Tendríamos que habernos dado cuenta hace ya tiempo, porque los signos estaban ahí, machacándonos en la cara como los martillitos chiu-chau del carnaval. La crisis económica sólo va a suponer, posiblemente, el último ataúd en el clavo de la ciencia ficción, ese género al que algunos hemos dedicado, un tanto tontamente, un puñado de años de nuestras vidas.

Pero se veía venir, nos llega el invierno, y gran parte de los que nos batimos en esa guerra estamos ya demasiado cansados y tenemos ganas de sentarnos a restañar heridas al calor de otros fuegos menos inhóspitos.

Estuve presente cuando la ciencia ficción no era nada, y cuando nos creímos (o al menos me lo creí yo) que del género podía llegarse a algún sitio, a ser posible lejos. De la censura y las revistas de aficionados más o menos bien hechas (que en el fondo eso, y no otra cosa fue Nueva Dimensión, donde casi todos colaborábamos más que por amor al arte por cultivar el ego), pareció que con la muerte de Franco y, en especial, con el desembarco a lo bestia de la ciencia ficción en las pantallas cinematográficas el género iba a ganar por fin ese respeto que se merecía, en tanto ha dado, para la historia de la literatura mundial, un buen puñado de obras maestras (que luego el público general y los críticos no aceptan como ciencia ficción, pero esa es otra historia).

Sin embargo, el boom cinematográfico coincidió con la desaparición de ND y los que creíamos que nos esperaba un futuro literario más o menos estable (o sea, yo mismo, que publiqué justo entonces, al borde del cerrojazo, mi Lágrimas de luz), tuvimos que atravesar la larga marcha del desierto que fueron los años ochenta. Pareció mucho tiempo, y quizá lo fue, aunque ahora hace uno cuentas y tal vez sólo fueron seis o siete años.

En ese tiempo, desaparecido el contacto que ofrecía Nueva Dimensión, y todavía casi inexistente internet, los aficionados sólo podían nutrirse de colecciones irregulares, la de Martínez Roca y la de Ultramar son las primeras que vienen a la mente, y en todo caso hacer una pequeña guerra de guerrillas desde fanzines fotocopiados que llegaban apenas a unos pocos.

Muerta la SF (porque entonces todavía la llamábamos SF), tuvo que ser el Grupo Interface con su BEM la que despertara y contagiara a buena parte de los lectores que llegaban y de los escritores que sobrevivíamos. Con errores de principiante, con filias y fobias de aficionados (eran eso, nada más), con alguna guerra estúpida que se podría haber evitado y con un pecadillo de autobombo hacia lo nuestro que quizá, en esos momentos, era justo y necesario, BEM supo aglutinar gente, crear polémicas, desatar pasiones y hasta duelos a sangre. Hubo quienes se posicionaron a su favor y quienes se posicionaron clarísimamente en su contra.

Pero empezamos a hablar, por fin, no de SF, sino de CF, castellanizando la sigla por primera vez, porque quizá quedaba claro que queríamos hacer una cosa nueva, una cosa distinta.

Empezó a llegar gente y sobre todo gente buena. Los premios UPC echaron un cable importante, pese a sus peculiaridades, y pronto la fundación de la Asociación Española de Fantasía y Ciencia Ficción (más tarde también de Terror), con su acrónimo imposible y cachondeable, sirvió para que los aficionados se conocieran, se reunieran, formaran grupos y asociaciones y se reviviera la llama. El gran acierto y a la vez el gran handicap de las Hispacones ha sido siempre su carácter itinerante, su dependencia de los presupuestos y las ideas y los apoyos de fuerzas locales: una Hispacón era excelente un año y al siguiente resultaba un churro, para volver a ser excelente al año siguiente... aunque tuviera un presupuesto cero y se hiciera con pasión y ganas.

El mercado, reconozcámoslo, nunca fue muy allá. Ninguno de los que escribíamos CF logró un pelotazo. Se dio el contrasentido de que algunos de nosotros publicaron en otros países y hasta lograron cierto reconocimiento pasajero más allá de nuestras fronteras. Aquí, seguimos contentándonos con las tiradas cortas y con ver cómo muy pronto se saldaban nuestros libros. Pero, al menos, conseguimos cobrar anticipos, algo impensable apenas unos años antes, y se nos llamó para la televisión, y las radios, y los suplementos dominicales de los periódicos, tanto los de tirada nacional como los locales.

En algún momento, por necesidades de expresión de cada cual, porque (lo digo siempre) ninguno de nosotros tiene escrito un pacto con sangre para dedicarse en exclusiva a la ciencia ficción, empezamos a virar hacia otros géneros. O, más bien, a diluir nuestra ciencia ficción pura y dura en algo que fuera más fácil de digerir por públicos más amplios. Aunque el fandom se cree el ombligo del mundo, en realidad es un grupo que no abarca más de trescientos o quinientos lectores, y con sus filias y sus fobias propias jamás ha tenido fuerza como lobby a la hora de potenciar un autor o lanzar las ventas de un libro.

