Miedo me da, pero que verdadero pánico, oigan, que de aquí a cuatro o cinco años mis hijos, niños aún, se conviertan en adolescentes del montón como parece que están destinados a ser tantísimos adolescentes, tardonoctámbulos que si no malinterpretan aquello del carpe diem es porque, simplemente, ni siquiera saben lo que el carpe diem significa. Pero más miedo me da todavía que yo esté predestinado a convertirme en un optimista convencido de la inocencia y la pureza absoluta y cuasi-beatífica de mis hijos, de las amistades y las actividades de madrugada de mis hijos, como parece que le ocurre a tantísimos padres de adolescentes de ahora. O sea, experimentar en carne propia a estas alturas el síndrome del avestruz, tan opuesto a la edad del pavo, y negarme a ver la realidad y sus peligros por el sencillo y poco comprometedor subterfugio de hundir la cabeza en la arena y esperar a que pase el chaparrón… a ver si hay suerte y pasa pronto.

Hace apenas un año nos sorprendió la noticia del apuñalamiento de un chaval y ahora nos encontramos con otro más, casi en el mismo lugar, por razones tan peregrinas como aquella vez. Y con asombro leemos que se estima que el inicio al mundo de las drogas de cualquier tipo se da antes, prácticamente cuando aún se nota la infancia en el dobladillo echado a los pantalones. No llegaron a funcionar las patrullas policiales de barrio y ahora tenemos a los agentes en la puerta de los colegios, convertidos en jefes de estudios de uniforme y galones, controlando quién llega tarde a clase y quién se escaquea. Hemos convertido en un problema de orden público el mochuelo que ya hace tiempo se viene cargando injustamente a la escuela, y a mí me sigue pareciendo que por donde hay que empezar a reparar el andamiaje es en la familia. Pero las familias, ay, prefieren no saber a saber que lo que hay les quitaría el sueño, y me temo que no estén por la labor de, tan avanzada ya la película, reconducir un poco la situación.

Hablen ustedes, o analícense si están en esa situación, con cualquier padre-madre y verán cómo ninguno reconoce que no duerme las noches de fin de semana (y lo triste es que a veces hasta puede que sea verdad, que duerman a pierna suelta) cuando sus retoños andan de movida. Todos sus hijos, naturalmente, son bellísimas personas que jamás han roto un plato, y es posible que lo sean, por fortuna, en su gran mayoría. Pero todavía me gustaría que alguien me explicara qué necesidad hay de que un niño o una niña de quince años esté en la calle hasta las cuatro de la mañana, y que vuelvan a veces en el estado en que muchos vuelven, sin que nadie en casa parezca echarle cuenta o prefiera no darse cuenta. No sólo estamos acortando cada vez más las edades de la infancia, sino que además potenciamos que la chavalería viva por su cuenta y manera, a contraflecha. Nos lavamos las manos de lo que hacen y lo que les hacen, y nos escandalizamos fariseicamente cuando es demasiado tarde.

Es difícil ponerle en cascabel al gato, porque en estas cosas, jóvenes y padres actúan como Fuenteovejuna y diferenciarse es señalarse. Pero no basta confiar en la buena voluntad y la providencia y esperar que los chavales vuelvan sanos y salvos a casa. Alguien tiene que dar el primer paso. Las AMPAS deberían estar para algo más que para salir a la calle en manifestación contra las leyes de educación: tienen que participar también en la educación más básica, la educación civil, la educación familiar, la educación en unos valores que preconizan pero no cumplen. Va a ser difícil, claro, pero no imposible. Y hay que empezar a predicar con el ejemplo: al fenómeno del botellón nocturno adolescente veo que empieza a imitarlo otro botellón familiar de plazoleta, cerveza y muchas pipas los domingos a mediodía, quizá secuelas de la juventud demasiado rápidamente consumida, quizás pura inconsciencia paterna.

