La Ilíada, La Odisea, Beowulf, Las mil y una noches, Morte d´Arthur, La Chanson de Roland, Los Nibelungos, Gargantúa y Pantagruel, El sueño de una noche de verano, Paraíso Perdido, Cien años de soledad, Poe, Múgica Laínez, Bécquer, Lovecraft, Robert E. Howard, Borges, el propio Tolkien...

Les confieso que me quedé muy pillado el otro día cuando, en una entrevista para la radio, celebraban mi último libro como una "original" novela de fantasía para adultos. Y me quedé muy pillado y no me pude morder la lengua (cosa que suelo hacer, curiosamente, cuando me preguntan tonterías en antena, no vaya a ser que luego la entrevista ni la emitan), y les tuve que citar a los (por otra parte muy amables) entrevistadores algunos de esos títulos y autores que se mencionan en el párrafo de arriba.

Es el signo de los tiempos: que parece que no hay otro tiempo que haya dejado señal y signo. Ni siquiera se trata de incultura, sino de falta de curiosidad, de ganas de poner apellido y etiqueta a todo, y es muy fácil confundir literatura fantástica con literatura juvenil fantástica, igual que es todavía más fácil confundir mucha de esa literatura juvenil fantástica simplemente con literatura.

Hemos ido estrechando la horca del género. Primero nos cargamos a la ciencia ficción que, desprestigiada, ignorada, arrinconada, nos sumó al carro de los buscadores de ovnis y demás gromenauers de lo parafísico. Todavía hay quien hoy se queja de que no se escribe buena ciencia ficción en nuestro país (cuando se ha escrito, y se escribe, y se escribirá), y hay quien se da cuenta de que el mal no sólo es nuestro, sino que se reproduce en otros países de donde partimos. El cambio de tendencias puede deberse a muchos factores: el futuro que nos alcanza, la maldita manía de escribir segundas, terceras e infinitas partes de libros de más o menos éxito, el filón que descubrió Hollywood no en libros de ciencia fición, sino en la fantasía... y en la fantasía adolescente o en la fantasía traducida al cine para las legiones de espectadores adolescentes.

Muchos escritores que empezamos haciendo ciencia ficción en España, por no decir todos, hemos ido abandonando tarde o temprano ese género para buscar otros pastos literarios. No creo que se trate tanto de una búsqueda de comercialidad como de una necesidad de expresión interna. Hay quien se ha decantado, y con éxito, hacia la novela juvenil en todas sus vertientes, fantástica o no; quien se zambulle en la novela histórica o quien urde historias donde historia y fantasía (y a veces historia y ciencia ficción) se entremezclan y sin estridencias. A veces, lo que hacemos no tiene etiqueta fácil más allá de que escribimos libros. En todo caso, algunos, hacemos algo que podría llamarse "fantasía oscura". Dejémoslo ahí.

La fantasía oscura mezcla lo cotidiano, la fantasía, el terror. Mezcla los miedos y los sueños. Lo conocido y lo temido, lo explorado y lo recordado, el sexo, la vida y la muerte. No es precisamente un género juvenil. Si buscan ustedes referentes fuera de nuestro idioma, me temo que nadie se atrevería a juzgar a Clive Baker como autor para adolescentes.

Pero ahí estamos, en las estanterías de las librerías (o en las estanterías de las librerías que se toman la molestia de reponer su stock, que ésa es otra) confundidos en el montón de historias para chavales donde lo literario brilla por su ausencia, donde la originalidad se mide por las haches y las uvedobles que tienen los personajes en sus nombres, donde los arquetipos se hacen pasar por personajes y donde la Edad Media se reduce a casas de adobe como único escenario, los ideales políticos acaban siendo una apología del sistema de castas, filosofía de todo a cien y, ay, lo más chusco de los cuentos de hadas para niñas (un inciso: ¿por qué ese tipo de fantasía es tan blandita?), y donde vende más quien más continuaciones es capaz de colocar en el plazo de seis meses. Confundidos esta vez no con los buscadores de ovnis o los gromenauers, sino con los grialeros y desentierratemplarios: hartito estoy, por ejemplo, de que me pregunten si es verdad que El Cid resucitó gracias a un hechizo de Estebanillo y que luego siempre quieran saber si Estebanillo existió o no. Lo peor del "síndrome Da Vinci" es que ahora todo el mundo cree que ficción y realidad son la misma cosa.

