Doctores tiene la iglesia en este mismo periódico que entienden mejor que yo de deportes y negociaciones y el papel salvador que ha jugado Teófila Martínez en el culebrón que nos ha caído encima este verano, esa versión de Romeo y Julieta en plan millonarios maduros donde nuestra edil, justo a tiempo, ha representado el personaje del príncipe de Verona haciendo entrar en razón a ambas partes (al menos en el momento en que tecleo esto, que nunca se sabe ya, en este tema, por dónde puede volver a saltar la liebre; crucemos los dedos).

Como el fútbol no es una de mis pasiones, yo quería hablarles hoy de otra alcaldesa. La de Lepe. Sí, ese pueblo donde nos dio hace unos años por centrar nuestros chistes y que, con un sentido el humor envidiable, incluso celebra un concurso de humor referido al tema. Sabrán ustedes que la citada alcaldesa, en un arrebato de sensatez que para muchos otros políticos quisiera yo, ha prohibido que las obras de construcción en el bello pueblo onubense se produzcan antes de las diez de la mañana (entre las diez y las tres, la hora de trabajo matutina), y en la siesta (o sea, sólo se podrá volver a trabajar a partir de las seis de la tarde). Los sindicatos ya se le han echado al cuello, como no podía ser menos, aduciendo leyes y convenios, sin quererse dar cuenta, como algunos jueces de postín de estos últimos días, que el problema entonces está en que las leyes y los convenios están mal hechos.

Porque, verán ustedes, esta buena mujer aduce con toda la lógica del universo mundo que si Lepe es un enclave turístico (como enclaves turísticos queremos que sean todos los enclaves que no tienen otra posibilidad de tirar adelante; obsérvese que nosotros aquí ni siquiera tenemos fresas), y los turistas vienen a lo que vienen, a tomar el sol y a beberse sus cubatitas y dejar sus dineros en las terracitas, no es de recibo despertarlos a las siete de la mañana con el glopita-glopita-glopita de una hormigonera o un martillo neumático. Y lo mismo a la hora sagrada de la siesta, por el amor de Dios: justo cuando te tumbas hasta arriba de tinto de verano y gazpacho con tropezones de jamón ibérico y te apetece ver cómo sudan los estrógenos y otras sustancias no declaradas los de la serpiente multicolor del Tour y sabes que te quedarás roque a la tercera renuncia en comandita, zas, empiezan otra vez la grúa, la apisonadora, los golpes al ladrillo, los gritos a las niñas bikinadas que pasan. Así no hay quien descanse a ninguna hora.

No sólo de turistas viven las ciudades. En los dos meses de verano, no estaría mal que reconociéramos que al menos un cuarenta por ciento de los trabajadores locales puede perfectamente estar de vacaciones en julio y otro cuarenta por ciento en agosto. Guiris aparte. Y molesta, y molesta mucho, el nonaino que se dedica a tocar los telefonillos a las cinco de la mañana, los cantores de Gades que palma en ristre nos hacen cada noche un repaso por los falsetes más reputados de nuestras comparsas, los novios que se pelean a gritos por cuestiones de cuernos mal entendidas, y el calor del levante en calma, para que justo cuando uno puede cerrar los ojos y decir Morfeo ven a mí, raca, el toque del clarín neumático contra la acera, el asfaltado que se retrasaba meses y más meses y tienen que hacerlo justo ahora.

Que es o lo que está pasando en mi calle y lo que va a pasar estos días siguientes en algunas calles aledañas, algunas donde hay hotel y todo. Luego nos quejaremos de que los turistas no vuelvan, o que los gaditanos cada vez que puedan tomen las de Villadiego y se tiren diez días de vacaciones en sitios remotos donde por no haber no hay ni playa ni nada.

Lo dicho: que los ruidos en verano habría que controlarlos a todas horas, y buscar horarios menos molestos para esas obras ruidosas (y, en el caso del asfaltado, pestilentes). Les confieso que, con los pelos como los personajes de Forges, he estado a puntito más de una vez de asomarme a la ventana y gritar, como el amiguito de Mafalda; “¡Basta! ¿Qué están tratando de hacerle confesar a esta pobre calle?”.