A mediados de los años noventa, algunos empezamos a hablar no de "ciencia ficción", sino de "fantástico" para definir lo que hacíamos. Los más osados y engreídos (o sea, yo mismo sin ir más lejos), ya no éramos escritores de ciencia-ficción, ni siquiera escritores de fantasía: Quisimos lanzar una nueva etiqueta que nos definiera: "Literatura fantástica", quizá el término (sigo pensándolo) que mejor explicaba lo que hacíamos, cada uno desde su trinchera diferente.

No cuajó la cosa. Desapareció BEM, el núcleo de reunión y concentración de los fans que eran las Hispacones se trasladó primero a las listas de correo, luego a los foros, acaso a los blogs.

Y la teoría del péndulo, de pronto, pareció desaparecer. Es decir, esa manía del género (¿de los géneros?) de ir oscilando de momentos extremos y ser de pronto popularísimo y contar con varias revistas y colecciones especializadas a, de pronto, no tener apenas ninguna.

Vivimos buenos momentos, sí. Seguíamos sin vender demasiados libros, parte del núcleo duro del fandom nos empezó a considerar otra cosa distinta, quizás porque íbamos a nuestra bola, quizás porque dejamos de ser algo suyo. Aparecieron nuevas editoriales desde el fandom que publicaban tan bien o mejor como las editoriales más grandes. El formato papel desapareció, pero la crítica en la red, cuando se supo hacer bien, fue mejor que nunca había sido.

Y de pronto nos hicimos viejos. Internet es un patio de colegio. Literalmente. Es una playa de moda donde llegan bañistas de todas las edades y de todas las partes del mundo. Los que ya estábamos allí sentados al sol, intentando pillar un buen pez o, simplemente, dormitando en nuestros laureles, nos vimos asaltados por dos cosas: por nuevos autores que llegaban, y por nuevos lectores que no nos habían leído.

Los nuevos autores, como los autores que inexorablemente nos habíamos ido volviendo viejos, eran buenos o eran menos buenos. El problema era que, entre los segundos, empezó a privar el recién llegado que plantaba la sombrilla sin saber de qué lado soplaba el viento. Muchos de los escritores de nuevo cuño, y sobre todo muchísimos de los lectores de nuevo cuño, se acercaban a la ciencia ficción y la fantasía y el terror desde su experiencia vital. Y su experiencia vital no incluía, como en otros tiempos pretéritos, la lectura o la contemplación de clásicos y la lectura de todo tipo de tebeos: su experiencia vital se basó, en un principio, en el rol, y luego en prácticamente nada. Sin haber hecho antes un ejercicio meditado de deconstrucción, una voladura controlada del género o los géneros, de pronto, poco a poco, pero en el fondo de sopetón, el género ha dado no un bandazo del péndulo que nos acosa, sino una clara vuelta atrás.

De pronto nos hemos hecho jóvenes. Es decir, nos hemos hecho niños. La LOGSE ha arrollado a la ley Villar-Palasí. Quienes se acercan ahora al género (como los que se acercan ahora al cine, a la música, a los cómics, a la tele) creen que están inventando algo que ya era viejo cuando nosotros eramos más jóvenes que ellos. Ya no se habla de SF, ni de CF, ni de fantástico, ni de literatura fantástica. Ahora es "Ci-Fi". Y los que empezamos en esto atendiendo a las sabias palabras de San Isaac Asimov, sabemos que la "Ci-Fi" no era la "SF": la "Ci-Fi" era la estética cienciaficcionera en el medio cinematográfico. La "SF" eran los libros, una cosa mucho más sesuda a importante.

Es posible que estuviéramos equivocados. La edad, ya saben ustedes, no perdona. Las nuevas generaciones desconocen no sólo a los autores españoles (¡ahí nos duele, ahí nos duele!), sino que sueñan con destronarnos sin haber leído antes a los autores extranjeros de importancia. Hoy en día quien no se considera escritor de "Sci-Fi" es porque es un genio que no escribe por la molestia de teclear. Lo digo casi en serio.

El juego de rol mató la CF. Los libros de fantasía la remataron. Y la adaptación cinematográfica de El señor de los Anillos nos echó directamente al foso de los cocodrilos.

No nos arredramos. Si el público no quería ciencia ficción, si lo que molaba era la fantasía, fantasía le daríamos. Ignorábamos casi todos que la fantasía que el lector de hoy quiere es una fantasía cliché, por no decir directamente una fantasía chicle, un día de la marmota repetido en cada libro. Si no hay "razas" (sea lo que sea el término), si no se imita a lo nórdico, no es fantasía (o peor, no es "fantasía épica", el nuevo término de moda).

