Ya lo ven ustedes: no sólo hay quien pretende salvar nuestro futuro de estereotipos malsonantes y otros actos supuestamente ofensivos, sino que también se trata de reformar el pasado, corrigiéndolo o censurándolo o enterrándolo bajo una losa de injurias ya que no se puede enterrar a sus creadores bajo sustancias más expeditivas como la cal viva. Que semejantes maniobras vengan por igual de la reacción más chusca y de la supuesta progresía más bienrollista añade una carga doble de preocupación al problema. Entre unos y otros nuestras libertades y disfrutes individuales se van cada vez más rápidamente a freír espárragos.

La oleada de hiperproteccionismo que nos invade nos llega ahora desde Inglaterra. La Comisión para la Igualdad Racial exige la prohibición en todo todito el Reino Unido de un álbum de Tintín, ahí queda eso: “Tintín en el Congo”, la segunda de las aventuras del reportero flequilludo que jamás tecleó un artículo, aduciendo que es un compendio de actitudes racistas. Mientras en los Estados Unidos de América, donde jamás han flagelado a un negro, se ha pasado dicho álbum a la sección de adultos de las librerías, en el mismo Reino Unido las ventas del mismo se han elevado unas barbaridad, imagino que por el morbillo que despiertan estas cosas.

El citado álbum de Tintín está, en efecto, plagado de estereotipos racistas. Como que es de 1931. El propio Hergé, su creador, intentó suavizar años más tarde (en 1946) parte de esa carga, redibujando escenas y cambiando textos, cuando aprendió que no se puede contar una historia sin documentarse antes, e iniciando a partir de entonces un envidiable periplo por la aventura infantil llena de abundantes muestras de respeto y solidaridad. El último álbum de la serie, “Tintín y los pícaros”, demuestra hasta qué punto el pensamiento político de Hergé había evolucionado con los años. Como el de todo el mundo, por otra parte. Uno de los más bellos alicientes de la libertad es el derecho a rectificar después del derecho a equivocarte.

Como siempre, se trata de esconder la cabeza en la arena. Censurar un tebeo añejo por su contenido racista (¡y anti-ecologista, anda que no dispara Tintín contra bichos en la selva en esta historia!) sin atender a su valor como documento histórico demuestra la miopía de quien prefiere creer que la historia no ha existido. Pero la historia fue, y está ahí precisamente para que comprendamos que los errores no deben repetirse. Por esa misma regla de tres, habría que prohibir a Shakespeare su visión de los judíos en “El mercader de Venecia” (como ya hacen en Israel, por otra parte), o borrar de la historia de Hollywood títulos tan capitales como “El cantor de Jazz “(la primera película sonora, donde un blanco aparecía pintado de betún para interpretar a un cantante negro), “El nacimiento de una nación” (algo que hoy interpretamos como una obra maestra del montaje a pesar de su clara apología del Ku-Klux-Klan), o la mismísima “Lo que el viento se llevó”, donde la imagen que se da de los esclavos negros roza la caricatura más despiadada. Y ya no hablemos de Tarzán. Uno de los más irritantes absurdos de esta manía de creer que en el pasado fueron y pensaron como nosotros la tenemos en una de las obras fundamentales de la literatura norteamericana, “Las aventuras de Huckleberry Finn”, censurada en buena parte de Estados Unidos porque su autor, en el siglo diecinueve, osaba usar la palabra hoy tabú (“nigger”) abundantemente a lo largo del libro. Poco importa, claro, que Mark Twain fuera un acérrimo defensor de la libertad de los negros y su libro un canto desgarrador y divertidísimo a favor del esclavo Jim y su huida hacia el norte.

Eran otros tiempos y como tales hay que verlos. Volver la vista atrás para maquillar los errores y los horrores de nuestros antepasados sólo puede explicarse en clave de hipocresía e incultura.

En fin, ante tamaña estupidez, voy a releer un rato las aventuras de Tintín y Milú por esos mundos de la línea clara, ya que esta semana, además, me quedo sin El Jueves, más o menos por los mismos motivos represivos y autoritarios.

