2008-11-01

1748. GANA LA BANCA



No creo en el juego. Quiero decir que no creo en la lotería, ni en las quinielas, ni en la bonoloto ni en los ciegos ni en el euromillón. Mentira cochina. No hay nada que me ponga más de los nervios que la gente saltando y desparramando champán porque dicen (dicen) que les ha tocado unos míseros mil euros en el Gordo de Navidad, y en el fondo tengo la teoría conspiranoica de que toda esa gente que dice que les ha tocado algo está pagada por el gobierno de turno para que los demás sigamos picando.

Tampoco, claro, creo en la ruleta, el baccará, el gin rummy ni el póker.

Pero una vez (un par de veces), he ido al casino.

Allí al Puerto, bajando la colina que nos separa de Jerez, bendita geografía. En realidad, no es que a mí me interesara el casino lo más mínimo, pero en tiempos (hablo de mediados de los ochenta), nuestro común amigo A. tenía un sistema para ganar a la ruleta. O quizá fuera al blackjack. Naturalmente, no se hizo de oro.

Nos insistió un día que lo acompañáramos, un jueves, por aquello de que por una peseta (sí, ya sé, no saben ustedes cuánto valía una peseta, pero ya entonces era una miseria) podíamos ir al cine, ver la película, y luego subir a la sala. Imagino que los jerifaltes pensaban que así nos esquilmarían, poniéndonos la zanahoria del cine antes de desplumarnos, cosa absurda en nuestro caso porque estábamos caninos caninos y el juego, ya digo, no se había hecho para nosotros.

Más de un jueves, sí, fuimos al cine por una peseta. Y a ver películas que no estaban nada mal, en una sala pequeñita de unas treinta o cuarenta localidades, donde nos sentíamos como Kirk Douglas en aquella película de "Dos semanas en otra ciudad". Vimos "La leyenda de la ciudad sin nombre" (que es lo que me ha hecho recordar la anécdota, porque la he puesto esta semana en clase de Proyecto Integrado), y "Vivir y Morir en Los Angeles", que yo andaba traduciendo por entonces. Creo que incluso fuimos una vez a ver a Juanito Navarro y Doña Crocleta en un espectáculo de revista.

La anécdota, por aquello de la pedantería y las curas de humildad, viene cuando, tras la peli, subimos en efecto a la sala. Y nuestro amigo A., que era el único que jugaba y que perdía, se plantó allí en la mesa, con nosotros detrás (los mismos de la anécdota de la cocacola, si mal no recuerdo).

La croupier era una morenaza bajita con un traje de satén rojo y un escote inmenso. En aquellos tiempos no existía la silicona, y desde luego la señorita no la necesitaba, y daba gloria verla ir sacando las cartas del zapato y plantarlas allí delante, con el consiguiente cimbroneo de seda desde el brazo hasta todo el resto del cuerpo.

Y entonces, viendo que la veíamos, la croupier para un segundo fugaz de servir cartas, mira el reloj en su muñeca, nos mira a nosotros, sigue sirviendo cartas y comenta, así como quien no quiere la cosa:

--Ya decía yo que tenía que ser la hora de la peseta. Porque está entrando gente muy rara...

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/60306

Comentarios

1
De: RSMCoca Fecha: 2008-11-01 12:51

"--Ya decía yo que tenía que ser la hora de la peseta. Porque está entrando gente muy rara... "


¡Ja! No sabía cuanto...

Por cierto ¿Que habrá sido de esa croupier?



2
De: Francisco. Fecha: 2008-11-01 13:05

Juas. Gloriosa anécdota. Y gran ejemplo de ombliguismo, también, porque ¿quién le decía a la croupiera que a la hora de la peseta no es cuando se dejaba caer por allí gente normal, y que los raros eran los del resto del día?

Off-topic: ¿Sería mucha indiscreción preguntar, RM, qué haces con los chaveas en el proyecto? A mi me ofrecieron impartirla este año y lo rehusé porque no tenía ni pajolera idea de a qué dedicarme con ellos...



3
De: RM Fecha: 2008-11-01 16:13

Otros profes están haciendo cosas de ciencias, laboratorio, webs, etc.

Yo estoy dando cine. Una introducción al medio, los géneros, el lenguaje, veo películas, y me tendrán que hacer dos exposiciones (con PowerPoint, en video, o lo que sea), analizando un género y una película.

Si los pillo el año que viene, entonces rodaremos un corto en video :)

Es primero bachillero, aclaro.



4
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-11-01 18:14

¿Qué es eso del Proyecto Integrado?



5
De: RM Fecha: 2008-11-01 18:23

Una asignatura nueva que pretende enseñar a los alumnos a investigar... en una clase cerrada al mundo.



6
De: Francisco. Fecha: 2008-11-01 19:34

Gracias por la información. Lo tendré en cuenta por si me termina tocando, aunque me temo que mis conocimientos y creatividad no dan para algo provechoso.

Y sí, era el proyecto de primero el que da mi departamento. Al final creo que están haciendo algo relacionado con la publicidad, para luego mandar un anuncio a no sé qué concurso antitabaco de la Junta.



7
De: josem76 Fecha: 2008-11-03 14:33

"Una asignatura nueva que pretende enseñar a los alumnos a investigar... en una clase cerrada al mundo"

Los de ciencia podrian hacer una clase en plan CSI... todo pantomima y teatrero, por supuesto, pero bien hecho puede ser muy interesante.

Y lo de la crupier... asi es normal que uno se enganche al juego :D



8
De: Max Fecha: 2008-11-03 18:43

"Allí al Puerto, bajando la colina que nos separa de Jerez, bendita geografía."

"Y eso, que no tendría que tener más noticia (22 señores corriendo detrás de una pelota a ver quién mete más en las porterías), resulta que se convierte en un partido de alto riesgo, porque no se sabe muy bien a cuento de qué, cachis, ellos son para nosotros el demonio y nosotros somos para ellos tres cuartos de lo mismo."

Dos frases de la misma persona.

Ese odio se alimenta, gesto a gesto, frase a frase y palabra a palabra. No solo cuando ocurren partidos de fútbol o agresiones, al contrario, dia a dia y gesto a gesto.

Y si se escuda en la broma, entre "broma y broma la verdad asoma".

Además de la forma, también falla el contenido. Esa "colina" (la Sierra de San Cristobal) no ha sido nunca capaz de separar a ambas ciudades, ni lo ha sido en el pasado y mucho menos en el presente o el futuro. Todos los estudios económicos metropolitanos integran a Jerez y El Puerto en la misma área debido a la estrecha relación económica que tienen. Además, desde siempre, de ahí que se encuentre en el Marco del vino de Jerez. Y que dicho de paso es más estrecha que la entre Cádiz y El Puerto.

A esto se me antojan dos preguntas, la primera es si esa bendita geográfia es igual de bendita cuando coloca un cerro irrisorio a cuando separa a la provincia de su capital a través de una bahía y la segunda es si uno de mis escritores de ci-fi de cabecera, que descubrí a través de mi afición a los comics y de Carlos Pacheco, piensa una cosa acerca de este tema y muestra otra en público.

Son 30 km, no 30.000.



9
De: RM Fecha: 2008-11-03 19:13

¿Cuando digo "bendita" que parte de lo positivo de la palabra no entiendes?

¿Has bajado de Jerez por la colina -no sé su nombre, aunque estuve a punto de matarme allí hace años- y has visto cómo se extiende el Puerto, la Bahía? Siempre digo que de película de Spielberg.

O sea.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.10.211 (e87772cc2f)
Comentario