2006-09-05

883. ADIÓS, VERANO

Adiós, verano
Todo el año esperándolo y se nos escapa sin que nos hayamos dado cuenta siquiera. Ley de vida. Ahora, al tajo. Un verano más caído al fondo de otros veranos, que diría el maestro Umbral. El presente que en un abrir y cerrar de ojos se convierte en melancolía y recuerdo.

Sin embargo, tal vez en Cádiz este verano no haya sido como suelen ser los veranos, o sea, una sucesión de días repetidos y de actividades lúdicas algo huecas que se calcan de un año para otro, la inercia nuestra y ajena de no menear lo que hay y sobrevivir hasta que asome septiembre y esperar con los dedos cruzados a que llegue el verano próximo.

Dos son los acontecimientos que han marcado este verano como distinto en nuestra ciudad, tan a la baja en ofertas de ocio y tan pavoneada de sí misma en su estupor. Por un lado, el gran éxito de la Regata. Por otro lado, el no menos grande reverdecer del Trofeo Carranza. Entre uno y otro eventos, apenas cabría reseñar la siempre insuficientemente publicitada y apenas atractiva oferta de los veranos del Pemán, y el concierto de Ana Torroja.

La Regata, lo han leído ustedes, nos hizo soñar a todos con pasados marineros, convirtió el muelle en una feria y, según dicen, atrajo un montón de gente foránea y produjo buenos ingresos a los que se dedican a estos menesteres, que son siempre los mismos y que (y ahí va la crítica) ya tendrían que haber previsto el pelotazo que aquello iba a ser y haber renovado personal de plantilla y no descuidado la intendencia, o sea, el papeo. Pueden pasar muchos años hasta que tengamos otra Regata de esa magnitud, y es de esperar que para entonces el sector hostelero se haya puesto las pilas y rellenado la despensa. Pasó lo mismo, a menor escala porque el acontecimiento fue menor, con el concierto de Ana Torroja, donde a nadie se le ocurrió instalar, allí junto a la larga tapia del cementerio, una barra de esas que proliferan por las esquinas en carnaval que vendiera refrescos y bocadillos, con lo cual los bares acabaron empetadísimos desde el Pirulí hasta Cortadura… eso, los que no cerraron puntualmente a las doce, que el convenio es el convenio y las multas son las multas.

El Trofeo ha vuelto a demostrar que puede valerse por sí mismo sin el adorno molesto que lo rodea. Es decir, si hay interés deportivo, todo lo demás pasa a segundo plano. La gran fiesta con la que cerraba el verano en Cádiz tradicionalmente, aunque se haya trasladado a mediados de agosto por imperativos ajenos, puede y debe ser el referente, y no convertirse en mera excusa para el botellón playero. Creo que es significativo que el indiscutible éxito deportivo y las ochenta mil personas menos que, según parece, asistieron a la barbacoa del sábado van cogidos de la mano. Dicho de otra manera, la gente de Cádiz estaba con el Cádiz y en el Carranza, o paseando por el paseo marítimo viendo cómo gente muy joven venida del quinto pino se adueñaba de la playa. Independientemente de la polémica con Costas, es evidente que empieza a haber entre los gaditanos una conciencia de que las barbacoas se han disparatado, que han dejado de pertenecernos a nosotros, y que hay que poner coto a todo esto que se nos ha ido de las manos. Soy consciente de que erradicarlas será imposible, por más que el año que viene vuelva la polémica, pero insisto en que habría que deslindar las barbacoas del Trofeo y, si no hay más remedio que celebrarlas, hacerlas al final-final del verano, cuando el impacto sobre las aguas y las arenas (que existe, y todavía queda por mucho y muy rápido que se limpie al día siguiente) tenga por delante muchísimos meses de reconstrucción natural y menos usuarios que extrañarse porque de pronto la arena está llena de colillas y trocitos de carbón y hasta de restos roídos de pinchitos.

Aunque vivamos de fiesta en fiesta y quedan sus buenos nueve meses por delante todavía, hay que ir pensando ya en otras ofertas de ocio para el año que viene, cuando no tendremos la Regata. Recuperar el carrusel carnavalesco para esos días, tontamente desperdiciado este año porque todo el mundo estaba mirando para otro lado, parece indispensable. Buscar ofertas musicales y teatrales, tres cuartos de lo mismo. Pese al mogollón de latas y botellines que vende, la Coca-Cola sigue gastándose una pasta en publicidad. “Hasta Dios necesita campanas”, que dijo el otro. Hay que reinventar cada verano. Hay que reinventar Cádiz, día a día, semana a semana, año tras año.