Una diferencia notable entre el (antiguo) lector de ciencia ficción y el lector (contemporáneo) de fantasía y ciencia ficción es que el primero sabía que cada libro es un universo, y las puertas de su percepción eran más amplias. Puede que sólo tuviera y siga teniendo cierto reparo obtuso contra lo literario (como si el estilo fuera un añadido en la literatura, y no la raíz, el tronco y las ramas de la obra literaria), pero era consciente de que había otros mundos y otras historias que buscaban sorprenderte con enfoques diferentes sobre esta realidad o sobre las realidades que nos temíamos o las que añorábamos.

Hemos hecho esa reflexión ya muchas veces, y me temo que todavía es pronto para encontrar una respuesta. ¿Sólo lee un tipo concreto de fantasía el lector de fantasía adolescente? ¿Es un adolescente todavía? ¿Seguirá siendo un adolescente toda la vida? ¿O cambiará de libros y de autores, de registros y de géneros? ¿O desaparecerá como lector y, si acaso, se convertirá dentro de equis años en buscador de añoranzas?

¿Hay una puerta a Itaca desde Hogwarts?

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/46866

Comentarios

1
De: God of Habichuelas Fecha: 2007-02-04 15:33

Interensatísima reflexión, de esas que me encanta comentar con mi amigo Jesús en una cafetería mientras fumo una buena pipa. ¿Qué si hay una puerta de Itaca a Hogwarts? Claro que sí. ¿Qué si hay una puerta desde Arrakis a Macondo? Me temo que no. Es una desgracía de no saber disfrutar a la vez de Dick, alabado sea su nombre, y de Vargas Llosa por poner un ejemplo. También está el tema ese de la memoría a corto plazo que sufren las nuevas generaciones, con la consecuencia que cualquier obra que coja influencias de más alla de los 90 sea considerada una obra original. Ejemplo: Matrix (que se debería haber llamado Coctelera), y encima viene el calvorota de Morri y dice que le han copiado, anda y comete un wub.



2
De: Magda Fecha: 2007-02-04 16:52

Yo creo totalmente que sí, sí hay una puerta a Itaca desde Hogwarts, por supuesto, y ello es sumamente interesante. No creo que sólo lee un tipo concreto de fantasía el lector de fantasía adolescente, lo que sucede, en mi opinión, es que la literatura fantástica ofrece esos mundos posibles (desde el punto de vista de Eco) que tanto anhelan los adolescentes y lo terrible es que el mercado les ponga enfrente ese montón de historias donde lo literario brilla por su ausencia.

Clive Barrer es estupendo, sus adaptaciones al comic me parecen extraordinarias.



3
De: Magda Fecha: 2007-02-04 16:53

Perdon, es Barker (escribí Barrer).



4
De: santi Fecha: 2007-02-04 17:19

Claro que hay un camino a Itaca desde Hogwarts,lo hay desde cualquier barco donde se reme con la ensoñación;el peligro es no tener la fuerza para remar de nuevo a tierra firme,como decía el poeta;hay que dar carne a la ensoñación,luego el lector dirá.Pero no se madura antes por leer a Stendhal(aunque puede ayudar) que por leer Dragonlance.El que quiere huir del mundo siempre encontrará pretextos,ya sea en la s-F,los supes,el futbol,el corazón,cualquier producto vale.Lectores gilipuertas los vas a ver constantemente,en cualquier género y en muchas cátedras.Pero hay algo muy poderoso en lo fantástico,que despierta lo numinoso,los temores primordiales,que alienta la Creación del mundo,ensancha el cuerpo del Verbo y eleva los ojos de la poesía.Si para abrir esa puerta es necesaria la Dragonlance,bienvenida sea,que algo quedará



5
De: AT Fecha: 2007-02-04 18:33

Hombre, ahí está todo un premio NOvel escribiendo sobre las peripecias de la muerte cuando decide dejar de matar, sobre una ciudad donde todos pierden la vista, sobre una historia donde del día a la mañana la peninsula Ibérica se desprende de Europa y queda a la deriva, y ¿Alguién dice que Jose Saramago hace literatura fantástica?



