Acabo de terminar la traducción del que será el número 6 de la edición de Manuel Caldas de Príncipe Valiente, y he dejado a nuestros amigos a punto para el doble bautizo de los príncipes Arn y Valiente (o sea, del hijo del mismo nombre del príncipe Arn), tras la hermosa aventura en América.

Y he recibido, ayer mismo, el tomo que recopila el trabajo de Mark Schultz y Gari Gianni del personaje tal como se publica hoy en los periódicos norteamericanos.

Reconozco que hace mucho tiempo que no sigo la saga. Ni siquiera he leído gran parte de la producción de John Cullen Murphy, un artista que me encanta en Big Ben Bolt pero que en este título me parece absolutamente insuficiente: no llegué a leer todos los tebeos que sacó Ediciones B con su trabajo, que me parecía descuidado, tosco, con unas viñetas grandes que daban algo de rubor por su insignificancia y unos guiones... pues eso, unos guiones que eran malos de solemnidad y donde todo el trabajo de minuciosa artesía de Foster se había ido a hacer puñetas. Creo haber visto en esos tebeos a Tristán, que murió en los años cuarenta, y también que Valiente y sus amigos llegaban a China. A caballo, no en globo como el Capitán Trueno. Y regresaban sin que todos se hubieran vuelto viejos de barba blanca. Les confieso que me gusta más aquella especie de final de la saga que hicieron para Marvel en cuatro números, aunque el dibujante tampoco estaba a la altura. Pero claro, nadie está a la altura de Foster, sobre todo si hay que jugar en casa y seguir con sus personajes.

Compruebo que el título ya no tiene en los periódicos norteamericanos la exclusiva de la página entera. Donde antes Foster había desarrollado una retícula de nueve viñetas (sí, las mismas que Watchmen), y luego ocho, con variaciones ocasionales y espectaculares viñetas grandes que quitaban el hipo, ahora sólo hay cinco viñetas, en ocasiones seis, en ocasiones tres. Es decir, ahora se cuenta en una página semanal poco más que lo que otros artistas contaban en tiempos en una tira diaria.

Para mi sorpresa, ahora Val y Aleta son regentes de Camelot. No sé qué ha sido de Arn, ni de las gemelas (hay una alusión al final de una aventura previa de Galen), pero ahora el protagonismo lo comparte Nathan, el novísimo hijo de la era Cullen Murphy... que, sí, tiene un físico clavadito al de Arn niño.

¿Y? Pues que los seguidores acérrimos del Príncipe Valiente clásico se quedarán a cuadritos cuando vean que ahora hay dinosaurios, y dragones, y brujas, y hombres alados de civilizaciones perdidas. O sea, han convertido a Val en un tebeo de fantasía heroica. Descafeinada, eso sí. El guionista sale por peteneras (ya en el prólogo dice que la historia se desarrolla en el siglo octavo, en vez de en el quinto) y da rienda suelta a sus gustos, sabiendo quizás, ay, que el título no le importa ya a nadie y que nadie recuerda de qué iba la serie cuando la serie era la mejor serie de la historia.

Gianni es un buen dibujante que aquí se limita a hacer cuatro rayas, a caballo entre sus ilustraciones para Conan (naturalmente) y el dibujo rápido para salir del paso. Es un buen artista, y sus dibujos tienen mucha más fuerza de lo que jamás tuvieron los de Cullen Murphy. Se nota que, al contrario que el guionista, él sí que ha hecho los deberes, y que tenía delante el trabajo de Foster (el temible, inalcanzable Dios Foster) a la hora de hacer sus dibujos. Demasiado bien ha hecho los deberes, porque un montón de viñetas están fusiladas de viñetas fosterianas, sin que ni siquiera se haya tomado la molestia el dibujante de alterar el ángulo o invertir el plano.

En estas simas quedan las cimas del cómic clásico. Lo más triste es que se nota que en la King Features Syndicate, el destino futuro de su personaje, como su material histórico, su reproducción, su conservación, su difusión, les trae al pairo.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/60314

Comentarios

1
De: Geoge Bailey Fecha: 2008-11-02 00:18

¡Albricias! Asumo entonces que habrá, al menos, un número 6.

Debó confesar que cada vez que paso la vista por los cinco tomos que llevamos... se me escapa un sordo suspiro.