Luego querremos que otros nos saquen las castañas del fuego, buscar cabezas de turco, cuando somos los padres quienes tendríamos que sacar de una vez la cabeza de la arena. No basta con que nuestros hijos sean buenas personas. Esto es como conducir: puedes ser el mejor conductor del mundo, educado y respetuoso con las normas de tráfico. Lo malo es que nunca sabes qué tarado puede venirte en dirección contraria. Por eso hay que redoblar la prudencia.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/35262

Comentarios

1
De: INX Fecha: 2005-12-02 07:56

Lo pero es que si llamas la atención tanto al niño como al padre, el niño te contesta malamente y el padre, se siente insultado porque tu has osado insinuar que su hijo es un mal educado y un cara dura...y así no hay quien pueda. Estoy totalmente de acuerdo, la educación empieza en casa, pero debe continuar en la escuela.Entre todos. Y no dar por perdido a nadie porque una vez cometa un error. Todo el mundo merece una segunda oportunidad y a alguien que se preocupe de que la aproveche.Desde luego no siempre es así, ya nos gustaría, pero al menos se intenta. Mi madre no pegó ojo en todo el tiempo que me pasé de marcha desde los 16 hasta hoy , porque creo que cada vez que cojo el coche, se sigue preocupando...además, lo que está mal, está mal, en casa y fuera de ella, y hay que enseñar civismo y menos "play station"...



2
De: Urui Fecha: 2005-12-02 09:46

INX, dudo mucho que la "play station" tenga mucha influencia en el civismo. Los chavales aprenden a perder el respeto a la gente con impunidad en otros sitios, no moviendo al Harry Potter arriba y abajo por una pantalla.

Creo que los principales responsables de que los niños aprendan civismo son los padres. A la escuela se debería ir a adquirir conocimientos no a que le expliquen por qué no se debe escupir por la calle.



3
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-12-02 10:40

Mi madre sigue durmiendo intranquila, y eso que sabe que no me va la movida típica.



4
De: Juaki Fecha: 2005-12-02 10:54

¿Qué te vi a dessí, Rafa, si yo estoy en la misma situación?

Acojonaito.



5
De: Toni Fecha: 2005-12-02 11:37

Pues no se lo creerán, y puede parecer precipitado, pero mi mujer y yo estamos embarazados de 8 meses y una semana y ya hemos hablado de este tema en casa. Realmente preocupa ver hacia dónde vamos en este mundo (parezco Mafalda...).

Hay valores que deben ser adquiridos en casa, al cole se va a aprender e indiscutiblemente también comporta una formación en aspectos más allá de los meramente académicos, pero sin el background adecuado en el hogar, poco o nada se puede conseguir, salvo honrosas excepciones.



6
De: Javi Gala Fecha: 2005-12-02 11:50

pos enhorabuena Toni.
Yo no estoy embarazao ni má y tb me tiene preocupao que va a pasar con mis futuros hijos...



7
De: INX Fecha: 2005-12-02 11:56

No estoy de acuerdo URI, en la escuela creo que se debería reforzar lo aprendido en casa, para eso está llena de educadores. Y lo de la Play era sólo un ejemplo. La mayoría de los padres(los responsables directos de que sus hijos aprendan civismo entre otras cosas), prefieren dejar a sus hijos delante de la maquinita que enseñarles cómo se tienen que comportar dentro y fuera de casa.Y sí, también es cierto que cargan con ese mochuelo a las escuelas...pero yo estoy diciendo que el trabajo debe ser conjunto, no unilateral. Se han perdido muchos valores, pero no quiero decir con esto que la Play sea el demonio, que no lo es si se utiliza con moderación, como todo lo demás.



8
De: INX Fecha: 2005-12-02 12:01

En primer lugar, TONI, felicidades. Y no, no me parece precipitado que tu mujer y tú esteís ya pensando en eso. Yo ni siquiera tengo hijos, y también me lo planteo...antes de quedarme embarazada, me gustaría saber a qué clase de mundo voy a traer al bebé...o qué clase de valores va a aprender no sólo en casa, sino también en el cole.