(Publicado en La Voz de Cádiz el 4-9-06)

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/42686

Comentarios

1
De: got lost Fecha: 2006-09-06 01:43

No se porque has cerrao la linea del topic anterior. Las frases que habia puesto son de una pelicula que te gustaba mucho... en fin, supuse que lo pillarias. Perdona si te he molestado.

Are we clear?
Crystal



2
De: RM Fecha: 2006-09-06 07:32

He cerrado porque creí que ibas a empezar a meter spoilers de lo que pasa en Prison Break.



3
De: Alfred Fecha: 2006-09-06 08:10

Pues hablando de eventos veraniegos, y de oferta cultural, este año me ha decepcionado tremendamente el programa del Festival de Alcances, que empieza este mismo viernes.

A partir de ahora, por lo visto, se centrará en el campo de los documentales, con lo que la presencia del cine de ficción quedará reducida a un simple apartado más testimonial que otra cosa. Total, que a tomar por culo la sección de películas clásicas, que era con la que yo más disfrutaba. Ver y descubrir en pantalla grande, y por solo un euro y medio, encima, películas como "Centauros del desierto", "Tiempos modernos", "Ciudadano Kane", "Plácido", "Calabuch", "El viaje a ninguna parte", "Ultimatum a la Tierra", "Irma la dulce", "En bandeja de plata" y muchas más era toda una gozada. Aunque la mayoría de las veces fuera al relente, allá en el Baluarte de Candelaria.

Una auténtica lastima. Echaré de menos lo que ya se había convertido en una agradable costumbre por estas fechas.

Un saludo.





4
De: Alfred Fecha: 2006-09-06 21:59

Y sin salirnos de este mismo asunto, el verano gaditano y lo que puede ofrecer a nivel de ocio y cultura, aprovecho que ya hacía tiempo que no me pegaba yo un cantecito por aquí, y copieteo, con permiso del anfitrión, la impagable "Rumbita veraniega" que sobre el tema se marcaron en 1997 los chirigoteros de la callejera "El Paparazzi", con letra y música de Emilio Rosado, Juan Reixach y Juan Romero "Caracol", haciendo gala de su acostumbrada y punzante ironía:

El verano, el verano, de Cadi,
increíble, inaudito,
es de lo que no hay;
qué verano... ajú, qué veranito.

Juanillos de fantasía,
¡qué picardía!
Qué precioso juego;
juanillos con ironía...
que son pa meterles fuego.

Todo es tan espectacular
que sabemos con certeza
que los falleros de Valencia
aquí se vienen a copiar.

Tantísimos restaurantes,
tantísimo ambiente hay aquí,
que al final, puedo jurarte,
nunca sabemos dónde ir.

Puedes ir de bar en bar
y jartarte de tapitas,
que si te clavan al final
es que pedistes puntillitas.

El verano, el verano, de Cadi,
increíble, inaudito,
es de lo que no hay;
qué verano... ajú, qué veranito.

En ese tren del paseo,
¡qué cashondeo!,
olvidas las penas...
y cantas como un sieso:
Eeeeey, Macarena ¡Aaay!

Qué tren, qué maravilla de tren,
siempre a tope de criaturas;
montarse en él viene a ser
como estar en Port Aventura.

Conciertos y festivales,
de un nivel incomparable;
aquí todo es pa matarse...
o matar al responsable.

¿Y la Velada?...
¡0h, qué Velada!...
Qué pedazo de Velada...
Vaya Velada...
La Velada de los Ángeles...
Ooooohhhhhh...

El verano, el verano, de Cadi,
increíble, inaudito,
es de lo que no hay;
qué verano... ajú, qué veranito.

Qué bonito es el Rastrillo,
¡qué baratillo!
Qué guapas son ellas...
Esta es la Jet Shosheti;
lo mismito que en Marbella.

Ya, ya tiene fama mundial,
y tanta es la competencia
que Disneyworld por estas fechas
está pensando de cerrar.

