2007-04-17

1070. TELÓN


Me permiten ustedes que me ponga melancólico cada vez que uno de esos locales donde uno ha sido brevemente feliz las horas de sus días pega el carpetazo y cierra. Ya sea una librería, o un bar pequeño y apetecido, un freidor, una heladería, o, como ahora, un multicine. El de Bahía Sur, lo saben ya, en San Fernando, ahí a la vera.

“Economía, Horacio, economía”, que decía el príncipe loco a su amigo dubitativo y algo pelota. Como no tenemos término medio, en unos años hemos pasado de no tener cines en nuestro entorno a vivir en la sobreabundancia: no hay centro comercial donde no se levante la inevitable firma de modas, la hamburguesería, la franquicia de montaditos reciclados y, como guinda, el mini-complejo de cines. O de lo que ahora pasa por cines: salitas poco más grandes que el salón de alguna casa que yo me sé donde, con suerte, se reúnen cuatro gatos a ver películas algo estridentes en una pantalla que hay quien tiene ya, más grande y extraplana, en su vivienda. Así, claro, no hay quien pueda llevar adelante ningún negocio medio en serio: pasamos de no tener videoclubes a tener que ir esquivándolos por las esquinas; luego ocurrió algo parecido con los Sarais; después con los todo a cien; ahora con las inmobiliarias.

Ya han quedado atrás, en todas partes, aquellos cines regios y majestuosos de telones de terciopelo polvoriento y localidades algo incómodas donde se podía elegir sillón, butaca o gallinero, y con ellos ha desaparecido esa parte del rito que todo cinéfilo siempre añora y que las generaciones más jóvenes ni conocen ni comprenden, empeñados en la carrera de ver quién se baja más pronto la película de Internet, no importa que las condiciones visuales sean escasas. La abundancia de pantallitas donde poder ver cine, por desgracia, parece que sólo conlleva el cierre apresurado de sitios como éste, donde, cuando no había cines en Cádiz, íbamos de aventuras sabiendo que en poco menos de siete minutos te encajabas en Bahía Sur, sin problemas de aparcamiento, con el primer sonido decente que se escuchaba en la provincia y hasta, cáspita, con hueco para depositar un vaso de papel de refresco y un cartucho de palomitas.

Fue una novedad, hasta que pronto se descubrió que además podía ser un chollo: el cine hoy ya no es sólo el rito de sábanas blancas y retorno al útero materno del que tanto han hablado poetas y especialistas, sino además un centro de golosinas que comer a oscuras. Ya no es sólo el precio de la entrada (cara, por demás), sino todo lo extra-cinematográfico que acompaña a esa entrada y que resulta, más que la película, lo que da más beneficios a la empresa. Hoy ya no hay acomodadores de linterna imprudente, sino vendedores de palomitas que se agobian ante el estrés de tener que servir a toda la chavalería mientras se apagan las luces y los trailers resuenan.

A la chita callando, ese sitio donde se nos encogió el corazón ante los judíos perseguidos de Steven Spielberg, donde pudimos llevar a nuestros hijos a disfrutar como nosotros de la magia de ver por primera vez y en pantalla grande el reestreno de La Guerra de las Galaxias, o donde comprobamos algo atónitos cómo toda la fila lloraba a moco tendido cuando el guapo Leo di Caprio se hundía con el Titanic, como si fuera una sorpresa, pliega velas, sus trabajadores se van al paro y pronto habrá en su lugar no un centro de sueños, sino de modas. Dentro de un par de años nadie recordará que ahí hubo otra empresa.

Quedan, claro, muchos otros cines, muchas otras pantallas, muchos otros dispensadores de palomitas y refrescos en vasos de litro y medio con su pajita. Pero nos sigue faltando variedad en los títulos, más cine en versión original, aunque sea en horas de madrugada, para que no tengamos que esperar al lanzamiento en DVD de esos muchos films que, por una cosa o por otra, aquí no nos llegan nunca.

Rafael Alberti nació con el cine, decía, y a muchos de nosotros el cine nos acompaña casi desde la cuna. Adiós, pues, Multicine Bahía Sur, y gracias. No serás como el Roxy de Marsé y Serrat, me temo: es precisamente en el otro multicine cañaílla superviviente donde ahora dicen que ven fantasmas.


