Esta mañana mismo, en la sala de profesores, matando el tiempo. Yo en un ordenador, uno de los compañeros en otro. Entre los dos, su teléfono móvil que de pronto vibra con urgencia, casi cabreado. Él lee el mensaje que acaba de llegar y se queda blanco un segundo, antes de reírse y leerlo en voz alta.

Ya está bien de que te aproveches de esa forma de mí. Me evitas y no quieres saber nada de mí y crees que todo se arregla enviando mensajitos tontos. Estoy harta. No lo aguanto más. No soy tu juguete y a partir de ahora no quiero saber nada de tu existencia.

Se trata de un error que, le aconsejo, será mejor que borre no acabe por meterse en un lío con la parienta. Antes de hacerlo, envía un mensaje de respuesta.

Lamento enormemente su triste situación, pero me temo que se ha equivocado de destinatario, señorita.

A los pocos minutos, la nueva respuesta:

Qué corte. Usted disculpe.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/60848

Comentarios

1
De: Ignacio Fecha: 2008-12-01 20:25

El caso es que perfectamente podría no haberse tratado de una señorita...



2
De: RM Fecha: 2008-12-01 20:35

El mensaje que reproduzco no es el exacto (lo borró). Pero había palabras en femenino que indicaban que era una chica quien escribía.



3
De: RSMCoca Fecha: 2008-12-01 20:45

Mi caso fue más alucinante. Un tipo con acento argentino dejó un mensaje en mi contestdor del fijo, acusandome de estar con su mujer y llamandome incluso por mi nombre (lo que pudo motivar que se confundiera de teléfono). Me amenazó incluso con darme una paliza o algo así.
Y el mensaje lo escuchó mi mujer, que me llamó toda asustada para preguntarme si yo tenía un amigo argentino... y si tenía algun rollo con su mujer
Por supuesto (no penseis mal) todo era un error, y mi mujer, que me conoce bien, así lo creyó desde el principio. Por si las moscas conservé el mensaje grabado algún tiempo, por si algún energúmeno me asaltaba por la calle, como prueba para la policía.
Hace ya mucho tiempo de eso, y por supuesto no he vuelto a saber nada del hombre ese.

Menos mal... ¡Brrrr!
Y espero que a mi tocayo no le haya pasado nada.



4
De: AMS Fecha: 2008-12-01 22:22

Pues yo no tuve tanta suerte y casi me parten la cara por un error. En el 87, y ya ha llovido, alquilé una apartamento en Madrid cuando trabajaba allí. Era un antiguo apartahotel reconvertido para alquilar y carísmo, por cierto. El caso es que estaba durmiendo una noche cuando se ponen a porrear la puerta de al lado llamando a una tal Rosita. El aporreo era contundente con patadas incluidas. A mi se me ocurrió abrir la puerta y decirle que se calmara y que no metiera tanto ruido que era tarde. Pues si no llego a cerrar la puerta en sus narices me parten, por lo menos, las dos piernas. El tipo era bajito y regordete, pero con una mala leche de escándalo. Y además el HP se había equivocado de piso. Espero que no encontrar a la tal Rosita, porque ese si que era un ejemplo de maltratador energúmeno. Y yo con un sujeta velas en la mano, horroroso por cierto, para darle un lamparazo si por un casual la puerta cedía, lo que no hubieras sido nada raro. En esa casa pasaban cosas muy raras, digo. Llegue a la conclusión que era un meublé medio encubierto. Por las noches había demasiada "pasión" por todos lados.



5
De: Luis Fecha: 2008-12-01 22:25

Cáspita, que corrección léxica, ortográfica y gramática en un SMS... Desde luego no se quién será el cretino al que iba dirigido, pero no merece a la autora.

Tu compañero, un caballero.



6
De: AJC Fecha: 2008-12-01 22:26

Una conocida nuestra (más de mi mujer que mía), escribió por estas fechas, hace algunos años de ello, una carta, para su madre, y una felicitación de navidad, para su suegra. En la carta que le remitía a su mamá, ponía de vuelta y media a la progenitora de su marido, diciendo pestes de la buena mujer; lo malo es que confundió los sobres y su mamacita recibió un inocente christmas, a la par que su suegra se enteraba de primera mano de lo que su hija política opinaba sobre ella. Ya pueden vuesas mercedes imaginarse el pifostio que se organizó y la nochebuena que me pasó el inocente esposo, cogido entre dos fuegos de una guerra que esa sí que fue la "madre" de todas las batallas. Pasó el tiempo y hubo un armisticio entre las partes, que dejó paso a una guerra fría que deja en mantillsd a la que mantuvieron los USA y la URSS hasta hace muy poquito.



7
De: AJC Fecha: 2008-12-01 22:28

en mantillas, quería decir. I'm sorry por mi propio lapsus, pero ya sabemos que errar es de humanos ("y ser herrado, de esclavos", añadía el patizambo de Quevedo)



8
De: Kallejero Fecha: 2008-12-01 22:54

Reconozco que su compañero no tuvo maldad... a mi me pasó algo parecido y estuve un tiempo contestandole pidiendole que me perdonase... Al final me dio pena el muchacho y le dije la verdad. Pero lo que me reí aquellos días mereció el aumento de la factura.

