2009-01-07

1806. DECEPCIÓN

La melancolía de salir a la calle esperando encontrar que todo es nuevo cuando todo es como siempre.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/61391

Comentarios

1
De: Iván Fecha: 2009-01-07 10:37

Añádele eso a un día frío como el infierno, una cuñada y un hermano de esos para dar de comer a parte, y de decepción pasamos a desasosiego en un plis.

Y solo llevo 7 días de año...



2
De: Van Gaal Fecha: 2009-01-07 10:55

Vosotros negativos, nunca positivos.
Venga hombre, alegría que todo se pasa, espero :)



3
De: ares Fecha: 2009-01-07 12:41

Estaría genial.
saludos



4
De: Gina Fecha: 2009-01-07 16:42

Se acabó el Kit-Kat navideño



5
De: V. Fecha: 2009-01-08 08:02

Pues sí...
Aunque de ahora al verano todo es cuesta abajo, dicen.



6
De: CarlosP. Fecha: 2009-01-08 08:06

Impresionantes las fotos, Gina.



7
De: Toni Fecha: 2009-01-08 10:18

Melancolía de salir a la calle... o de volver a las aulas y ver que los niños siguen con las mismas ganas de verte...



8
De: optimista Fecha: 2009-01-08 13:20

FELIZ 2018



9
De: Gina Fecha: 2009-01-08 15:01

Gracias, CarlosP. Un besote



10
De: Francisco. Fecha: 2009-01-08 22:14

Toni (#7), a veces la vuelta a las aulas trae alegrías y todo.

Me pasé yo medio primer trimestre despotricando contra mi alumnado de primero de Bachillerato, que manifestaba su natural repulsa hacia la asignatura que imparto (era el primero de Letras y yo les doy matemáticas, así que no me lo tomé como algo personal). Pero el caso es que a la altura de final de noviembre reaccionaron, y en el examen final me llevé la (grata) sorpresa de aprobarlos a todos (eran diez) menos a uno (que el muy cenutrio no se presentó, privándome del que hubiera sido el primer pleno de mi carrera docente).

Volvía yo a las aulas escamado con el susodicho grupo, pensando que los resultados les harían confiarse y que me las vería negras para reconquistar su atención... y mira tú por donde resulta que han vuelto más motivados que nunca. La clase de ayer y la de hoy han sido de las mejores que recuerdo en años, y mira que me tocaba empezar con un tema que no despierta precisamente mis simpatías (lo cual siempre fastidia la labor ligeramente).

Así que a veces, sólo a veces, el reencuentro con los alumnos tiene recompensas...

PD: Ustedes me disculpan el off-topic y el tochazo, pero como no tengo bitácora y esto me bullía dentro, el comentario de Toni me lo ha sacado de lo hondo...



11
De: Christian Fecha: 2009-01-09 19:10

¿Qué tema era ese?



12
De: Francisco. Fecha: 2009-01-10 11:29

Funciones. Tema apasionante cuando se domina, pero muy latazo (para mi) de explicar en la base, porque se necesitan dos clases enteras de nomenclatura (variable independiente, dependiente, original, imagen, dominio, recorrido, tabla, gráfica, coordenada, fórmula...).

No es un tema particularmente complejo, pero como el común de mis alumnos tiene una capacidad de atención de seis segundos, es muy difícil que lo capten todo. A ellos lo que les gusta es la receta, "para sumar números enteros se hace esto, para resolver ecuaciones se sigue este camino..."

Ya digo, a mi particularmente el tema me gusta. Pero ningún año he sido capaz de explicarlo a mi entera satisfacción. Es la espina que llevo clavada en mi carrera docente.



13
De: Christian Fecha: 2009-01-10 12:49

Jejeje. A veces es cierto eso que dices, los alumnos buscan el ''dogma de fe'' que seguir y así no tener que pensar.

Y te lo digo yo, que acabé el bachiller (ciencias) el año pasado, aunque enseguida te das cuenta de que es más entretenido dominar el tema, de tal manera que no tengas que seguir esas recetas, como dices tú.

