No falla. Llega el verano y el personal se despendola. El personal de los bares y restaurantes, quiero decir. Manda huevos, que dijo el otro. Y eso que yo no quería ni manteca colorá, como pedía el otro señorito, sino una cerveza y una racioncita de acedías de Sanlúcar, que las anunciaban con tiza en la pizarra colocada a la entrada.

No falla. Se les llenan los bares y restaurantes de clientes, pese a la crisis o quizá a causa de ella, y parece que los tíos ya han hecho caja mentalmente. O saben que el dinero va a parar a las arcas de otro. Porque de pronto se olvidan no de que estés allí sentado, esperando, sino de cuál es su trabajo.

Llegamos, los cuatro. La terracita, bien apañada, con unas diez mesas de las cuales hay libres tres o cuatro. El único sitio donde se puede entrar, porque todo lo demás está de bote en bote, y a pesar de que sé que nos van a meter un clavazo.

Nos sentamos. El camarero está atendiendo a otra mesa. Vale. El camarero se va a la barra que asoma a la calle, se pone a charlar con otro camarero, se vuelve, se mete las manos en el delantal, sirve una cerveza a otra mesa. Le dice a un cliente que no, no quedan aceitunas.

Pasan cinco minutos y al camarero todavía no le ha dado la gana de acercarse a la mesa donde estamos, los cuatro, esperando que se de cuenta no de que estamos allí sentados, sino de que su trabajo es, precisamente, venir a preguntarnos qué queremos, entregarnos la carta, preguntarnos las bebidas, engatusarnos, y luego tenernos allí esperando a que llegue la comanda todo el tiempo que le venga en gana.

Cruzo una mirada con mi mujer. Ella se sonríe, porque me conoce. Cuento hasta cinco. Me levanto. Nos levantamos. Nos marchamos.

Tarareando, eso sí, la marcha imperial.

Primero de los sitios de toda la vida que se ganan la cruz este verano.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/58751

Comentarios

1
De: Mel Fecha: 2008-07-30 13:14

Esa misma escena me ocurrió, hace años, en la terraza de una cafetería en el Paseo Marítimo. Con la salvedad de que, de diez mesas ¡¡la ÚNICA ocupada era la nuestra!! Y el camarero, en la puerta, de pie, sin acercarse. Ha sido uno de los dos únicos sitios de los que me he levantado y me he ido... Un mes después, la cafetería cerró. Qué misterioso.



2
De: Juanmi Fecha: 2008-07-30 13:14

Anda que no se comía bien en La Iglesiona... Y lo profesionales que son las dos camareras que atienden las mesas.



3
De: RM Fecha: 2008-07-30 13:18

Juanmi, lo tuyo con la iglesiona empieza a preocuparme...

En fin, esta noche iremos a la Viña a intentar comer caballitas a la plancha. A ver qué nos depara el destino.



4
De: unexalumno Fecha: 2008-07-30 13:20

Lo triste Rafa, es que te pasa a ti, me pasa a mi, y lo peor, le pasa al que viene a darnos de comer, (vamos, el turista). Y por si no nos vamos dando cuenta,... sin astilleros, ni dephis, ni tabacos, o vamos currándonos lo de agradar al turista, o a ver como pagamos las cervezas.



5
De: paco rey Fecha: 2008-07-30 13:54

La gente se piensa que todo el mundo sirve para camarero.....

Desde que mi padres se jubilo, era mecanico de pesca, hace años que no voy a Cai, pero recuerdo mucho a los del Achuri.



6
De: dani Fecha: 2008-07-30 13:55

Hablando de problemas con la hostelería en verano. Ya os habíais ido Juanmi y tú de la Semana NEgra, cuando estando en la terraza del don manuel con Marimar y Javi me clavaron 15 € por un Jack Daniels... y lo peor es que se dio cuenta Javi... cuando ya me había trasegado 2.... Ay...



7
De: Juanmi Fecha: 2008-07-30 14:02

La última noche les devolví dos Gyn Tonics después de habérmelo servido. Pido un beefeter y me lo tran ya servido en un vaso con hielo. Les digo que me lo sirvan delante de mi o no lo quiero, y me tran Gin de garrafón.



8
De: Juanmi Fecha: 2008-07-30 14:05

Esas cosas en La Iglesiona no pasaban.



9
De: EinnDc Fecha: 2008-07-30 14:10

Mi mujer podría dar fe. Yo soy de los que se sienta y espera, relativamente un tiempo prudencial.

Pero como al camarero de turno se le ocurra ir a atender a una o más mesas de los que han llegado después de mí, dejándome abandonado a mi suerte, ya estoy despegando el culo del asiento. Y lo he hecho en cienes de ocasiones.

