DESCUBRIENDO A FOSTER

Decía Ralph Waldo Emerson que los libros deben ser leídos con la misma intensidad con la que han sido escritos. Me comentaba Orson Scott Card que, como traductor de parte de su obra, yo veía en ella mucho más que un lector normal (y hasta bromeaba que incluso él mismo). Enfrentarme hoy de nuevo al título que siempre ha sido mi favorito entre todos los cientos de títulos de historieta que me han acompañado y encandilado durante toda mi vida de lector ha supuesto una especie de epifanía doble, volver a recordar las primeras impresiones que, en aquel lejano 1972, me provocaron las lecturas de la edición de Príncipe Valiente que hiciera Buru Lan en sus fascículos semanales, y contrastarlas con las que ahora, archisabidas las historias y archiconocidos sus dibujos (o eso creía yo) me causan esta edición donde, además, me encargo de traducir los textos.

Por lo pronto, imagino que como a muchos de ustedes, esta edición me dejó boquiabierto. Dibujos que yo creía conocer de memoria de pronto se revelaban como si un rayo de luz apartara las legañas que años de ediciones y reediciones usando los mismos materiales habían acumulado sobre sus líneas. Tengo muchas ediciones de Prince Valiant en casa, en español y en inglés, en color y en blanco y negro, con las páginas remontadas o intentando respetar las planchas originales. Sin embargo, nunca había visto así la obra de Foster: cómo el trazo era mucho más suelto de lo que hemos conocido; cómo ese aparente estatismo del que se acusa en ocasiones al maestro de maestros no existe en esta edición (comparen cualquier edición en color de la página 61, viñeta 4, y díganme si el halcón no vuela en blanco y negro y parece suspendido en el aire en la versión coloreada); cómo Foster usa abundantemente la línea cinética que creímos inexistente; cuál es el verdadero movimiento en molinete con la espada que hace el personaje en su famoso enfrentamiento en el puente contra los vikingos. Y ya llegaremos, en tomos sucesivos, al virtuosismo de rostros y expresiones, los cabellos de Aleta, el brillo de los ojos y la textura de piedras y cueros y aceros y bosques. De pronto, esta labor de amorosa restauración que ha hecho Manuel Caldas (tan paciente en horas de tiempo como el trabajo del propio Foster) nos ofrece Príncipe Valiente tal como tuvo que ser concebido por su autor, directamente de sus pinceles, con una gama de matices que descubre detalles perdidos en otras ediciones, posturas que no imaginábamos, una narrativa esplendorosa que convierte este título mítico en algo aún más grande: ya veremos en el próximo número al mensajero Hulta y la sorpresa de su verdadera personalidad, y cómo ahora nos damos cuenta de que, en el lenguaje corporal y el retraimiento del personaje, Foster no nos ha mentido nunca; fíjense aquí, ahora, en el juego de luces y sombras (¡y cómo retrata la agilidad de Valiente!) del príncipe enmascarado de demonio que asusta a los sicarios del ogro de Sinstar, y traten de recordar si antes habían visto (página 24, viñetas 2 y 3), que había un tercer perro debajo de la mesa, que un cuasi-frazettiano guardia observaba a Sir Gawain, y que las damiselas comían aparte de los caballeros, aisladas y dominadas por el tedio.

He descubierto sorpresas en cada página, y casi en cada viñeta. Todo como simple lector. Como traductor, y hasta como escritor, he abordado ahora la serie de una manera distinta y asombrada, casi igual que la primera vez que me deslumbrara hace más de treinta años, posiblemente, aunque ampliada ahora por la reflexión sobre el hecho creativo y la manera de mejor comunicar en los textos lo que Hal Foster nos narra en su épica.