9
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-12-02 12:22

Felicidades Toni :)



10
De: Mel Fecha: 2005-12-02 12:47

El andamiaje comienza en casa...... pero es que en casa no hay nadie hasta las 9



11
De: Felipe Fecha: 2005-12-02 12:56

Me añado a la felicitación, Toni.

Supongo que esto sólo lo aprecia uno a ciertas edades, pero a mi alrededor veo toda una 'epidemia' de embarazos, como amenazando de que puedo ser el siguiente 'afectado'.

A ver cuánto aguanto.

Por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy con Rafa en que los principales educadores deben ser los padres. El problema es que a nadie le piden un título de aptitud para serlo, y por tanto puede ser padre cualquiera (ojo, no estoy diciendo que no debería ser así). Pero hay veces que se tienen hijos por aburrimiento (ya sé que suena fuerte) y...



12
De: Eduardo Cabrera Fecha: 2005-12-02 12:58

Creo que la eduación familiar es la parte del león en este asunto, pero se puede ir al traste todo si no se está atento a las amistades, y para ello es necesario atender al entorno. Si ambas acciones, familiar y de entorno, pudieran ser realizadas cuanto antes y duraderamente sólo queda la suerte para torcer las cosas, pero eso ya es un imponderable.

En el caso de estar atento al entorno, creo que la decisión de los centros de estudio de los hijos es clave y llevo un par de años (mis hijos aún no superan los 5 años) que me planteo las opciones de centro público (sabiendo que no por eso debe ser mala opción) y centro privado en el que me deje la pasta que no tengo pero pueda ejercer un seguimiento y un apoyo más cercano a la labor educativa y formativa de los nenes.

¿Cómo lo véis vosotros?



13
De: Toni (pero el onubense) Fecha: 2005-12-02 13:14

Felicidades tocayo por el embarazo de tu mujer.

Respecto al tema que nos ocupa, yo también soy de los que piensan que los padres deben involucrarse mucho más en la educación de sus hijos de lo que actualmente se involucran. Es muy fácil excusarse en el trabajo y en la falta de tiempo para cargar el muerto a los profesores, los cuales sí que tienen un papel importante, pero no más de ahí; un papel importante, pero no el único.
Tal vez el ser hijo de profesores me ha llevado a pensar lo que pienso xD

P.D.: Estoy seguro que si mi novia (que entra a veces en esta página) ve el mensaje de Toni, con lo malpensada que es y sabiendo como firmo, seguro que se imagina que soy yo el que tiene un retoño a las puertas...



14
De: Edu Fecha: 2005-12-02 13:20

El problema es que palabras como "disciplina", "orden" o "esfuerzo" dan miedo hoy en día. Los padres de hoy vivieron en un mundo en que esos términos tenían un significado excesivo y a veces terrible.

Pero yo creo que a día de hoy, debidamente actualizados, conservan un significado positivo.

Yo soy profe de bachillerato y, por encima de los problemas académicos, me encuentro con problemas de orden elementales. No me refiero a que los chavales le falten al respeto a los profesores, sino a que son incapaces de dialogar entre sí sin interrumpirse, gritar o insultarse.

Y son incapaces de comprender que los logros importantes de todo tipo (no sólo los estrictamente académicos) requieren siempre esfuerzo y dedicación.

Creo que recientemente un responsable de la federaciónde atletismo se quejaba de que los jóvenes de hoy son incapaces de asumir la disciplina que requiere el deporte de elite.

los adolescentes viven, por naturaleza, en el aquí y el ahora. Pero como la cultura del aquí y ahora se ha generalizado se ha llegado a esta situación.



