2009-04-27

1895. SHIT HAPPENS

Posiblemente, yo no tendría que haber estado allí. Ni la mujer tampoco.

En mi caso, toda la mañana en el colegio, un día con pocas clases, y un rato que decido salir, de improviso, para pasarme por el banco.

Cruzaba el semáforo cuando he escuchado un grito, un intento de frenada, un golpe metálico, y entonces, a un par de metros, una mujer que vuela: lanzada en la moto, quizá sin frenos, o sorprendida por el semáforo en rojo, ha intentado colarse entre dos coches que respetaban su prohibición de paso: la moto temblequeó, chocó con la rueda delantera de uno de los dos coches, luego con el retrovisor, y la mujer fue catapultada, literalmente, media docena de metros.

La vi pasar ante mí, ya digo, el grito sofocado, la trayectoria imparable. Y el casco, un quitamiedos que de nada sirve, que vuela por delante de ella: no lo tenía bien sujeto.

La mujer se ha clavado en el suelo, de cara, hundiendo el rostro en el asfalto. La he visto y al instante me ha parecido un cadáver: inmóvil, un guiñapo, vacía de animación. Todo en un segundo, el que separa la normalidad de la catástrofe.

El grito de todos, la consternación de quienes aún no habían cruzado el semáforo. Acudían a auxiliarla cuando yo, que la veía de frente, los paro. Que no la mueva nadie, ordeno, como si yo fuera un médico, sin serlo. Todos me miran. Comprenden que la gravedad del accidente es tan seria que no deben atreverse a tocarla.

Llevo, casualmente, el móvil en la mano. Corto la llamada en curso y de inmediato llamo a la policía local. Ha habido un accidente en tal sitio. Acuden en menos de dos minutos. Llegan también dos ambulancias, una de ellas del 061. Con diligencia, mientras un guardia reconduce el tráfico que ya se impacienta, otro nos toma declaración. Los enfermeros (¿paramédicos?) atienden a la mujer herida, le colocan un collarín, la pasan a la camilla, la suben a la ambulancia. Quiero creer que la he visto mover, débilmente, una mano: en todos los minutos transcurridos no ha movido un músculo del cuerpo.

Vuelvo al colegio, la avenida se despeja. En un par de minutos, el incidente no es ni siquiera un recuerdo.

Excepto para la mujer herida, que comienza ahora una pesadilla, quizás, un nuevo aclimatarse a una vida diferente.

Y todo en un segundo. No hubo, ni hay nunca, presagios del mal momento. Ella no imaginaba, cuando salió de casa esta mañana, cuando tomó la curva a más velocidad de lo permitido, cuando se despistó un segundo, que todo iba a darle la vuelta en un abrir y cerrar de ojos.

Porque sorprende la vida como a veces sorprende la muerte, y aunque el destino no exista, este tipo de momentos te recuerdan que, es verdad, tarde o temprano seremos juguetes suyos.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/62853

Comentarios

1
De: OT Fecha: 2009-04-27 19:05

Joder, pobre desdichada.

Somos como insectos en medio de una tormenta.



2
De: Ignacio Fecha: 2009-04-27 20:43

Qué mal cuerpo se me ha quedado.

Desde luego, no te envidio nada la experiencia, Rafa.

¿Sabes al menos si sigue viva?

Saludos.



3
De: RM Fecha: 2009-04-27 20:58

No lo sé. A ver si mañana en el periódico pone algo. Era una mujer de unos treinta años, algo gordita, no era la típica jovencita con vespino. El castañazo fue terrible. Yo juraría que lo vi a cámara lenta.

Y quedarse inmóvil, así, tras el golpe... joder, qué escalofríos.



4
De: Rafael García Fecha: 2009-04-27 23:40

Yo cuando conduzco con el coche le tengo autentico pánico a las pequeñas motos y ciclomotores, como si no fueran lo suficientemente difíciles de detectar por los espejos, debido a su escaso tamaño, mucho de los que las conducen insisten en ir zigzagenado y colándose entre los coches. Más de una vez, ha aparecido una moto de pequeña cilindrada en el lado hacia el que iba a girar, justo cuando estaba a punto de hacer girar el volante.



