna, y ambos personajes son representaciones del lado agresivo y violento que hay dentro del ser humano.
¿No pensais que el David Lynch de "Twin Peaks" podría hacer algo muy interesante en el cine con "La Cosa del Pantano"?.



16
De: Dicker Fecha: 2009-07-19 00:48

Era el final de curso de 1º o 2º BUP, más o menos 1989, o 1990, o tal vez el 91, andaba yo entonces enfrascado en prestar tebeos a mis amigos, y uno de los temas de conversación centrales, cada tarde que íbamos andando al colegio, era si La Cosa del Pantano era mejor comic que los Watchmen.

No recuerdo mi opinión de entonces, pero seguramente era visceralmente pro Cosa del Pantano, mientras mis amigos defenderían Watchmen (obviamente equivocados), donde ibas a comparar la Lección de Anatomía, el American Gothic, los vampiros, el amor, Gotham convertida en selva frente a la mayor disección de la historia del comic, mucho más fría y aséptica en su perfección.

Da igual, eran bueno tiempos y siempre lo zanjábamos con un "Donde esté el Born Again"...aunque había pro cimmerios, marvelitas irredentos, supervivientes de la masacre mutante que pululaban infectados por Claremont, y algunas galletas de oreo.



17
De: bill finger Fecha: 2009-07-19 01:27

No es descabellado lo que dices.

Swamp Thing será siempre para mí mi tebeo favorito de Moore. Fue lo primero que le leí y me flipó por completo.

Me sucede lo mismo con Miller y su primera etapa en DD.

Puede que ambos tengan obras mejores, pero no es lo mismo.

Y es que la primera vez no se olvida nunca.



18
De: bruno Fecha: 2010-11-17 22:19

Solomon Grundy,Born on a Monday,

vaya, no sabía que al personaje de la dc le habían puesto ese nombre asociándolo a la canción infantil solo porque él solo recordaba que había nacido un lunes.

a propósito , ¿quien compuso esa canción infantil? y ¿salomon grundy existió en la realidad, porque no creo que se hayan inventado ese nombre?

saludos



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.107.122 (c451ceff28)
Comentario