15
De: Verdoux Fecha: 2005-12-02 13:26

Bueno, yo sigo una política bastante satisfactoria al respecto, aunque no tengo hijos, con niños y adolescentes. Les trato como me gustaría que me tratasen a mí. Y como si fuesen personas, no apéndices de mi realidad, que es una razón del síndrome del avestruz, tan común, que comentas. Ellos tendrán los mismos problemas que tú con las drogas y las amistades indeseables, y no tienen por que ser menos competentes. Pero claro, siempre hay un salto si has ejercido de padre protector a ejercer de padre a secas. No es lo mismo un niño indefenso que una persona desnuda, que es lo que es un adolescente, hay que proveerle de otros cuidados que tienen que ver menos con necesidades básicas y más con su desarrollo como persona. Y eso no es tan fácil.

Igual tienes que llevarte de botellón a tu hijo, ¿o ahora te vas a hacer el responsable RM :). Dale las mismas oportunidades de tomar decisiones que tuviste tú, nunca menos.



16
De: JOSE Fecha: 2005-12-02 13:31



Las responsabilidad empieza por uno mismo, ya incluso desde que tienes quince años, si bien es verdad que lo que puedan aportar los padres y la imagen del mundo y la sociedad que puedan proyectar a sus hijos limita o amplia las posibilidades; ¿que alternativas tienen los chavales?. Porque haberlas, siempre las hay.

Pero no existe una verdadera educacion orientada no ya a intentar que sean buenos y disciplinados estudiantes, sino, sobretodo, a ser libres, a ser felices. Ese tipo de cosas sobre las que no hay valor para hablar de ellas en profundidad, porque nos metemos en demasiada filosofía (y la gran masa no esta para esos trotes)y hasta son cuestiones tildadas de "cursis", utopías, etc...

Yo creo que, en cierto modo, las costumbres, modales y el estilo de vida en general de muchos chavales, es un reflejo de lo que nuestra sociedad impone y es: MIERDA.



17
De: Felipe Fecha: 2005-12-02 14:02

Mel ha apuntado un tema muy importante. Si los padres llegan de currar a casa a las 9 y los críos salen de clase a media tarde o a medio día, la comunicación y convivencia de unos con otros no puede ser mucha.
Si a eso se añade el cansancio del padre, del hijo y del espíritu santo...



18
De: Cradle_of_Freak Fecha: 2005-12-02 14:47

Le noto más interesado últimamente en los temas de actualidad que ocio y cultura variada, señor Marín...



19
De: Off-Topic Fecha: 2005-12-02 16:10

Hola...

somos un grupo de chavales que pretenden fundar un club de aficionados a la literatura fantastica y nos estamos haciendo un lio eligiendo un nombre... Podriais ayudarnos, Rafa o alguno? Debería, supongo, ser preferentemente una sola palabra o muy breve. Y algo no muy trillado ni hortera, es de ver... Y supongo que deberia ser facil de escribir, para que si lo mencionamos a mas gente sepan intuir como se escribe...

No somos ingeniosos, me temo xD No nos sale nada :D Alguna ayudita, por favor?

Gracias :)



20
De: Fran Fecha: 2005-12-02 16:13

Pues sí, los padres llegan a casa a las 9 de la noche, pero no porque sean malvados e indolentes. Es que en la sociedad actual tienen que trabajar los dos padres para poder pagar el piso y mantener a uno o dos hijos. Y la cosa va a peor, entre la gente de mi generación, gente con estudios y relativamente bien situados (con sueldos por encima de la media a estas edades) es impensable el tener no el segundo hijo, sino el primero. El que uno de los dos (vale, la madre) se quede en casa con los hijos ya va a ser cosa de Cuéntame.



21
De: latro Fecha: 2005-12-02 18:20

Soy enfermero, y los últimos diez años los llevo trabajando en los servicios de urgencias de tres hospitales de tres provincias distintas. No tengo datos, pero os puedo asegurar que al menos el 70% de los padres que viene a buscar a sus hijos cuando están borrachos o han consumido drogas, son incapaces de asumir las circunstancias: o les han echado algo en la Coca-Cola, o les ha sentado mal la cena, o "le hagan un scaner porque algo le ha pasado porque no ha bebido que lo sé yo". Y lo que es peor, los propios críos o los amigos que les acompañan se dirijen a uno como si fuera basura.