La prosa, por ejemplo, es sencilla. Quizás demasiado sencilla: se nota que Foster no es escritor, o no lo era todavía en el momento en que empieza con la historia. A veces se hace un lío y cuenta viñetas en presente y otras en pasado (detalles que no se advertirán en la traducción, me temo), hay un exceso de adjetivos que suenan fatal en castellano, y la sinopsis de cada primera viñeta (omitida en muchas ediciones) aquí, por respeto a la cadencia semanal de las entregas (respeto que llega incluso a rotular con el mismo tipo de letra que el original), puede hacer parecer que la historia se ralentiza y se repite.

Una lectura casi científica, que es la que a fin de cuentas hace el traductor, con un ojo puesto en un idioma de origen y el otro en el idioma de destino, nos revela algunos detalles divertidos: el primero, que Foster va improvisando su historia y al principio no tiene una localización exacta para Thule; dicho de otra forma, Val no es identificado como príncipe vikingo hasta que regresa a Thule en busca de Iléne y se enfrenta a Sligon (canta a los vikingos en el drakkar acerca de su hogar en los pantanos, no del que dejó atrás en lo que luego sería identificado como Vikingshölm, lo cual habría sido más lógico y provocaría una mayor melancolía en los piratas, pues les hablaría en su lengua de su propia patria), y el viaje inicial en barco (en el “lugre” del pescador que he preferido simplificar a velero en una traducción que no quiero grandilocuente) que los sorprende en la tercera viñeta ya en las aguas del Canal de la Mancha nos indica que, desde luego, en un principio es imposible que el reino del que huyen estuviera ubicado en Noruega. Las pinceladas de cuidado realismo que impregnan la serie chocan de entrada cuando reparamos que nunca se nos dice el nombre de la madre de Val, y que el rey de Thule no será identificado por su nombre, Aguar, hasta la plancha 344. Tampoco el joven pastor amigo de Val llega a tener nombre, contradiciendo una amistad que se comprende de años y capital para la formación del joven príncipe. Como anécdota curiosa, la primera vez que la bruja Horrit es mencionada en inglés, se llama “Horrid”, una declaración de intenciones (horrid significa “horrible”) que el propio Foster o alguien de la King Features le hizo corregir a una grafía levemente distinta en la página siguiente.

Ahora sabemos que a Foster nunca le convenció el nombre de la serie, y está claro que prefiere nombrar a Val por su diminutivo. Incluso habla de “Príncipe Val” y no de “Príncipe Valiente” en ocasiones, y hasta coloca en la misma frase el término “Príncipe Arn” (un personaje secundario, a fin de cuentas) antes que el de su propio héroe protagonista. Cada página termina con un “continuará” y un título para la página siguiente… título que veces se repite, que a veces adelanta acontecimientos innecesariamente, y que en realidad no aparece como tal, nunca, en la cabecera de la plancha. La experimentación con el formato, pasando de cuatro tiras a dos tiras hasta por fin establecerse más o menos en las tres tiras y las nueve viñetas responde a momentos de exploración (no podemos olvidar que los primeros meses de la serie los alterna con los últimos de su Tarzán) o inseguridad (a veces numera las viñetas, o juega con esbozos de bocadillos que no se atreve a usar: ver la primera viñeta de plancha 15, o la viñeta 7 de la plancha 16; o, en el próximo número, la segunda viñeta de la plancha 117) va pareja a la experimentación argumental: hasta que le coge el truco a la narración y logra cautivarnos para siempre a la trama (momento que podemos cifrar a partir del encuentro con Arn y la batalla en el puente, quizás), Foster encadena los argumentos de manera algo peregrina, recurriendo a secuestros y engaños y heridas de Sir Gawain una y otra vez; en ese sentido, no deja de resultar paradójico que el engaño que atrae al joven escudero y su caballero al castillo de lady Morvyn (la existencia de un ogro) se cumpla más o menos en la aventura siguiente, cuando ayudan a la bella Iléne, y esta aventura encadene con el rapto de Sir Gawain por una bruja de verdad, como si Foster recurriera una y otra vez a las mismas ideas o supiera que la lectura semana a semana dilata en el tiempo las tramas y perdona los errores de continuidad que también aparecen (atentos al cambio físico de Sir Lancelot desde su aparición a la página siguiente).