6
De: Eduardo Cabrera Fecha: 2007-02-04 18:34

Estoy convencido de que la buena literatura de entretenimiento, sea del género que sea, suele triunfar. Suele. Lo que no quita que la mala también lo haga, como la telebasura.

Tu literatura, Rafa, concretamente en Juglar, es buena literatura en mi opinión y por tanto probablemente triunfará. Y señalo a Juglar porque, habiendo leído una buena parte de lo que has publicado en formato novela, creo que aquí has alcanzado una cima en cuanto a redondear un producto: género, momento, tema, etc. y siempre tu estilo de fondo.

Alguna vez hemos comentado en esta bitácora el asunto del desencasillamiento del género fantástico y tal. Bien, pues dejando eso de lado, el post de hoy en su penúltimo párrafo es un poco victimista, como de abuelo cebolleta, discúlpame si te interpreto mal. Y los anteriores comentarios tb van en la línea. Creo que el problema no está ahí.

Para resumir: que aunque hay devoradores de basura, opino que hay sitio para Juglares entre el mar de lectores que proporcionan el éxito. Es cuestión de encontrar ese sitio en base a buena literatura.

(y luego lucrarse hasta la nausea con las continuaciones ;)

Saludos y suerte, maestro



7
De: AT Fecha: 2007-02-04 18:34

ese Nobel con v ha sido culpa de las teclas XD



8
De: RM Fecha: 2007-02-04 18:48

No, no es victimismo. Ni estoy hablando, ojo, de mis libros, sino de libros.


Recorre uno los foros y las bitácoras y ve que "expertos" en lo fantástico se tragan todo lo habido y por haber de franquicias, dragones, duendes, caballeros, elfos, orcos... y hasta en otro idioma, sin esperar a que se traduzca. Infraliteratura en la mayor parte de los casos. ¿Sienten curiosidad por probar otros géneros, otros autores, otros estilos?

Tengo alumnos que me dicen, orgullosísimos: "He leído veinte veces ESDLA". Y mi respuesta es siempre la misma: "Hay más libros. Prueba alguno".

¿Leer lo que sea, sólo por tal de leer? ¿No volveremos entonces a los viejecillos de pueblo que se leían mil novelas de Estefanía? Y, ojo, no los sacaras de allí...



9
De: Vijapi Fecha: 2007-02-04 19:15

Que ESDLA es una gran trilogía lo pensamos muchos, y que no es la mejor, lo pensamos aún más.

Por desgracia hoy se considera buena literatura a los bestseller, que alguno bueno habrá digo yo, pero la mayoría... (El código da vinci, es mas bien un guión cinematográfico que un libro, con descripciones pobres, tramas copiadas, con un escritor que no hace sino dar vueltas sobre los mismos temas "buscabroncas", con capitulitos de cinco renglones...)
La buena literatura pasa desapercibida y como parece ser últimamente se hace famosa gracias a sus adaptaciones cinematográficas,...

¿Quién va a protagonizar Juglar? (yo lo dejo caer... :P)

un saludo



10
De: Eduardo Cabrera Fecha: 2007-02-04 19:20

Sé que no es victimismo con respecto a tu obra. Quizá me expresé mal intentando mostrar que no veo útil el recurso a que cualquier tiempo pasado fue mejor, aunque sé que no lo has hecho explícita ni completamente, pero el párrafo al que aludí me parece que está en esa línea. En el resto del post coincido contigo.