De la muerte, el remate, los cocodrilos, pasamos directamente a las trituradoras de basura. No pudimos salir a flote con la CF, lo intentamos con la fantasía... pero al final nos ha matado del todo ese espectro que ahora sustituye a la literatura fantástica: la literatura juvenil que usa elementos fantásticos. Ojo que no tengo nada contra ella, ojo que me gustaría ser capaz de escribirla y, por lo menos, poder pagarme un viajecito a alguna parte con la familia, pero la miopía de los editores, los libreros, los periodistas, nos mete a todos en el mismo saco. No estamos en la misma liga. No escribimos para el mismo público.

El problema, claro, es que el público sigue queriendo leer, cada vez que abre un libro, el mismo libro. "He leído más de treinta veces El Señor de los Anillos", me confesó orgulloso en clase, hace un par de años, uno de mis alumnos más apreciados. "Lee otro libro, hay más", fue mi respuesta.

El problema, claro, es que el público de la "Sci-Fi" y la "fantasía épica" sigue anclado todavía en la fase adolescente (más bien pre-púber) donde se quiere repetir a toda costa, a cada lectura, el mismo estímulo y la misma respuesta placentera.

Hay una cesura enorme entre las generaciones de lectores de ciencia ficción, fantasía, terror o como queramos llamar a lo que escribimos y leemos. Y la cesura se abre cada vez más. Las Hispacones (porque este largo artículo viene a cuenta de las Hispacones, la última de las cuales puede que se haya celebrado la semana pasada en Almería) han ido menguando precisamente porque el público nuevo no se ha unido al carro, porque el factor diferenciador ha hecho que los seguidores de Star Trek, Star Wars, El Señor de los Anillos (y, dentro de poco, los de Canción de Fuego y Hielo) se conviertan en facciones indepedientes dentro de un tronco que, idealmente, tendría que ser común. Si repasan ustedes Obélix y Cía quizá encuentren algún paralelismo.

Las generaciones que ahora se acercan al género no lo hacen por amor a la letra, sino por pasión hacia la estética. Como los salones del manga, donde lo de menos es el manga y lo demás la fiesta, el cosplay, el cachondeo y los fideos, las nuevas generaciones se lo montan por su cuenta y para ellos se trata, en efecto, de "Ci-Fi", mientras que los viejos carcamales que vamos quedando seguimos añorando un mundo donde fuera la literatura, y no el carnaval, lo que llamara la atención de los medios, para que los medios llamaran así la atención de los públicos.

Esta es la perspectiva. Con sus fallos y sus aciertos, la Asociación de siglas imposibles y la ilusión de toda la gente que ha organizado Hispacones en estos casi veinte años ininterrumpidos se encuentra ahora quizá al borde de la disolución. Las editoriales pliegan velas y el ritmo de publicaciones se reduce. El fantástico juvenil tiene, de momento, la última palabra.

El péndulo se ha roto y es posible que ya nadie lo pueda recomponer. Hemos vuelto de nuevo atrás. La ciencia ficción, el fantástico, la Ci-Fi, la CF, la SF, la literatura fantástica o como querramos llamarla puede que se enfrente de nuevo a una travesía por el desierto. Es el eterno retorno una vez más. No estoy seguro de que, cuando vuelva, si lo hace, muchos de nosotros estemos aquí todavía para seguir batiéndonos.

Las editoriales, naturalmente, siguen a su avío. Nunca les hemos interesado demasiado.


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/59768

Comentarios

1
De: AMS Fecha: 2008-10-01 19:42

El pesimismo es lo que tiene; que contagia.



2
De: RM Fecha: 2008-10-01 19:46

Coño, y yo que creía haber hecho una semblanza realista...



3
De: Juaki Fecha: 2008-10-01 19:53

Obi-Wan nunca dijo esta gran verdad.



4
De: Juanmi Fecha: 2008-10-01 20:24

¡Viva Villar-Palasí!



5
De: RM Fecha: 2008-10-01 20:28

¡Sí, señor! ¡Sí, señor!



6
De: Jesús Duce Fecha: 2008-10-01 20:29

Comparto la gran mayoría de tus reflexiones. Durante años he intentado seguir la estela de la ciencia ficción y me he encontrado con un maremágnum cada vez más impredecible.
Fui ferviente lector de ND y de Bem, porque te hagas una idea de mis credenciales.
Escritor de al parecer mediocres relatos y en espera de una oportunidad que no sé cuándo llegará (en la jubilación, quizá), siempre he creído que los géneros se diferencian o se acercan en función de los mercados (en el nuestro mandan los USA).
A pesar de ello, la línea que representabais los autores de los ochenta es la que más me convence y la que me parecía más coherente, aunque respeto, cómo no, otras que apetezcan presentarse. Al fin y al cabo, todo es literatura, como decía Borges cuando presentaba a Bradbury.

Por otra parte, y aunque suene a tópico revenido, creo firmemente que hoy en día hay un gran desconocimiento de lo anterior, de lo pasado, de lo clásico; y en literatura todavía es peor que en otras materias. Y lo digo con ciertos datos sobre la mesa.



