OH, CAPITÁN, MI CAPITÁN TRUENO
No estuvimos allí hace cincuenta años justo hoy, pero entonces el correr del tiempo era quizá menos presuroso, y los productos de la cultura del consumo popular no se agotaban en sí mismos a los pocos meses. No había generaciones de recién llegados que despreciaran por puro desconocimiento los valores conseguidos apenas una década atrás por quienes habían configurado su presente a falta de no haber podido configurar un mundo mejor.

El Capitán Trueno, "A sangre y fuego", el número 1 de la Colección Dan. Tuvo que ser un mazazo, o por lo menos para mí lo fue, doce o trece años más tarde, cuando cayó la versión coloreada en mis manos. Hasta entonces el tebeo de aventuras español, el cuadernillo apaisado heredado de Italia, había sido una cosa de factura en apariencia improvisada que duraba pocos números o se extendía hasta el infinito gracias a la paciencia y el trazo nervioso de artistas a quienes el sistema nunca dejó alcanzar la plenitud de sus cualidades que en otro país menos cicatero habrían podido lograr (estoy pensando, sí, en don Manuel Gago). Tuvo que ser un mazazo porque en la mano aquel cuadernillo pequeño, casi ridículo para los baremos de hoy, estoy seguro de que no dejaba de ser una joya: por lo cuidado del dibujo, por la atención al detalle que daba como nadie el gran maestro Ambrós. Y, sí, porque los guiones de Víctor Alcázar (o sea, Víctor Mora) se acercaban más a los grandes clásicos de la prensa americana (Prince Valiant, Tarzán, Flash Gordon, según descubriríamos luego) que a los folletines por entregas del tardorromanticismo españolista.

El Capitán Trueno, con su físico de Gary Cooper en Los viajes de Marco Polo (a una China muy similar viajaría en seguida), con sus dos escuderos que nunca fueron más que amigos al servicio común de la justicia, fue un tebeo que no olvidó nunca la peripecia y la aventura. En sus diez páginas de apretada acción siempre había lugar para la sorpresa, y fue capaz de aguantar su frescura, ya digo, muchos años. Es posible que la conserve todavía: habría que preguntarle a alguien que aborde cualquiera de sus reediciones sin la rémora de la nostalgia ni el condicionamiento previo de compararlo con otros tebeos de ahora, que tienen una gramática distinta (pero no mejor ni peor, que quede claro).

No sé cuál fue el primer tebeo de Trueno que llegó a los ojos de aquel niño despierto que yo fui en los años sesenta, pero sí puedo recordar, lo he dicho en otras partes, los sobres-sorpresa que siempre me engañaban con la historia del conde Ja-Ja y su sistema solar de moscas. Mi primer Capitán Trueno fue el de la época del grandísimo Angel Pardo: la historia del iceberg y el oso polar, el ajedrez gigante, los vikingos prehistóricos y quizá (aunque creo que no era ya de Pardo, sino de Martínez Osete), la historia del Conde Hierro que tanto se parecía a quien luego sería, para nosotros, el Doctor Muerte de los comics de los 4 Fantásticos. Al mismo tiempo, en Trueno Extra, aquellas aventuras más cortas, menos enrevesadas pero exquisitamente dibujadas por Manuel Fuentes Man, con su edición en tono bicolor y los complementos de Victor Héroe del Espacio y El príncipe errante. Y de vez en cuando, perdido en algún cajón de mis tíos, un extra de Pulgarcito dibujado mejor de lo que yo había visto nunca dibujado a Trueno, y donde Crispín no tenía el trazo irregular y picudo de su saya: las historias de Ambrós, claro, para ese título. Es curioso que yo odiara siempre los episodios televivivos donde la gente se quedaba encerrada en una cueva y en una de mis historias de Trueno favoritas pasara precisamente eso. Recuerdo a la perfección el último cuadernillo apaisado de la colección (número 618, ya en 1968), y la promesa de que pronto llegaría Trueno en color, un domingo por la tarde cuando fuimos todos a ver La Biblia en su principio de John Huston.

