2007-02-27

1025. LIZ


Ya de niña, cuando jugueteaba con un perro que hacía de hembra y un niño que después sería Aurelio, tenía una belleza inquietante, anuncio de carnalidades por venir. Corrieron ríos de tinta azul sobre el azul imposible de sus ojos azules, ojos añiles como no tenía ni tuvo nadie (ni siquiera, hoy, el aguamarina de Jennifer Connelly). Fue una gata caliente, Escarlata O´Hara después de los tiempos de Escarlata, hermanita buena capaz de robarle el novio a otras mujercitas más descaradas, circunstancia que luego repitió en vida, si mal no recuerdo, birlándole el esposo a la madre de la princesa Leia. Fue musa de homosexuales reprimidos al borde del suicidio o directamente encaminados al poste mortal que los esperaba en la carretera o repudiaron quién sabe si adrede el color de su tez y sus tendencias, soportó como una dama las palizas a su texano racista en Gigante, y antes de enseñarnos a temer a Virginia Wolf, hizo que prefiriéramos para siempre a Rebeca que a Rowena, por si el libro no lo dejaba ya lo suficientemente claro, pese a lo que pudiera haber pretendido Walter Scott.

Tuvo una cintura de avispa que hoy es difícil de imaginar (estoy seguro de que ella fue, sí, el modelo para Janet Van Dyne, nuestra Avispa), y un escote enormemente generoso que despistaba a la fuerza del imán de su mirada. Hizo sufrir a Spencer Tracy, que fue gracias a ella un padre comprensivamente mosqueado, y saltó de matrimonio en matrimonio y de cama en cama, haciendo épicas sus peleas en el yate con su galés borracho del alma y los pedruscos de diamantes que lo mismo se regalaban que se tiraban a la cara. A la vez que fue la Avispa, claro, fue también, en los tebeos y en las pantallas, nada menos que Cleopatra.

Siempre tuvo algo de volcán dormido, de reverso sexual y alcoholizado de Audrey Hepburn. Hoy nos cuesta imaginar que fue una de las mujeres más hermosas y más deseadas de buena parte del siglo veinte. Cumple setenta y cinco años, esta anciana bajita y algo hortera, famosa por sus escándalos, sus perdones, sus enfermedades: fue una estrella en un firmamento cuajado de estrellas.

Nadie, nunca, ha mirado como ella miraba.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/47518

Comentarios

1
De: Hueso Fecha: 2007-02-27 19:42

Tormentosa y atormentada fue, posiblemente, la mejor. Viéndola en Cleopatra hace unas semanas sentía qué es eso de la sensualidad y el glamour de la fábrica de sueños y otros tópicos por el estilo.



2
De: V. Fecha: 2007-02-27 21:36

Hermosa mujer, y mucho mejor actriz de lo que hoy día cree la gente. Pese a su voz de pito, tenía una presencia en escena portentosa.



3
De: CarlosP. Fecha: 2007-02-28 00:02

Natalie Wood....ya sabes.



4
De: RM Fecha: 2007-02-28 00:03

Nah, ni de lejos.



5
De: CarlosP. Fecha: 2007-02-28 11:09

¿Janet Van Dyne, mi Janet Van Dyne de toda la vida...aquella que le ponia ojitos llenos de morbo al joputa de Chaqueta Amarilla...Elisabeth Taylor? Nah...ni de coña...pero no te digo que aquellos dos que revoloteaban juntos en un principio no tuvieran una retirada a la Liz y al Richard. Cachis, lástima que Liz no hubiese cumplido los 75 hace diez años...esa idea hubiese venido bien para aquello de AF.



6
De: RM Fecha: 2007-02-28 11:18

La Janet de las historias originales de Kirby y Heck, sobre todo: fíjate en el perfil. Ya la otra, en plenos sesenta y largos, tenía su propia pechonalidad.



7
De: Manuel Nicolás Fecha: 2007-02-28 13:12

A mí me apasiona su relación tormentosa (y alcoholizada) con Richard Burton. En Cleopatra estaba tremenda.

Saludos.



8
De: Jesús Cuadrado Fecha: 2007-02-28 14:22

>>>Nadie, nunca, ha mirado como ella miraba>>>

¿Y Lara Flynn Boyle?
--



9
De: RM Fecha: 2007-02-28 16:11

Casi. Pero tiene un aire de bisojilla que le resta esa elegancia gatuna de doña Isabelita.



10
De: Ojo de Halcón Fecha: 2007-02-28 21:52

Siempre pensé lo mismo respecto a la Avispa :)



11
De: Corsus Fecha: 2007-03-01 16:57

"¿Y Lara Flynn Boyle?"

¿La fiscal de el abogado?!! Por Dios, no me digan herejías que esa muchacha es el antimorbo personificado. Tan escuálida,y con un rostro tan alargado y anguloso, y una boca abosolutamente viril de labios finos y apretados (esto hasta que se operó claro,ahora todavía es peor). Nada,nada compparar a esa mujer con Liz Taylor es una herejía,bueno y con casi cualquier otra.



12
De: Anónimo Fecha: 2007-03-05 18:55

SHERILYN FENN



13
De: Esther Fecha: 2007-04-13 22:58

como Liz, en el cine hay pocas



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.144.250.128 (f3e9777bd7)
Comentario