7
De: Juán Fecha: 2008-10-01 21:37

SR. Escritores, desgraciadamente, hoy rige una gran verdad en cuanto a ciencia ficción: UNA IMAGEN VALE MÁS QUE MIL PALABRAS.
El futuro de este género esta en el cómic. Prueba de ello: Aldebaran ( y las futuras Betelgeuse y Antares).



8
De: RM Fecha: 2008-10-01 21:41

lo llevas tú claro...



9
De: Mister D Fecha: 2008-10-01 21:52

La ciencia ficcion ya no innova tanto como antes, la mayoria de las cosas te las esperas y son muy predecibles
Ya poco sorprenden esas peliculas



10
De: Anónima de las 9:59 Fecha: 2008-10-01 22:39

Yo creo que queda un huequillo para la esperanza, pero hay que moverse MUCHO.

Hay una oportunidad para conquistar el mundo...

(Te escribiré un largo mail a parte, ¡me has picado, caballero!).



11
De: Mister D Fecha: 2008-10-01 22:44

La ciencia ficcion que puede abrirse camino no es sino una imitacion, tragica o comica de la realidad



12
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-10-02 00:43

De hecho, el origen de los juegos de rol fue básicamente vivir aventuras fantásticas como las de Howard, Moorkock o, efectivamente, Tolkien.

Pero vamos, tampoco te quejes de que los nuevos lectores de fantasía no conocen el pasado (digamos Lord Dunsany, digamos Sir Mallory), porque los nuevos lectores de cómics no conocen a los autores de los 80, los nuevos amantes de la música desconocen que sus grupos son remedos de los 70 y de los 80, y así un largo etcétera.

Saber lo que se hizo antes ya no es importante. Por eso, quien no se lee 30 veces la novela de Tolkien, al final se lee 30 novelas que imitan a Tolkien.



13
De: RM Fecha: 2008-10-02 06:33

"Quienes se acercan ahora al género (como los que se acercan ahora al cine, a la música, a los cómics, a la tele) creen que están inventando algo que ya era viejo cuando nosotros eramos más jóvenes que ellos."


A ver si leemos con más atención, Joselito.



14
De: Anónimo Fecha: 2008-10-02 08:34

"El futuro de este género esta en el cómic. Prueba de ello: Aldebaran ( y las futuras Betelgeuse y Antares)".

Betelguese está muy bien y Antares apunta pero de ahí a columpiarse...sobre todo cuando la trilogía marciana de K.S. Robinson proyecta su enorme sombra sobre la obra de Leo



15
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-10-02 08:57

Yo no leo nada, ¡sólo invento! ;)



16
De: Juanmi Fecha: 2008-10-02 09:24

No se trata de un fenómeno local cuando el Harry Pota ese gana Hugos. Los escrotores de fantástico también lo tienen crudo a no ser que quieran dedicarse a fabricar clones de Tolkien. Nada de buscar otros caminos, no funcionan. El único camino que veo a la fantasía con posibilidades de futuro es la juvenil-infantil.
Y en ciencia ficción el Tecno-Thriller y fuera de ecolecciones de género.



17
De: Juanmi Fecha: 2008-10-02 09:26

Una imagen es más fácil, más rápida, pero no tiene más valor que mil palabras. En todo caso dependerá de quién haya creado la imagen y quién escriba las palabras.



18
De: Jose Fecha: 2008-10-02 09:27

Pues a mí me parece que no se puede (a la vista está) sustituir a un buen escritor por un gionista de cine. Ultimamente lo que se hace es adaptar a Dick, adaptar cómic, adaptar esto y lo otro. Pero no veo demasiada originalidad. Siempre acaban recurriendo a las fuentes de siempre. Y lo de que una imagen vale más que mil palabras tampoco lo tengo claro. El problema es la inmediatez de la imagen y que a los chavales no se les enseña (y no me refiero a los maestros como Rafa) o no quieren aprender las satisfacciones que produce la lectura, el atisbar los mundos que crea el escritor a través del filtro de tu propia mente.



19
De: PAblo Fecha: 2008-10-02 09:36

Anónimo 14,

"Aldebarán" no inventa tampoco nada que ya no existiera previamente en la Ciencia Ficción.

En mi opinión, no se puede renovar un género cuando buena parte de sus lectores sólo esperan leer una y otra vez lo mismo y los editores no están dispuestos a arriesgar con propuestas novedosas.

A mí la entrada de RM me parece bastante lúcida y sentida, escrita por alguien que ha vivido el desarrollo de la CF en España desde dentro desde sus inicios como movimiento. Y, sobre todo, en lo que comenta respecto a la Fantasía tiene más razón que un santo. Por poner un ejemplo que a mí me ha parecido sangrante durante años... Minotauro publicó el "Titus Groan" de Peake -fantasía de la buena y original alejada de las razas-, para poder leer sus continuaciones debieron pasar veinte años y un cambio de dueños de la editorial en los que, mientras tanto, se publicaron multitud de bodrios que fotocopiaban el esquema de "El Señor de los Anillos" (bodrios no publicados necesariamente por Minotauro, que su selección de títulos es de lo mejorcito que ha pubicado en España.

