En el hipermercado, hasta los topes por aquello del puente y la necesidad de reabastecerse de provisiones, una bellísima madre alemana, rubia y joven, entre Sigrid de Thule y Margarita, reprende a un niño pequeño.

... y entonces ya es imposibre frenar la fantasía.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/56404

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.77.30 (4c89b65b3c)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?