Aunque claro, yo soy un poco cabroncete con mi humor...



9
De: Dos Docenas Fecha: 2008-12-01 23:26

Uno de mis mejores amigos, hace ya años (aún no había teléfonos móviles ni emilios), estudiante de náutica, se embarcó para hacer las prácticas profesionales. Escribió una carta a su madre y otra a mí. Cuando recibí la mía, al abrirla, leí un texto extrañísimo donde me comentaba lo buenos que eran todos los miembros de la tripulación con él, lo bonitos que era los sitios que había visitado, y que comía de todo sin protestar.

Unos días después me llamó desde Barcelona, y al comentarle el texto emitió un alarido de verdadero terror. Me dijo que esa carta era para su madre, y que había intercambiado los sobres por equivocación.

¿Y qué ponía la mía?, le pregunté. Pues nada, que pillo unos pedos del carajo, que cada vez que llego a puerto el primer oficial de puente y el primer oficial de máquinas me llevan de putas, y cosas así.




10
De: Atila Smith Fecha: 2008-12-01 23:31

A mí me llamó en cierta ocasión una que tardó muy poco en darse cuenta de que se había equivocado de número. En menos de un minuto me volvió a llamar, esta vez a propósito. Le había gustado mi vozarrón de conducir hunos a la batalla, y me requería de follar (¡¡¿¿??!!). A mi mujer, que iba a mi lado, no le pareció bien (Cómo son las mujeres), así que lo dejamos correr. Al menos yo. Mi mujer siguió un buen rato con el tema. O mejor dicho, un mal rato.



11
De: enrique alcina Fecha: 2008-12-02 02:07

Tremendas historias, oiga. Va otra que viví en vivo y en directo. Verano. Marido tirado en el sofá junto a un buen amigo. Le han regalado un móvil, ya tiene dos, así que prueba a mandarse un mensaje. No llega. Esperamos un rato y por fin llega el mensaje, pero no es el mismo, es una mujer que dice: Hola, Antonio, a ver si nos vemos. De pronto llega la esposa y descubre el pastel. Se lía la marimorena, a pique del divorcio. Glup. Por un número. Se lía la gorda por un número. Uf.



12
De: Mario Moreno Cortina Fecha: 2008-12-02 08:24

Venga, yo también voy a contar la mia.

Hará como un par de años recibí un e-mail que decía más o menos esto: "Mario, estoy harto de que juegues conmigo, deja a Diana". [obviamente, Diana es mi mujer].

No conocía de nada la dirección e-mail y no había firma ni nombre. De momento me reí, pero luego comencé a obsesionarme. Pregunté a los "sospechosos habituales"; ninguno de los amigos capaces de esa broma había sido y parecían sinceros. Pero no era spam, puesto que conocían mi nombre y el de mi mujer.

Así que me dediqué a rastrear el mensaje con la ayuda de un colega con conocimientos. El nombre del servidor a la derecha de la arroba me llevó a una empresa de informática en Madrid. Llamé por teléfono (soy muy tenaz cuando quiero) y hablé con un pollo.

Me dijo que aquel e-mail se había dado de alta durante unas clases de informáticas en el colegio tal y tal en Madrid... si eso me decía algo.

Y en aquel momento me descojoné a reir. Claro que me sonaba, era el nombre del colegio donde trabaja mi mujer. La muy graciosilla decidió gastarme una bromita.

Luego lo pensé y me dí cuenta de que la cosa no era para preocuparse.

Salu2.



13
De: Flash Thompson Fecha: 2008-12-02 08:30

A mí, hace un par de años, me despierta el sonido del móvil un domingo a las seis de la mañana. Era un mensaje que decía más o menos, "Hola papá, soy la Marina, llegaré tarde, bsos". Mi hija no se llama Marina, y ahora tiene diez años. Pienso que la moza mandó el mensaje con el móvil de una amiga, y se equivocó de número. ¡La bronca que le debió caer, pobre!



14
De: Clarice Starling Fecha: 2008-12-02 16:04

A mi todos los mensajes equivocados me suelen llegar en otro idioma, hubo una época que todos en alemán!



15
De: Narbiz Fecha: 2008-12-02 16:50

A servidor le llamó en cierta ocasión una señorita de acento sudamericano a la que supuestamente había conocido paseando a nuestros respectivos perros en el parque, que le había gustado y quería volver a verme...Me costó convencerla de que 1) no tengo perro 2)no suelo pasear por parques 3)le habían dado un número equivocado, supongo que ex profeso. Pobrecilla.



16
De: RM Fecha: 2008-12-02 20:20

Le llegas a decir que no tienes teléfono y te conviertes en protagonista de un libro de Paul Auster... :)



17
De: Pep Fecha: 2008-12-03 00:20

Peor es que te haga llamadas a horas intempestivas y te mande mensajes el novio tarado (y militar frustrado) de una amiga, al que SÍ CONOCES (y temes) amenazándote con partirte las piernas porque piensa erroneamente que te has liado con su novia...



18
De: Nota Fecha: 2008-12-03 13:16

Notable.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.72.117 (cc504ff088)
Comentario