Y llegamos a la madre del cordero. La labor del traductor tiene que ser la de facilitador de comprensión entre un idioma y otro. Debe respetar el trabajo del autor pero debe también ser fiel a su propio idioma. Hay que simplificar y adaptar todo aquello que no suene bien, aunque no haya para ello más medida que la subjetiva. La espada que el príncipe Arn entrega a Valiente, la celebérrima “Singing Sword”, ha sido traducida al español de diversas maneras: “Espada Cantante”, “Espada Cantora”, “Espada Cantarina”. Sin embargo, aquí encontrarán ustedes que me he decido a llamarla “Espada que canta”. No hay más motivo, quizá, que el gusto propio como lector de epopeya, la consciencia de que es imposible transmitir en castellano la aliteración de las palabras inglesas que acompañan al epíteto (en tanto que el verdadero nombre de la espada es Flamberge) y producen, en su idioma original, el efecto onomatopéyico de sus eses sibilantes. Así se acompañó el movimiento de la espada en la película de Henry Hattaway: como un silbido que alternaba agudos y graves. He preferido convertir el adjetivo “singing” en adjetivo de discurso en vez de adjetivo de lengua: porque me suena más épico (decimos de Mío Cid que fue “el que en buena hora nasció” y no el “biennacido”, por ejemplo; Aquiles es “el de los pies ligeros” y no simplemente “el veloz”), y porque cualquier adjetivo (Cantora, Cantante, Cantarina) está ya lexicalizado en nuestro idioma y retrae a folclóricas, niñas felices o programas de televisión. Permítanme ustedes, pues, que use el término “Espada que canta”, en tanto “Espada susurrante” habría sido alejarnos demasiado del efecto que pretende Foster al nombrarla.

De verdad que, a poco que se acostumbren ustedes, no suena tan mal (y tampoco es un término que aparezca en todas las páginas). Cierren los ojos y repitan conmigo: “Es Flamberge, la espada que canta: quien la use en causa justa será invencible”.



Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/44855

Comentarios

1
De: RM Fecha: 2006-11-24 00:26

El artículo que cierra el primer número de Príncipe Valiente de Libros de Papel. Ya a la venta y uno de los libros del mes en FNAC.



2
De: betiaran Fecha: 2006-11-24 09:29

¿ya a la venta?
¿No salia para el 1 de diciembre? Habra que pasarse por la libreria.
Iba a imprimir el articulo para mirar las viñetas que mencionas, pero como viene en el tomo... mejor.
Entre esto y el tomo del capi de Chandra el Usurpador..... vaya mesecito mas majo.



3
De: Mario Moreno Cortina Fecha: 2006-11-24 09:39

Rafa, una observación absolutamente pedante. Dices que al principio, el autor utiliza el tiempo presente y el pasado indistintamente. Puede tratarse de impericia por su parte (quizá pensaba aquello de que "el que sabe dibujar sabe escribir"), pero también puede ser (no lo sé, especulo), deliberado, habida cuenta del contexto de la historia. En las sagas islandesas y en los eddas, igual que en las obras de Chretien de Troyes, se alterna el pasado y el presente incluso dentro de la misma frase, según le pareciera al autor. Quizá Foster, que al parecer "algo sabía" sobre los normandos (vikingos sólo eran los que se hacían piratas) tuviera presente esto y quisiera transmitirlo a su texto.

Como digo, sólo es una observación. Espero que el tomo no salga muy caro, porque me lo voy a comprar igual.

Saludos.



4
De: RM Fecha: 2006-11-24 09:43

No, no creo, Mario: en Tarzán todos los textos iban en pasado. En Valiente van en presente, pero se le escapa alguna vez (muy pocas y sólo al principio) y se nota que es por descuido.

Vale veinticinco euros, pero en la FNAC algo menos.