Y en color llegó, pocos meses más tarde, y fue entonces cuando conocí las primeras historias del Capitán, de Crispín y Goliat, de Sigrid y Ragnar Logbrod. Por ocho pesetas, me parece, y remontando y censurando en ocasiones el trabajo original. Fue, ya digo, un mazazo. Aunque las historias de los cuadernillos estaban perfectamente estructuradas para potenciar el continuará, la versión conjunta de la colección Trueno Color aumentaba todavía más ese efecto y multiplicaba la peripecia (con el tiempo, uno ha aprendido a despreciar esa versión, sí, sobre todo por la rotulación mecánica y la censura, pero bien que nos hizo el avío a los niños de esa segunda etapa del personaje).

Gracias a Trueno Color pude conocer el romance de Trueno y Sigrid (tan parecido, lo comprendí más tarde, al de Val y Aleta), ser testigo de la creación del primer globo de Morgano, de la enemistad entre Gundar y nuestro héroe, del duelo a puñetazos contra Gengis Khan y, sobre todo, de la primera larga aventura en América y el enfrentamiento contra Titlán el tirano, que sigue siendo mi historia favorita. Hubo un par de intentos de recopilar esos tebeos en color en álbumes de tapa dura al estilo de Astérix, pero apenas cuajaron. Trueno Color se reeditó continuamente desde entonces, pero cuando abrimos los ojos y nos dimos cuenta de que ya éramos coleccionistas irremediables en esto del tebeo, la editorial nos engañó una y otra vez marcando como número 1 de la serie la aventura "Los normandos de Osfold", que venía además seguida y cuyo remontaje extraño consiguió que no se entendiera la historia. Imagino que el litigio entre Bruguera y Ambrós y Mora fue responsable de todo aquello.

En Trueno Color pude por fin completar historias que siempre me habían dejado colgado antes, seguir el hilo de los argumentos, desesperarme cuando interrumpían una saga de la colección apaisada original para colar historias de relleno (o eso me parecían), sacadas de Trueno Extra. Y pude apreciar ahora la vergonzante estrategia de corta-y-pega a la que sometió la editorial el producto, colocando cabezas de los personajes dibujadas por Ambrós o por Pardo sobre el resto de los dibujos: para una vez que en España tenemos un éxito en la industria, la cagamos por sobreexplotación y falta de respeto tanto a los trabajadores originales como a quienes entonces llevaban adelante las aventuras del héroe.

El Capitán Trueno, lo comprendemos ahora, es un tebeo sencillo pero meditado. Su psicología no recurre a la angustia de otros héroes anteriores como El Guerrero del Antifaz ni los superhéroes que nos esperaban a la vuelta de aquella década. Trueno tiene unos parámetros de conducta sencillos y envidiables: es un héroe y se comporta como tal. Es amigo de sus amigos, y sonríe. La ingenuidad de la serie nos ha prestado momentos de pura magia: esos barcos veleros que pueden manejar perfectamente entre los tres solos, ese globo aerostático que se eleva por arte de magia, sin que importe el peso que parece tener ni se explique nunca qué le permite elevarse, pues no hay llama ninguna en la barcaza.

Trueno fue siempre una lección de geografía exótica: América antes de Colón, tanto en el norte como en el sur, con sus revoluciones de puercospines o sus estampidas de caribúes; China y su gran muralla, Cipango y los samuráis que se enfrentaban a Yokize, La India misteriosa, la Australia de la última aventura, los desiertos de Arabia y sus barcos encallados en la nada, Tierra Santa y el remedo del grial, África y el torneo calcado de Mongo, el polo norte y el escultor de estatuas de hielo, la Europa de margraves y damiselas y trasuntos del flautista de Hamelín, y hasta una España terrorífica donde espectros kukluxklanescos daban caza a los siervos y provocaban la justa ira del paladín que siempre fue el Capitán.

