NOSTALGIA DEL CARNAVAL
Si se han pasado ustedes por la exposición sobre el Carnaval que estos días se exhibe en la Diputación, tal vez hayan ustedes experimentado, como yo, una sensación agridulce, el cosquilleo entre meloso y molesto de la nostalgia. No es verdad que cualquier tiempo pasado fuera necesariamente mejor, pero engrandecido por los recuerdos y, en este caso concreto, amplificado por las fotografías y la memorabilia, lo parece.

Aunque para sobrevivir tuviera que ponerse la careta de Fiestas Típicas, éste es el carnaval que forma gran parte de la exposición, el carnaval del despegue de los años sesenta, de las reinas de rancio abolengo y probadas virtudes nacionalcatólicas y las caídas desde lo alto de las carrozas, de los chaparrones a destiempo y las imágenes del No-Do, de las majorettes de Montpellier (que hoy ya no parecen tan jamonas, o los cánones de belleza van por otros derroteros) y aquel batallón infantil que ahora da un poco de repelús, de los carteles inocuos pero coloristas y los rostros populares que ya son desconocidos aunque en su momento hicieran correr ríos de tinta: un carnaval que parece más carnaval en blanco y negro, y en esas fotos para la posteridad se recuerdan tiempos que uno imagina más felices, aunque no lo fueran, apuros y crispaciones que dejamos atrás todos, el momento de la serena exploración de la comparsa, el ostracismo de los coros y la mordaza de las chirigotas. Es el carnaval que han atesorado los entusiastas, el carnaval casi ante-diluviano, es decir, el carnaval previo a la llegada de la democracia, el regreso natural a febrero y las fotos en color. En efecto, me dicen que la exposición se ha hecho con la colaboración de coleccionistas y particulares, y en esa labor de recuperación arqueológica de nuestro pasado común queda claro que ese pasado dejó de ser nuestro solo desde que compartimos pan y papelillos, cerveza y serpentinas con la televisión: todo lo que nos llama la atención del carnaval más antiguo (carteles, fotografías, gramolas, discos, programas de bailes, antifaces) se simplifica luego a libros o libretos, a reproducciones de esos carteles más recientes que nunca nos han gustado ya a ninguno (extraño es que todavía no haya puesto nadie a parir al de este año), quizá porque ya no valoramos lo inmediato y no nos damos cuenta de que el tiempo corre que se las pela, y sin duda porque coleccionar objetos de carnaval se reduce, hoy, olvidados los discos de vinilo que sonaban a hueco y los casetes de El Melli, a descargarnos en MP3 las actuaciones, intentar que no se nos desmagneticen las grabaciones en video de las finales del Falla y, si acaso, en conservar las letrillas de las agrupaciones ilegales por medio de sus incunables en forma de libretos.

Aunque se echa en falta un catálogo que se vendería como rosquillas, aunque falten pies de fotos explicativos para los foráneos, aunque haya algún error en las fotografías (confundir a Los Morancos con los dos hermanos que les hicieron de dobles cuando el cortejo del pregón, una humorada que repite aquí el error de la exposición de Trafalgar y el barquito velero de Pérez Reverte), o alguna omisión que hace daño (una de las fotos anuncia a los cantantes Víctor Manuel y Ana Belén… pero se ignora que entre ellos está posando, señores, nada menos que El Masa) esta exposición es un pasito más hacia el Museo del Carnaval que la ciudad y los aficionados están demandando desde hace siglos. Está comprobado que, a falta de fijar de una vez por todas el sitio, hay material de sobra que ir recopilando (y el que aparecerá si, en efecto, hubiera un depósito donde ir entregando todos esos pequeños tesoros).

La nostalgia de los carnavales pasados se acentúa cuando uno contempla aquel gigantesco Sopa con su indumentaria de Hombre del Mar en medio de San Juan de Dios, una suerte de coloso de la Caleta que, de niño, me daba algo de miedo y hoy me produce una sonrisa de añoranza. Aquellos exornos de cartón piedra, aquellos gigantescos dioses paganos que asomaban a las Puertas de Tierra, aquel templete japonés con que soñaba cercar todo San Antonio Manolo González Piñero hoy parece que son apenas cuatro bombillas multiusos de quita y pon y una docena de tablaos colocados en sitios donde cierran el paso y la visión no es muy buena. ¿Quién creyó que de nuestras cosas pasadas no tendríamos ahora que seguir aprendiendo precisamente en una fiesta que se precia de tradicional e innovadora al mismo tiempo?


Publicado en La Voz de Cádiz el 13-2-06


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/37459

Comentarios

1
De: RM Fecha: 2006-02-14 18:27

Otros carteles que se pueden ver en la exposición:



2
De: RM Fecha: 2006-02-14 18:28



3
De: RM Fecha: 2006-02-14 18:29



4
De: RM Fecha: 2006-02-14 18:30



5
De: sergisonic Fecha: 2006-02-14 18:47

El barrio donde vivo, el Poblenou, en Barcelona, era conocido como el Manchester català. Las grandes fábricas se instalaron en lo que años ha era las afueras de la ciudad condal. Verdaderamente eran edificios majestuosos, casi mágicos, con chimeneas en cuya altura parecían habitar seres de otra dimensión. Ahora el barrio está pasando a ser conocido como el Manhattan de Barcelona, por los edificios de gran altura que se están construyendo en la zona, a pesar de las reivindicaciones y demandas de la vecindad: aprovechamiento de las fábricas como equipamientos culturales y sociales, construcción de viviendas de protección oficial (los poblenovins de toda la vida se ven obligados a emigrar del barrio, por el elevado precio de los pisos). Una demanda menor, y tampoco contestada, es que también nosotros pedimos un museo que explique la historia (tan importante) fabril de nuestro barrio. Espero que tengamos suerte, como vosotros con el museo del Carnaval. Te he leído y no me lo perdería por nada del mundo, fijo.
Y perdón por el casi-offtopic. ¡Saludos!



