Andaba el otro día uno de mis alumnos más brillantes, cabizbajo y agobiado por la responsabilidad de las notas: se lo toma demasiado a pecho y me pareció que mi deber era intentar convencerle de que la nota es eso, un convencionalismo que después no tiene por qué ser importante en los vericuetos que vaya a tomar su vida, la defensa con la que los profesores justificamos nuestro trabajo y nuestras decisiones, que lo importante de esto de la educación es y será lo que recuerde de estos años después de que lo olvide todo.

Y eso me hizo recordar, como al viejo Indiana Jones del parche y la mala baba, la historia del Bulldog y las clases de filosofía, y lo mucho que aprendí de ellas para mi vida.

El Bulldog era, claro, el profe de filosofía que teníamos allá en sexto de bachiller, la misma clase de la anécdota de la chuleta de religión que les conté la semana pasada. Cura y muy cura, con sotana, voz de trueno, ojos perpetuamente ceñudos y cara de muy mala, malísima leche. No sé si decir que parecía un cura pre-conciliar, porque no sabíamos entonces lo que eso significaba, pero entre un puñado de otros curas que vestían de gris, con su alzacuellos y sus gafitas de moldura metálica ya, se le veía antiquísimo, impresionante. Nos daba mucho miedo.

Era el profesor de filosofía en sexto, y sus clases de filosofía consistían en los siguiente: siempre a primera hora, las nueve de la mañana. "Hagan estudio", decía, y nosotros abríamos el libro y él se ponía a leer el periódico. Así, tan pancho. A falta de cinco o diez minutos para el final de la clase, leía, leía la pregunta de rigor del libro, y así hasta el día siguiente. El viernes hacía un examen: resumen de la lección. Pronto aprendimos a dedicar los cincuenta minutos a otros menesteres, mientras él leía el periódico y a veces hacía comentarios que nos dejaban turulatos ("¿Sabéis lo que os digo?", gritó una vez en mitad de una noticia a la que no teníamos acceso, pues no teníamos el periódico delante, "¡Que Marisol es una puta y Antonio Gades es un cabrón!"). De piedra, nos dejaba el Bulldog. También nos confesó que era alérgico al sol y que cuando le daba así de pleno en la cara empezaba a estornudar. Cosas. Pronto aprendimos también a tener preparado el resumen de la semana y a dar el cambiazo a aquellos exámenes semanales.

Llegó final de curso y el Bulldog nos dio entonces la lección que nunca he olvidado. Uno por uno nos fue pidiendo que hiciéramos una auto-evaluación de lo aprendido. "Con sinceridad, oigan ustedes. Con honradez cristiana. Valorando su trabajo, su esfuerzo, el rendimiento que han obtenido a lo largo de estos nueve meses. Si ustedes tuvieran que evaluarse, ¿qué nota se pondrían? No es la nota que les voy a poner yo, pero quiero que reflexionen sobre la calidad de su trabajo".

Nos pilló fuera de juego una vez más, porque desde allá por el segundo mes de curso, ya sigo, dedicábamos las clases de filosofía a repasar otra asignatura, a dibujar (yo a tallar un corazón en la mesa), y a otras cosas. Así que todos fuimos sinceros, y cristianamente honrados, y uno por uno dijimos aquello de: "Pienso que podría haberme esforzado más. Creo que tendría que haberle dedicado más tiempo. Me parece que podría haber dado más de mí mismo en esta asignatura". Y todos nos fuimos auto-evaluando: un seis, un siete, un cinco. El único que reconoció que no había dado palo al agua fue un tal Molina, que tenía una hermana que estaba buenísima, y a quien llamábamos "vaso de leche" porque era blanco como la fábrica de Puleva.

¿A que no saben ustedes qué pasó? Exactamente. Valorando nuestra sinceridad y nuestra honradez cristiana, el Bulldog nos puso exactamente la misma nota que habíamos dicho que creíamos merecernos. Y sólo suspendió uno: el sincerísimo y honrado Molina, que dijo un cuatro, y un cuatro le cayó.

Cinco o seis años más tarde, en la facultad, el catedrático de turno nos hizo la misma encerrona. "Yo no estoy capacitado para evaluar a nadie. Pónganse ustedes la nota que quieran", nos dijo, porque era encantadoramente progre y lo pensaba de verdad y quedaba muy revolucionario y aparente.