(Perdón por el rollo).

Impacientes Saludos.



20
De: Obi Morán Kenobi Fecha: 2008-10-02 09:41

Felicidades: éste es uno de los mejores ensayos que te he leído. Y eso no es moco de pavo.

En lo único en lo que no estoy totalmente de acuerso es en el uso del término «literatura fantástica» que quizá sea demasiado amplio. ¿Acaso no toda literatura es fantástica? Además, el segundo término tiene demasiadas acepciones.



21
De: RM Fecha: 2008-10-02 09:44

No confundamos "ficción" con "fantástico".

Y, sí, las acepciones son lo que hace que uno siempre diga con cierta sorna: "Soy un escritor fantástico" :)




22
De: Anónimo Fecha: 2008-10-02 09:55

"Anónimo 14,

"Aldebarán" no inventa tampoco nada que ya no existiera previamente en la Ciencia Ficción".

Es lo que he dicho :-)



23
De: Obi Morán Kenobi Fecha: 2008-10-02 09:58

A continuación pego las definiciones de fantástico y de ficción... No soy fan de la RAE, y menos desde que Arturo está dentro, pero esta vez me sirven...jejeje.


fantástico, ca.

(Del lat. phantastĭcus, y este del gr. φανταστικός).

1. adj. Quimérico, fingido, que no tiene realidad y consiste solo en la imaginación.

2. adj. Perteneciente o relativo a la fantasía.

3. adj. Presuntuoso y entonado.

4. adj. coloq. Magnífico, excelente.


ficción.

(Del lat. fictĭo, -ōnis).

1. f. Acción y efecto de fingir.

2. f. Invención, cosa fingida.

3. f. Clase de obras literarias o cinematográficas, generalmente narrativas, que tratan de sucesos y personajes imaginarios. Obra, libro de ficción.



Qué sería del lenguaje sin las acepciones... ;-)



24
De: EMPi Fecha: 2008-10-02 10:26

También murió el western... incluso antes que el género de vaqueros. Y el peplum, el bélico, y la fantasía medieval y el género en esencia....
En un mundo de ratas solo sobrevive Gran Hermano e imitaciones moñas de cuatro.



25
De: PAblo Fecha: 2008-10-02 10:59

Anónimo 14 y 22,

Tienes toda la razón. No me había fijado en el entrecomillado. ;-D



26
De: Juanma Ruiz Fecha: 2008-10-02 12:35

Creo que el ensayo es lúcido y sentido, lleno de verdades incontestables, pero pesimista.

En mi opinión, el péndulo volverá, de un modo inevitable. El problema es que ahora está llegando al extremo de su recorrido de ida, y entonces es cuando se ven las cosas más negras. Los clásicos se recuperarán inevitablemente, otras obras alcanzarán ese estatus de clásicos, se volverá a explorar territorio desconocido (ays, qué triste cuando la ciencia ficción deja de hacer eso) y a recorrer de nuevo lo andado no para repetir el camino, sino para dar un paso más.

Después de todo, si uno escribe ciencia ficción es que es un idealista (por lo que escribe y por el mercado al que se enfrenta, ha de serlo), y esos no faltan, y se seguirán batiendo el cobre en cualquier época.



27
De: unexalumno Fecha: 2008-10-02 15:14

Bueno, es evidente que si quieren que te publiquen algo, más vale que vayas a cualquier sitio que vendan libros (ojo que no he dicho librerías).

Así te darás cuenta que tienes que es algo sobre una conjura de hace 500 años, a ser posible con templarios por medio, relacionado con un fin del mundo inminente, o un secreto que te permita dominar el planeta.



28
De: V. Fecha: 2008-10-02 20:00

Estoy de acuerdo con las apreciaciones de la reflexión en voz alta de RM. Y yo soy de los que creen que no es una semblanza pesimista, sino muy realista.



29
De: V. Fecha: 2008-10-02 22:12

Por cierto, no sé si habrá más Hispacones... pero eso sí, siempre nos quedará Crisei.



30
De: Aguila Roja Fecha: 2008-10-02 23:15

Nunca en la historia de la humanidad, ha pasado, lo que está ocurriendo hoy en día- la realidad supera la ficción y la ficción no está a la altura de la realidad...



31
De: Juanmi Fecha: 2008-10-03 10:07

El péndulo se ha roto y ha salido disparado por la ventana.



32
De: Ben Fecha: 2008-10-03 11:23

OFF-TOPIC
Vosotros sois de cola-cao o nesquik? De brújula o mapa?