(Publicado en La Voz de Cádiz el 23-07-07)

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/51093

Comentarios

1
De: RPB Fecha: 2007-07-24 00:27

Más casos: en EEUU está prohibido emitir dibujos animados de la Warner que muestren estereotipos raciales (Bugs Buny disfrazado de negro, etc.)

O las malas novelas históricas.



2
De: Luis Javier Capote Pérez Fecha: 2007-07-24 01:03

Es parte del gilipolleo del talante políticamente correcto que nos invade de un tiempo a esta parte.



3
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-07-24 01:36

Olvidan las autoridades bienpensantes que nuestra moral y nuestra forma de pensar (si es que hay sólo una) no pueden ser exigidas a obras que nacieron en otros contextos y otros tiempos.



4
De: Iván Lasso Fecha: 2007-07-24 03:36

Se ve que el refugio final será Internet. Será el único sitio donde encontrar voces discordantes, capaces de la alevosía de rememorar el pasado para tratar de encontrar un camino hacia el futuro. De verdad, dan ganas de creerse toda teoría de la conspiración que se plantee a la hora de tratar de manipularnos, pero eso sería atribuirle inteligencia a aquello que no lo tiene.



5
De: V. Fecha: 2007-07-24 08:41

Joer.
Uno conecta de uvas a peras y se encuentra día sí día no con una noticia de este tinte. ¿Es que los censores no se hacían pajas de pequeños, o algo...?
Que todavía están a tiempo de empezar, y así dejan de joder a los demás.

A ver cuándo prohiben las aventuras de Axterix el Galo en Italia, que vaya imagen da de los futuros italianos. O el Guerrero del Antifaz por estos lares, ahora que caigo... Aunque mejor no dar ideas: no creo que polémicas chorras como estas tarden mucho en salpicar al Guerrero del Antifaz.



6
De: Juan Pedrero Fecha: 2007-07-24 08:54

Rafa, solo una puntualizacion didáctica: EL CANTOR DE JAZZ (1927) no fue exactamente la primera película sonora; en ella sólo son sonoras las canciones y alguna cosilla más. Antes hubo otra peli, Don Juan (1926, Alan Crosland) con efectos sonoros y música sincronizada. Pero la primera película en la que todos los dialogos se podian escuchar fue Lights of New York (1928, Bryan Foy).



7
De: Jose Joaquin Fecha: 2007-07-24 10:45

Pero los historiadores del cine suelen considerar El Cantor de Jazz como la primera, ya que presentó algo totalmente original, el musical (o el protomusical) y el sonido quedaba totalmente justificada.

El sonido era caro, y si la película no hubiera sido un éxito, no se habría planteado su incorporción a gran escala.

De todas formas, una pena que ambos modos de hacer cine no convivieran...



8
De: Syldavia Fecha: 2007-07-24 12:18

Totalmente de acuerdo. Una vez escribí algo relacionado con eso.

http://www.blogs.ya.com/syldavia/c_54.htm#comment_1

Por cierto, Tintín y Cádiz en un mismo blog! me ha encantado encontrarlo.



9
De: jose Fecha: 2007-07-24 13:29

Dentro de nada publicarán también libros académicos como El origen de las especies cambiando todas las referencias racistas por ilustraciones de animalitos.



10
De: Joan Fecha: 2007-07-24 13:50

Estoy en contra de esta absurda y surrealista censura mirando al pasado. Sin embargo, no quiero que mi hijo pequeño lea este cómic, que además de estar lleno de referencias racistas y colonialistas es malo, malo. En definitiva, que no quiero que mi hijo conozca a este Hergé, quiero que conozca al Hergé de ese canto a la amistad que es Tintín en el Tibet y cuando sea algo más mayor que se lea Tintín en el Congo y que lo juzgue en su contexto histórico.
Yo conozco este cómic porque lo he leído, pero otros padres tal vez no lo conozcan y se lo compren a sus hijos (hablo de niños de corta edad). Aquí se plantea un problema de difícil solución.
Censura nunca, por supuesto. Pero se tendría que avisar de algún modo sobre su contenido.
Claro que un aviso en la portada advirtiendo sobre su contenido me parece una solución tan patatera y tan políticamente correcta que casi huele tan mal como la censura
¿Qué se podría hacer?
¿Colocar el albúm en la sección de cómic para adultos como en algunas librerías de USA? Pero si es el albúm más infantil (más bien infantiloide) de Hergé...



