Tranquilos, que no llegará la sangre a la orillita. La llamada de atención de la Demarcación de Costas se quedará en eso, en amago de puntillazo, y ya verán ustedes cómo aquí tenemos paz y luego gloria y podremos ir todos a ciscarnos a la playa cuando sea el Trofeo, dejarlo todo pringoteado de latas de refresco y de colillas si nos vienen a cantar allí frente a la tapia del cementerio los muertos vivientes de Eurovisión, que es lo que pega, y podremos seguir sufriendo de insolación aguda cuando nos de por asistir de paganini pero sin pagar a cualquiera de los magnos eventos deportivos que nos dejan cada tres por cuarto sin un cacho de playa y de aparcamiento en zona azul por mor de llenarlo todo de tráilers de película de Peckinpah, estandartes publicitarios que se los lleva el levante y regalo de gorritas y camisetas que en seguida se decoloran.

Es cuanto menos curioso que en una ciudad como la nuestra, que paradójicamente vive de espaldas al mar, nos ahoguemos todos en un vaso de agua salada cuando, oh, cielos, de pronto se nos quita la alfombra de debajo de los pies y se nos anuncia que vamos a quedarnos sin barbacoas, sin entierro de la sardina y sin niñas de camisa ceñida haciendo publicidad del ron de moda. Todos y todas se han acojonado ante la idea de perder los momentos culminantes de un verano que, cónchiles, tiene lo menos cien días por delante, cien días de los cuales casi todos ellos están más vacíos que las cuevas de María Moco, que ya tardan, por cierto, en potenciarlas como atracción turística.

La advertencia de Costas deja en el fondo muy claro que nos hemos acostumbrado a lo que hay, y que la imaginación a la hora de organizar actividades veraniegas (para los turistas y, también, para los que somos de aquí) anda escasa: repetimos incansablemente las cansinas programaciones de todos los años (recuerden ustedes las programaciones del Pemán) y que salga como siempre a lo que salga. Pero no se nos va a acabar el mundo si no pudiera celebrarse (verbo inadecuado, pero en fin) lo de las barbacoas, ese magno acontecimiento de la finura gaditana que se remonta... ¿a cuándo? Uno recuerda perfectamente cuando este botellón bendecido por los próceres de la patria no existía, o sea, hace quince años. Y no pasaba nada. Y también recuerda cuando había que retratarse para ir al cine de verano... mucho antes de que existieran los videoclubs, que son a fin de cuentas los que le dieron la puntilla: no creo que sea mucha la gente que acuda allí los sábados a ver una peli en riguroso estreno ocular.

La ciudad, en suma, no se reduce a la playa ni a la docena de chiringuitos que tiene esparcidos por la playa (cuya problemática, sí, es para mí la más peliaguda de cuantas se presentan en tanto no puede decirse que estén abiertos dando el latazo hasta el amanecer ni que supongan un quebranto ecológico, pues la mayoría no pasan de ser bares de copas), y haríamos bien en extender la oferta de ocio a otros barrios de Cádiz igual de atractivos. Uno compara, y no debería, nuestra oferta veraniega con una ciudad similar a la nuestra como es Gijón, que empalma de continuo actos de ocio y cultura, y se pregunta qué oferta podríamos mostrar al mundo si, en efecto, fuéramos una ciudad de secano.

El año pasado se dio un gran paso con la muestra carnavalesca en agosto. El mercadillo andalusí de El Pópulo tendría que ser todo el verano. Este año tendremos la novedad de la regata en julio. Y tendría que haber más cosas y más publicitadas: pasacalles, música, recitales, teatro al aire libre en las plazas del centro, Alcances en su fecha originaria, la feria del libro de ocasión que nos robó el maldito botellón allí frente al Hotel Playa. Como el París de Hemingway, Cádiz tendría que ser una fiesta.

Entre el no rotundo y el todo vale, tendría que haber espacio para negociar y programar actividades atractivas para el verano que respeten el entorno ecológico de esa costa que tenemos en usufructo de las generaciones por venir. En el fondo, la idea de quedarnos sin playa nocturna lo que viene a dejar muy claro es que, ahora que ya parece que vamos a tener el segundo puente, la nueva prioridad de Cádiz es la creación de un coso multiusos moderno, abierto a las estrellas, donde puedan celebrarse concursos, conciertos, actividades deportivas y todo lo que se nos ocurra. De los toros, si quieren, hablamos otro día.