"La brújula del farsante.
"Sí, soy un escritor de brújula y no, como la mayoría, de mapas. Hay escritores que necesitan saberlo todo de sus historias y de sus personajes antes de ponerse a escribir, en cierto modo se limitan a desarrollar algo que ya estaba cerrado. Yo, sin embargo, sólo quiero una brújula para que me indique el norte. Y no es que no sepa a donde quiero ir, es que no me gusta trabajar con un mapa y tener la sensación desagradable de que sólo me limito a redactar. A mí me gusta sentir cierta incertidumbre porque si supiera de cabo a rabo lo que va a pasar me aburría mucho".

Manuel Rodríguez Rivero habló del Marías puntilloso y perfeccionista ("un verdadero farsante", bromeó, "porque es todo menos un irresponsable"); recordó cómo presenta a sus editores sus manuscritos a máquina sin una sola tachadura y su necesidad de controlar todo el proceso del libro. Al hablar de la crítica española, el escritor dijo que hoy ya era una batalla perdida. "Nadie espera nada de ella, hasta el punto de que, por desgracia, ya no importa".


http://www.elpais.com/articulo/cultura/Escribir/jugar/chapas/elpepicul/20081003elpepicul_1/Tes?print=1



33
De: Rickard Fecha: 2008-10-03 12:11

Hace poco he vuelto a ver "Yo, Claudio" y en el primer episodio un orador le pregunta al mayordomo de Augusto de dónde ha sacado su prodigiosa voz y éste le responde que del teatro, del que se retiró ante la bajada de calidad del msmo y la avalancha de aficionados. "El teatro ya no es lo que era", comenta apesadumbrado. "No -le responde el orador- Es más, el teatro nunca fue lo que era".

Pues esa frase es la que me ha venido a la mente al leer esta última entrada del blog. Toda la argumentación de Rafael me suena a eso a: "la ciencia ficción ya no es lo que era", a lo que yo le respondería: "pero es que la ciencia ficción (en España) nunca fue lo que era (o lo que pensábamos que era)", reconozcámoslo.



34
De: RM Fecha: 2008-10-03 12:29

Sí y no. Nunca fuimos nada en el gran mundo editorial.

Sin embargo, nunca hubo mejores escritores de ciencia ficción en nuestro idioma.



35
De: RM Fecha: 2008-10-03 12:36

Yo he sido escritor de mapa y escritor de brújula. Los dos sistemas tienen sus pros y sus contras. Al final, lo que cuenta es el resultado.



36
De: AMS Fecha: 2008-10-03 14:56

Comenté lo del pesimismo porque yo mismo había expresados parecidos argumentos no hace mucho. Por eso decía que el pesismismo se contagia. Y cómo hemos tenido una asamblea en la AEFCFyT de todo menos optimista, pues eso.
Saludetes



37
De: Juan José Estela Fecha: 2008-10-03 16:45

Hablando de alguien que sí empieza a ser alguien en el mundo editorial, te comento Rafa que Félix J. Palma ha estrenado página web (http://www.felixjpalma.es/) y blog propio (http://www.felixjpalma.es/blog/3). Precisamente el primer blog que ha enlazado desde el suyo es Crisei (¡ay que gratos son los hijos agradecidos!)
Tal vez sería bonito que nos dedicaras un artículo sobre Félix y su trayectoria literaria. Después de todo somos muchos los que le consideramos hijo putativo tuyo ... sin derecho a pensión alimenticia naturalmente.

Recordar al personal que Félix J. Palma es el reciente ganador del XL Premio Ateneo de Sevilla 2008 (uno de los cuatro premios literarios más importantes del país) con su novela "El mapa del tiempo",una ucronía situada en la época victoriana cuyo principal argumento son los viajes en el tiempo. La C.F. española en la cima del mundo literario "serio", ¿quién lo iba a decir?...



38
De: Nostálgico Fecha: 2008-10-03 17:13

Jo, Palma está en la cima, me encanta como narrador, he devorado todos sus libros, sólo me queda por leer, precisamente, el último. Una esperanza para la literatura de CF española. Nunca me ha decepcionado. Ganas tengo de conocerlo personalmente. Corro raudo a su página y a su blog. Gracias por la información.



39
De: Costa Fecha: 2008-10-03 17:29

A mi siempre me gusto más la CF latina que la anglosajona. Será por simpatia o por la forma de ver las cosas. Tal vez nos falten un par de pelotazos para volver a popularizarla y que los editores se lancen a ella como locos, o una nueva ND. Personalmente, no cambio "Lágrimas de luz" por casi nada.
Al menos Crisei siempre está ahí.



40
De: RM Fecha: 2008-10-03 17:32

No,Juan: Félix no es "hijo" mío. Para nada. Lo que tiene, que es mucho y bueno, se lo ha ganado a pulso por sí mismo porque es un gran escritor. Pero no creo que sea mi "padawan" (por decirlo en términos CF). Simplemente, compartimos parámetros parecidos, dando la importancia que se merece al estilo.