(Publicado en La Voz de Cádiz el 16-04-07)

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/48734

Comentarios

1
De: PAblo Fecha: 2007-04-17 09:47

Gran entrada. Me he preguntado muchas veces en que momento la pelicula dejó de ser lo importante para pasar a ser lo accesorio frente a las palomitas y las golosinas. De todos modos, quizás de lo que se trata es que las peliculas de ahora sin dulces la mayoría no hay quién se las trague. :-(



2
De: Antoine Fecha: 2007-04-17 10:16

Aquí en Murcia cada vez hay más cines, pero en los megacentros comerciales de las afueras, en multisalas con 15 o 20 pantallas (donde ponen solo superestrenos),a las que solo se puede ir en coche.Mientras en el centro cada vez hay menos cines.Solo queda en cine que no sea multisala, el rex (y veremos a ver lo que dura).



3
De: Anónimo Fecha: 2007-04-17 15:14

ehh que en Madrid por ejemplo el kinepolis( que tiene el record de ser el más grande no se si de España, Europa o el mundo) cuesta la entrada casi 7 euracos... y las palomitas y golosinas ya ni te cuento, bueno y los tipicos cines antiguos son extremadamete caros y con poca variedad. Por eso cuando voy a Cádiz me hincho de ver pelis que por lo menos el cine del Corte está mu chulo y pilla cerca de casa :D



4
De: Taiyou Fecha: 2007-04-17 15:26

Yo cada vez que paso por Corporación Dermostética me cago en los muertos de quien decidió cerrar el Cine Avenida. Mira que en Madrid hay salas pequeñas a puntapala... no entiendo por qué aquí no podrían hacer igual.

Miedo me da de que cierren el Palillero también, que es la única alternativa que hay en la ciudad. Y hasta le he cogido cariño y todo pues fue al cine al que empecé a ir con asiduedad.

Taiyou



5
De: Jose Manuel Fecha: 2007-04-17 16:53

Un saludo para todos.
Lo de Corporación Dermoestética ha pasado también aquí en Gijón. Se han quedado con el último gran cine que había en el centro de la ciudad (ahora ya solo quedan multisalas en los Centros Comerciales). Vamos una pena. Saludos, jose manuel.



6
De: RPB Fecha: 2007-04-17 17:52

Perdona el OT, Rafa, peo ¿qué tal William Petersen como Dr. Extraño?



7
De: Andrea Fecha: 2007-04-17 19:04

Hola, sé que no es este el lugar, pero conozco que es usted gran apasionado del Principe Valiente y querría saber si me puede aclarar una duda. En la edición de EDICIONES B-Edición histórica de 96 numeros, en qué número termina la etapa de Foster?. También, si no es mucho pedir, y conoce el dato me gustaría que me dijese si sabe la correspondencia exacta de esos 96 números con los XV tomos recopilatorios que publicaron después. Por cierto, felicidades por la nueva edición en B/N que no pierdo, of course. Chao y gracias.



8
De: Ismael Fecha: 2007-04-17 19:15

Es horrible, en la Coruña ha ocurrido lo mismo y siempre me recuerda al París del Barón Haussmann; cuando con la excusa de la insalubridad destruyeron los hogares de los obreros en el centro de la ciudad para construir avenidas con las que favorecer a la fuerza policial y confinar al obrero a la periferia. A lo mejor es una paranoia personal, pero veo el mismo método en el abandono de los centros históricos urbanos de muchas ciudades: dejar que se degraden lo suficiente hasta que el obrero la abandone para que el mesias filantrópico la reconstruya a precios de fortuna holywoodiense, y asegurar su conversión en hornacinas jerárquicas comerciales libres de la inestabilidad obrera. ¡Vamos, que el cine es para discapacitados sociales y las franquicias para los amos heredados! Los pobres somos como sioux modernos asediando desde la periferia de los cines la caravana dermoestética del nuevo centro urbano (es broma).



9
De: RM Fecha: 2007-04-17 19:22

No te puedo ayudar, Andrea: tengo la colección de B encuadernada y no conservo las portadas.