En realidad es que creo que no es evitable ni creo que sea una cuestión de géneros el hecho de que una parte de los lectores coma hamburguesas y otra parte caviar. Y algunos otros hagamos dieta mixta. Pero al final, Sturgeon es un maestro, o no?



11
De: RM Fecha: 2007-02-04 20:13

A veces, uno no tiene referencia más propicia que su propia experiencia... aunque eso lo haga parecer viejo.



12
De: santi Fecha: 2007-02-04 20:33

No es leer lo que sea(aunque eso ya viene bien para las conexiones neuronales) es que el sentido de la maravilla y el vicio de la lectura se despierta con vete a saber que frutos.Además la obra de Tolkien suele producir gran conmoción en la adolescencia,es una experiencia cuasirreligiosa y el lector quiere recuperar de alguna forma un pálido brillo de ese fulgor,ya sea con las multiples relecturas(pocos libros hay que se releean con esa fruición,tal vez inmadura,pero apasionada)con los pastiches,las imitaciones o los plagios.Y es que la Quest Tolkiniana es muy dificil de hacer bien.El abuelete que leía M l estefanía entretenía las horas,pero eso no invalida al Western.La conserje de mi insti,gracias alos best sellers de templarios y catedrales varias está abriendo los ojos a un mundo más hermoso que el de su pueblo,no había leído en su vida y ahora ve las agujas góticas de Barcelona.A mi Tolkien me llevó A cHESPIR casi seguidos y Supermán me envició en la lectura.No desdeño ese poder,que es casi una rareza



13
De: Hermes Fecha: 2007-02-04 22:57

Serán muchos duendes,muchos orcos,muchos elfos pero a ver cuando uno llega al nivel literario del genial Tolkien a la hora de describir todos sus pasajes con un detalle casi real,estamos hablando de pesos pesados de maestros del genero,no comparemos ni de lejos por dios...



14
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2007-02-05 01:42

Las dragonadas y los libros de saja- corta á la Salvatore están bien cuando tienes 10 u 12 años, pero luego aburren. A la larga, acabas pidiéndole al género un poco más: Moorcock, Peake, "Juglar" (peloteo descarao :) ), Powers, Gaiman, Barker... cosas así.

Además, Margaret Weis y Tracy Hickman no saben hacer finales.



15
De: Alfredo Álamo Fecha: 2007-02-05 01:50

Qué le voy a decir, si ya sabe usted que este asunto me desvela las noches de invierno.
Ah, voy por la mitad de Juglar... ya le contaré.



16
De: Darthz Fecha: 2007-02-05 03:04

Si ya lo dicen... las comparaciones son odiosas. Pero aun así es cierto que la mayoría de la gente escucha fantasía e inmediatamente la asimila a un elfo y un enano.

La fantasía es todo aquello que la realidad no puede contener, y la imaginación como utensilio más grande del ser humano, puede hacer verdaderas delicias en cuánto a esto. No es bueno estancarse.

Lovecraft es encasillado claramente en el género de Terror, pero es un terror cósmico, desconocido, innovador en su época. Es fantasía. ¿Qué os parece?

Un saludo.



17
De: Ojo de Halcón Fecha: 2007-02-05 09:26

"Lovecraft es encasillado claramente en el género de Terror, pero es un terror cósmico, desconocido, innovador en su época. Es fantasía. ¿Qué os parece? "

Pues a mi que es un auténtico genio y que me gusta mucho más su manera de escribir que la (normalmente) pesada de Tolkien.



18
De: AMS Fecha: 2007-02-05 09:42

Pues para mi Lovecrafft tiene un estilo recargado, horrendo y aburrido. Ahora bien las historias son de una imaginación desbordante y desde luego ha creado escuela.
Y, desde mi punto de vista, escribía ciencia ficción, con toques de terror claro.
Y ese puente entre los magos pirujos y Odiseo sí que existe. Muchos de nosotros lo cruzamos hace años ¿por qué no ahora? Las capacidades son las mismas y las posibilidades mayores, al menos teorícamente.