5
De: Mario Moreno Cortina Fecha: 2006-11-24 09:44

Vamos, que era así de torpe el pobre XD

25 euros está muy bien. Caerá hoy mismo.

Voy a currar un poquito.

Saludos.



6
De: RM Fecha: 2006-11-24 12:21

Pues date prisa, Mario: parece que en las librerías a las que ha llegado ya están volando a una velocidad de pasmo. Y dicen que no quedan en la distribuidora..



7
De: betiaran Fecha: 2006-11-24 13:48

Mi librero ya me lo tiene guardado, pero lo he ojeado en la Fnac (la impaciencia) y a primera vista es impresionante: grande, buen papel, dibujos para publicitar la serie por parte de Foster, articulos, buena impresion... lastima que hasta el lunes no pueda tenerlo (a no ser que me pase mañana como excepcion). Que largo se va ha hacer tener la serie completa....



8
De: señor punch Fecha: 2006-11-24 14:36

Ya dije que ví la edición Portuguesa, impresionante. Y toda sospecha en su día fue tan bien aclarada que uno ya está de rodillas rendido a Caldas y su labor de titán.
Por cierto, y frente a rebufos varios en otros lugares (los recordarás, Rafa) a mí me ENCANTA la portada: elegante, sobria que no cutre... me muero por ojear/hojear este primer número. Y por comprarlo, claro. Como decían también por hay, es una forma nueva de leer a Foster, y además respetuosa al 100% con su trabajo. Quiero oler la salitre en ese barco vikingo como nunca antes...
(y otro día lloramos y suspiramos por nuestro derecho a leer Val a color tal como Caldas me escribió en su día, pero esa es otra historia -que no se da de bruces con este Val, ni mucho menos-)



9
De: señor punch Fecha: 2006-11-24 14:37

por cierto...¿la imagen del post es de esta edición?



10
De: RM Fecha: 2006-11-24 14:38

No, la edición portuguesa todavía no ha llegado a esa etapa: están a punto de ir a América.



11
De: pepenrique Fecha: 2006-11-24 14:39

Muy acertada la observación sobre "La espada que canta".



12
De: Jesús Yugo Fecha: 2006-11-24 16:14

"a mí me ENCANTA la portada: elegante, sobria que no cutre..."

Pues muchas gracias, esa era la idea.



13
De: Mario Moreno Cortina Fecha: 2006-11-24 20:48

YA LO TENGO. Y... ¡¡Guau!!

Anda, envidiosillos XD

PD: Me ha costado un montón, en varias tiendas de comic no sabían siquiera que existía (en Atlántica me dijeron que yo hablaba de una edición portuguesa y en Generación X que aún no había salido). En Electra estaba agotado; lo he encontrado en Madrid comics, junto al McDonalds de Gran vía.



14
De: EMPi Fecha: 2006-11-24 21:26

Mis más sinceras felicitaciones al Sr Caldas y a usted mismo.
Señor Betiarán vaya a buscarlo pronto. Un servidor lo trincó el jueves.



15
De: Holohisto Fecha: 2006-11-24 22:34

¡¡¡FELICIDADES!!! En mi tienda habitual ya estaba agotago. Solo quedaban, escondidos, los tres ejemplares que reserve hace un mes.
En los blogs de tebeos, los de siempre andan cabreados como ratas.
Que le vamos a hacer.



16
De: Jose Luis Mora Fecha: 2006-11-25 11:30

En mi librería habitual sabían de su existencia, pero ayer se me olvidó preguntarles si les había llegado (pensaba que salía en Diciembre).

Si este viernes me paso por el Expocomic, veré si la tienen en alguna de las casetas.



17
De: RM Fecha: 2006-11-25 11:43

Si no,en FNAC o en Casa del libro, que se han quedado con un montón de ejemplares



18
De: Jose Luis Mora Fecha: 2006-11-25 11:58

Miraré ahí.