Las clases, entonces, las dábamos juntos los alumnos de cuarto (nosotros, Juanjo Vélez y yo nada más), y los de quinto, que eran unos ocho alumnos. Empezaron ellos y dijeron, exactamente, lo mismo que habíamos dicho en aquella clase de sexto de bachillerato: "Pienso que podría haberme esforzado más. Creo que tendría que haberle dedicado más tiempo. Me parece que podría haber dado más de mí mismo en esta asignatura". Y todos se pedían un seis, un cinco.

Hasta que me llegó mi turno. Y dije, muy serio, y echándole un morro como había aprendido observando a mucha gente: "Yo quiero un nueve". Hubo un murmullo general de escándalo. ¿Un sobresaliente? ¡Si nos habíamos pasado el curso tomando café y churros en vez de clase! "Un nueve", insistí. "Si esto va a ir a mi expediente, y me va a servir para la nota media, quiero una nota alta".

El catedrático, con los ojillos brillando de diversión, pero muy serio, me preguntó entonces: "¿Un nueve? ¿Y por qué no un diez?". No dudé al responderle: "Porque mi vergüenza tiene un límite".

Y apuntó mi nueve como nota. Juanjo Vélez dijo que, como yo, también quería un nueve. Y se lo puso. Como los alumnos de quinto ya habían pedido su nota, se formó un pequeño guirigai, pero no tenían a nadie a quien echar la culpa de su honradez que a sí mismos.

El catedrático, más listo que todos ellos, acabó poniéndole un diez a todo el mundo. Yo agradecí que aquellas aburridas mañanas de mi bachillerato, con el Bulldog, me hubieran puesto en sobreaviso de cómo iban a pintar las cosas en mi futuro.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/62090

Comentarios

1
De: Juanmi Fecha: 2009-02-26 19:42

La honradez recompensada, siempre, en España.



2
De: RM Fecha: 2009-02-26 19:46

Me alegra que hayas pillado el referente marsillachero :)



3
De: Troll Fecha: 2009-02-26 20:18

Realidad o ficción, es lo más interesante que he leído últimamente.



4
De: RM Fecha: 2009-02-26 20:25

Realidad cien por cien.

Mal nick, por cierto.



5
De: David Saltares Fecha: 2009-02-27 00:08

Jajaja es el peor nick que puedes ponerte para comentar por ahí.

Muy buena la historia, hay que ver como las situaciones se repiten a lo largo de la vida y podemos aprender de nuestros "errores".

Hay que tener morro, así funcionamos en este país.



6
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2009-02-27 00:41

Rayos. me pilla un poco tarde esta historia. Lo llego a saber antes y le echo un poco más de morro.

Ains. Yo y mi honradez a ultranza. Pero que toooooonto soy. En fin.



7
De: jv Fecha: 2009-02-27 09:49

La verdad, Sr. Marín, es que le leo a menudo, pero nunca comento nada. Hoy no he podido resistirme, por la casualidad de que ayer mismo fuimos mis compañeros de grupo y yo a una revisión de un trabajo con una profesora, autoevaluación incluída, pero qué va, nosotros pedimos un 9 y ella acabó dándonos el 7. Pa que vea que lo contrario también pasa, pero por intentarlo que no quede. (Por cierto, estudio traducción)

Un saludo.



8
De: Pantoja Fecha: 2009-02-27 10:00

Rafa, tú eres un jefe!



9
De: Christian Fecha: 2009-02-27 19:49

Rafa, ¡te juro que ayer me pasó lo mismo lo mismo! Sólo que a mí con la nota de prácticas en el hospital. La profesora nos pidió que anotáramos en una hoja la nota que creíamos que merecíamos y como oí muchos nueves y nueves y medio, y yo pensé que tampoco lo había hecho mal del todo, me puse un 9.

Y como por varios motivos, la profesora no ha podido evaluarnos, ¡ésa será la nota que se quedará!



10
De: Ojo de Halcón Fecha: 2009-02-28 14:29

A nosotros nos lo hizo Antonio, profesor de Francés, en San Felipe :)



11
De: Taiyou Fecha: 2009-03-07 14:18

Éso lo hacía Vicente Cervera a su manera. El examen nos lo corregía el de alante, con la consecuente trama de subida de notas y todo ello. Hasta un día que tras corregirnos nosotros, nos pidio los exámenes, y se nos cayeron los huevecillos a todos XD.

Él, que sabía perfectamente lo que había, se limitó a sonreírse, y respetó las notas que nos habíamos puesto.



12
De: RM Fecha: 2009-03-08 19:48

No es lo mismo autocorrección que autoevaluación (primera ley robótica de la educación).



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.90.207.75 (b8021bcb1a)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?