19
De: Txiki Palomares Fecha: 2007-02-05 10:09

¿En serio te preguntan si el Cid fue resucitado de verdad gracias a un hechizo? La gente está dipsuesta a creerse cualqueir cosa, desde luego (insertar chiste político).



20
De: Txiki Palomares Fecha: 2007-02-05 10:13

Me bailan las letras, perdonad. A ver si repaso los mensajes antes de enviarlos. O a ver si hago un curso de mecanografía.



21
De: Mel Fecha: 2007-02-05 14:21

"los ideales políticos acaban siendo una apología del sistema de castas"

XD Clavao. Eso y la dichosa manía de "las profecías que anticipan la llegada de Aquel-que-Cambiará-las- Cosas". Que suele ser la cosa más ridícula del mundo. La profecía se autocumple porque, en el momento de identificar al "Salvador", la gente empieza la revolución espontáneamente, sin que este tenga que hacer casi nada...



22
De: Anónimo Fecha: 2007-02-05 15:01

"La profecía se autocumple porque, en el momento de identificar al "Salvador", la gente empieza la revolución espontáneamente, sin que este tenga que hacer casi nada..."

Muy bueno; un amigo decía que eso era exactamentel o que ocurría en la película "Willow", donde se armaba un pifostio de no te meneas por un bebé que no hacía absolutamente nada



23
De: Larsen Fecha: 2007-02-05 17:09


En mi caso si que hubo una puerta a Itaca (y a la mansion de los Usher) desde Tolkien e incluso las novelas de Dragonlance. Tampoco las veo ahora como una especie de escalera para llegar a la literatura que ahora me gusta, sino como una experiencia lectora valiosa en si misma. El problema es el anquilosamiento en un 'genero' (mas bien una coleccion o editorial, como suele ser el caso en muchos) que a menudo no lleva a la diversificacion sino al abandono de la lectura.



24
De: Duque Fecha: 2007-02-05 18:08

Yo creo que el chavalerío que lee es una minoria cada vez mas pequeña. Se limitan a ESDLA, Dragonlance quizá...aunque parece que "Cancion de Hielo y Fuego" está haciendo furor, y hasta van a hacer una serie de television. Es tanto el bombo y las flores que le han echado personas de cuyo gusto me fio (y que leen muchos y variados géneros) que he adquirido el primer volumen (Juego de tronos).

Bien, ¿Algunos de vosotros lo ha leido?¿Que os parece?. Llevo 50 paginas y es ameno e interesante. Muchas gracias a quien colabore :)



25
De: Mt Fecha: 2007-02-05 18:23

"está haciendo furor...y hasta van a ahcer una serie de televisión"

No me extraña. Canción de hielo y fuego es una serie de televisión encubierta.



26
De: Darthz Fecha: 2007-02-05 19:47

Canción de hielo y fuego parece ascender a un trono mayor de la literatura fantástica. Yo tengo leídas algo más de cien páginas del primer tomo y me encantó las historias que se relataban y sobre todo el estilo del autor; lo malo es que es todo tan amplio, y que como siempre lo suelo abandonar, me acabo perdiendo entre tantos nombres, ciudades, reinos, tíos, primos, y la madre que los parió.



27
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2007-02-06 01:01

"Canción de Hielo y Fuego" es adictiva, cruel, sorprendente, hipnótica, erótica, trágica, realista, hermosa, imaginativa, éica, y mucho más. Es una auténtica maravilla. De lo mejor escrito en fantasía heroica mainstream (léase mainstream como tolkienesca) en mucho, mucho tiempo...



28
De: Anónimo Fecha: 2007-02-06 07:56

Un culebrón. Muy bien hecho, pero culebrón



29
De: Antoine Fecha: 2007-02-06 10:11

Me uno a lo que ha dicho AT, José Saramago hace libros que si no son ciencia-ficción se le pacere mucho.Y lo dice un lector empedernirnido de sus novelas.