Incluso alguna vez en que mi mujer ha soltado el "pues vete tú que yo me quedo" ha terminado ella dándome la razón al ver que no sólo le han tomado nota a otros antes que a nosotros, sino que incluso les han servido antes de acercarse si quiera a preguntarnos que queríamos.

Saludos!



10
De: Juanmi Fecha: 2008-07-30 14:18

¡Cómo está el servicio!



11
De: Wayne Gro Fecha: 2008-07-30 14:37

¡¡Acaba de poner el dedo en la llaga!! No soporto que me hagan eso. Peor lo pero es cuando, después de un buen rato, el camarero, encima con mala cara, te dice que "estan a tope" o "es que falta gente" Coño, tómame nota, tráeme una cerve, y ya iremos saliendo del paso. Muy bien puesta la cruz. Lo malo es que con lo que ha caído el famoso camarero español, pronto no se va a poder salir fuera por tener el mapa tachado por completo



12
De: RM Fecha: 2008-07-30 14:53

No me extraña que en Madrid, por ejemplo, ya no queden camareros españoles...



13
De: RM Fecha: 2008-07-30 14:53

Joer, Dani, te clavaron bien. Pal año que viene, más vale que tiremos de petaquita ad hoc, que en el supermercado junto al hotel estaban bien surtidos de whisky.



14
De: Dougal Fecha: 2008-07-30 15:02

Feria de Rota, en Mayo pasado, caseta de los Funcionarios (parece que ni hecho aposta): entramos trece personas y como las mesas son pequeñas nos ponemos a unir dos para sentarnos todos juntos. Llega el camarero:

- No se pueden juntar las mesas.
- Pero es que somos trece.

El tio impasible:

-Es que no se pueden juntar las mesas, porque puede llegar mas gente y les puede hacer falta.

Me empiezo a cabrear.

- Es que ya nos sentemos juntos o separados, las mesas van a estar ocupadas, asi que qué mas dá que estan juntas.

-Es que no se pueden juntar las mesas.

-Pues ahi te quedas.

Así que nos largamos a la caseta de al lado, donde al camarero le daba igual que las juntaramos o las pintasemos de verde, y nos dejamos los cuartos muy a gusto y con muy buen provecho.



15
De: RM Fecha: 2008-07-30 15:05

Sacto. Es como cuando nos juntamos a comer treinta para celebrar, no sé, que no nos ha tocado la quiniela. ¿Por qué hay que pedir un menú concertado, donde te clavan igual que si pidieras de la carta directamente... cuando si tú no vas y van otras treinta personas a ocupar las mesas de manera individual tanto el cocinero como los camareros tienen que trabajar lo mismo?



16
De: Dougal Fecha: 2008-07-30 15:14

Bueno, el tema de las clavadas por menús nefastos es otra cosa... En mi oficina, y despues de varias experiencias pateticas, la comida de empresa de Navidad la hacemos ¡¡en Febrero!!, y siempre comemos mucho mejor por el mismo dinero, sin agobios y pasando un muy buen rato.



17
De: AMS Fecha: 2008-07-30 15:43

En todos lados cuecen habas, amigo. El otro dñia en una famosa cerveceria Bruselense, para mas señas, la muerte súbita, tuve que asistir a que una camarerea pasara de nosostros porque estaba hablando con unas clientas de una faja que se había comprado y que le hacía mucho mas esbelta, lo juro. Mientras me descojonaba por la escena, la moza, de unos 40, enseñaba la faja a las dos clientas que reían sus gracias. Al cabo de unos diez minutos y con el local semivacío se dignó en acercarse para preguntarnos que qué queríamos. Las cervezas excelentes, eso si. Por cierto ¿qué local es el tuyo? para no ir, vamos.



18
De: Claudio Fecha: 2008-07-30 19:05

Lo de la Marcha Imperial suele ser la banda sonora de esos sitios, sobre todo por los sablazos (laser) que te meten por el culo de regalo.

Mi record en espera en agujeros de tal calaña fue de media hora. Ya no volví, claro.

El Don Manuel era una risa. Los precios de las cañas oscilaban entre 1.7 y 2.1 euros, según le diera la ventolera a la camarera de turno. Normal lo del whisky...

La Iglesiona ya no es un monumento de Gijón, sino el bar adyacente del que Juanmi conserva todos sus recuerdos. Ah, bendita nostalgia...



