Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/54598

Comentarios

1
De: AMS Fecha: 2008-01-06 11:17

¿Lo qué?
desde mi flamante portatil nuevo que em han traido los reyes :)



2
De: RM Fecha: 2008-01-06 11:20

Mentira, que te lo han traído los de American Express.



3
De: Lola Fecha: 2008-01-06 11:31

En realidad, este post es un homenaje a 4' 33'' de John Cage, no? :P



4
De: Javi Lara Fecha: 2008-01-06 13:12

Me encanto el libro, lo que no se es que carajo hace Disney comprando los derechos para la pelicula.



5
De: V. Fecha: 2008-01-06 15:27

Habrá que comprarlo. Si no gusta, las críticas al RM, clarostá :P



6
De: Mt Fecha: 2008-01-06 18:26

Hombre, no es tan extraño que Disney compre los derechos de una novela infantil (juvenil como mucho) de corte melodramático sobre un tema de gran potencial como espectaculo.

Sobre la calidad del libro, a las palabras de Almudena Grandes en el suplemento de El País de agosto me remito (donde, por cierto, también comentaba acertadamente algunos pasajes de La sombra del viento).



7
De: Mt Fecha: 2008-01-06 18:35

Ahí va el artículo de Almudena Grandes, un tanto remozado para hacerlo más ágil. Ojo, contiene SPOILERS.


"No es que los libros le den miedo, porque es un gran lector, desde pequeñito. Mientras leía, Junior era y no era él, pero en ambos casos era mejor y más feliz. Así que leyó muchos, muchísimos libros.

Ahora, a punto de cumplir los 16, ha alcanzado el estado que los amigos de sus padres definen como "estar hecho un hombre". Aunque todavía no se afeite.

Hasta que se jubiló, hace apenas dos meses, Lola, la librera de su barrio, le recomendaba libros para adultos. Y mientras ella estaba al otro lado del mostrador, él los seguía leyendo con la misma fruición, una avidez parecida a la gula, que le despertaban hace unos años los libros de Michael Ende o Roald Dahl.

Junior todavía no conoce la magnitud de la deuda que nunca podrá pagarle a esa mujer. Pero ya lo intuye, porque desde que su nuera la ha sustituido, el mundo gira al revés, y él no entiende absolutamente nada. "¡Ah! ¿Pero todavía no te has leído éste?", le preguntó hace poco, muy sorprendida, mientras le tendía una novela gorda de la que se han hecho ya tropecientas ediciones. "No", contestó él. "¿Y mi suegra, en qué estaría pensando?", concluyó, tendiéndoselo con gesto imperativo. Ahí empezó a estropearse todo.

Esa novela empezaba con un niño que se acababa de quedar huérfano de madre, que tenía miedo de no poder recordarla, que no sabía cómo hablar con su padre y que un día encontraba un libro especial, capaz de hablar sólo para él? "¡Pero, bueno!", gritó Junior en la soledad de su cuarto, como Bastian Baltasar Bach en su buhardilla, "¡pero qué morro tiene este tío! ¡Si esto está calcado de La historia interminable!". Y sí, el principio estaba calcado, pero sólo el principio. Lo demás, por desgracia, no. Y ni siquiera eso era lo más notable. Lo asombroso de verdad era que en la obra de Ende, literatura infantil sin máscaras ni complejos, no hay ni una sola trampa, ningún cabo sin atar, ningún elemento sin justificar en la impecable verdad que construye el propio libro. Y en esta novela tan exitosa, para adultos, todo sucede no ya por casualidad, sino en la exacta medida del azar que le conviene al autor para que encajen sus piezas aunque sea a martillazos, y si no, siempre aparece a tiempo una llave que lleva treinta años perdida, un benefactor anónimo, o algo más raro. Exactamente igual que en la peor literatura para niños. Por eso fue a la librería a devolverlo. Lola le dejaba; su nuera, no.