2
De: anguloagudius Fecha: 2008-11-02 03:49

El bautizo de Arn. Este es para mi el punto en el que la serie deja de progresar y empieza a repetirse, aunque siempre manteniendo el altísimo nivel al que había llegado. Hay un nuevo episodio de castillo embrujado, pero sobre todo está la aparición del joven Geoffrey, con el que Foster intenta cubrir el periodo de edad que Val ya ha abandonado al casarse y ser padre. De todas formas, aún quedan planchas y episodios memorables antes de que la serie inicie su declive definitivo.



3
De: RM Fecha: 2008-11-02 08:12

A mí la serie me sigue gustando, y mucho, hasta que Arn vuelve a América. Pero desde donde vamos (el bautizo) hasta ahí, sigue teniendo momentos memorables: el aprendizaje de Arn, la visita a Tierra Santa, la aventura en Irlanda, la historia en que Val se hace pasar por caballero mercenario y se tiene que rapar el pelo.



4
De: anguloagudus Fecha: 2008-11-02 09:05

El largo viaje de regreso desde las Islas de la Bruma hasta Thule cruzando todo el continente es de lo mejor, con escenas inolvidables como el transporte del drakar por tierra, entre dos ríos. El maestro supo mantenerse en su sitio largos años, que no es poco.



5
De: RM Fecha: 2008-11-02 09:10

Sacto: un anciano (y en los años cincuenta tener sesenta años era ser muy anciano) que dura toda su vida haciendo su título, y a qué nivel, cuando hoy los dibujantes y guionistas no saben qué hacer después de media docena de tebeos seguidos.



6
De: anguloagudus Fecha: 2008-11-02 09:43

Por que la originalidad constante, la innovación a cualquier precio, el querer ser diferentes porque si, no sirven de sustento a la verdadera creatividad. Foster tenía una historia que contar que se sustentaba en la vida misma y en su capacidad de trabajo.



7
De: tristan Fecha: 2008-11-02 10:25

La aventura en Irlanda es tremenda y el duelo con el rey brutal. Queda mucho Príncipe Valiente por disfrutar.



8
De: Pedro Camello Fecha: 2008-11-02 10:48

Tengo un especial cariño a la aventura de Irlanda, con ese duelo inolvidable con el rey, en esa sala, con esas columnas...

O esa otra aventura en la que Val destroza la imagen de Odín...

En fin, a mi siempre me pareció un gran trabajo el que hizo Charl Vess con el guión de esa serie limitada de Marvel. El dibujo es un poco feo pero el amigo Vess sabía lo que se hacía. Y no olvidemos esas maravillosas portadas de Kaluta.

Sobre la actual serie del Príncipe Valiente, me parece normal que el autor de Cadillacs y Dinosaurios lo llene todo de dragones y dinosaurios, la pena es que no deje en paz a Val y vuelva a su serie. Yo se lo agradecería. Es un gran dibujante.



9
De: RM Fecha: 2008-11-02 13:28

Aquí la excusa para sacar dragones es el monstruo del Lago Ness.. y una familia entera de plesiosaurios.



10
De: EMPi Fecha: 2008-11-02 20:08

Desde luego 8. Mira que Schultz era magistral como dibujante de Xenozoic Tales (escribí un enorme artículo en tebeosfera sobre ese cómic). La pelea con el plebeyaco irlandés rey Rory es fabulosa. La élite contra los nuevos ricos, mientras un dedo se va a freir monas. El maestro se superaba.



11
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-11-03 00:53

Qué triste... siempre estirando el chicle, cuando sería factible crear otros personajes, con su propia dinámica, aunque fuesen muy parecidos.



12
De: Otro José Joaquín Fecha: 2008-11-03 09:58

Actualmente el Príncipe Arn está casado con Maeve, la hija de Mordred: Tienen una hija que se llama Ingrid, que es la nieta de Val.



13
De: RM Fecha: 2008-11-03 10:10

y un hijo llamado Val, ¿no?



14
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-11-03 15:28

Sí que se casab jóvenes... a Val no le ha dado tiempo ni de hacerse viejo.



15
De: Otro José Joaquín Fecha: 2008-11-04 00:04

A mí no me consta el hijo Val.. de todas las maneras mira en http://www.dailyink.com/en-us/ hay un registro de personajes



16
De: PAblo Fecha: 2008-11-04 08:35

Schultz me parece un gran dibujante pero lo define muy bien con el simil futbolístico. Difícil hacer algo perdurable con los personajes y la serie de otro. Más, si el otro es Foster y la serie PV.

Creo que voy a procurar no leer nunca las etapas posteriores de PV ya que la desilusión puede ser muy grande.

Gracias por el aviso.

Impacientes Saludos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.85.29 (8e9ee67b00)
Comentario