19
De: enrique alcina Fecha: 2008-07-31 02:21

Oh, gran tema, Rafa. Yo a veces también me siento invisible, la otra noche, en el concierto de Veloso, fui invisible pa tres o cuatro camareros, pasaban todos de largo, servían a los de junto, no escuchaban "¡dos cervecitaaaas!". Un poco más y me las sirvo yo mismo.
Y antes, en La Viña aprendimos matemáticas. Una ración, 7,50; media ración, 4,50. Y los picos, subvencionaos. Hay de todo en La Viña del Señor, que por lo menos toma aire en verano. Y leo cosas tremendas por aquí, jeje, somos todos invisibles !!
Eso sí, todo muy rico.



20
De: Antoine Fecha: 2008-07-31 10:49

Media hora tuve que esperar yo para que me pusieran un café, por supuesto nunca volví a ese sitio.



21
De: RM Fecha: 2008-07-31 10:56

Ayer comprobamos en la Viña que un pescado a la plancha ahora es un pescado sumergido en aceite...



22
De: Juanmi Fecha: 2008-07-31 11:03

De todo hay en la Viña del Señor.



23
De: Alberich el Negro Fecha: 2008-07-31 13:00

# 21

"Ayer comprobamos en la Viña que un pescado a la plancha ahora es un pescado sumergido en aceite...".

# 22

"De todo hay en la Viña del Señor".

-----------

Perdonalos, porque no saben lo que hacen...



24
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-07-31 18:30

El otro día estábamos en una heladería, ni llena ni vacía, esperando a que nos atendieran. Tal como llego me voy pitando al baño, lo siento, la angurria que me dan las cervezas de la comida.

Al volver, mis compañeros ya han pedido. Me acerco a la camarera y le digo si me puede tomar el pedido. No lo digo de mala gana, y no me acerco cabreado, simplemente quiero evitar que tarden más en traerme mi helado que a mis amigos.

La camarera me mira de arriba abajo, no creo que porque yo esté muy bueno, me pone cara de asco y me dice "Tú quédate sentaito, que ya iré yo."

Se acerca a los dos minutos y antes que nada le digo, con una voz cargada de sarcasmo, que me debe disculpar por haberme acercado a ella a pedirle lo que quería.

Ella me dice que no le ha molestado, y yo le digo que un poco debo haberla ofendido, porque ni esa mirada ni esa contestación son normales. Ella, muy ofendida, dice que mira y habla como le da la gana. Asiento y le pido un helado enorme en una copa enorme, con sirope, chocolate, etc.

Tal como se mete por la puerta del local, mis amigos y yo nos levantamos y nos vamos. Supongo que cuando llegara con nuestros pedidos entendería que, si ella mira y habla como le da la gana, nosotros nos vamos de los sitios cuando nos da la gana.



25
De: RM Fecha: 2008-07-31 18:35

Es que esa asignatura mínima que se llama cortesía y saber estar no la dan en las escuelas de hostelería.



26
De: Alberich el Negro Fecha: 2008-07-31 19:22

# 26

Amén digo a eso. ¿Pero no es verdad que deberían llegar a las escuelas de hostelería con esa lección aprendida de su propia casa?



27
De: Anónimo Fecha: 2008-08-01 04:56

joder y no mencionais que os cobren por el pan , el colmo para mi fue el otro día en una cafeteria por las Puertas de Tierra que van y me cobran 1 euro por cada minibaguetina que puso, joder que a lo tonto nos gastamos 5 euro en pan , casi mil pelas .. al final el negocio del ladrillo va a ser el pan .



28
De: RM Fecha: 2008-08-01 08:57

El cobro del pan y los picos ya ha sido ampliamente comentado por aquí.



29
De: Bernardo Fecha: 2008-08-01 13:37

Un caso curioso me pasó a mí en una pizzería.

Mi mujer pide una ensalada, y le dice a la camarera que si puede cambiar los esparragos por maiz. La camarera asiente que sin problemas.

Cuando llega la cuenta, aparece la ensalada a 3,90 €, que era el precio de la carta, y aparte nos cargan 1,20€ como ingrediente adicional.

Entonces hablamos con la camarera y el encargado y le comentamos que no hemos pedido un ingrediente adicional sino que hemos hecho un cambio, nos responde que ellos lo hacen así. Le decimos que de acuerdo, pero que es su obligación advertirlo antes.

Ganas me dieron de decirle que me pusieran en una servilleta de papel los esparragos de la ensalada, que para eso los había pagado



30
De: charo Fecha: 2008-08-12 17:10

Creo que ser camarero es demasiado duro: mal pagado y muchas horas en el curro. Y espero que algún día se mejore esta profesión, con una buena regulación laboral, porque es un puesto de trabajo imprescindible. Ni en las altas Escuelas de Hostelería hay vocación de camarero, todos quieren ser cocineros....

Por cierto: envío un saludo a enrique Alcina, al que admiro desde hace mucho y que me gustaría conocer.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.200.104 (dabf38fc40)
Comentario