5
De: JesusC Fecha: 2009-04-28 10:38

Le deseo lo mejor a esa mujer y que se recupere. Pero no puede ser que la gente que va en motos se crea la dueña de la calle/carretera. Me da igual la cilindrada y el tamaño de la moto, la edad de quien la lleva..., normalmente son unos insconcientes y no se dan cuenta de:

-Primero: si tu vas con tu coche y tienes un accidente con ellos y les pasa algo, te arruinan la vida. Y los peores son los niñatos con motazas que van de perdonavidas por la carretera.

-Segundo: se arruinan la vida ellos (dependiendo del tipo de accidente, este punto me da igual).

No por llevar una moto automaticamente se te quita la obligacion de cumplir ciertas normas de conduccion.

Saludos



6
De: INX Fecha: 2009-04-28 11:36

Al que le toca, le toca...eso es así, y nos tocará a todos, ojo...



7
De: Jaberwocky Fecha: 2009-04-28 12:23

Completamente de acuerdo con JesusC, da miedo conducir con las motos revoloteando alrededor. Eso de que nunca hay presagios... la mitad de los conductores que conozco son unos Nostradamus, Rafa



8
De: franiky Fecha: 2009-04-28 12:53

Joder, los los últimos posts nos ponen en nuestro lugar. El primero sutilmente y el segundo en forma de patada en el estómago.
No está mal de vez en cuando recordar nuestra poca importancia, nos hace disfrutar más de lo que tenemos.



9
De: V. Fecha: 2009-04-28 17:19

Qué barbaridad. Espero que la pobre se recupere.

Aunque no es el motivo de este post, ni está en mi ánimo polemizar en un asunto tan triste, debo decir que no comparto para nada lo de que los motoristas sean normalmente unos inconscientes. Que los hay, pues sí. Y conductores de coches que cierran a propósito a motoristas para que caigan, entre otras salvajadas, también. Lo que somos los motoristas es objetos muy frágiles cuya carrocería es el cuerpo.

Recupérate de la impresión, RM, si puedes.



10
De: Anónimo Fecha: 2009-04-28 18:28

Perdon por el off-topic, pero es que me acabo de enterar... aunque unos dias tarde.

J.G. Ballard ha fallecido:
http://en.wikipedia.org/wiki/J._G._Ballard




11
De: Beguetti Fecha: 2009-04-28 20:00

Absolutamente de acuerdo con V. personas que conducen mal las hay que lo hacen tanto con moto como con coche, no se puede demonizar solamente a los motorista, también hay que concienciar a la gente joven de que el casco se lleva por seguridad propia, no para que no te multen.



12
De: V. Fecha: 2009-04-28 22:00

El casco, la chaqueta y los guantes. Imprescindibles.



13
De: OT Fecha: 2009-04-28 22:49

RM, sabes algo? Que ha sido de esa chica? Espero que no se haya quedado paralitica de por vida ni muerta...



14
De: RM Fecha: 2009-04-28 23:23

Nada. No viene la noticia en la prensa. Imagino que cuando la poli me llame para declarar, sabré algo.



15
De: A. Romero Fecha: 2009-04-29 09:54

Motos, coches... camiones... La física no puede ser más despiadada.

Recuerdo una tarde de domingo, en casa de mis padres, viendo "Superman 3" en Canal Sur. Oímos un fuerte golpe metálico en la calle y al mirar por la ventana vemos una moto volcada y a un tipo tirado unos metros más adelante. Bajaba por la vía principal y había chocado con un coche surgido repentinamente de una transversal. La conductora del coche no se había parado a mirar. Pero por desgracia sí se paró a ayudarle. Antes de que nadie pudiera salir para evitarlo (en verano, aquella no era hora para estar en la calle), se bajó corriendo del coche y fue a levantar al motorista. No creo que pueda olvidar la reacción de su cuerpo, los espasmos.

Hablamos mucho de los mozalbetes motorizados que se creen invulnerables pero, ¿qué hay de los que se conducen su exoesqueleto esperando que el resto del mundo tenga el buen juicio de apartarse de su camino? Camión come coche que come moto. La física es inapelable.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.108.158 (4aff6f4831)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?