Seguramente en La Casa del Libro de Madrid la tendrán en una pequeña librería dedicada a saldos y novedades de cómics que han abierto cerca de la Gran Vía (en la calle Salud, me parece).

O si no, me acercaré al FNAC de Leganés, que me queda a apenas ocho minutos en metro.



19
De: stalker Fecha: 2006-11-25 23:18

Yo dejejé de comprar la de planeta pensando en esta edicion, y la verdad es que no me arrepiento, el formato y el dibujo bien lo merecen.

La verdad que da gusto que haya gente que aun haga las cosas por romanticismo y no tanto por lo economico.

Yo prometo comprarmelos todos...



20
De: Eduardo Rodríguez Fecha: 2006-11-26 13:02

ya la he comprado, y mis comentarios sobre su calidad están en otros post de esta bitacora, por la edición en portugués.
Nada que añadir, insistir en la gran labor que ha hecho Manuel Caldas y agradecerle una vez más su esfuerzo por conseguir que una obra de Arte como ésta se reproduzca con la calidad que se merece.



21
De: betiaran Fecha: 2006-11-27 10:02

Sr. EMPi. Ya conozco su trafico de influencias en Donostia. Afortunadamente otros tambien tenemos nuestros canales, y el Sr. J tuvo a bien guardarme uno de los ejemplares al ver que se vendian los recibidos. Y menos mal (para el) porque los recibio el jueves, y para el sabado por la tarde no quedaba ninguno (bueno, el mio pero porque estaba reservado).
De todas formas Sr. EMPi le imagino tan emocionado como a un servidor, que ha estado disfrutando del tomo durante el fin de semana.
Solo falta que esta semana venga el tomo de Trueno y Chandra el Usurpador (espero Sr. Marin, que si la edicion es buena, haga una pequeña reseña)
Gracias a Ud. y al Sr. Caldas (bueno y a todos los implicados)



22
De: Eduardo Rodríguez Fecha: 2006-11-27 19:07

al post 18
José Luís, en la Fnac de Callao en Madrid el Sábado 25/141/06 había mas de 80 ejs. expuestos a la venta.



23
De: Eduardo Rodríguez Fecha: 2006-11-27 19:08

correcion quise decir sábado 25/11/06



24
De: Eduardo Rodríguez Fecha: 2006-11-27 19:09

corrección de corrección : quise decir, lo que he dicho: sábado 25/11/06



25
De: bermeu Fecha: 2006-12-03 13:52

Pues fui a una tienda de cómics bastante potente y me dijeron que la primera edición ya se había agotado, que iban a preparar una segunda. ¿Es esto verdad? ¿Cuándo saldrá? ¿Me he quedado sin ejemplar? ¡Buaaaaaa!



26
De: RM Fecha: 2006-12-03 13:58

Es verdad. No te has quedado sin ejemplar, tranquilo. La segunda edición deberá estar para las compras de Navidad. ¿Hay mejor regalo? :)



27
De: Julio Real Fecha: 2006-12-29 21:37

¡Magnífica edición!

Tuve oportunidad de "conocer" al Príncipe Valiente en 1974.

En aquella época mi padre nos regaló a mis hermanos y a mí uno de los bellos tomos editados por Buru Lan, y rápidamente, con apenas 9 años, su lectura y -sobre todo- su contemplación me fascinaron. Hay que decir que no pude conseguir en aquellos años ningún otro de los tomos de la colección (creo que mi padre lo adquirió en un saldo de "Sepu", al ser el único ejemplar y hallarse descatalogado.

Con posterioridad pude ir conociendo el devenir de la historia de las dinastías de Thule, Britania e Islas Brumosas, a través de los ejemplares editados en blanco y negro y en formato apaisado de la biblioteca municipal de mi barrio. Hace pocos años un amigo de la familia, me prestó por una temporada la totalidad de los tomos editados por Buru Lan y disfruté con ellos enormemente hasta que tuve de devolerlos a su dueño.