Fue un éxito editorial, aunque uno nunca sabe en qué cifras de ventas confiar, tan dispares y disparatadas llegan a ser, el detonante de una moda creativa que se repitió en otros personajes, desde El Jabato al Sheriff King, del Cosaco Verde al Corsario de Hierro, de Curro Jimenez a Triada Vértice. Sin embargo, Trueno fue único y sigue siendo el capitán de todos ellos. Porque el carisma de Goliath y Crispín es más auténtico que el de los otros comparsas de otros héroes, porque Sigrid sigue siendo la primera sueca que se enamoró de un español, porque los pocos secundarios recurrentes en la saga (Gundar y Zadia, Morgano y Grune; sólo un villano repitió, reencarnado en El Pulpo) tienen ese aire auténtico que hace que en sus reencuentros uno reconozca a un amigo, y porque lo que en Trueno era natural (el humor algo simplón, las mascotas graciosas tipo Nepomuceno o Garritas o el simio Ju-Ju) en otras secuelas-imitaciones resultó algo cargante.

Víctor Mora encontró en El Capitán Trueno la piedra filosofal del escritor de historietas que era, el punto de encuentro de una tradición que se extendió con él hacia adelante. Sus defectos como guionista aparecen aquí perfectamente solapados, parte integrada de las historias que cuenta, y uno se pregunta qué habría sido del Capitán Trueno si, en vez de obligar al autor a repetir ese esquema narrativo en media docena de héroes clónicos, hubiera podido dedicarse plenamente al primer título. Misterios editoriales, sin duda: por mucho que nos pueda gustar El Corsario de Hierro, sigo planteándome el enigma de por qué no se aprovechó el nuevo encuentro entre Ambrós y Mora para contar nuevas historias de Trueno como se haría luego, y muy bien, con la edición de Forum junto con Luis Bermejo (corramos un tupido velo sobre el horror que supuso la "puesta al día" con el inglés J. M. Burns).Burns

Hora es de reconocer que hubo otros escritores aparte de Mora: Cassarel, Bayona, Acedo. Y que su plantel de dibujantes es amplio y no siempre el más adecuado (pero, insisto, la política de plegarse a un estilo y a un recorte debió pesar lo suyo). Trueno estuvo entre otros en las manos de Ambrós, de Beaumont y Angel Pardo (el gran Angel Pardo), de Tomás Marco y Fuentes Man y Martínez Osete, de Adolfo Buylla y Claudio Tinoco, y de los hermanos Blasco (más Adriano que Jesús, por cierto) y, en las portadas, de Antonio Bernal y de mi amigo Rafa Fontériz. Trueno existió en novelas, en muñequitos, en la propaganda del paje Elgorriaga. Hasta hizo campaña electoral mucho más tarde, cuando se cometió el error de intentar cambiar su escudo polivalente y ambiguo por las cuatro barras de la senyera olvidando que, en todo caso, Trueno llevaría en el pecho el escudo del reino de Aragón (como tozudo aragonés, por cierto, se le describe en una de esas novelas).

Trueno sigue presente en el mundo editorial español, desde los tiempos en que Toutain editor nos mostró un suma y sigue con escena de cama con Sigrid y todo, hasta los dos o tres intentos infructuosos de publicar nuevas aventuras. Está todavía en los kioscos y las librerías, las ediciones recopilatorias en álbum, o las facsímiles (forzada esta última por una edición pirata que no tenía que envidiarle nada), pero cuesta trabajo creer que sería posible despertar una vez más al caballero. Es igual. Trueno pertenece por derecho propio al imaginario icónico español, y siempre estará ahí, con su globo imposible y sus yates de madera y lona, con el hambre de Goliath y su ojo tuerto que solía bailarle de un lado a otro de la cara, con la agilidad inocente de Crispín y la sonrisa fría y soleada de Sigrid, reina de Thule. Siempre estará ahí para divertir a quien quiere dar una vuelta por el imaginario medieval y dejarse mecer por la peripecia y el idealismo, porque el mundo sigue estando al revés y hoy más que nunca es necesario que gane el bueno.

Oh, Capitán, mi Capitán Trueno...


(a mi amigo Alfonso Prieto, que tenía toda la colección de El Capitán Trueno, comprada semana a semana desde el número uno)

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/39927

Comentarios

1
De: RM Fecha: 2006-05-14 09:16

El martes, más.



