Jarcha cantaba «Libertad sin ira» en un single de promoción, muchísimo antes de que las revistas de la casa dieciséis dieran en regalar discos compactos o vídeos culturales y atlas gigantes para no perder clientes, y en toda España la gente se preparaba para votar como quien va a los toros, como quien vela armas, como un niño pequeño en su primer día de colegio, entre el temor y la ilusión, relamiendo por anticipado el regusto de una sensación inédita.

Nosotros éramos demasiado jóvenes y, por segunda vez en pocos meses, no por última, nos negaron el derecho al voto. Creo que en el fondo, aunque nos escociera un poco, no nos importaba. Hacía semanas que el centro de nuestras vidas era el proyecto de revista que Téllez y yo íbamos perfilando al mismo tiempo que los políticos en campaña, reclutando firmas, atrayendo apóstoles, convirtiendo infieles. Miguel Martínez, nobleza obliga, aceptó de buen grado la distinta encarnación de nuestro fanzine dedicado al comic y se le nombró dibujante oficial de la revista. Manolo Chulián, en cuestión de escribir, tenía dos manos izquierdas, ¿pero quién le decía que no cuando su casa era base de operaciones, el centro logístico de todas nuestras estrategias, el santuario por el que nos movíamos como un puñado de okupas? Juanito Mateos no escribía nada, o lo que iba haciendo no llegaba a un buen nivel (se formaba un lío con las comas), pero era tan agradable y se hacía querer tan bien que se convirtió un poco en la mascota del grupo, y de ahí pasaría a ser, en los meses venideros, verdadera piedra angular de su supervivencia.

El mismo día de las elecciones me paseé por las calles llenito de envidia, deseando participar de aquella fiesta aunque fuera en calidad de espectador, seguro de que el aire sabía distinto, de que los coches circulaban más lentos, de que la vida en primavera podía tener en efecto banda sonora incorporada y argumentos de Hollywood con final feliz. Di, como siempre, el paseo rutinario por las librerías cercanas a mi casa, y en una de ellas, para mi sorpresa, encontré a Mandrake el mago besando la espalda de una señorita desnuda. Reconocí a Valentina. Volví la revista, que tenía lomo celeste y era carísima. Un simio astronauta me miró desde la portada. Moebius. Pasé las páginas, con ese temblor de dedos que había experimentado muchas veces en sueños, cuando imaginaba estar visitando lo que luego he comprendido era una librería especializada. Allí estaban Corto Maltés, Arzach, Valentina, juntos y revueltos todos, en alegre armonía. El tebeo adulto que siempre habíamos soñado, Tótem, la revista del nuevo comic, ante mis ojos, como los labios de una muchacha dispuesta.

Fue ese descubrimiento, y el de Trocha apenas dos días más tarde, lo que me hizo comprender que el cambio era irreversible. Más que las declaraciones de los políticos, más que las propias elecciones, más que la sonrisa de Suárez y los mofletes carnosos de Felipe González, yo medía la libertad conseguida por aquello que me atañía, por lo que me interesaba de modo inmediato. No me permitían votar, ¿pero qué importaba si podía coger del árbol las manzanas prohibidas, si podía comer hasta hartarme de esa fruta madura? No me permitían votar, pero volaba.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/50251

Comentarios

1
De: RM Fecha: 2007-06-15 21:04



2
De: Juanmi Fecha: 2007-06-15 21:25

Recuerdo el primer número de Totem que vi, con una portada horrible de una mujer cactus. Pero el interior era maravilloso. Las páginas centrales eran de Moebius, "The Long Tomorrow". El impacto que me causó ese comic aun me parece mentira.



3
De: elrincondeltaradete Fecha: 2007-06-16 00:19

A mi lo que me impacto es descubrir en el Creepy la bella Axa de badia Romero.Ufff...