Saludos



14
De: Haciendo amigos Fecha: 2009-01-10 19:48

Pues RM, si la mitad de tu tiempo transcurre en un centro donde una clase de filosofía significa que los nenes aprendan de memoria lo que dijo Platón y Aristóteles, y tú te callas y sonríes y miras a otro lado, o directamente lo apruebas; y otra parte importante de tu tiempo lo dedicas a una profesión cuyo axioma general y particular es "todo está inventado, sólo podemos mezclar los ingredientes de distinta manera" (axioma de cobardía y autoengaño, cuyo bastión de defensa, además de muchas horas de espejo, es impedir que los que tengan algo que decir puedan decirlo), y casi riéndote, o como poco callándote cuando alguien dice “Si no tienes nombre no te leen en ninguna parte”, no entiendo de qué te quejas. No hay nada nuevo precisamente por culpa de gente como tú. ¿Es casualidad que los niños se peguen quince años de enseñanza sin ver el Código Civil? ¿Es casualidad que los universitarios ni sepan que existe un Código de Normas de cada centro? Aborregáis a los chavales para que sean idiotas y no os den mucho por culo, y luego os quejáis de que no piensen. Un poquito de coherencia. Y menos hipocresía.



15
De: RM Fecha: 2009-01-10 19:57

¿Pero tú de qué estás hablando, carajote? ¿Cuándo he dicho yo nada de filosofía, ni de enseñanza, ni de pollas en vinagre, si llevo cuatro días metido en la cama hecho una piltrafilla y el post se refiere a que eso de "año nuevo, vida nueva" no se ha cumplido en mi caso, que lo termine jodido de un riñón y lo he empezado jodido del otro?

A ver, soplapollas: que el Che Guevara sólo hubo uno. Y tú serás igual de esclavo que todos de su nómina.



16
De: Francisco. Fecha: 2009-01-10 20:31

Procedo a responderle, maese Haciendo. Comienza usted su oración con una doble condicional: "si..." y "si...". Respecto a la primera condicional, no sé cómo serán las clases de filosofía en el centro del señor Marín. Y sinceramente, tampoco sé cómo serán en el mío, porque yo doy matemáticas. La impresión que tengo es que no son como usted dice, pero imagino que lo de la filosofía lo ponía usted como ejemplo, y que se refiere a todas las materias en general.

Bien, tomemos entonces su afirmación en sentido amplio. Por mi parte, ya he comentado más arriba que en mi materia procuro huir de las recetas (alguna termino dando, es inevitable) e intento dar la materia como hay que darla: procurando que el alumnado asimile los conceptos y sepa resolver los problemas mediante aplicación de los mismos, y no mediante el uso de la memoria. Lo cual, por cierto, me ha costado más de una y más de diez discusiones acaloradas con más de un progenitor que no acudía a verme con su ánimo de hacer amigos, precisamente. La queja más frecuentemente oída en los cinco Centros que me han padecido como profesor de matemáticas es, "pregunta usted ejercicios que no ha hecho en clase". Mi respuesta es siempre la misma: "Por supuesto. Pero con los conocimientos adquiridos en clase se pueden hacer". Y no me tomen ustedes por un ogro de los de antes, que el cambio de ejercicios a veces consiste en coger un ejercicio del libro que no está corregido en clase, o simplemente cambiar los números y dejar el resto tal cual (que yo considero que eso no es cambiar realmente el ejercicio, pero bueno).

Sé que esta praxis mía la comparten varios compañeros más. ¿Que también hay gente que hace al revés? Sí, claro que los hay. ¿Qué quiere usted que yo le diga? Malos profesionales los hay en todos los oficios. Conozco ejemplos de malos banqueros, malos fontaneros, malos mecánicos, malos conductores de autobús y, asómbrese usted, hasta malos presidentes del Gobierno. ¿Que haya malos profesionales es como para tomarlo con la profesión entera? Yo diría que no, pero vamos, allá cada cual con su criterio.

Que ya sé que todo esto que digo responde a un condicional: "si una clase de filosofía..."; podría haber tomado la parte fácil y haber dicho, "en mi Centro las clases de filo no son así"; pero ya digo que me daba la impresión de que usted trataba de dar a entender que todas las clases de todos los Centros eran así, y a esa afirmación implícita he respondido.