2
De: BarnaLuis Fecha: 2006-05-14 11:36

Te puedes creer Amigo Rafa,que conocí el personaje en casa de un primo mío que tenía un número francés,formato Vértice grapa a b/n,a mediados de los 60,junto con novelas texto de esta editora y el primer nª de Zarpa de Acero,con las tres primeras aventuras,a partir de ahí,ya sabes estantes y estantes,pero no "estante" quieto ¡ridiela!,je,je.Saludazos.



3
De: MDIAZ Fecha: 2006-05-14 11:51

Pues si...
Hoy el Capitán cumple 50 años, y sigue hecho un chaval.
Yo conocí al Capi en los Domingos de ABC (año 89) y fue todo un impacto los dibujos de Ambrós. Ahí nació mi gran obsesión por los tebeos y mi sueño de ser algún día el dibujante del Capitán Trueno (los sueños, sueños son)
Es una lástima que ediciones B no apueste por sus nuevas aventuras.
¿Os imaginais una colección con guiones de Rafa Marin y dibujos de Jesus Merino, como en Triada Vertice??
En el número 2 de la revista TRUENO http://www.capitan-trueno.com/concurso_revista_2.html
hay un dibujo con la visión que Jeús Merino tiene del Capitán ¡Toda una gozada!

¿Volverá el Capitán Trueno a vivir nuevas aventuras algún día??



4
De: el brujo don carlos Fecha: 2006-05-14 12:16

Gracias por este artículo tan cariñoso hacia el Capi. Todos los truenófilos nos alegramos cuando alguien se acuerda de nuestro héroe.

Y felicidades al Capitán Trueno y a su legión de seguidores.

Como dice MDiaz en el comentario anterior , es una lástima que en Ediciones B sigan sin enterarse de lo que tienen.



5
De: Anónimo Fecha: 2006-05-14 12:42

Hoy en día se podía actualizar el cómic viendo como El capitan Trueno se pone la argolla en ...



6
De: JS2 Fecha: 2006-05-14 19:20

OT: Señor Marin, para ud. existe algun tipo de relacion entre los personajes del sgto. Burns (PLATOON) y el COMEDIANTE (WATCHMEN)?
Solo queria conocer su opinion a este respecto. Saludos y gracias.



7
De: John Space Fecha: 2006-05-14 20:29

Yo también OT: RM ¿has visto qué portada más original? :-P

http://www.tercerafundacion.net/biblioteca/ver/ficha/8834



8
De: RM Fecha: 2006-05-14 21:43

La cicatriz, sin duda.



9
De: jeremias Fecha: 2006-05-14 22:20

Por ahí tienen que estar los 156 números del Capitán trueno, los 106 del Jabato y los del Corsario de Hierro (y algún fascimil retro que compraba en mercadillos).

Hace tiempo RM, que preguntaste que cual era el único malo malote que había salido 2 veces en el capitan trueno y dede entonces lo tengo en la punta de la lengua y no puedo dormir. ¿cuándo va a dar la solución? :D





10
De: RM Fecha: 2006-05-14 23:00

El conde Kraffa, alias el Pulpo.



11
De: EMPI Fecha: 2006-05-14 23:23

Cierto, para mí los primeros fueron los TruenoColor. De quién es la poesía "Oh Capitán, mi capitán?



12
De: EMPi Fecha: 2006-05-14 23:25

Ah! Sí! Walt Whitman. ¿Pero por qué es tan importante?



13
De: CarlosP. Fecha: 2006-05-15 00:10

John, ¿estás en Toronto?. Si pasas por Church Street da saludos a Le Marché y al Far Niente...(que ricos los chupitos de creme brulé de allí)

Frente al Renaissance, en el Dome, justo frente al Hard Rock Cafe, en los paneles transparentes que dan a la via del tren,...había (el verano pasado) grabado un Toro de Soberano hecho así en plan gamberrete...¿no habrás sido tu, no?

Semos la polla de la argolla.

Saludos.



14
De: Alfred Fecha: 2006-05-15 03:50

Pues porque la citaban en "El club de los poetas muertos", qué preguntas tiene usted.

Un saludo.