(Pubicado en La Voz de Cádiz el 29-5-06)

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/40395

Comentarios

1
De: larios Fecha: 2006-05-31 12:08

Amen Sr. Marín. Cádiz podría ser la envidia del mundo, pero que no la estropeen con espectáculos taurinos, ¡por Dios!



2
De: Javi Gala Fecha: 2006-05-31 13:30

Bueno, no tiene nada que ver, pero no me puedo contener de la emoción, los rumores al final han sido ciertos:


http://www.elpais.es/articulo/cultura/Suenan/cinefilos/Blade/Runner/elpporcul/20060531elpepucul_4/Tes/



3
De: AMS Fecha: 2006-05-31 14:39

Sabes que mi postura es la de prohibir ESA BARBARIDAD.
Desde siempre hemos hecho barbacoas y sangrias sin deterioro ni problema. Pero ESA COSA es una ordinariez.
Que conste.



4
De: John Space Fecha: 2006-05-31 16:37

Tengo suerte de haber nacido en un pueblecito, pues.



5
De: Vicente73 Fecha: 2006-05-31 18:04

Derrotista, quejica, pesimista :P



6
De: RM Fecha: 2006-05-31 18:11

Ecologista, con visión de futuro y anti-populacherista.



7
De: Alfred Fecha: 2006-05-31 18:45

Pues me parece bien todo lo que sea potenciar actividades de cara al verano, a lo mucho largo y poco ancho de la ciudad, pero me parece mal no sacarle partido a la playa, al mismo tiempo, con otras tantas actividades.

Al fin y al cabo no deja de ser un espacio público más (y una de las principales riquezas a explotar por parte de la ciudad), que debiera estar ahí, como todo espacio público, para que la gente lo utilice y lo habite. Con respeto, y esto, y lo otro, pero para eso está, digo yo.

Y sí, ojalá volviera aquella feria del libro antiguo y de ocasión que colocaban en la plazoleta del hotel playa. Aunque no la colocaran en el dicha plaza, por aquello del botellón, sino en otra cualquiera (si será por plaza...). Ya que dentro del sector, en la ciudad, solo resiste Raimundo, debería haber más eventos de esa clase para los amantes de los saldos y las gangas como yo.

Un saludo.





8
De: Fantasma Fecha: 2006-06-01 00:05

Me ha gustado mucho este artículo, lo he comentado en mi blog junto a unas fotos del carrusel de coros del verano pasado.



9
De: Ojo de Halcón Fecha: 2006-06-01 09:39

Aquí tienen a un joven totalmente contrario a la barbacoa del carranza. Que luego los de la Cruz Roja tenemos que atender a no se cuantos niños con cortes en los pies de los cristales, de los palos de los pinchitos...

Y qué de mierda tiene la playa ese día...



10
De: RM Fecha: 2006-06-01 09:45

... y muchos días después.



11
De: AMS Fecha: 2006-06-01 10:04

Como dice Rafa, 15 días despues aún se huele la peste dejada por los "barbacoistas". Y no si os ocurra escarbar en la arena que sale de todo menos bonito.
El año pasado es que fue terrible. Todo el mes de agosto la playa a hacer gárgaras.
Impresentable la verdad.



12
De: El Hombre Verde Fecha: 2006-06-01 13:03

Aquí otro veinteañero al que la barbacoa se la trae floja. Pienso que los chiringuitos y demás actividades veraniegas deberian seguir (e incluso aumentar), pero la barbacoa es una noche en la que te lo pasas bien y deja la playa hecha un asco, así que por mi que la quiten.



13
De: John Space Fecha: 2006-06-01 18:39

Pues, hablando de gente que ensucia las calles, he aquí lo que dice un gilipollas en una carta a El País:

"¿Acaso alguien ha visto a un ciudadano de nuestra nación de realidades nacionales, ¡a un patriota!, tirar el mínimo papel, hacer un mal gesto, una subida de tono, un acto violento o incivil? Sin embargo, de los inmigrantes se puede esperar cualquier cosa"



14
De: Javi Gala Fecha: 2006-06-02 09:10

Más bien tiene un tono irónico, me parece, toda la primera línea me suena a intención de esctribir como habla Losantos.