30
De: Rickard Fecha: 2007-02-06 16:50

¿Qué es “fantasía para adultos”? El género fantástico es tan amplio y de contornos tan difusos que parece mentira que alguien pueda aplicar una visión tan reduccionista y simplista de la literatura o de cualquier otra faceta de la vida, pero eso es algo que parece consustancial a los medios de comunicación de masas actuales.
Y no hace falta retroceder hasta Homero, Luciano de Samosata, Lewis Carroll o Jonathan Swift. Literatura fantástica son también Borges, Cortázar, Rulfo y todo el realismo mágico sudamericano; las obras de Italo Calvino (“El caballero inexistente”, “El vizconde demediado”, “El barón rampante”, “Las ciudades invisibles”) o algunas de Stephan Zweig (“Novela de ajedrez”); también “Hijos de la medianoche”, “Los versos satánicos” y casi todas las demás obras de Salman Rushdie; “fantástica” es también “Kafka en la orilla”, de Haruki Murakami; y los libros de Álvaro Cunqueiro como “Merlín y familia” o las “Crónicas del Sochantre”; “El bosque animado” de Wenceslao Fernández Flórez…
Alguien malintencionado podría argumentar que todas esas obras pertenecen al “slipstream” y van más allá del género, que lo trascienden y por tanto no son simplemente “literatura de fantasía” pero es que aunque, si consideraramos sólo del género fantástico, como Norman Spinrad, a las novelas publicadas en colecciones de fantasía, también en ellas hay vida más allá de las dragonadas escritas exclusivamente para un público adolescente: lecturas complejas, absorbentes, maduras, con varios niveles de lectura; (y nada fáciles en algunos casos), y no son precisamente pocas: “Pequeño, grande” y “Aegypto” de John Crowley; La trilogía de Titus Groan de Mervyn Peake; “La serpiente Uróboros” de E. R. Eddison; “La colina de Watership” de Douglas Adams (que leía con fruición uno de los protagonistas de la serie “Perdidos”, curiosamente el más duro); “La feria de las tinieblas” de Bradbury; “Malpertuis” de Jean Ray; “Grendel” de John Gardner; los libros de Jonathan Carroll (“El país de las risas”, “El mar de madera” o “El museo del perro”, por ejemplo); “Trafalgar” y, sobre todo, “Kalpa imperial”, de Angélica Gorodischer; las novelas de Tim Powers como “Las Puertas de Anubis”, “La fuerza de su mirada”, “La última partida” o “Declara”; “El prestigio”, “El glamour” y “La afirmación”, de Christopher Priest; “Bosque Mitago” y “Lavondyss”, de Robert Holdstock; “Los hechos de la vida” de Graham Joyce; “Jonathan Strange y el señor Norrell”, de Susana Clarke, y un largo etcétera.
Culpa de esa miopía de los medios la tiene, en parte, (como también la tiene de esa imagen infantiloide de la ciencia ficción) el cine: esa adaptación banalizante (y eso que me gusta mucho) de “El señor de los anillos” de Tolkien que, por supuesto, también es fantasía “para adultos” como también lo es “La historia interminable” de Michael Ende, una obra más compleja de lo que su adaptación fílmica podría hacer pensar y con muchos niveles de lectura o las novelas de Derramar de Ursula K. Le Guin. Evidentemente películas como Dragonheart, Dragones y Mazmorras, Eragón, Las crónicas de Narnia, Willow, la serie de Harry Potter y similares (aunque algunas de ellas estén muy bien como las tres últimas citadas), dirigidas sobre todo a un público infantil (lo que condiciona su lenguaje cinematográfico que acaba infantilizándose también en la peor acepción del término), han hecho mucho daño a la imagen de la fantasía literaria pero, en cualquier caso, debería ser exigible a los que trabajan en los medios de comunicación un mínimo de cultura y de profesionalidad a la hora de investigar y documentarse antes de emitir sus informaciones y opiniones.
Y por supuesto que hay una puerta desde Hogwarts hasta Ítaca. Yo la abrí aunque en mi caso partí desde Verne y Salgari. Ellos me llevaron de la mano hasta Asimov y Tolkien y de ahí a todos los demás, Conrad, Tolstoi, Kafka… . Esa puerta existe siempre y está ahí, a la vista para quien quiera abrirla, y no son una sino varias. Ahora bien, es elección del lector abrirlas o no porque lo importante no es “QUÉ” se lee sino que se lea y siempre habrá lectores que lean porque sólo les gusta un tipo de libros (algo totalmente normal y comprensible) y prefieran transitar siempre por ese único camino más fácil, más conocido y más cómodo (están en todo su derecho, después de todo, el acto de leer se hace ante todo para el disfrute y proporcionarnos placer, algo de lo que se olvidan lamentablemente con mucha frecuencia los planes de estudios) y otros que, gracias a Hogwarts, sigan leyendo porque descubran que lo que les gusta es la lectura en sí. Y ese lector, el que descubre que lee por el gusto de leer, es siempre un lector sagaz, curioso, inquisitivo y no me cabe duda de que acabará llegando a Ítaca por una puerta u otra, como yo llegué. Antes trabajaba en un colegio y conocí muchos chicos que no pudieron ni con el primer Harry Potter, otros que lo dejaron cuando la autora empezó a ampliar la extensión de sus libros hasta las 500 y 600 páginas y prefirieron seguir leyendo otros libritos menores en extensión y complejidad y otros que de Hogwarts pasaron casi sin solución de continuidad a la Tierra Media y de allí quizás hasta el infinito y más allá.
Por cierto, acabo de recordar que en mis viejas novelas de Emilio Salgari que publicaba la editorial Molino y que yo leía de crío, en sus tapas podía leerse claramente la atractiva frase (para mí en aquel entonces) “novela para adultos” y es que la buena literatura, la que está bien escrita, siempre nos hace crecer y madurar y por tanto siempre es para adultos.
Y perdón por el rollo, pero es que el tema y el comentario ese de los periodistas radiofónicos que citas me ha tocado la fibra y también, de paso, aquello que no suena pues parece que siempre nos estén obligando a defender algo que no debería tener necesidad de defensa alguna porque se justifica por sí mismo y ya estoy harto.
Incultura de país...