15
De: RM Fecha: 2006-05-15 06:45

El poema de Whitman está dedicado a la muerte del presidente Grant (a la llegada de su féretro en barco si mal no recuerdo). Los niños americanos se lo aprendeden y tal, como nosotros con la canción del pirata de Espronceda (y por nosotros quiero decir, claro, nosotros).



16
De: betiaran Fecha: 2006-05-15 09:10

Rafa:
¿has visto el dibujo de Jesús Merino para Trueno 2 que comenta MDIAZ? ¿Qué te parece?
Recuerdo que hace unos años, en el Comic a Gritos comentaste que hacia años tú y Jesús habias comentado de hacer algo con el capi?
¿Por qué no os animais a presentar algo en Ediciones B? Quizá podriais ser lo que Trueno necesitara para volver con fuerza. Animo



17
De: RM Fecha: 2006-05-15 09:11

Claro que lo he visto. Es genial.

Porque me da mucho coraje invertir un montón de horas de trabajo en un proyecto de abajo a arriba. Si no hay interés de la editorial, es trabajo baldío. Y me cuesta mucho hacer guiones de tebeos.



18
De: betiaran Fecha: 2006-05-15 10:27

¿Y habeis probado a hablar con la editorial? Alfons Lopez presentó su proyecto de Silencios y se lo aprobaron. Quizá, con motivo del 50 aniversario, la publicidad que el personaje está teniendo, las buenas ventas del libro de Armonía,....sería cuestión de presentar un proyecto serio con tu nombre y el de Jesús para que Ed B se anime. Quizas una serie de albumes o miniseries de 6 numeros que luego se puedan recopilar.... Venga, que hay mucha gente con ganas de ver algo nuevo de calidad. Y el dibujo de Jesús Merino demuestra que puede hacer un extraordinario Trueno.



19
De: Leviathan Fecha: 2006-05-15 12:11

El año que viene nadie se acordara del Capitan Trueno. Así de futil ha llegado el mundo de los tebeos. Pan para hoy y hambre para mañana. Nostalgia de un tiempo pasado que ya no volvera salvo en las fantasias de unos pocos que aun lo recuerdan.



20
De: Manuel Collado Luque Fecha: 2006-05-15 12:14

Estoy totalmente de acuerdo con mi amigo Betiaran, compañero de foro. Tras el buen de sabor de boca que nos dejaste con las miniseries Iberia Inc. y Tríada Vértice -con múltiples guiños a la figura de Mora y al Capitán Trueno-, creo que ahora sería ideal el que un proyecto tuyo al lado de Jesús -supongo que Carlos está muy ocupado, ¿cierto? dedicado a Trueno en unas fechas como las que nos ocupan podría gozar de una mejor oportunidad que en ocasiones anteriores. Nada, paisano (soy de Cádiz capital pero vivo en Terrassa) a dar "porsaco" a Ed. B para ver si de una vez por todas vemos aventuras nuevas del Capitán bajo tus textos y los dibujos de Jesús.

Un abrazo para ti i para "mi Cai" desde el norte... Volvemos a estar en segunda, pero el año que viene... ¡"parriba" otra vez!



21
De: MDIAZ Fecha: 2006-05-15 16:10

LOS QUE NO HAYAIS VISTO EL DIBUJO DEL CAPITAN REALIZADO POR MERINO, SABED QUE OS ESTAIS PERDIENDO UN GRAN DIBUJO
¡¡QUE LASTIMA QUE JESUS SOLO SE DEDIQUE A ENTINTAR!!!
ES UN PEAZO DIBUJANTE



22
De: John Space Fecha: 2006-05-15 18:18

"John, ¿estás en Toronto?. Si pasas por Church Street da saludos a Le Marché y al Far Niente...(que ricos los chupitos de creme brulé de allí)"

A ver si este finde.

"Frente al Renaissance, en el Dome, justo frente al Hard Rock Cafe, en los paneles transparentes que dan a la via del tren,...había (el verano pasado) grabado un Toro de Soberano hecho así en plan gamberrete...¿no habrás sido tu, no?"

Aún no he pasado por el Hard Rock, pero si quieres puedo grabar, no sé, un torero.



23
De: Rickard Fecha: 2006-05-15 18:37

¿Alguien se acuerda de esto?

http://lapelikula.webcindario.com/cine/pelis/ece866.htm

¡De la que nos libramos!