15
De: Ojo de Halcón Fecha: 2006-06-02 09:35

Jojojo, escuchar a Losantos es una experiencia...

Un día lo probé y escuché que Zapatero era un terrorista.



16
De: John Space Fecha: 2006-06-02 18:25

A lo mejor ironiza, pero es tan difícil pillar una ironía en un texto escrito, sobre todo si es breve...



17
De: POTUS Fecha: 2006-06-03 12:53

Estimado Señor antibarbacoae gaditanae. Rafa Marín.

Yo a usted le he visto saltar y gritar Mama Pato Pachín, Papa Pato Pachín y los Patitos, Pachín, Pachín, Pachín en noches de Sábados Locos de Carnaval gaditanae, con uniforme de Asterix galo con galones de mariscal de campo, sorteando lagos y ríos urbanos de urea pestilente y vomitadas ardorosas de mala manzanilla rancia en las aceras gaditanae. Y jalear a la tribu de amigos tipo A y tipo B a comer cartuchos de pescaito frito gaditanae a los freidores de los gallegos invasores (que eso si que fue una invasión y no lo de Irak) y regresar a casa cansado y sudoroso, con los pies jerbibi, como si los legionarios romanos se hubiesen convertido en esas noches locas de patos Pachín en inmunes a la pócima mágica.

Señor antibarbacoa gaditanae, deje al PUEBLO gozar una noche de verano y no se convierta ahora en Caesar Censoris Populus.

Lo que no llego a recordar es si perdió usted o no su casco alado de valiente afrancesado o si fue el Menhir del Pepitas Party el que se extravió definitivamente.

PD: Menos mal que la neurona que tuvo la ocurrencia de construir una playa en la Alameda no ha tenido suerte



18
De: RM Fecha: 2006-06-03 14:45

Señor Potus, déjese de demagogias baratas: el asfalto no está protegido para el futuro.

Y el carnaval, en su fecha, no una madrugada bestia de potas, señor Potus, y orines que luego soportamos los honrados trabajadores que playeamos todo el verano porque somos de Cadi.



19
De: RM Fecha: 2006-06-03 14:45

Fue don Pepito Fiestas quien perdió el menhir.



20
De: queu Fecha: 2006-07-09 17:09

estoy ojeando, las cosas de nuestro cadiz y me encuentro con el problema de las barbacoas.
Las Barbacoas les pesen a quien les pese, es un invento gaditano, y las cosas gaditanas tienen que ser sagradas y nada ni nadie tiene porque enterrarlas. Los que tienes que hacer los que utilizan la playa en nuestra famosa noche de las barbacoas, es tener un minimo de civismo y de vergusnza y utilizarla pero cuidando de su entorno que para eso el ayuntamienti pone a disposision de los usuarios todo tipo de enseres para depositar los desperdicios, SEAMOS LIMPIOS y por favor que a nadie trate de quitarnos nuestra indiosingracia



21
De: sonia Fecha: 2006-07-13 17:29

Hola, aprovecho mi estancia aquí para deciros que vamos a organizar una quedada para ir al cine a ver H6 DIARIO DE UN ASESINO, que promete mucho, se estrena el 14 DE JULIO, osea mañana, la quedada será para este fin de semana en cine UGC en los barrios (Cádiz)
Trailer en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=ShreQb_2-us

Más información en http://www.diarioasesino.com

Link relacionado: http://www.h6diarioasesino.blogspot.com

Saludos



22
De: CRISTI Fecha: 2006-07-31 16:26

XFAVOR M PODIAIS DECI CUANDO ES LA NOCHE DE LAS BARBACOAS.



23
De: Kitty Fecha: 2006-09-16 16:56

En la inocencia de mi edad (y de mi persona, porque verás tú qué inocencia tienen muchos de 16 años) se me ocurrió probar aquello de las barbacoas con un grupo de amigos. Por miles de razones me di cuenta de que o soy una vieja prematura o realmente esta pena por la decadencia de la juventud está justificada. No sé qué me duele más.



24
De: RM Fecha: 2006-09-16 16:57

Lo segundo, sin duda, mujer.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.159.145.68 (3aab58e3b5)
Comentario