31
De: Javi Gala Fecha: 2007-02-06 17:07

God of Habichuelas, no entiendo porque cierras la puerta de Arrakis a Macondo. Mucha gente que conozco la cruza sin problemas.
El problema,tal vez, RM, empieza desde la base que presupone que de Hogwarts a Ítaca si lo hay, es una puerta, cuando lo mismo no hay puertas de una a otra, sino que están las dos en el mismo salón, en la misma estantería (que puede ser la misma en la que haya una Isla del Tesoro, un madrid castizo, un Dublín y si me apuras, hasta el Opus entero mientras alguin construye una catedral).



32
De: grungesoul Fecha: 2007-02-06 23:57

¿Vamos, que si Philip Roth hace una ucronía (normalita) es literatura y si la hace Dick(El hombre en el castillo es impresionante) es evasión? Mucho inculto suelto, y desgraciadamente muchos en los medios de comunicación.



33
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2007-02-07 01:23

Y es que, en esencia, la totalidad de la iteratura mundial se podría englobar en el género "fantástico", ya que todo libro acontece en un continuo alternativo con mayor o menor similitud con nuestro mundo "real", pero siempre imaginado... Hasta libros de historia y biografías se incluyen en esta definición, ya que enfocan los hechos desde el punto de vista del autor



34
De: Tyrion La Cave Fecha: 2007-02-08 22:38

"Canción de Hielo y Fuego" es un claro ejemplo de lo que NO es literatura. Flaco favor hace al género ese acumulador de páginas inútiles con su insustancial y pretencioso culebrón seudo-fantástico.



35
De: vernika Fecha: 2007-10-26 05:02

Lean el libro la Cuarta Cripta, les ayuda a entrar a un nuevo mundo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.163.124 (2aec0c5bc5)
Comentario