22
De: Pirx Fecha: 2005-12-02 19:15

A veces siento una terrible confusión cuando veo que se da por supuesto que hay un acuerdo universal en ciertas ideas básicas que, a poco que preguntas, descubres que nadie las tiene tan claras o peor aun, que tienen claro exactamente lo contrario.

Es una cuestión que me sale cada vez que oigo o leo algo sobre adolescentes y educación. Que conste que no hablo de nadie en particular y menos de esta conversación, salvo quizás de mí mismo. Desde hace algún tiempo, será cosa de la paternidad, tiendo a preguntarme por el fondo de muchas ideas que comúnmente se dan por verdades universales y a menudo no encuentro más que aire caliente en su interior.

"Antes" todo el mundo pensaba obligatoriamente lo mismo. Ahora en teoría cada uno piensa lo que mejor le cuadra y quizás el problema sea que oímos de todo y vamos picando de aquí y de allí, juntando un collage con todo lo que nos suena bien pero que al juntarlo es un batiburrillo sin pies ni cabeza.

Quienes se declaran creyentes y seguidores de una determinada religión suelen tener una visión del mundo bastante bien definida. Pero después hay quienes no pueden creer, consideran la moral religiosa alienante y aun así son incapaces de elaborar una visión del mundo consecuente, manteniéndose entre dos aguas, apoyándose a veces en unas normas en las que no creen y otras veces reaccionando contra ellas.

¿Cómo puede una persona educar a sus hijos si no tiene claro en qué cree y en qué no? ¿Se puede enseñar lo que no se sabe? Hay quien se escandaliza de la actitud hedonista de la juventud, que personalmente me parece coherente. Lo que me me parece empobrecedor, aunque tampoco me extraña por el ejemplo que tienen, es el comportamiento irracional.

He conocido a gente (que entonces era) joven, que veía la vida como una serie de oportunidades de conseguir experiencias placenteras: una conversación divertida, unas copas por aquí, un polvete por allá, un porrito o una buena cena. No tenían normas morales estrictas, sólo evitaban hacer daño gratuitamente y sobre todo meterse en líos. No estaban educados en más "valores" que en el saber estar, una educación "egoísta" si queréis llamarla así, pero no hipócrita y que fue muy efectiva en cuanto a superar la adolescencia y llegar a adultos. Llegar, que no es poco.



23
De: RM Fecha: 2005-12-02 20:50

...los que llegan.



24
De: Juaki Fecha: 2005-12-02 21:16

Sasto, porque de entre mis alumnos (ojo, sólo hablo de los míos) no creo que vayan a llegar muchos. Ni siquiera a los treinta.



25
De: JOSE Fecha: 2005-12-02 21:29

"Sasto, porque de entre mis alumnos (ojo, sólo hablo de los míos) no creo que vayan a llegar muchos. Ni siquiera a los treinta."

Que triste suena esto.




26
De: Eduardo Cabrera Fecha: 2005-12-02 22:40

Pirx en el #22: Aplauso

Si no recuerdo mal, en la peli El Jardinero Fiel, dice el padre al hijo algo así como: "Cree, en lo que sea, pero cree en algo".

Yo creo que además, aquello en lo que crees ha de tener cierta altura ética o moral.



