Aunque fueron el sueño húmedo de nuestra continua tardoadolescencia como lectores de historieta, las librerías especializadas han demostrado no ser la jauja que todos creíamos, sino un nuevo ghetto donde sólo se aventura aquel que ya ha sido convenientemente vampirizado por sus tendencias. Si a eso le sumamos que compartimos escenario del crimen con otro tipo de friqueces exquisitas, desde la venta de cartas, dados, muñecajos, merchandising diverso, máscaras, posters, camisetas, disfraces, maquetas y hasta barbies de actrices porno, poco podemos hacer, desde nuestra parcela, por reivindicar una historieta seria, adulta y a tener en cuenta más allá de lo que, me temo, siempre ha sido y siempre seguirá siendo, pese a alguna sana excepción: bantha fudu.

Es curioso que en Francia, por ejemplo, donde más se están vendiendo los tebeos sea en las cajas de los hipermercados, o sea, allá donde están las chocolatinas, las pilas y los chicles, las cuchillas de afeitar y los cartoncitos para dar limosna a los pobres: los poyaques de última hora que no has incluido en la lista o la memoria, la mala conciencia del consumista que te asalta cuando te encuentras el vale para dar un litro de leche al tercer mundo o, caso de los tebeos, la manera de que el niño se esté calladadito y no te de mucho la lata porque no le has comprado antes el videojuego, que vale mucho más caro y además lo embrutece. Como vamos con unos diez años con retraso, imagino que allá por el 2017 será el momento de comprar tebeos no en la librería especializada, ni en el viejo quiosco de la esquina ni en la FNAC, sino en la cola para pagar de cualquier Carrefour (si conserva todavía el nombre a esas alturas). Habrá que hacer una buena inversión, desde luego, pero por ahí irán los tiros.

Porque, verán, me temo que hemos llegado a un punto (en el mundo mundial, no sólo en España) en que sólo compran tebeos quienes leen tebeos. O sea, que hacemos tebeos sólo para iniciados, con todo lo malo y todo lo bueno que eso lleva consigo. Las tiradas se ajustan con tiralíneas, rozando la ridiculez más absoluta (mil ejemplares ya son un éxito; en los EE.UU. de A., vender cien mil hace que se lancen las campanas al vuelo: cien mil personas en un país de ciento y pico millones de habitantes, y encima el tebeo que más vende es nipón, chúpate esa, Manoliño), y uno comprende que los tebeos se siguen vendiendo más por su valor como activo futuro (dicen que Marvel hipotecó sus personajes, ¿no?) en pelis, videojuegos y otras chuminaditas que como tebeos per se. Mucha más gente irá a ver 300 (o está viendo 300 ya) que los que compraron o comprarán la "novela gráfica" (inciso aquí, plis, para descojonarnos todos por el término). Con lo cual, claro, lo que hay que hacer es abrir las ventanas y gritarle al mundo que sigue habiendo tebeos (¡cuánta gente cree que ya no hay!), y que se juegue a la carta de la reedición por sorpresa. O sea, potenciar que haya sleepers y luego volver a imprimir los tebeos que llaman la atención a la gente.

Desde que los tebeos se publicitan en Previews, se sabe perfectamente cuántos se van a vender, cuántos van a devolverse y, por desgracia, prácticamente lo que va a pasar en cada título mes a mes, cuatro meses antes de que se publiquen. Lo que se hace es seguir la cadena, virgencita que me quede como estoy.

O hay otra táctica, le pese a quien le pese. La táctica de hacer ruido. O sea, se anuncia en prensa a bombo y platillo que Supermán la diña, que Supermán ahora son cuatro, que Supermán regresa o que se cambia de uniforme y de corte de pelo. Se anuncia en prensa que Spider-Man sale del armario o, como ahora, que han matado al Capitán América. Como los periodistas no leen tebeos, pican. Y como la gente tampoco lee tebeos, pica también. Los que leen tebeos, se molestan por el spoiler, cuando no es más que una técnica (lícita o no) de poner el producto a la venta: la semana fantástica de Joe Quesada, pongamos por caso. No importa que usted y yo sepamos que los "para siempre" de los mundos de los tebeos duren menos que el matrimonio de una top model. La gente se lo cree, y pica. O no pica, pero pican las productoras cinematográfias, los diseñadores de videojuegos, los vendedores de juguetes.

Me imagino que sí, que les hará un poco la puñeta también a los vendedores de las librerías especializadas, puesto que son productos que no se anuncian con los cuatro meses de rigor, sino de sopetón. Estrategia de nocturnidad y alevosía, con despliegue en la tele y la prensa. Luego no habrá tebeos para todos: al menos, de ese tebeo concreto. Venderá algo más el siguiente, o la reimpresión, y en dos o tres meses las aguas volverán a su cauce, se habrán firmado unos cuantos contratos extra-tebeísticos y, bueno, siempre se puede buscar otro personaje al que matar, o resucitar, o volver alcohólico, o abanderarlo en su salida del armario.