Qué tortura. Por eso estoy yo con la alcaldesa, oigan.

(Publicado en La Voz de Cádiz el 30-07-07)

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/51227

Comentarios

1
De: Jeremias Fecha: 2007-07-31 09:47

A las 7 de la mañana empiezan las obras de una fachada de un edificio justo al lado del mio. Y no sólo las obras, los obreros gritándose, los transistores que ponen en los andamios y por supuesto a los que les da por cantar.

Hace una semana, una vecina de más arriba que no conozco se asomó a la ventana y les dijo "oigan, que son las 7 de la mañana, no podrían empezar un poco más tarde? a las 9 o asi..." a lo que el 'capataz' (esa persona que nunca se mueve y sólo mira lo que hacen los demás) le respondió "Anda señora, métase en su casa y arréglela que está esha una mierda". La mujer se retiró avergonzada a sus aposentos por haber osado querer ejercer su derecho al descanso.

Eso si, a las 10 y media, cuando está todo el mundo levantado, con un ojo pegado y el otro no, se van a tomarse el bocata y ya no vuelven a hacer más ruido hasta las 7 de la mañana del día siguiente.

Pues eso.



2
De: josem76 Fecha: 2007-07-31 10:05

Yo discrepo. Estoy con los trabajadores.

¿Cuando uno hace obras en su casa esta molestando a los vecinos? Si ¿Y vas a retrasar el trabajo haciendo que la obra tarde mas tiempo en terminar? No. Cuanto antes termine la obra antes dejara de molestar.

Y lo digo yo que mi ventana da al patio donde mi vecina lo ha levantado entero y lo esta poniendo nuevo, con el susodicho obrero armando ruido desde temprana hora. Y yo enterandome de todo. Pero si debe hacerse... que coño! que lo termine cuanto antes y ya esta... El hombre debe ganarse el sueldo como todo el mundo.

Seguro que la que veranea en Huelva y se queja de los ruidos no dice nada cuando regresa de vacaciones y se pone a reformar la cocina o el cuarto de baño de su casa y los golpes lo oyen los vecinos.

En fin...



3
De: RM Fecha: 2007-07-31 10:09

El que se haga un horario razonable de obras (en calles y casas) en verano no va contra los trabajadores, precisamente. No hay verano que no tenga yo un clank-clank-clank a las siete de la mañana. ¿Qué problema hay que empiecen a las nueve y media?

En mi profesión, no hay clase por la tarde el mes de junio. No hay clase a las tres de la madrugada.

Los hipermercados no abren hasta las diez, etctétera.



4
De: josem76 Fecha: 2007-07-31 10:18

En una obra en verano... ponerse debajo del sol a las 12 es poco menos que un castigo de Mefisto. Yo creo que cuanto antes empieces antes terminas... Lo que si veo razonable es hacer una parada a las 2-3 de la tarde y que continuen a las 6 hasta las 8 y media que todavia hay buena luz...

Aunque no se muy bien si eso se puede hacer. Ademas de que los obreros tambien tendran ganas de llegar pronto a casa, con sus mujeres e hijos y salir a tomarse algo fresquito por el paseo maritimo. Como todos.



5
De: RM Fecha: 2007-07-31 10:24

Las cuatro de la tarde, cuando empiezan las obras de la tarde, son justo las dos de la tarde hora solar. Precisamente lo normal sería que trabajaran a partir de las seis, como quiere la alcaldesa de Lepe.

Si defendemos el derecho al sueño contra el botellón, tenemos que defenderlo también contra los ruidos molestos a las siete de la mañana.



6
De: AMS Fecha: 2007-07-31 11:00

Estoy a favor del currito.
Las obras a las 12 de la mañana son una tortura para cualquiera. Empezar a las siete es un coñazo para el personal pero entra dentro de la lógica del calor del verano. A esa hora se puede trabajar. Además: ¿una ordenanza municipal está por encima de un convenio? L



7
De: RM Fecha: 2007-07-31 11:02

¿Diez tíos en una obra tienen más derecho que los tropecientos vecinos de una calle?