6
De: sergisonic Fecha: 2006-02-14 18:48

Por cierto, no sé si mi chica está mucho o poco enamorada de mí, pero me ha regalado un libro que se titula "La leyenda del navegante". :)
Mucha suerte mañana, RM.



7
De: Algernon Fecha: 2006-02-14 18:48

Amarcord :-D



8
De: RM Fecha: 2006-02-14 18:50

Ahora regálale tú "Lágrimas de luz" o "Elemental, querido Chaplin", y ya el amor será un torrente de palabras :)

Gracias, Sergi.



9
De: V. Fecha: 2006-02-14 18:51

Jum. Jum... ¿Tú no deberías estar ya en capilla, ein...?
Venga, nos vemos mañana. Lleva crucifijos y ajos para la t4.



10
De: sergisonic Fecha: 2006-02-14 21:38

ya los tenemos :)



11
De: Juanan Fecha: 2006-02-14 21:50

Vaya, en S/C también llevan años hablando de un museo del Carnaval, y aquí se llamaron "fiestas de invierno"; en todas partes se cuecen habas.



12
De: BarnaLuis Fecha: 2006-02-14 23:05

¡Ahh!,¡Qué tiempos!,aquellos en que "Los Escarabajos Trillizos",pasaron a denominarse "Los Beatles de Cádiz",grabaron discos muy divertidos,estilos comparsas carnavalescas en los tiempos que sonaban los monólogos de Tony Leblac,entre ellos aqUel que "cuadra" con San Valentín que decía;"Todo el que enamora no lo nota,pero al cabo del tiempo, se vuelve idiota",je.je...¡fuera resfriados!.Saludos.



13
De: Alfred Fecha: 2006-02-15 13:10

Pues sí, ya lo decía yo cuando recordaba hace unas semanas al bueno de Don José López Prats, estudioso de la fiesta y propietario de uno de los archivos más importantes sobre el asunto, si no el que más, con motivo de su reciente fallecimiento; gracias a todos esos buenos aficionados, simples particulares entregados al coleccionismo, con pasión de archivistas locos, por amor al arte, al arte del Carnaval, cuando todavía nadie, ni sus propios participantes posiblemente, lo vieran así, y algún padre aun expulsaba a su hijo de casa porque saldría en un coro por febrero, y algún empleado de banca debía escribir los tangos que le pedía el cuerpo escribir bajo pseudónimo, como así lo hizo Pepe Gamaza, para no tener problemas en su trabajo, y las instituciones, por descontado, ni se planteaban apoyar un proyecto como el del actual museo, gracias a todos ellos, decía, podemos hoy conocer tanto y tanto sobre aquellos maravillosos años que de otra forma, posiblemente, se hubiera llevado el viento. El levante, sin ir más lejos.

Un saludo.





14
De: Alfred Fecha: 2006-02-15 13:15

Por cierto, los míticos Beatles de Cádiz (mucho más míticos, dónde va a parar, que los imitadores aquellos tan sosos que les salieron en Liverpool) ha sido la única agrupación de la historia del Carnaval que ha protagonizado un cartel de la fiesta, tal fue su impacto (y la única que logró cruzar el charco, también, para actuar en Puerto Rico, tal fue su alcance).

Ese mismo cartel, precisamente, con el que ilustra usted su texto.

Un saludo.



15
De: Vicente73 Fecha: 2006-02-16 13:05

Off-topic: Aunque ya lo hemos comentado por otros posts, lo escribo aquí para los que solo acuden al último. Rafa no ganó el Minotauro. Aunque es una decepción, no podemos dejar de felicitar a Javier Negrete, el ganador final. Mucho ánimo Rafa.



16
De: Vicente73 Fecha: 2006-02-16 13:06

Off-topic: Aunque ya lo hemos comentado por otros posts, lo escribo aquí para los que solo acuden al último. Rafa no ganó el Minotauro. Aunque es una decepción, no podemos dejar de felicitar a Javier Negrete, el ganador final. Mucho ánimo Rafa.



17
De: josem76 Fecha: 2006-02-16 13:15

Animo, Rafa! Estamos contigo



18
De: sergisonic Fecha: 2006-02-16 13:16

y yo que desde primera hora miraba en el post "Nervios" (¿dónde lo estábais comentando?)... Felicidades a Javier Negrete, y pero que muchas felicidades también a Rafa!!!



19
De: Anónimo Fecha: 2006-02-16 22:56

¿por qué has quitado el cartel de los beatles de cádiz?



20
De: RM Fecha: 2006-02-17 06:43

Debe ser una caída momentánea del enlace o problemas con tu navegador: yo lo veo todavía ahí :)



21
De: davicadiz Fecha: 2006-03-25 00:04

El bombista de Los Beatles de Cádiz es el Peña



22
De: chema V. Fecha: 2006-05-10 00:00

es para sergisonic, mira lo que estoy intentando que se construya en Poblenou.
chema
www.art-miniatures



23
De: chema V. Fecha: 2006-05-10 00:02

es para sergisonic, mira lo que estoy intentando que se construya en Poblenou.
chema
www.art-miniatures
tambien soy de Poblenou



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.185.195 (3b06274f18)
Comentario