27
De: sergisonic Fecha: 2005-12-03 11:26

Romper la anarquía familiar cuando los padres no comparten en casa más de dos horas con sus hijos (o, en el peor de los casos, sin que estén interesados en compartirlas) es imposible. La realidad actual de la sociedad es esa, por lo que estoy de acuerdo que hay que atajar el problema desde otras instituciones: se han apuntado ya las AMPA, quizás habría que fomentar el uso de las actividades extraescolares (la educación deportiva, por ejemplo, puede ayudar a aquellos chavales que tomaran las clases de refuerzo como un castigo), intentar regular desde las AAPP temas tan importantes en una familia, como (de una vez por todas) atacar a los empresarios inmobiliarios que inflan draconianamente el precio del suelo, resolver los horarios de las jornadas laborales de las madres y los padres (¿no regulamos también los horarios comerciales?) es decir, dar facilidades para, además de tener voluntad en implicarse siempre más en la educación de su hijo, tener el tiempo que requiere (mi madre, tanto cuando me tuvo a mí, como cuando tuvo a mi hermana pequeña, tomó la elección de dejar el trabajo para pasar a nuestro lado los primeros años de nuestras vidas; ¿puede alguna madre plantearse esa elección hoy?)



28
De: Raven Fecha: 2005-12-03 15:50

Erase una un vez...

Un padre. Le había puesto de nombre a su hija Mafalda, y no sabía pk, estaba convencido de que le iba a traer problemas, le intentó inculcar a su hija una serie de valores, le habló de libertad, pero como su hija no lo entendió, la encerró en casa, le enseñó a argumentar, pero cuando su hija aprendió demasiado, le dijo: Calla y ejerce tu libertad de volver al cuarto, le habló de ética, que no de moral, pero, como olvidó hablarle de relatividad, la chica, cuando se encontró con el primer problema, buscó, sin exito el manual de la buena persona, y fustrada, acudió a él con un sinfin de preguntas que obtuvieron como respuesta, es así, si lo quieres entender bien, sino, ya te enseñará la vida...

Erase una vez...
Una hija. Se llamaba Mafalda y no entendía pk sus padres le habían puesto un nombre que sin lugar a dudas le iba a traer problemas, ejerció su libertad, tal y como le habían enseñado, y se olvidó de la de los demás, incluida la de sus padres, llegado el momento intentó argumentar su postura, con las frases que había oido en repetidas ocasiones en el salon de casa, los argumentos no estaban mal, sus padres no podían refutarlos pk eran los que se los habían inventado, sabía que los estaba manipulando para sus intereses, pero le estaban esperando en el pub de la esquina y, lo último que le habían enseñado, aquello de no se qué respeto y consideración por los demás, como si ella no perteneciese al clan de esos afortunados, se la traía al pairo, pensó, ya he vivido demasiado...¿Qué me están contando?.

Erase una vez...
Una escuela. la escuela se moría de la risa cada vez que veía al consejo de profesores reunirse para determinar el contenido de las materias que iban a impartir en clase ese año, todos los profesores coincidían en una cosa, los alumnos estan intratables, no tienen respeto por nada y no dialogan, ni siquiera entre ellos, la escuela frunció el entrecejo y se quedó pensativa, había sido testigo de esas clases, y si bien era cierto que los alumnos no dialogaban, a su juicio algo relativo, pk pensaba que quizá si lo hacían, solo que con otro lenguaje,tambien era cierto que los profesores, no habían sabido, a pesar de su formación, comunicarse, las prueba de ello era que en esa reunion habían tirado la toalla, estan intratables, así no hay quien viva, repetian. La escuela, que contaba con muchos años de experiencia, casi tantos como hombres, sintió que todavía estaba en pañales con respecto a eso de la docencia, decía, todavía no he vivido demasiado...

Y Erase una vez una calle, en ella convivían los padres, los profesores, Mafalda, y la prima de la escuela, esa que todos insistían en nombrar y que se llamaba vida, Vida no entendía pk los padres pensaban que ella iba a hacer lo que ellos no habían sido capaces de hacer, o pk, Mafalda, su amiga, estaba tan segura de haber vivido tanto, no habían pasado tantos ratos juntas, y todavía le quedaban por contar muchas cosas, pero lo que más le divertía eran los comentarios de los profesores, así no hay quien viva, pues ella no se imaginaba otra forma de hacer las cosas que no fuera intentarlo, y no podía estar de acuerdo con su prima la escuela cuando esta decía que no había vivido demasiado, pk pensaba que había vivido demasiado, pk pensaba que en eso del aprendizaje no había un principio ni un final, sino, un continuose, como ella misma.