8
De: Vicent Fecha: 2007-07-31 11:05

Como profesional del gremio que se cita he de decir que estoy completamente de acuerdo en la medida del recorte de horario, ahora bien, me pareceria mejor haberlo avisado en Enero, para planificar mejor las cosas.

Por otra parte me gustaria hacer una matización. Ahora, ademas de los molestos ruidos en epoca estival, tenemos un fenomeno nuevo, al menos aqui en Alicante, que construirse se construye bastante. Se trata de los dias festivos, me explico, por ejemplo el 24 de Junio es San Juan, festivo en la ciudad, bueno, pues como muchas cuadrillas contratadas son de fuera resulta que estas viven su particular calendario, si son de Murcia hacen fiesta en Alicante cuando es la festividad murciana, pero AQUI ESTA EL PROBLEMA, cuando es fiesta en Alicante pero no en su tierra los buenos hombres vienen a currar con el permiso debido de su patrón, con lo que es normalisimo tener a 4 tios colocando caravista el 24 de Junio a las 8 de la mañana.

Un aplauso a la alcadesa lepera.



9
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-07-31 11:11

En l biblioteca de mi fcultad se dedicaban a hacer obras a mediados de curso y a mediados de verano... el problema es que, como no había presupuesto, surgían problemas, etc., al final la obra nos la tragábamos en Junio (exámenes) y Septiembre (exámenes).

Es una delicia, qué duda cabe, estar estudiando mientras en lena biblioteca un obrero le grita a otro "¡Pásame ese cable! ¡Vente pacá rápido!"

Y es que da igual lo rápido que se planee hacer la obra... siempre te acaba cogiendo en un mal momento.



10
De: Jeremias Fecha: 2007-07-31 13:22

Vicent, no me digas que en Alicante con las 'despertás' no estais vacunados ya contra cualquier cosa... xDD



11
De: RPB Fecha: 2007-07-31 14:44

Hombre, si yo tengo obras en mi casa y voy a hacer ruido, al menos aviso. Llamo al de arriba o pongo un cartelito al lado del ascensor.



12
De: RM Fecha: 2007-07-31 14:53

¿Y los vecinos qué hacen, ponen el despertador una hora antes para no asustarse con el ruido?



13
De: RPB Fecha: 2007-07-31 15:07

No lo sé, pero yo, por educación, aviso.



14
De: The Watcher Fecha: 2007-07-31 15:33

Yo estoy de acuerdo también en que no se trabaje a esas horas en ninguna actividad ruidosa que pueda molestar a la gente. Si yo hiciera obra en mi casa, no se me ocurriría empezar antes de las nueve. Molestar vas a molestar, pero no es lo mismo. ¿Tanto trastorno supondría atrasar las obras de asfaltado un mes para descanso de los vecinos y alivio de los trabajadores? Porque echar asfalto con 40º es una auténtica tortura. Y vale, el obrero no tiene la culpa, pero al margen del ruido inevitable de las máquinas, muchas veces los gritos, la música, y sus dedicatorias a las viandantes, son aún peores. Y eso ya es una cuestión de ser un maleducado. Y diles, algo que te pasa como a la señora que comentaba alguien más arriba.

Un saludo.



15
De: Vicent Fecha: 2007-07-31 19:29

Jeremias es buen conocedor de la fiesta alicantina, sin duda.
La despertá son 3 minutos de musica y petardos, luego se callan, los martillos percutores son seguiditos.

Lo que si os puedo decir a todos es que el horario de comienzo de la jornada laboral es, inexcusablemente, a partir de las 8 horas, si montan jaleo antes de esa hora podeis tranquilamente llamar a los municpales que les harán parar de inmediato.

Solo se exceptuan aquellas obras en las que se ha solicitado previamente permiso especial y ese permiso ha de estar a disposicion de quien quiera verlo en la misma obra, no en las oficinas del constructor.