Conservo el tomo 6 de esta editorial como un pequeño tesoro. Lo releo cada cierto tiempo y rememoro la fascinación, las emociones y placeres de contemplación estética, casi idénticos a los que experimentaba con apenas 10 años ( y yo era y lo seguí siendo un forofo de la historieta española de los 60 y 70).

Pero tenía pendiente, llegado a la madurez de mi existencia, de hacerme con la colección completa (al menos la de Foster, claro) y las ediciones previas que encontraba en las librerías me decepcionaban bastante, sobre todo si la comparaba con la versión de Buru Lan, y no me decidía a adquirir un producto que no me colmara. La presentación a comienzos de año de la edición de Planea DeAgostini me pareció que despertaba las expectativas de calidad que suscitaba. Las encontradas opiniones sobre su coloración y la imaginativa utilización de la infografía para la "decoración" del cielo no me desalentaron a su adquisición. Y he de decir que no me decepcionó en absoluto; el trabajo del colorista parecía orientado por el amor a la saga de su autor, y era una labor meticulosa con unas tonalidades y marcaciones de las carnalidades y volúmenes todo lo discutibles que se quiera, pero realizadas con un técnica convincente y no carente de calidez.

Lástima que el tomo 4ª se finalizara con esta experiencia novedosa y meritoria, bajo mi punto de vista, y se volviera a la coloración de Ediciones Phantagrafic. Como del día a la noche. Corté el grifo de adquisición de ejemplares, e imagino que Planeta tiene que haber advertido el descenso radical en las ventas a partir de ese número.

Hay que agradecer a Manuel Caldas esta recuperación de un gran clásico de la épica, en su imagen más próxima al trabajo que elaboró el gran Foster, depurándolo de las mil y un adiciones y manipulaciones espúreas que había terminado por adulterar su prístino trabajo. Gracias por el gran formato, que permite contemplar las viñetas en todo su esplendor y detalle, y gracias por la magnífica traducción que has realizado al castellano, Rafael. Aunque debo decir que la que realizó en su día la editorial Buru Lan me ha parecido siempre más que correcta.

Sabemos que la ambientación histórica es puramente referencial y muy vaga en lo referente a la pulcritud arqueológica al retratar el autor una transición de la Edad Antigua a la Alta Edad Media absolutamente imaginativa, y forjar un auténtico pupurrí que oscila entre las invasiones germánicas del Imperio Romano y la época de las Cruzadas con ¡musulmanes incluidos, 180 años antes de la aparición del Islam!

Pero hay conceptos geográficos que merecerían una mayor concreción por el autor. Así, en ocasiones de habla del Rey Arturo como Rey de Britannia (que era la denominación correcta de Gran Bretaña en la época del Bajo Imperio Romano y primeros tiempos de las invasiones anglosajonas; pero acto seguido se habla de ¡Inglaterra!, que fue la nación creada por Anglos, Jutos y Sajones en los territorios que iban arrebatando a Arturo y a sus caballeros britano-romanos de barniz céltico. ¿Empleaba Foster ambos términos,
-Inglaterra, Britania- de manera intercambiable, o su utilización deriva de la propia interpretación de los traductores al trasladarlo al castellano? La primera plancha puede inducir a algún error en ese sentido. En la viñeta nº 4 se alude a los acantilados de Bretaña y uno rápidamente piensa en la península francesa, aunque pocas viñetas más adelante se advierte que se refiere a Britania, aparte de que al referirse a los "blancos acantilados" es fácil colegir su identificación con la isla británica.

Foster debió relajar en alguna ocasión estas denominaciones gentilicias. Jamás un orgulloso guerrero del caudillo Arturo osaría denominarse "inglés", y en su lengua céltica (el latín, heredado de los romanos, lo hablarían las clases cultas y el clero católico) llegaron a denominar la parte oriental de la isla, arrebatada por anglos, jutos y sajones, incluyendo Londinium,
como lo hacían estos últimos -"Anglia"-, sino como "Lloegyr" ("Tierras Perdidas").