La segunda condicional ya es más fácil de responder, porque empieza usted haciendo afirmaciones sobre esta mi profesión. Veamos. Define usted la de profe de Secundaria como una profesión .

Maese Haciendo, me da que usted ha tenido unos maestros un poco cenutrios. No tengo muchos argumentos que darle, salvo decirle que eso no es así. ¿Que todo está inventado? ¿En la enseñanza? La enseñanza, amigo mío, es uno de los pocos campos de la actividad humana donde lo que te ha funcionado d. p. m. (en román paladino, de puta madre, o sea, muy bien) con un grupo, puede resultarte un desastre completo con otro de las mismas características. Hay que estar inventando continuamente. A veces da uno con una tecla buena, otras no, pero esos tiempos carpetovetónicos del serio cátedro que dictaba apuntes amarillentos redactados el primer año en que trabajó le aseguro que han pasado a la historia. Aquí hay que inventar cada año, en cada grupo, y casi cada hora.

Eso en lo que se refiere a metodología. Si se refiere usted a currículo (conjunto de contenidos impartidos en una materia a lo largo de un curso), yo reconozco que ya soy menos flexible. Continuando con su filosófico ejemplo, no dudo que pueda haber personas que consideren muy adecuado enseñar a Nietzsche antes que a Platón y Aristótles (hay gente pa tó), pero particularmente yo soy muy partidario de seguir el esquema cronológico de las cosas. De la misma manera que defiendo que en matemáticas es muy conveniente aprender números enteros antes de resolver ecuaciones.

Por cierto, la frase esta: , sinceramente ignoro por completo qué demonios tiene que ver con la enseñanza. Yo desde luego no tengo nombre (vamos, sí que lo tengo, pero no lo conoce ni ROB!), y por tanto no me lee nadie, pero sospecho que esa es una aflicción que comparte conmigo la gran mayoría de mortales, no sólo los de la enseñanza. Si tiene usted a bien iluminarme...



Esta frase alude directamente al bitacorero mayor de la página, así que le reservaré a él el gusto de responder. Señalar únicamente que no estoy de acuerdo con ella, porque tras (varios) años leyendo esta página, le puedo asegurar que el señor Marín no es precisamente una persona que esté anclada en el pasado, sino más bien al revés (y así lo he manifestado cuando he tenido ocasión).



Otra frase que no acabo de entender. ¿Qué quince años de enseñanza son esos? ¿Tres de infantil, seis de primaria, cuatro de secundaria obligada y dos de bachillerato? ¿Esos? Si es así, no, no es casualidad que no vean el Código Civil. Como tampoco es casualidad que no manejen el Autocad ni aprendan a manejar un bisturí. Es que no aparece en la ley. Se supone que el que quiera conocer el Código Civil estudiará Derecho.
Creo que usted lo que propugna es que el Código Civil se debería enseñar en la escuela o el instituto. A mi particularmente no me parece mal, se enseñan cosas mucho menos útiles. Pero claro, el día tiene las horas que tiene... ¿qué quitaría usted, maese Haciendo, para meter esas enseñanzas? ¿Y qué enseñaría, concretamente?



¿Un Código de Normas? ¿Se refiere al Reglamento de Organización y Funcionamiento? Pues, sinceramente, no lo sabrán los universitarios de su pueblo de usted. En los Centros en los que yo he trabajado, los alumnos saben perfectamente de la existencia de ese documento. En mi Centro, concretamente, se le dan a cada alumno fragmentos seleccionados del citado Reglamento para que los tengan (con la opción de que se lo lleven entero, si alguno quiere).