Erase y no era... Quien sabe.



29
De: Carmina Fecha: 2005-12-04 10:45

A lo que comentaba Fran tengo que hacer ciertas precisiones. En muchísimos casos no es necesario ni mucho menos que trabajen padre y madre. Precisamente al trabajar padre y madre se hacen obligatorios un gran número de gastos que son los que parecen justificar el trabajo de los dos. Me explico: tal vez si no trabajaran los dos no sería necesario pagar 60.000 pesetas a una criada (que además en muchos casos no justifica su sueldo y te deja tirada en cualquier momento), que los niños coman en el colegio, pagar 28.000 pesetas de teléfono porque cada miembro de la familia lleva un móvil (porque como casi ni se ven en todo el día, hay que controlar por este medio), los gastos que trae tener un segundo coche... Es decir, es cierto que hay muchos gastos, pero también que hay muchas casas pésimamente administradas a causa de que trabajan padre y madre. Tenemos que reconocer que muchísimas familias que todos conocemos (seguramente incluida la nuestra) podrían vivir con menos. Otra cosa es que no estemos dispuestos a privarnos de nada, pero claro, queda feo aducir eso para justificar el que se tenga a los niños semi-abandonados.



30
De: Raven Fecha: 2005-12-05 15:04

Uhmmmm... 28000 de crédito para el movil, dietas garantizadas, servicio inmediato de taxi casero al cine más proximo, ¿Y una hermosa muchacha con la que compartir inolvidables veladas por el módico precio de 60000, que además no saldrán de mi bolsillo?...

¿Qué tengo que hacer para que me adopte?



31
De: Ángel Fecha: 2005-12-07 15:37

Lo mejor que se puede hacer en este caso es no tener hijos. Entiéndanme, no es que sea una "persona deshumanizada", pero después de muchos años estudiando duramente y buscando trabajo, ahora tengo la suerte de contar con un buen curro y poder disfrutar de la vida un poco. Y lo que no pretendo es fastidiarme mi tranquilidad buscándome problemas. Así que ahora toca ir elevando poco a poco el nivel de vida y vivirla de verdad después de poco más de dos décadas y media de existencia. Ni mi novia ni yo (habemus vasectomía) necesitamos niños para nada...



32
De: INX Fecha: 2005-12-09 08:20

Me parece una buena postura si la tomas con madurez y aceptas las consecuencias. Es del todo respetable. Sólo espero que no os arrepintais...sobre todo ella, pues el reloj biólogico es algo que no se puede eludir. Estamos pre-programadas para tener bebes; nos guste o no, el instinto maternal es algo que con el tiempo nos llega A TODAS.



33
De: INX Fecha: 2005-12-09 08:22

...Y si "habeis vasectomía", tener hijos contigo va a ser un pelín difícil en caso de que al final se arrepienta...



34
De: Ángel Fecha: 2005-12-12 08:26

Entiendo tu punto de vista perfectamente, pero te aseguro que la decisión (mutua, no unilateral) está pensada y repensada. Además, no ha sido por capricho, sino por razones considerablemente serias...



35
De: Jose Luis Gonzalez Fecha: 2008-04-11 07:06

A mi me parece que la educación en el hogar es primordial. Pero no se ha tomado en cuenta, de que, en el colegio existe la otra escuela, que enseña a los chicos justamente lo contrario de lo que en algún momento se les halla enseñado en casa. Puestos que ésta es una instancia en al cual interactua con otras creencias y consecuente a esto se conforma una beteria de informacion "negativa", dicho en otras palabras con todas las mañas (malas costumbres)en los diferentes nucleos familiares.
Por lo tanto la escuela tiene que ser el continuador de la tarea de formacion de los niños y adolescentes.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.57.89 (995567329e)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?