Que nos sea leve a todos.



16
De: Jeremias Fecha: 2007-08-01 09:44

Ayer estaba yendo en el bus con un amigo hablando cuando se subieron 2 chiquillas de, no sé, unos 15 años. De repente la conversación que tenía con mi amigo se tuvo que parar porque una de las chiquillas que tenía un movil de estos modernos empezó a poner música en él, como si fuera un loro, ahí a unos decibelios considerables. Andaba la chiquilla ensimismada mirando por la ventana con el móvil en la mano y el politono de alguna comparsa sonando mientras mi amigo y yo nos mirábamos incapaz de continuar la conversación a no ser que fuera a gritos. Mucha otra gente del bus también se sintió en la misma situación pero la chiquilla lo que sentía era que era la reina de la fiesta, al bajar se alejó con la amiga pasando de los cuplés al popurrit.

Y es que para hacer ruido y molestar a los demás hace falta muy poquito. Sobre todo de educación.



17
De: Jeremias Fecha: 2007-08-01 09:46

incapaz(es)



18
De: Guisanti Fecha: 2007-08-02 10:53

Hombre, en el país de las maravillas probablemente las obras se harían solas, o como mucho en un par de días tratabajando sólamente tres horas, pero en el mundo real, no. La jornada de trabajo empieza a las 8 de la mañana, y a ser posible a las 7, para acabar antes, que luego nos escandalizamos cuando en la prensa salen x trabajadores muertos por golpes de calor.

Lo de los horarios partidos debe ser de broma, ¿no? De 10 de la mañana a 14 de la tarde y de 18 a 22, porque los señoritos quieren tener su siesta. Como son putos obreros, que no tengan vida propia.

Y sí, la época ideal para asfaltar es el verano, cuando no hay lluvia. Porque cuando llueve el aglomerado pierde adherencia y salen grietas y baches, y las obras hay que repetirlas y cuestan el doble de tus impuestos.

Esto es lo de siempre, el inconsciente gritando que alguien haga algo, que a mí me da la risa.



19
De: RM Fecha: 2007-08-02 11:24

Aquí hay sequía todo el año, listo.

¿Y quién dice que todos no somos obreros?



20
De: The Watcher Fecha: 2007-08-02 14:21

En junio no llueve más que en agosto y hace mucho menos calor. Y esto lo digo pensando en los trabajadores antes que en nadie, que tengo familiares que han tenido el gusto de dedicarse a echar asfalto y sé que es algo brutal.

Y lo del horario partido es algo completamente común en muchos, muchos trabajos, no sé por qué te parece una broma. ¿No te preocupan que ellos no tengan vida propia?



21
De: Ojo de Halcón Fecha: 2007-08-03 08:27

Jojojojo, "glopita-glopita-glopita", tremenda onomatopeya, Rafa.



22
De: RM Fecha: 2007-08-03 08:38

Es una alusión cinéfila: Jack Lemmon, haciendo de dibujante de tebeos en crisis en "Cómo asesinar a tu propia esposa".




23
De: Guisanti Fecha: 2007-08-03 10:40

Listo, informado y experimentado.

En Cádiz también llueve. Seguro que en cada casa hay por lo menos un paraguas. Lo que no hay es árido bueno, ni plantas de aglomerado suficientes como para encima renunciar a trabajar en los meses en que hay menos riesgo de lluvia.

Por no mencionar que decirle al trabajador que se quede en su casita durante dos meses seguidos también le supondrá un agujero en su economía.

¿La jornada partida? Precisamente llevamos unas semanas de huelga en el sector de la construcción en Andalucía, porque precisamente los trabajadores quieren tener la jornada continua en verano (empezar antes y acabar antes, para estar con sus familias y no desfallecer de calor) en contra de los inetreses de las empresas, que están en favor de la jornada partida.

Watcher, pregúntale a tu familiar del ramo a ver qué le parece la jornada partida en verano. Y no le compares con uno que trabaja en oficina con su aire acondicionado, te lo agradecerá.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.50.242 (0b23122e38)
Comentario