De todas formas,calcula 52 páginas por año desde febrero del 37 y puedes encontrar más o menos el número



10
De: Anónimo Fecha: 2007-04-17 22:15

hago un inciso; podrían decirme, si tienen conocimientos , si mañana dia 18 van a cortar el puente Carranza? Me urge , tengo que salir de Cádiz



11
De: RM Fecha: 2007-04-17 23:28

Da la vuelta por San Fernando.

O ven el jueves.



12
De: INX Fecha: 2007-04-18 13:47

Pasé mi adolescencia en esos cines, y ahora que vivo en San Fernando me parece una auténtca pena que se pierdan. Es verdad que estaban hechos unos zorros, pero sigue siendo una penaque los cierren.



13
De: George Bailey Fecha: 2007-04-18 15:23

Aún recuerdo las matinees de los sabados con sesión continua: "Bruce Le contra dedo de hierro" y "Simbad y el califa de Bagdad"... No recuerdo si mi padre me dejaba en el cine y se daba una vuelta por ahí o si se quedaba conmigo. Debía tener yo 8 o 9 años... ¡Diossss, cómo pasa el tiempo!

Por cierto, a mi el Alberti que más me gusta es el de la etapa de madurez:

"...No ha muerto Stalin. No has muerto.
Que cada lágrima cante tu recuerdo.
Que cada gemido cante tu recuerdo. (...)"



14
De: bego Fecha: 2007-04-18 17:20

De las muchas pelis vista en Bahía Sur (algunas en sesión golfa, que pusieron un tiempo), mi recuerdo más emocionante fue cuando por primera vez, después de un examen, cogí el tren en Cádiz y fui sola al cine, sin importarme que me vieran (no es un gran signo de popularidad para una adolescente). Y me encantó la experiencia.
Out of Topic: Me he enganchado a Héroes, de lo mejor que he visto nunca en TV



15
De: Alex Fecha: 2007-04-18 23:29

Francamente Rafa, yo he conocido las salas clásicas y pequeñitas de toda la vida de cadiz. El del campo del sur, avenida... he visto infinidad de peliculas en esas salas; me escaqueaba de las irritantes clases de religion de luis castro para ir al cine avenida a comprar carteles de cine (y en alguna ocasión hasta me vendian la entrada para la sesion de tarde); me he chupado colas para pillar una entrada o una buena butaca... pero desde luego me quedo con lo que tenemos ahora y estoy seguro de que tu también. Salas amplias, pantallas gigantes, butacas que casi parecen sofás (que grandes asientos los de bahia mar!), sin problemas de aparcamiento o de tener que jugarte la vida por una buena fila. Asi que tu parrafada me suena bonita, melancólica y tal... pero yo, tu y cualquiera se queda con lo que hay hoy... que por la boca muere el pez, amigo.



16
De: RM Fecha: 2007-04-19 06:29

Teatro Andalucía, Cine Municipal, Cine Imperial, el Falla cuando fue cine: eran grandes, eran cómodos, eran regios.

Otra cosa era el sonido y lo demás, claro.

El cine Avenida, el cine Nuevo, los multicines del Paseo... pequeños, descuidados, siempre muy descuidados.



17
De: INX Fecha: 2007-04-19 19:41

ALEX: estoy de acuerdo contigo, pero sólo en parte. En Las Palmas había un cine, el Royal, con un sabor al Radio City Music Hall que alucinabas. Lo cerraron , por supuesto, pero yo creo que si se mantiene el sabor añejo por fuera y se moderniza por dentro tampoco se pierde nada. El Avenida era enorme, que yo recuerde y el Andalucía también, donde , por cierto, la primera peli que vi fue Bambi, y la última, Dos pájaros a tiro...lo que tiene el cine ;)



18
De: Toni Fecha: 2007-04-19 21:27

Llevo año y medio e San Fernando, trabajando a pocos metros del cine... y cuando me decido a ir, me lo cierran. Mi gafe ataca de nuevo.

Rafa, has visto "El corazón de la tierra"?; si hicieras entradilla de la peli este onubense en el exilio te lo agradecería.

Por cierto, el cine ha cerrado, pero siguen actualizando los cartelones de los estrenos a la entrada del centro comercial (la semana pasada la del corazón de la tierra, ésta la de hugh grant)... no sé donde querrán que las veremos...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.156.90.21 (687e7f7a15)
Comentario