11
De: The Watcher Fecha: 2007-07-24 14:24

Mejor clasificarlo para mayores de edad aunque no lo sea que censurarlo. El pensamiento único, lo políticamente correcto, son los cánceres de la sociedad occidental. No se trata de que no haya injusticias raciales, sino de que no lo parezca. Da igual que los inmigrantes vivan hacinados y sin sueldos dignos; el gran hermano blanco prohibe un album de Tintín para que no se sientan heridos, y todos contentos. Me parece que se avecinan tiempos muy, muy complicados en materia de censura. La única novedad va a ser su procedencia política.

Es también una cuestión de revisionismo histórico, de pretender que hemos vivido en el mundo de los teletubbies desde hace siglos, y nosotros sin saberlo. Los colonos ingleses que llegaron a América iban buscando Libertad (así, con mayúsculas) y se llevaron chachi guay con los indios (perdón, nativos americanos); Australia no fue una colonia penitenciaria, sino una ciudad de vacaciones como Marina D'or; Toledo fue la ciudad de las tres culturas. Y el que no se trague esto, es un intolerante, un racista, y un retrógrado.

Un saludo.



12
De: Rafael García González Fecha: 2007-07-24 14:33

Más ejemplos de la tiranía de lo "politacamente correcto", en la nueva versión de "Flash Gordon" que prduce el canal "Sci-fi", el despiadado Ming no será de raza asiatica, sino un señor de aspecto anglosajón y rubio, porque ya se sabe, que ahora, en la ficción audiovisual norteamericana solo los blancos anglosajones y protestates pueden ser los malvados ¿y eso no se podría considerar racismo?
No sé, pero yo si fuera asiatico no me me disgustaría compartir raza con unos de los villanos más solemenes y majestuosos del comic.
¿Y ninguno de esos gilipollas recuerda la indignación que causó a los mexicanos cuando intentaron eliminar el personaje de "Speedy González" de los "cartoons" de la Warner, según ellos para proteger la dignidad de estos?



13
De: Ja soc aquí Fecha: 2007-07-24 14:36

¿Prohibiremos también a Gustavo Adolfo cuando se dedica a los Borbones en vez de a sus golondrinas?

http://bp0.blogger.com/_cQuGGdd6zwM/RdcqZyfohhI/AAAAAAAAAE0/kZfN_gPGAik/s1600-h/losborbonesenpelotas-06.JPG

http://bp0.blogger.com/_cQuGGdd6zwM/RdcpMyfohgI/AAAAAAAAAEs/qiRGMfDMFJs/s1600-h/losborbonesenpelotas-05.JPG



14
De: Anónimo Fecha: 2007-07-24 16:18

http://estaticos01.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2007/07/23/1185207793_0.jpg



15
De: WWfan! Fecha: 2007-07-25 00:57

Ya han pasado los tiempos de la dictadura franquista (aunque haya ramalazos como los del El Jueves).

Ahora son los tiempos de la dictadura de lo políticamente correcto.



16
De: WWfan! Fecha: 2007-07-25 01:04

Digo yo que como a mi Zipi y Zape nunca me ha terminado de gustar, mejor censurarlo porque me parece políticamente incorrecto poner ceros a los alumnos pues puede crear traumas psicológicos, elevados a la máxima potencia si además son encerrados en cuartos oscuros con ratas que pueden producir una infección y además me parece mal que Don Pantuflo regale a los niños unas bicicletas cuando sacan un 10 cuando sacar buenas notas es la obligación de todo buen alumno.