Esta ha sido la que más me ha gustado, sinceramente. Conforme iba leyendo el post iba sacando una serie de conclusiones, y estas dos líneas me las han confirmado todas y cada una. Podría responder de muchas formas: decir que eso no es cierto, que sólo pasa a veces, reiterar el tema de los malos profesionales... Pero como es sábado y me falta rato para salir, voy a contestar lo que me pide el cuerpo: Maese Haciendo, en Andalucía NOS PAGAN PARA HACER ESO QUE USTED CRITICA. Coja usted las leyes de educación, estúdieselas y comprobará que nuestros dilectos políticos lo que quieren es, precisamente, un pueblo aborregado y no pensador. Y así se transmite en TODAS las leyes de educación que este desgraciado país nuestro viene sufriendo desde hace veinte años. Y cuando alguien, como yo (y no somos pocos) saca los pies del tiesto, no pocas veces viene la inspección al Centro a echarnos la bulla. Así que, caso de darse la afirmación que entrecomillo, le aseguro que estaríamos cumpliendo con nuestro deber, ni más ni menos. Es más, compañeros que yo he tenido que tienen esa actitud son los más queridos por padres, alumnos e inspectores. Los otros somos cabrones, amargados, malafollás... Sus protestas, amigo Haciendo, las tiene usted que dirigir más arriba.

Aún así, todavía quedamos irredentos de la tiza que creemos que enseñar es algo más que hacer que los críos se empapen de la lista de los Reyes Godos, sino que hay que tratar de formarlos como personas y como intelectuales (en ese orden). Le aseguro que somos más de los que piensa (pero menos de los que harían falta, ay), y le aseguro que cualquier día saldrá una ley que nos obligará a aprobar gente so pena de perder el sueldo.

En conclusión, que me estoy haciendo pesado: Saca usted unas conclusiones apresuradas, y me figuro que basadas en su experiencia propia, sobre mi profesión. Se las rebato alegremente, como habrá podido comprobar arriba. En otro momento particulariza usted sobre el señor Marín, y ahí no puedo entrar, porque no tengo el placer de conocerlo personalmente (más quisiera), aunque la impresión que los posts de esta bitácora me dan es que usted se equivoca también en ese aspecto.

Sin más que decir (sí habría más que decir, pero bastante tocho llevaré ya), se despide aquí un amigo. Le invito, maese Haciendo, a que ejerza su derecho de contrarréplica, que es para lo que aquí estamos.



17
De: Francisco. Fecha: 2009-01-10 20:33

Jolines, acabo de ver el post que me ha salido. La próxima vez escribo primero en word y luego lo paso aquí. Mis disculpas por haber acaparado tanto espacio.

Rafa, espero que te mejores. Y prometo más brevedad a la próxima xD



18
De: Christian Fecha: 2009-01-10 22:50

Me has recordado a un buen profesor de matemáticas que tuve en bachiller, al que un día acudió una madre de una alumna, quejándose de que a su hija se le mandaban demasiados deberes. Mi profesor le preguntó si ella cuestionaba las decisiones del médico, a lo que ella respondió que no, porque obviamente sabe lo que hace. Él le contestó entonces que hiciera lo mismo con él, que también sabía lo que hacía, como el médico, y que también era profesional de lo suyo.

Y es que vivimos (yo lo noto así) en un mundo en el que no se valora a los profesores que de verdad nos meten caña (como hacía este profesor, el mejor que habré tenido), pero que se preocupan de que pensemos. Y es que a veces parece que el alumnado no se da cuenta de que para el profesor lo más sencillo sería darnos el dogma de fe que aprender de memorieta y listos...



19
De: José Luis Fecha: 2009-01-11 05:29

Te aconsejo un buen chute de mate ya que los demás me los han prohibío y a éste poco le quea.



20
De: Antoine Fecha: 2009-01-11 09:39

Espero que se mejore usted pronto.



21
De: Parker Fecha: 2009-01-11 10:00

Para que luego digan que no está todo inventado.

Lo que no es tradición es marketing.

http://www.youtube.com/watch?v=M_bvT-DGcWw

Y es sólo un ejemplo que acaba de cumplir 30 añitos. Haylos mucho más antiguos.

¿Cómo va esa cantera?...la del riñón, digo....



22
De: CarlosP. Fecha: 2009-01-11 12:34

Lo de Parker era por Alan.



23
De: INX Fecha: 2009-01-12 11:36

¿Y qué esperabas?



24
De: CarlosP. Fecha: 2009-01-12 15:31

Que era yo....a ver si así....



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.156.47.142 (54b73ffcc4)
Comentario