Terminamos el verano con la barbacoa y el Trofeo,
pero no debemos entristecernos,
que Cadi está de fiesta todo el inviernoooo.

Muchos forasteros lo pregonan sin cesar:
Cadi es el no va más.
Y efectivamente, no van más, no van más,
no van más, no van más;
no vienen más, no vienen más.

Papararapapaparara
papararapapa...

Quede anotado, por cierto, que tanto la Velada de los Ángeles, como el trenecito del paseo, desaparecieron del panorama veraniego gaditano, no se sabe si por suerte o por desgracia, hará un par de años.

Un saludo.






5
De: RM Fecha: 2006-09-06 23:28

También, por fortuna, desaparecieron los hidropedales y las motos acuáticas que daban un coñazo enoooorme cambiando de sitio parriba y pabajo cada vez que subía la marea.

Y repostaban en plena orilla, los mu cabrones, a pique de pegar un explotijo que nos llevara a tos por delante.




6
De: Alfred Fecha: 2006-09-07 05:28

Pues ya que estamos con el tema, y una vez metidos en faena, traigo otra copla más, al hilo del final del verano, y de la cuenta atrás, plagada de ensayos, que ahora se inicia hasta llegar al Carnaval, como señalaba Mel en los comentarios de otro reciente post. Se trata de uno de los tangos que interpretara en 1994 "El coro", agrupación con letra de Antonio Rivas (que aquel año se lució especialmente, a mi entender) y música de su inseparable Julio Pardo. Ahí queda eso:

El verano ya se termina,
y hasta el olor de las caballitas
se ha quedado como recuerdo;
los turistas se van marchando,
y poco a poco se va quedando
otra vez con su soledad.
El otoño ha llegado a Cai,
y aunque siempre al caer la tarde
su alegría se le va,
nunca al llegar la noche se siente triste esta tierra mía
porque sabe que van a dormirla con una nana de carnaval.
Siempre suena por el Balón,
por la Palma, y el Corralón,
nada más asomar la luna,
como ninguna,
canción de cuna de un gaditano
que a su tierra va acurrucando
para que sueñe, como mujer.
Y así se embelesa,
como princesa,
sobre las olas,
al oir letrillas
sobre barquillas
y caracolas.
Y hasta se despierta a primera hora, de madrugada,
para soltar una carcajada
por la gracia de algún cuplé.
Cinco meses se lleva Cai escuchando nanas de carnavales;
de septiembre al mes de febrero, como secretos para guardar.
Cinco meses que al comparsista, de vuelta a casa, tras ensayar,
hasta los faroles
le dicen ole
por las esquinas,
y dan un guiño, como propina,
para que siga siempre cantando.
Cai es como un niño
que su cariño
está reclamando,
y aunque tenga ya tres mil años,
siempre necesita, al llegar la noche,
escuchar un tango y un pasodoble
pa que se duerma y siga soñando.

Un saludo.



7
De: perjudicada Fecha: 2006-09-07 14:12

No sólo es que Alcances se haya pasado al documental y no haya ahora oferta de cine de ficción o clásico...sino que ya existía un festival de documentales desde hace cuatro años en cádiz, que se desarrollaba paralelo a Alcances: Cadiz.doc Muestra Internacional del Documental Independiente. Ahota, presenta su 4º Muestra y de cara al futuro, trata de sobrevivir si "el gigante", que se ha llevado de calle todo el apoyo institucional, no se lo come. Para programación de este año, ver: www.cadizdoc.org.

Echadle un vistazo, merece la pena



8
De: begocortes Fecha: 2006-09-11 22:47

Ay, qué distinto es el verano de una gaditana en el interior (y sin vacaciones). Nunca pensé, cuando sólo con bajar la calle tenía a los amigos en la playa, sin necesidad de quedar siquiera, que iba a decir lo que llevo rogando varias semanas: que se acabe el verano, por favor!!



9
De: bego Fecha: 2006-09-11 22:51

Creo que conozco a "perjudicada"... Ánimo, que seguro que cadizdoc es un éxito, os lo merecéis



10
De: sergio.sanchez Fecha: 2006-11-06 18:42

Saludos! checando las estadisticas de mi blog pude ver que en tu blog tenias una imagen mia.

Saludos!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.87.112.248 (dd323d3ca2)
Comentario