24
De: JS2 Fecha: 2006-05-15 19:08

El cartel de Bajo Ulloa ai ke tenia gracia... una pena ke se kedara en nada...

Tiempo al tiempo, el Capitan nunca morira



25
De: Jaume Vaquer Fecha: 2006-05-15 19:13

Lo del despiste de Ediciones B es de dimensiones gigantescas y viene de hace tiempo. ¿Cómo puede alguien que tiene el fondo de Editorial Bruguera no editar más y mejor? ¿Cómo es posible que el Topolino de Figueras lo edite Astiberri? ¿Cómo es que no haya aventuras nuevas, pensadas para un público actual del Capitán Trueno o de otros personajes como el Jabato o el Corsario de Hierro? (Creo que Víctor Mora no está por la labor pero eso es en parte matar a los personajes) ¿Por qué no editan correctamente todo el Anacleto de Vázquez o el Sir Tim O'Theo de Andreu Martín y Raf, por mencionar sólo un par? Hay tanto material interesante y que está perdido...



26
De: CarlosP. Fecha: 2006-05-15 21:04

Atrevete con Paco Porras y asi exportamos cultura.

Saludos



27
De: daniel Fecha: 2006-05-18 19:01

"Ven Capitán Trueno /Haz que gane el bueno"

Asfalto



28
De: Oscar Fecha: 2006-06-12 17:04

Es el "problema español", aquí pasa con todo, y más con el desprestigiado cómic. Que le den a Mora el Premio de las Artes Francesas y aquí sólo lo conozcan los frikis y los aficionados a la literatura en catalán...
POR CIERTO: ALGUIEN PUEDE DECIRME CÓMO COÑO CONSIGO LAS REVISTAS DE LOS AMIGOS DE TRUENO??? (no tienen distribución, directamente)
Salud y Truenismo



29
De: Oscar Fecha: 2006-06-12 17:07

Por cierto, QUE ALGUIEN CONVENZA A FONTERIZ PARA NUEVAS AVENTURAS!!! Me parece el + adecuado, sin duda. "Silencios"= CHAPÓ



30
De: CEBÉ Fecha: 2006-06-27 21:30

Pues atentos a la mega expo que tenemos montada en Almería. En la V Campaña de Difusión del Tebeo, enla Biblioteca Pública Fco. Villaespesa.
Y además preparamos la edición completa de la expo, más miles de rarezas para septiembre.
Será un tomo antolóico, y en tirada limitada...
¡Toma publi! Siempre en contacto con www.detebeos.com



31
De: Anónimo Fecha: 2006-09-13 14:24

ESTA ES UNA BOTELLA CON MESAJE QUE LANZO A LA MAR OCEANA POR SI ALGÚNA BUENA GENTE PUEDE SOCORRERME. BUSCO EL CAPITAN TRUENO ALBUM GIGANTE Nº 47 EDITADO ( EN BLANCO Y NEGRO ) EN 1966 CON EL TÍTULO "KABUL AMENAZA". AL CABALLERO O DAMA QUE ME LO CONSIGUIERE PAGARÍA SIN RECHISTAR EL PRECIO QUE PIDA AMÉN DE MI GRATITUD ETERNA.
jredirod@cfnavarra.es



32
De: Francisco de Paula Fecha: 2006-10-01 23:51

Ven, Capitán Trueno, y haz que gane el bueno.



33
De: Anónimo Fecha: 2006-10-21 19:05

Fui fanático del Capitán Trueno de pequeño, y ahora miro ese escudo con la bandera catalana y no sé que pensar.



34
De: Rafael Castillejo Fecha: 2007-10-03 00:19

A todos los que crecieron en viejos cines de reestreno, sesión continua y programa doble. A los que cabalgaron junto a El Capitán Trueno o El Jabato. A los que coleccionaron álbumes de cromos imposibles de completar y pasaron de emocionarse con las coplas de Concha Piquer al “Yesterday” de The Beatles. A todos ellos, va dedicada mi página:

www.rafaelcastillejo.com



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.148.252 (73251fd853)
Comentario