4
De: Bruce Fecha: 2007-06-16 14:52

Off topic total:
Rafa, ¿Has visto el nº 31 de New Avengers? Al final vas a tener razón, los S*****s tienen la culpa de todo :D



5
De: RM Fecha: 2007-06-16 18:38

¿Los q***n?



6
De: Poeta desperado Fecha: 2007-06-16 20:45

Desconosco esos temas, pero me resulto muy interesante la lectura... CREATIVA...



7
De: Poeta desperado E.S.T. Fecha: 2007-06-16 20:52

Disculpame pero un poeta sabe muy poco de estas cosas...

Solo puedo decir
unas cuantas cosas...,
que entre los enebros hay rosas,
y un roto corazon...

POr quien crees que siempre esperare....?
Solo por ti.....
Amen
Disculpa la molestia Rafa... Eres lo maximo....

Amen



8
De: AJC Fecha: 2007-06-17 00:00

Reconociéndole todos los méritos que tiene (y que no son pocos), yo prefiero a Monsieur Giraud cuando firma con el apócope de su apellido antes que cuando se transforma en Moebius, sobre todo cuando ejecuta las insuperables tramas del gran Charlier, a mi juicio uno de los tres más grandes guionistas de la historia del tebeo (los otros dos, ex aequo, son argentinos: Robin Wood y el trístemente añorado Héctor G. Oesterheld) Por cierto: ¿para cuándo una edición en condiciones de las obras de estos tres grandes escritores de historietas? De Charlier tenemos todo Blueberry, pero nos falta Barbarroja y Michel Tanguy, amén de otras composiciones más prescindibles; Robin Wood, aparte de esa bocanada de aire fresco que fue "Mark 2000" (y que ideó, financió y organizó él mismo), está casi inédito en España; y en cuanto a Oesterheld, le ocurre tres cuartos de lo mismo, con la excepción de su Eternauta. ¿Acaso nadie ha leído nada de Dago, Gilgamesh el Inmortal, Pepe Sánchez, Nippur de Lagash, Jackaroe y algunos más, todos ellos surgidos de la fértil imaginación de Wood? ¿Acaso no es Roland el Corsario una de las mejores creaciones del género piratesco? En fin, creo que me he ido por las ramas. Cuando lo de las primeras elecciones, el menda andaba inmerso en la adolescencia profunda y le importaba menos la política y sus satélites que las curvas de cierta rubita desdeñosa.



9
De: Rotebor Fecha: 2007-06-17 02:53

Estimado Rafael:
Hermosa y certera tu descripción del día de elecciones; yo recuerdo esa misma sensación, en Argentina, en 1983; porque en 1977 estábamos sumergiéndonos en lo más profundo de la "noche y niebla" del infame "Proceso" (¡qué profeta: Kafka!), y cuando ya nos estábamos volviendo locos a fuerza de la repugnante obsecuencia de los principales periódicos, apareció (en junio de 1978) la revista "Humor", como una catarsis, una ayuda psiquiátrica, un refugio mental; allí aparecían los trabajos de Andrés Cascioli, Tomás Sanz, el "Negro" Fontanarrosa, Carlos Nine, Raúl Fortín, Horacio Altuna, y tantos más, que con valor, inteligencia y arte nos ayudaban a sobrevivir. Sí, el arte, el humor y las historietas forman parte de la vida (y vida buena).



10
De: Bruce Fecha: 2007-06-17 14:34

Rafa, esos verdes feos del espacio que tanto te gustan



11
De: RM Fecha: 2007-06-17 16:53

¡No me digas que Quesada es un skrull!



12
De: javier Fecha: 2007-06-17 17:15

y puede que Dan Didio también...;)



13
De: Bruce Fecha: 2007-06-17 20:26

Un Kree no creo que sea,no da el tipo



14
De: Poeta desesperado E.S.T. Fecha: 2007-06-30 20:36

Sigo sin entender...
Aun asi me interesa... Creo.......


Amen



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.197.177.123 (d29f138cb4)
Comentario