De él se dijo que era el mejor escritor en los cómics, pero no necesariamente el mejor escritor de cómics, o una de esas frases brillantes parecidas. Perteneció a la generación de jóvenes contestatarios que tomaron las riendas de Marvel (que es decir las riendas del comic-book mainstream americano) en los años setenta, el recambio natural de la generación de Lee, Kirby y Ditko, una generación que tenía cosas que contar porque miraba a su alrededor y, sobre todo, porque quería cambiar lo que veía a su alrededor. A hombres como Steve Gerber (que fue el mejor escritor de cómics de su momento, con frase brillante o sin ella) se les debe la osadía de ampliar el universo marveliano hacia rincones no explorados antes: la generación que vendría luego (la de Byrne y Claremont y Simonson y todos los demás, los polluelos que engendró Jim Shooter hasta que se le rebelaron y se acabó aquel Camelot) crearía uniendo la vieja magia de Stan and Co con la nueva magia de los años setenta, forjando la auténtica edad de oro del comic-book superheroico.

Steve Gerber ya no estaba a bordo. Demasiado sofisticado, demasiado experimental (auténticamente experimental, diría yo), había sufrido en carnes las mieles del éxito con series secundarias (es tabú tocar los viejos mitos, por eso es mejor crear mitos nuevos) a las que dotó de progresía, humor, desesperanza, denuncia y sátira, pero también ese éxito le rebotó en la cara cuando tuvo que dar carpetazo a uno de sus títulos más interesantes (Omega the Unknown) y dejarse de jueguecitos sexuales y políticos con su Pato Howard.

Leer a Gerber en aquellos años era a la vez un rompecabezas y una delicia. Rompecabezas, porque en España se publicaron sus títulos (los que se publicaron, claro, Howard sigue inédito prácticamente) desordenados, sin pies ni cabeza, uno de los males típicos de Ediciones Vértice, incapaz de seguir la pista de los personajes según fueran pasando de un título a otro y, además, con unas traducciones que no comprendían los matices, los juegos de palabras, los experimentos que Gerber hacía. Delicia porque sus historias tenían alma, tenían poesía y delirio, nos hablaban de héroes que no querían serlo y de malvados (brujos o empresarios) que de puro cercanos daban mucho miedo.

Gerber era contestatario, hippie de su tiempo, intelectual constreñido por un medio que no le rió las gracias y que, apenas una década más tarde, se las rió a su equivalente inglés, que tanto tomó de su Hombre Cosa. Se empeñó en una cruzada para recuperar los derechos de su pato y creó con el viejo Jack Kirby, otro cruzado incapaz de aceptar la derrota, una pálida sombra de su Howard llamado Destroyer Duck.

Luego quizá ya no estuvo a la altura. O el medio y yo mismo habíamos cambiado demasiado para que le prestáramos, todos, la atención necesaria.

Pero aquella historia del payaso suicida de El Hombre Cosa quedará, para siempre, como uno de los momentos clave del comic-book de todos los tiempos.

Se nos ha ido Steve Gerber. Una criatura de los pantanos de Florida se arrastra por las ciénagas más melancólica que nunca.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/55540

Comentarios

1
De: Ojo de Halcón Fecha: 2008-02-12 20:19

Todavía sigue siendo uno de mis guionistas favoritos. Cuando veo los autores que había entonces... y los autores que hay ahora, me dan ganas de llorar y de vomitar.

Vaya tela.



2
De: Antoine Fecha: 2008-02-12 20:51

Para mi, el mejor de los 70 junto con Steve Eagleheart.



3
De: CarlosP. Fecha: 2008-02-12 21:04

Cagontoloquesemenea!

Si que estuvo a la altura...sus Guardianes y sus Defensores fueron soberbios.

¡Quién no recuerda a la Masa enfadada porque alguien habia matado a la madre de Bambi!

Aquellos Defensores tenian unos guiones tan, a veces, desconcertantes que parecian prepararnos para la llegada, años despues, de la Patrulla Condenada de Morrison.

Me hubiese gustado estar allí.



4
De: CarlosP. Fecha: 2008-02-12 21:09

¡Ah! Te referias a lo hizo despues de Destroyer Duck.....de acuerdo.



5
De: WWfan! Fecha: 2008-02-12 21:24

¿Se sabe qué pensó o dijo de la peli de Howard el Pato?.



6
De: PAblo Fecha: 2008-02-12 22:14

Creo que no le gustó, pero no me haga mucho caso, como tampoco estaba muy de acuerdo con la nueva resurrección de Omega El Desconocido que planea Marvel.

Como no, junto al de Entrecomics, el mejor obituario que se ha escrito sobre este gran guionista.

D.E.P.



7
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2008-02-13 03:06

Joder. Vaya racha. Se nos va Heath Ledger, Brad Renfro, Roy Scheider, me acabo de eneterar que a James Ballard le quedan dos telediarios... ¡y encima ahora se muere el creador de Howard el Pato! ¿Qué narices le pasa al mundo últimamente?



8
De: JJP Fecha: 2008-02-13 22:19

Y George Mc Fraser. Adios a las aventuras de Harry Flashman



9
De: anguloagudus Fecha: 2008-02-17 16:42

"... ¡y encima ahora se muere el creador de Howard el Pato! ¿Qué narices le pasa al mundo últimamente?"

Tengo la sensación de que el relevo generacional tiene un déficit importante y por eso se notan mas las ausencias. No se si estoy equivocado, pero creo que antes eran mas y mejores ¿O será que me estoy haciendo mayor?

A título de curiosidad:

http://www.reuben.org/ncs/members3.asp

Página de la Nacional Cartoonits Society sobre decesos de sus miembros. Con una plancha homenaje a cada uno de ellos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.241.232 (e0f34daa1c)
Comentario