En la planta catorce del pozo minero
de la tarde amarilla tres hombres no volvieron
hay sirenas, lamentos, acopasados aies
a la boca del pozo.

Dos mujeres de luto anhelando dos cuerpos
y una madre que rumia su agonía en silencio
es el tercero.

A las diez la luna clara
se refleja en las sortijas del Patrón recién llegado
con sombrero, gravedad y su aburrido gesto.
El ha sido el primero, vendrán gobernadores
alcaldes, ingenieros.
tratarán de calmar,
la presentida viuda que se muerde el pañuelo
no sabrán acercarse a la madre que les mira
con los ojos resecos.

A las doce el patrón mirara su reloj
los otros ya se fueron
y en un punto y aparte esbozará un fastidio
mientras piensa ¿pero donde están estos?

Ha llegado otro relevo de bomberos
y la una menos diez era la noche
el primero muerto
Sentados en el suelo, los mineros
se hacen cruces y reniegan de Dios
quién diría les pillara de sorpresa la tragedia repetida
a veces el más bravo se le queda
mirando fijamente al patrón
con dientes apretados
Y el patrón con sombrero,
tiene dos policías a su lado no hay cuidado

Tres horas lentas pasan
a la luz de las linternas asustadas
el cura con los ojos arrasados
al segundo le va uniendo sobre el pecho las manos
y un chaval de quince años
mientras llora impotente se abraza contra un árbol
y el chófer del patrón con su gorra de plato
se siente desplazado, es un hombre prudente,
bien domado.

El rocío ha calado hasta los huesos cuando sale el tercero
le recibe con sonrisa gris azul la madrugada
y con voces los mineros
mientras se abrazan todos y uno de ellos
el mas fiero por no irse al patrón
llora en el suelo.

-Víctor Manuel

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/51967

Comentarios

1
De: V. Fecha: 2007-09-06 09:17

Dicen los marinos que lo que el mar te da, el mar te quita.



2
De: PAblo Fecha: 2007-09-06 16:51

Cada vez que escucho a Victor Manuel cantar esta canción, me recorre un escalofrío.



3
De: Angel Saquero Fecha: 2007-09-06 17:17

Y que sigan ocurriendo estas cosas...

En este país sufren los de siempre. Qué bien retrató Víctor el sufrimiento y la desesperación en este tema.



4
De: Alfred Fecha: 2007-09-06 18:53

Me ha dolío tu muerte, torero,
como a cualquiera con sentimientos,
igual que cuando muere un obrero
que busca trabajando su sustento.
Me ha dolío la penosa estampa
de esos hijos y de esa mujer,
como cuando en otras circunstancias,
en muchísimos pueblos de España,
igual cuadro se ve.
Y ese triste abandono
con que ocurre todo
en este país,
donde ná se remedia
mientras la tragedia
no llega a su fin.
Y duele que unos hombres
negocien con tu nombre
como lobos hambrientos
lamiendo tu hería,
y se cubran de galones
haciéndote los honores
que no te hicieron en vía.
Y duele que en tu pueblo
un inmortal recuerdo
alcen en tu memoria,
mientras sus pescaores
la mar se los carcome
y mueren con más pena que gloria.

Pasodoble que Antonio Martín escribió, para su comparsa de 1985, "Entre rejas", con motivo del fallecimiento del torero barbateño Paquirri.

Un saludo.





5
De: Alfred Fecha: 2007-09-06 19:04

Siempre que a Cai se ofenda
me hieren los sentimientos,
y yo a Cai lo tengo en cuenta
por to y ca uno de sus pueblos.

Ni el cinismo de un juez,
ni el Pablo Carbonell,
que a mí me maten, que a mí me maten,
podrán desprestigiar
de un pueblo su historial,
como es Barbate, ay, mi Barbate.
Levantao en el nombre
de to esos hombres
hechos a la mar,
curtío con la pena
de la faena
de sol a sol,
con mujeres de negro
que han derramao lágrimas de sal
esperando el barco que nunca volvió.
Luchando contra el hambre
te enganchaste al palangre
de sangre y de sudor,
te enganchaste a la vía frente a la muerte,
pueblo de hombres valientes.
Barbate de almadrabas,
de corazones hechos de escamas,
de pescaores que por sus hijos,
que por sus hijos,
el adiós de un golpe de mar
es todo su alijo.
Barbate marinero,
rimando un verso
entre el mar y el cielo
con esta copla que aquí te canto,
que aquí te canto,
fuiste, te recuerdo,
Barbate de Franco,
y hoy debes luchar porque el barbateño
pueda cambiar, sin más putos dueños,
risa por llanto, risa por llanto,
risa por llanto.

Pasodoble de Antonio Martín, para su comparsa del año 2005, "El Revuelo (los viejos copleros nunca mueren)", escrito en desagravio para con la vecina localidad de Barbate, a la que tan mala imagen, en parte con razón, en parte sin ella, se la he venido dando, de un tiempo a esta parte, entre unas cosas y otras.

Un saludo.




6
De: RM Fecha: 2007-09-06 19:09

Sí, ya se nota que no se entendió la peli del amigo Pablo.




7
De: Alfred Fecha: 2007-09-06 19:41

Hace ya muchas mareas que no navega mi barca.
Amarrada, triste y sola,
y sintiéndose distinta,
llora mi Pájara Pinta
sobre el rumor de las olas.
Gaviotas asustadas su contorno voletean;
temen hasta preguntarle
por qué no surca los mares
y se pudre entre las piedras.
Soy un marinero en tierra, condenao a fracasar,
que no se empeñe la gente
en hacerme diferente;
yo tan solo sé pescar.
Hombres que a la mar dieron su vía
lloran por esta embestía
de bandidos y rufianes.
Hombres que viven a la deriva
por una leyes mezquinas
que les apartan de los mares.
Ni de España ni de Europa nos han querío explicar;
aquí nadie se sienta, y el que venga a sentarse,
lo haga como la gente, y que sepa negociar.
Que ya son muchos años aguantando mareas,
que ya es toda una vida ganándome el pan.
Ay, ay, pese a quien pese soy marinero;
hijo del mar.

Pasodoble de Luis Ripoll para su comparsa del año 2002, "La Pájara Pinta", con la que vino a reflejar la problemática de los sufridos pescadores de la Bahía, entre los que siempre destacarán los de Barbate, pueblo pescador por excelencia, recogiendo su rabia y su impotencia al verse privados de su tradicional modo de vida por unas directrices europeas que ni entienden ni comprenden.

Un saludo.




8
De: Alfred Fecha: 2007-09-06 19:59

En el cantil del puerto
está esperando a su amor,
el corazón abierto,
la novia del pescador.
Ay, mare, que no viene,
ay, mare, ¿cuando vendrá?
Y le sale del alma, mirando al cielo,
este cantar:
Que vuelvan,
que vuelvan los barcos pesqueros.
Que vuelvan,
como gaviotas presagiando paz,
que no son más que marineros
que intentan
buscarse la vía
luchando en el mar,
y es triste que un día
no regresen más.

Cuarteta del popurrí de la comparsa de 1981 "Charlatanes de feria", en la que su autor, Antonio Martín, retrataba y lamentaba una vez más la dureza de la vida del pescador, así como el triste destino que muchas veces le aguarda, seguramente a cuenta de alguna tragedia similar a la actual. Y es que hay cosas que no cambian, desgraciadamente, como se comprueba cada vez que se echa mano de la gran hemeróteca del Carnaval.

Un saludo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.10.56 (cd2713c9e2)
Comentario