He dicho.



17
De: Tehanu Fecha: 2007-07-25 09:23

La verdad es que no recuerdo demasiado bien el argumento de Tintín en el Congo... pero sí sé que me lo he leído, como leí todos los cómics de Tintin con ocho o nueve años, y aquí estoy, que todavía no le he pegado una paliza a un marroquí ni quemado a un indigente. En fin, esto de ver fantasmas donde no los hay no es nada nuevo...



18
De: Pedro.J Cifuentes Fecha: 2007-07-25 09:43

Un libro que me dejó bastante frío en este sentido fue "Las minas del rey Salomón". Disfruté como un enano con su lectura, pero el esfuerzo hermenéutico para saborearlo sin perjuicios se impone con evidencia.
Muy certero tu análisis sobre la evolución del pensamiento político de Hergé... y de su interés por rectificar y embellecer su obra. Lo cierto es que, coqueteos con los nazis a parte, se impone aquí un caso claro en el cual hay que diferenciar las circunstancias personales del autor y su trabajo. A título personal, descubrí el otro día que Beck Hansen (un músico genial donde los haya) es cienciólogo... ¿se supone que eso me tiene que afectar?
Mas allá de su bagaje cultural/ideológico, los tebeos de Tintín son -en su inmensa mayoría- auténticas obras de arte. Es como si de golpe y porrazo se empezase a tildar a Tolkien de homófobo y racista por que en su magna obra apenas aparecen mujeres y todos los "buenos" son caucasianos rubios y de ojos azules, garantes de la seguridad en la vieja Europa... o que a Frank Miller se le tache de fascistoide por reescribir a Batman... o que a Orson Scott Card le critiquen por apología de la religión mormona tras algunos "toques" aparecidos en los últimos tomos de la saga de Ender.
Tal como yo lo veo, los lectores no somos tontos: sólo queremos buenas historias...



19
De: Algernon Fecha: 2007-07-25 10:17

Pero no que se nos venda una moto.



20
De: RPB Fecha: 2007-07-25 11:53

¿Beck se ha vuelto "cruiseólogo"? Bueno, eso no afecta a la calidad de su música, pero si compras un original suyo, ya sabes en qué se va a invertir tu dinero...



21
De: RM Fecha: 2007-07-25 11:57

Que cada cual se machaque la nariz y las neuronas con su dinero como quiera, hombre. O encima les vas a decir cómo se tienen que limpiar el culo con tus billetes.



22
De: Hellpop Fecha: 2007-07-25 13:22

Que músicos como Beck, Chick Corea o Billy Sheehan, entre otros muchos, sean partidarios de la "cienciología" tiene poco que ver con un negocio tan siniestro como el iniciado por Hubbard. Aunque sólo por eso ya sería inteligente desligarse, pero bueno...

Por otra parte, dado el considerable retraso que lleva siempre esta oleada de censura políticamente correcta, ¿qué pasará el día que descubran la obra de los historietistas clásicos japoneses como Tezuka o Ishinomori y sus negritos a los Inki por todas partes?



23
De: RPB Fecha: 2007-07-25 14:07

Vale, Rafa, pero yo no compro papelillos OCB, que Le Pen es accionista de esta compañía.



24
De: The Watcher Fecha: 2007-07-25 21:33

¿Y lo que se mete dentro de los papelillos no está movido por mafias?



25
De: RPB Fecha: 2007-07-26 00:15

Conste: lo que yo meto en los papelillos es tabaco.



26
De: The Watcher Fecha: 2007-07-26 00:18

Entonces te presento mis disculpas, RPB. Sólo intento hacer ver que en un sistema capitalista, todos acabamos dándole dinero a algún indeseable. ¿O acaso sabemos el nombre de todos los accionistas de las empresas cuyos productos consumimos?

Un saludo, y perdón otra vez.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.91.76 (6e2d5e1d62)
Comentario