"¡Pero cómo no va a haberte gustado! Si le encanta a todo el mundo... Toma éste, anda, que acaba de salir y es buenísimo". Bueno, por lo menos es delgadito, pensó él. Se lo leyó en una tarde, pero le hizo el efecto que el anterior. Aquí también hay un niño, y tiene nueve años. Claro, que el autor no debe conocer a nadie de esa edad, porque su protagonista se comporta como si tuviera cuatro. Y su padre es nazi, pero él no sabe lo que son los nazis. Y va a un colegio nazi, pero no sabe lo que son los nazis. Y Hitler va a cenar a su casa, pero no sabe lo que son los nazis. Y su hermana tiene... ¡12 años!, pero tampoco sabe lo que son los nazis. Y a su padre le nombran jefe de un campo de concentración, y se va a vivir allí, y pasa el tiempo, y sigue sin saber lo que son los nazis. ¿Y por qué? Pues porque, si lo supiera, no podría pasar lo que pasa en la novela, y si tuviera la edad que aparenta, pues tampoco. O sea, que en vez de llaves perdidas o benefactores desconocidos, aquí se para el tiempo cuando conviene. Exactamente igual que en la peor literatura para niños.

¿Qué está pasando aquí?, se pregunta Junior. ¿Por qué, de repente, los libros para adultos parecen literatura infantil? ¿Por qué sus autores bordean los problemas en vez de solucionarlos y no se toman el trabajo de justificar sus decisiones? No es que no se le ocurran respuestas para esas preguntas, pero ya no sabe si le apetece empezar a afeitarse."




8
De: RM Fecha: 2008-01-06 19:36

Sí, a los escritores nos da mucho coraje que haya otros escritores que vendan mucho más que nosotros..



9
De: Carlos Fecha: 2008-01-06 21:45

Estimado Rafael, aprovecho el último comentario tuyo para pedirte por esta vía (al parecer no conseguí hacerte llegar un correo) que contactes conmigo para un tema relacionado, justamente, con el incremento de las ventas de mi novela (que, no te preocupes... je, je, se vende poco).
Gracias por anticipado.



10
De: Jose Joaquin Fecha: 2008-01-06 23:43

Yo nunca me fío de un libro que le gusta a todo el mundo, o mejor dicho, nunca me fío de un libro que no disguste a nadie.



11
De: unoque entradevezencuando Fecha: 2008-01-07 10:46

Rafa, por alguna broma de la tecnología, la foto del libro "EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS" no se ve desde Mozilla - Firefox, si desde Explorer, de ahí la pregunta de AMS



12
De: RM Fecha: 2008-01-07 10:57

Ya. Not my fault. Not in my hand.



13
De: Lola Fecha: 2008-01-07 12:27

Aaaah, era eso... :P



14
De: PAblo Fecha: 2008-01-07 17:59

Para no enrollarme repitiéndome te dejo el enlace de lo que escribí hace ya un tiempo sobre esta novela.
(Espero que no le moleste RM)

http://ellectorimpaciente.blogspot.com/2007/10/el-nio-con-el-pijama-de-rayas-de-john.html



15
De: Mt Fecha: 2008-01-07 18:08

"Sí, a los escritores nos da mucho coraje que haya otros escritores que vendan mucho más que nosotros.."

Ya, pero cuando se tiene razón, se tiene razón. Atacar al opinador no niega la validez de su opinión.

En cuanto a Haddon, PAblo, hay que decir que en aquella novela -bastante menos pretenciosa-, el protagonista y su voz narrativa están mucho mejor construidos que en ésta.



16
De: RM Fecha: 2008-01-07 19:18

Mt, el opinador (o la opinadora) parece que no es capaz de comprender que el libro es una enorme parábola: nosotros somos Bruno.

Claro que yo tampoco pude comprender por qué en mi vida nunca se ha cruzado la tal Lulú...




17
De: minukab Fecha: 2008-01-07 19:59

> Ya. Not my fault. Not in my hand.

Estimado RM:

¿Nos está induciendo a utilizar Explorer?

¿No se podría cambiar el formato de la imagen?

Gracias



18
De: RM Fecha: 2008-01-07 20:12

Coñe, que la imagen es la portada del libro nada más:



19
De: RM Fecha: 2008-01-07 20:15

Ale, cambiada por otra imagen algo más pequeñita.

Por cierto, la portada es genial.



20
De: Mt Fecha: 2008-01-07 22:02

Parabola bastante simplona, por cierto.



21
De: RM Fecha: 2008-01-07 23:53

Esa es la razón de ser de toda parábola. Si no, sería metáfora. O alegoría.



22
De: Ojo de Halcón Fecha: 2008-01-08 14:24

El día 5 me lo compré por recomendación de un colega. Ya tengo ganas de hincarle el diente.



23
De: Ojo de Halcón Fecha: 2008-01-22 20:14

Ya me lo he leído. Tremendo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.163.124 (2aec0c5bc5)
Comentario