Es la naturaleza del espectáculo, amigos. El nombre del juego. Si tienen ustedes memoria, háganse a la idea de que los tebeos, desde hace mucho, ya no se hacen teniéndolos como objetivos de mercado. En el fondo, es lo mismo que hacía el Yellow Kid. Ya saben, aquel niño chino de bata chillona y orejas de soplillo que dio nombre al periodismo amarillo.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/47844

Comentarios

1
De: RPB Fecha: 2007-03-11 14:14

"bantha fudu"

¿Mande?



2
De: cocoliso Fecha: 2007-03-11 14:20

el comic de 'Heroes' cuanto vende?



3
De: RM Fecha: 2007-03-11 14:35

Rodolfo, suspenso en frikismo.



4
De: RM Fecha: 2007-03-11 14:35

Que yo sepa, el comic de Heroes es sólo online. O sea, no vende.



5
De: cocoliso Fecha: 2007-03-11 16:36

Pues igual la publicación online es otra forma de entender la tendencia futura del sector.



6
De: RPB Fecha: 2007-03-11 21:12

Pues ahí va otro suspenso en frikismo: ¿por qué el personaje de Johnny Depp en _Piratas del caribe_ se pinta los ojos? ¿Es metrosexual, o es que lleva demasiado tiempo en el mar?



7
De: Juaki Fecha: 2007-03-11 21:28

Lo tomó prestado del guitarrista de los Rolling Stones, que, por cierto, hace un cameo interpretando a Sparrow padre en la tercera parte de la película. "El mar del fin del mundo".



8
De: RM Fecha: 2007-03-11 21:35

Keith Richards, mismamente.



9
De: Magnus Majere Fecha: 2007-03-11 21:59

Pues la lleva porque al parecer los bereberes lo usan para protegerse los ojos de los reflejos del Sol en el desierto, asi que se les ocurrió que un pirata que tanto mundo ha recorrido como Jack Sparrow podría haberles robado la idea.

Y por lo de Keith Richards, claro XD



10
De: RPB Fecha: 2007-03-11 23:07

Interesante.



11
De: Antoine Fecha: 2007-03-12 10:34

Aún recuerdo a Cristian Bale en el estreno de Batman diciendo que la película no se basaba en un comic, sino en una novela gráfica(¿?)



12
De: Javi Gala Fecha: 2007-03-12 12:54

Rafa, que la natalidad y la inmigración se ha despendolao por ahí: Los EEUU de A. ronda los 300 millones de población a día de hoy



13
De: señor punch Fecha: 2007-03-12 15:17

muy de acuerdo, Rafa. La librería fue un oasis del comprador de los ochenta, el lugar donde no te miraban raro por mercar según qué cosas. Pero con el tiempo se demostró centro de operaciones del frikismo aislacionista.
Los tebeos sí que tienen que salir del armario, volver a hacerse historietas del aquí te pillo aquí te mato, dejarse de continuidades imposibles y buscar ese lugar al ladito de los toblerone en el carrefús, para el lector ocasional que suele ser el niño que come la oreja a mamá, o un puesto digno en las librerías ahora que el formato novela gráfica atrae al lector adulto. Por cierto, si por usar ese nombre (tonto, sí) venden más, bienvenido. Por mí como si los llaman artepicitográficonarrativista, si con esas gilisopleces van a vender más, que los bauticen cien veces.



14
De: anguloagudus Fecha: 2007-03-13 03:37

Magnífico el artículo. Creo que el principal problema del comic actual es la supervivencia, y todo apunta a que sin jóvenes lectores dentro de poco leer tebeos será como leer folletines de Alejandro Dumas. Es indudable que entre leer texto y leer imágenes, todos en su día optamos por la segunda opción. Hoy día existe una tercera vía, que no es leer sino decidir que van a hacer esas imágenes, y las nuevas generaciones lo tienen claro, prefieren interactuar con un video-juego y, a veces, leer uno de esos tebeos que tanto le gustan a papá. Por eso creo muy acertada la vía del hipermercado que se propone, porque de ella va a depender que sigamos adelante con este invento que son los tebeos.



15
De: Alex Fecha: 2007-03-13 10:39

Para mi, el problema del comic es el mismo de la musica, el cine, la literatura.... mucha cantidad y poca calidad. Hemos llegado a un punto que cualquiera saca un comic o te hace una pelicula (Al Gore oscarizado ¿?); estamos saturados, las estanterias de las librerias estan saturadas, las carteleras y hasta el top manta está saturado y antes este exceso de oferta donde uno no sabe donde poner los pies, se acaba recurriendo a "los clásicos" que es lo que todos conocen o de lo que mas referencias se tienen (para bien o mal)Y el pobre mangurrino que quiere iniciarse en este maravilloso mundo no sabe ni por donde meterle mano... solución: "ya lo sacarán el una pelicula que se entiende mejor"



16
De: Edu Fecha: 2007-03-13 12:17

"me temo que hemos llegado a un punto (en el mundo mundial, no sólo en España) en que sólo compran tebeos quienes leen tebeos"

Y yo me temo que quienes hacen tebeos (desde una perspectiva predominantemente comercial) piensan sólo en quienes ni leen ni compran tebeos. Y así no hay manera, nadie contento.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.70.8 (194f9dd487)
Comentario