41
De: Anónimo Fecha: 2008-10-03 17:48

Una pintada en una pared:
El problema no són los contratos basura, el problema es la basura de quién nos contrata..
La CF. la hay buena, regular o menos buena. El problema está en quién compra ese material..............?



42
De: RM Fecha: 2008-10-03 18:14

El problema es: ¿Quién la diferencia?



43
De: Luis Fecha: 2008-10-03 23:42

¡¡Madre mía!! Me ha dado terror el aspecto de carta de despedida...

¿Igual es que simplemente la ciencia-ficción ya está siendo definitivamente "absorbida" como literatura o cine "normales"? ¿No será que no desaparece sino que está desapareciendo ya de "su coto"?



44
De: RM Fecha: 2008-10-04 00:40

No. Desapareció hace años.



45
De: Jesús Cuadrado Fecha: 2008-10-04 13:29

Gran texto, profe.

--



46
De: Ingrod Fecha: 2008-10-04 22:14

Obi-Wan si que escribio esta gran verdad cuando cierto alumno suyo le quemo el templo..., y la cosa no acabo tan mal al final.

La verdad que me has deprimido, pero el cristal pesimista tambien deforma la realidad y precipita el desastre, mira, yo tengo un pie en la SF clasica de toda la vida, y por otro en el rol online -que mato al rol de mesa-, y si te sirve de consuelo ya noto los primeros indicios de que la gente ya se esta hartando de elfos y enanos.

Al contrario de ti creo que la crisis hara mover las cosas hacia regiones desconocidas, el auge del fantastico anillesco y poteril ha sido en la epoca de vacas gordas, en la de vacas flacas o emigras o mueres. Ya es un cliche, pero no menos cierto, que la grafia china de crisis significa a la vez peligro y oportunidad.

Por otro lado "el futuro es ahora", la ciencia y la tecnologia ya son parte de nuestras vidas, no un terreno ignoto, todo lo vaticinado por la ciencia ficcion esta empezando a hacerse presente -robots japoneses, china en el espacio, creacion de vida en el laboratorio, mundos virtuales, etc.- y escribir ciencia ficcion hoy dia es escribir sobre la realidad, no en base a los clasicos o a los cliches, por eso puede que la ciencia ficcion este ahi, pero ya no la sabemos ver, y quiza ese es uno de los sintomas de hacerse viejo, ya no se conecta con la realidad y lo cambios, lo que lleva al clasico "cualquier tiempo pasado fue mejor" y a quejarnos de la "juventud decadente" como lleva haciendose desde epoca de Platon.

Pero si te refieres al tema editorial en españa te doy toda la razon.



47
De: José Luis Zárate Fecha: 2008-10-04 22:54

Nada más que la verdad.
Igual pasó en Mexico.
Me permito poner una liga a tu artículo en mi blog.

// en México hay un dicho que dice: viejo los cerros y reverdecen.

La lucha no está perdida ni mucho menos. Pero es que también hay que saber contar las bajas...



48
De: V. Fecha: 2008-10-05 10:37

Pero vamos a ver, que no es una visión pesimista. Las cosas cambian, han cambiado, sí, pero no tiene por qué ser a peor. Se quema el guetto, lo cierran, nos obligan a salir de él porque ya no existe.
Pues oigan, cojonudo.
Nos vemos todos fuera.



49
De: Juanmi Fecha: 2008-10-05 11:06

Completamente de acuerdo con V.
Esa es para mí la conclusión de todo esto, no el pesimismo.



50
De: Ingrod Fecha: 2008-10-05 21:00

Bueno, alguien tenia que tocar la corneta de despedida y bajar la bandera.

Ahora a esperar expectantes a ver que viene despues. Ya digo que el reino de la fantasia epica no va a durar para siempre.

Una cosa que se me quedo ayer ¿como el rol mato a la CF?



51
De: RM Fecha: 2008-10-05 21:19

Más rápido, menos esfuerzo. Tú-te-lo-guisas-tú-te-lo-comes. No es necesario leer: tú inventas sobre la marcha. El placer de ser dueño de tu destino, o del destino de los demás, y hacerlo jugando. Pocos quebraderos metafísicos de cabeza.


Sign of times.



52
De: Ingrod Fecha: 2008-10-06 08:28

Pues no se, en mi experiencia y por la gente que conozco el jugador de rol que realmente le gusta el rol esta mucho mas leido que quien no lo juega. Asi que eso de que no es necesario leer lo veo mas como prejuicio. Para ser un buen master de rol hace falta imaginacion y conocer el universo del juego, y para ambas cosas hace falta leer y no precisamente poco. Bastante gente que juega a rol escribe el trasfondo e historia de sus personajes.