Habiéndome enterado tarde del lanzamiento de esta edición, el leer este interesante blog, no lo pude encontrar en el Fnac de Callao, aunque sí en la nueva tienda de la Casa del Libro dedicada a ofertas y comics de la Calle de la Salud, donde se exponían un gran número de ejemplares. Estupenda presentación. Si hay que ponerle alguna pega es la presentación en tapas "blandas", ya sé que eso se ha hablado y habria encarecido mucho el producto. Así que al llegar a casa lo primero ha sido forrarlo, y luego disfrutar de su lectura y contemplación. ¡Qué buen formato y tamaño! Y estupendos los artículos. Si no es la edición definitiva, casi merece la pena serlo; es cierto que la falta de color le priva del "10" absoluto(hay paisajes y viñetas destacadas que adquieren toda su plenitud en la totalidad del cromatismo), pero hay que calificarla de sobresaliente, y espero ansioso la publicación de los sucesivos números.

¡Enhorabuena!. Julio.



28
De: RM Fecha: 2006-12-30 01:33

Foster usa Bretaña al principio, e Inglaterra después, siempre cuando se refiere al rey Arturo y sus caballeros.



29
De: Carlos Fecha: 2007-01-04 14:16

Estoy buscando para mi novia la película El príncipe valiente, es una versión en concreto que debe de ser de los años 70. Alguien me dijo que era de 1974. Es en color y sé que no es la de 1997. Si alguien me pudiera ayudar se lo agradecería muchísimo!



30
De: RM Fecha: 2007-01-04 20:02

Sólo hay dos películas de Príncipe Valiente. Las dos en color. La primera, de los años cincuenta y de Henry Hattaway, con Robert Wagner como Val. La segunda es de los años noventa y tantos, y es malísima.



31
De: Julio Real Fecha: 2007-01-18 00:40

Hola Rafael.

Me gustaría saber cuándo sale a la venta el segundo número de esta innovadora edición del P.V..

Estoy deseando tenerlo entre mis manos :-)

Muchas gracias. Julio.



32
De: RM Fecha: 2007-01-18 06:48

Creo que en torno a marzo.



33
De: Andoni Iturbeormaetxe Fecha: 2007-01-19 17:58

¿Tendremos que esperar hasta marzo para poder disfrutar de esta maravilla de edición?. No sé si podrá resistirlo mi pobre corazón. Un abrazo a todos los lectores de "Prince Valiant" y paciencia que 22 volúmenes nos llevarán unos largooooooooos años de espera.



34
De: RM Fecha: 2007-01-19 18:01

Piensa que peor lo tuvieron quienes tenían que conformarse con leer una página de Val cada domingo...




35
De: Andoni Iturbeormaetxe Fecha: 2007-01-23 19:37

No puede imaginarme las 1.788 semanas necesarias para leer la obra completa de Foster (y Murphy). Afortunadamente hoy podemos leer la obra de seguido, obviando si queremos la sinopsis del principio de la plancha y concentrándonos en el maravilloso arte y escritura del maestro. Estoy impaciente por que caiga en mis manos el segundo volumen, 1939-1940, con el asedio a la fortaleza de Andelkrag. La espera será dura. Un abrazo.



36
De: RM Fecha: 2007-01-23 19:40

Ya queda menos.

Curiosamente, he descubierto que las sinopsis de cada plancha están llenas de sentido del humor.

Y ya queda menos para el Foster y Val en español. Lo editará Dolmen. He podido ver la portada y es cojonuda.



37
De: JCM Fecha: 2007-09-16 16:30

Me compré el segundo volumen, pero no consigo localizar el primero. Alguien me puede indicar donde lo puedo localizar.
Gracias por anticipado.

Un saludo



38
De: RM Fecha: 2007-09-16 18:07

Pídelo directamente al editor.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.163.124 (2aec0c5bc5)
Comentario