No es que los gaditanos vivamos al día: es que ya vivimos a dos meses vista. Este año, que viviremos un carnaval atípico y tempranero, ya tenemos la primera polémica a la vista.

Es, en realidad, una polémica vieja desde que los sistemas de grabación y difusión por internet pusieron al alcance de los aficionados la posibilidad de reproducir y retransmitir las coplas de nuestra fiesta grande. Este año ha saltado pronto el tema y ya saben ustedes que se ha hecho público un pasodoble, extraviado o robado en uno de los ensayos privados del grupo de Juan Carlos Aragón. Sin embargo, mientras casi todo el mundo se ha llevado las manos a la cabeza, el autor le ha quitado hierro al asunto con una frase lapidaria y admirable: “Así el público lo cantará con nosotros en el Falla”.

Nos encontramos con dos maneras de concebir el carnaval, y si me apuran ustedes, dos maneras de concebir la vida. Por un lado, los aficionados que consideran que el carnaval es de todos y para todos, algo surgido del pueblo y para el pueblo. El equivalente del mester de juglaría de tiempos medievales, donde todo era de todos y a la vez era de nadie y donde el autor pronto se olvidaba porque no existía una conciencia clara de propiedad ni de pertenencia. Por otro lado, la tendencia de los últimos años a la profesionalización dentro de autores, músicos y cantantes, que un poco sin quererlo y otro poco quizá adrede convierten el carnaval en una especie de coto de artistas que, como tales (y sin duda en su derecho), reivindican sus derechos y el control de la difusión de su trabajo.

Para los segundos, no hay entonces nada peor que un picaíto del carnaval, uno de esos señores o señoras que se conocen letras, músicas, tipos, años de premios y cajonazos, alineaciones de chirigotas. Porque los picaítos (y en Cádiz somos muchos, pese a que seamos pocos) siguen considerando (y sin duda en su derecho también) que el carnaval sale de abajo para todos y no puede ni debe tener dueño. Es gracias a muchos de esos picaítos que se conservan libretos, octavillas, fotos ajadas, discos de pizarra antiquísimos, originales de partituras y, evidentemente, cintas donde se clasifican grabaciones de la radio que se perpetúan para la eternidad gracias a su celo madrugador durante años de robar el sueño al trabajo para dedicárselo a la afición.

En el fondo, no hay tanta diferencia, me parece, entre esos conservadores del carnaval más antiguo y quienes ahora, desde sus portales y páginas web, difunden las canciones no sólo del carnaval del COAC, sino también las del importantísimo carnaval de la calle, que sin duda merecerá objeto de estudio y análisis dentro de unos pocos años. Es significativo que muchos de quienes ahora “hacen la calle” sean carnavaleros de toda la vida que han renunciado motu proprio a las ínfulas de profesionalidad artística que domina las tablas del Falla.


En el equilibrio entre una cosa y otra está el dilema. El verdadero picaíto atesorará por igual los cedés legales que las grabaciones furtivas, y al difundirlo por la red ampliará el radio de influencia del carnaval. Que un gaditano exiliado en la Patagonia pueda, a través de la red, seguir las coplas y los dimes y diretes del concurso sigue teniendo, pese a la hipotética pérdida de derechos de autor, más argumentos a favor que en contra.

En cualquier caso, el carnaval no puede estancarse, ni puede ponerse en contra de la tecnología, como no puede ponerse en contra de sus propios seguidores, la masa social y popular que todavía quiere creer que es copartícipe de las músicas y de las letras. Si las bases del COAC cambian de continuo y nunca parecen satisfacer a nadie dos años seguidos, lo mismo pasa con el acceso a los medios de difusión y la imposibilidad de controlar eso que unos se empeñan en llamar piratería y otros en reivindicar como derecho inalienable.

Cada año será más difícil controlar los MP-3 y los móviles que graben actuaciones y las transmitan. Por no decir que será imposible. El carnaval tiene que moverse al ritmo de los tiempos. Lo supo Paco Alba cuando introdujo la guitarra como acompañante del bombo y la caja y dio a luz a la comparsa. Y lo sabe Juan Carlos Aragón cuando pide que los aficionados, puesto que ya tienen la música y la letra, lo acompañen cantándola en el Falla.

Vuelta a los orígenes. Gracias a la tecnología ya no tiene sentido cantar que se estén perdiendo nuestras esencias.

(Publicado en La Voz de Cádiz el 3-12-07)

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/53877

Comentarios

1
De: RM Fecha: 2007-12-05 18:59

COAC: Concurso oficial de agrupaciones carnavalescas



2
De: Alfred Fecha: 2007-12-05 20:18

Bueno, dejando a un lado el asunto de la irrupción de las nuevas tecnologías en la fiesta, y de la progresiva profesionalización de cierto sector de la comparsilandia (que continúa siendo, pese a todo, y no lo olvidemos, minoritario, aunque sea también, claro, el que más ruido haga y el que más protagonismo tenga y el que más interés despierte precisamente por su dedicación cuasiprofesional al tema), y de las implicaciones que todo ello conlleva, dignas de una tesis doctoral, lo menos, en este caso creo que está claro que el uso que se ha hecho de dichas teconologías no es el más adecuado.