Lo que si le podria achacar al rol es que atrae a gente con imaginacion que quiza si no lo hubiera se habria dedicado a escribir, o que todas las historias que se pueden contar estan limitadas al universo creado en el libro del master. O que se tieneda a la hiperexplicacion de hechos, lugares, y elementos accesorios, que aportan poco a la narracion. Pense que irias mas por ahi, aunque yo lo veo de otro modo.

Trasladado a los videojuegos los juegos de rol se convierten en autenticas historias interactivas, no solo asistes o te transmiten la historia, como en cine y literatura, sino que experimentas la historia desde dentro, y si el juego es bueno llega a hacerte pensar. Es en el campo de los videojuegos donde la ciencia ficcion aun tiene bastante fuerza, con ejemplos como Caballeros de la Antigua Republica, Mass Effect, Bioshock, Fallout, donde no solo hay que pegar tiros sino bastante que leer y descubrir. No te cuentan solo el dilema metafisico del personaje, sino que hacen que lo vivas, con lo que se interioriza mas. El papel del master lo toma el creador del juego, ha de conjuntar una historia, crear unos personajes y unos hilos argumentales que dependan de las decisiones de los jugadores, el verdadero reto es hacer que los diversos posibles finales sean igualmente interesantes.

No se trata solo de crear una historia con un pricipio y un final, sino de crear todo un universo con sus propias reglas. Los quebraderos metafisicos de cabeza dependeran de como sea ese universo, sus reglas e historia y de la calidad del master.

Desde mi punto de vista el rol no consiste solo en llevar un personaje, sino en lo que vives con el y el mundo en el que se mueve. Por eso creo que la proxima terra ignota a descubrir en la literatura CF y fantastica estara en la creacion de universos de ficcion y de las historias interactivas que se desarrollen dento de ellos. Puede que me equivoque, pero me parece que por ahi iran los tiros. El reto de futuro estara en saber crear buenas historias sobre esas aun primitivas bases, en resumen una terra ignota con todas las letras.

La diferencia estara es seran obras de autores colectivos, y que muchas de las historias se desarrollaran dentro de universos creados por otros, los universos creados a partir de Tolkien y el universo de Star Wars son los primeros ejemplos de esto. Un ejemplo que se me viene ahora y que no se si conoceras es el comic "Los Jedis contra los Sith" con guion de Darko Macan y dibujo de Ramon F. Bachs, donde a pesar del titulo simplon y desarrollarse dentro de la franquicia, sus autores aportan su propio punto de vista y su estilo propio.

Se puede ver como mercadotecnia, decadencia y falta de ideas, pero quiza es que hay que saber buscar y donde buscar. Cuando cayeron los dinosaurios quien iba a pensar que esas miserables ratas ladronas de huevos tenian algun futuro.



53
De: flexar Fecha: 2008-10-06 13:35

He leído en al menos dos mensajes una duda sobre eso de que "una imagen vale más que mil palabras".
Hace ya muchos años que escribí un artículo que se titulaba "Una palabra vale más que mil imágenes".
Por poner un sólo ejemplo, ¿Alguien puede ponerme en imágenes --le doy mil imágenes-- sinceridad?

Un antiguo colaborador de Nueva Dimensión.



54
De: Luis Fecha: 2008-10-11 13:27

Creo que no se me ha entendido bien, simplemente: Yo quería, creo, llegar a una conclusión más parecida a la que ha llegado V.
La ciencia-ficción como género no tiene mucho sentido desde hace tiempo: Eso ya nos lo ha dicho William Gibson hace bastante. Ya no podemos especular con como será el futuro, y de alguna manera "el futuro era esto", por lo tanto toda esa especulación científica... Pues sí, es lógico que se convierta en algo del pasado.
En otro orden de cosas: La ciencia-ficción no ha dejado de existir como elemento cultural... Como elemento presente en la cultura, en otros géneros, acaso en lugares que antes no eran el suyo. Así he entendido yo el símil del ghetto... Ahora que está demolido, sus habitantes no han desaparecido: Se mezclan con el resto de vecinos, ya sin aquel lugar común que compartían...

Y otra cosa, Rafael, en cuanto al comentario sobre el Rol , me parece que no debes conocer muy bien ese hobby, simplemente. Es bastante desacertado. Desde luego como aficionado, y sólo en cuanto al tema lectura, debo decir que para jugar bien hay que leer mucho, aunque sólo fuera en concepto de "documentación". Es uno de los hobbies que mas invitan a la lectura.



55
De: RM Fecha: 2008-10-11 13:48

Al master.



56
De: Luis Fecha: 2008-10-12 01:04

Ja, ja... Al master por la cuenta que le trae, vistos los manuales que ha de manejar.
Pero ya en serio: Hace mucho que los buenos juegos de Rol, sin ir más lejos, traen su sección corrspondiente de bibliografía con la que explorar el tema del que vaya el juego. Y los mejores incluso de discografía "inspirativa" y filmografía... Pero no insisto.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 107.22.26.172 (2583f22f78)
Comentario