No sé qué encanto puede tener saberse ya el pasodoble de presentación de una determinada comparsa dos meses antes del arranque del concurso, la verdad. Y aquí mismo lo tengo yo, en mi disco duro, pero me niego rotundamente a escucharlo (aunque lo conservo, claro, por si el amigo Aragón decidiera cambiar la música en el último momento y se convirtiera en una rareza con valor histórico).

A la agrupación afectada, por otra parte, se le hace una gran putada, desde mi punto de vista, desde el mismo instante en que se descubren sus armas antes de tiempo (mucho antes, de hecho), restándole así, creo, posibilidades de competir en igualdas de condiciones con las demás, durante el concurso. Porque Aragón diría eso que usted dice que dijo en un primer momento, pero ya ha anunciado que la letra difundida no se cantará en el Falla, y quizá incluso cambie la música, como decía. O sea, que tampoco es que le haya hecho especial gracia que el pasodoble para su comparsa del 2008 ya se ande cantando en los botellones, y bien que lo entiendo.

Pero bueno, los fanáticos es lo que tienen, imagino, que de tanto como idolatran a determinados autores (y Aragón parece atraer a un tipo de seguidor especialmente idiota, en ese sentido) acaban por perjudicarlo, en lugar de apoyarle.

Un saludo.



3
De: WWfan! Fecha: 2007-12-05 21:33

¿Y lo pueden legalmente descalificar?.



4
De: RM Fecha: 2007-12-05 21:44

Está claro que no le tiene que haber hecho ninguna gracia, pero también está claro que

1) quien grabó el pasodoble era uno de los miembros de la comparsa o alguien que estuvo presente en el ensayo.

2) que eso pasará a partir de ahora cuantas veces pueda pasar, porque no se pueden poner puertas al mar.

3) Si lo descalificaran, se demostraría una vez más que las bases son obsoletas y carajotas.

4) Y ya insisto: quien quiera un carnaval profesional, que declare a hacienda como profesional. Y que no nos venga con milongas de que canta desde el pueblo.



5
De: Alfred Fecha: 2007-12-05 22:49

No, hombre, no creo que puedan descalificarlo por esto. Si hubiera sido él o la agrupación quienes hubieran difundido el pasodoble voluntariamente a lo mejor, por aquello de hacer público el repertorio fuera de las fechas destinadas a los ensayos generales, único momento en que se permite darlo a conocer, creo, de forma previa al Falla (aunque también habría qué ver hasta qué punto se controla ese extremo de las bases, que es posible que muchas de las agrupaciones que vienen de fuera, por ejemplo, no respeten, lógicamente, esa norma, ni se ajusten al calendario gaditano), pero tratándose de una filtración initencionada sería un tanto injusto hacer que la agrupación pagase el pato, a mi juicio.

De todos modos, ya digo; no me parece de buen aficionado ni escucharlo, aunque esté al alcance, ni difundirlo. Creo que es actuar en contra de la fiesta, y no a su favor.

Y ya si es un medio de comunicación como "La Voz" el que coge y lo cuelga en su página, como parece ser que hizo durante un rato, antes de que alguien les pegara el toque, supongo, pues apaga y vámonos.

Un saludo.



6
De: WWfan! Fecha: 2007-12-05 22:54

Yo no lo descalificaría, porque no es culpa del autor... en principio es hasta peor para él ya que lo único que le queda por esconder son las letras.
Aunque no me extraña hasta que lo haya hecho con su consentimiento. Hace dos años ya le pasó y dirá, para que me pase como entonces que al menos salga con buena calidad...
Porque vamos, el pasodoble de presentación se supone que es el menos fuerte de los que debiera llevar una agrupación.

Al fin y al cabo la mayoría de la gente "puntera" del Carnaval ya sabe cómo va a ir Fulanito y Zutanito... con internet se aumenta el número de "privilegiados".



7
De: Alfred Fecha: 2007-12-06 00:29

Ya, solo que esos "privilegiados" (me imagino que se refiere a las personas que son invitadas a algunos locales de ensayo por proximidad con el grupo de turno y tal) conocen lo que el autor y la agrupación quieran mostrarles de su repertorio con el consentimiento de ambos; en este caso el pasodoble (y creo que también les ha pasado con la presentación) se ha difundido sin ese permiso.

Que una cosa es que las coplas se propaguen libremente, mediante las nuevas tecnologías, una vez se han hecho públicas, y otra que lo hagan cuando todavía se están gestando, lo cual roza, ya digo, el espionaje industrial.

Que ya son ganas de cargarse la magia de la fiesta, además; con lo bonito que es que se abra el telón del Falla y escuchar por primera vez lo que la agrupación que está en escena tenga que ofrecer (yo ya lo he dicho en alguna ocasión; por no gustarme, en ese sentido, ni siquiera me gustan los ensayos generales).

Un saludo.





Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.113.71 (c7353e6651)
Comentario