2005-10-31

650. HERMANA LLUVIA

HERMANA LLUVIA
Mucho me temo que, pese a lo que digamos, la lluvia sólo hace ya felices a los niños y a Gene Kelly, y según se pase o no de caudalosa, a los agricultores que tanto dependen de que venga o no venga o de que lo haga a tiempo o a destiempo. En las ciudades (hasta en las ciudades tamaño bollicao, como la nuestra), la lluvia se recibe con alegría y alivio... durante aproximadamente tres minutos quince segundos.

Porque, claro, la sequía es espantosa, y la perspectiva de tener que ducharnos con burbujitas de casera blanca sobre el cuerpo es pelín repulsiva (aunque a veces hayamos estado a punto de llegar a eso), pero asoma la lluvia, que salva y remoja y limpia y desinfecta y nos da de beber y nos permite comer y lavarnos y respirar mejor y todos los todos que ustedes quieran, y en el momento en que nos calan los zapatos, se nos empañan las gafas, se nos cuela por las goteras de la casa o los huecos mal cerrados del coche, nos hace cosquillitas no precisamente agradables por dentro de unos pantalones que de pronto nos damos cuenta de que son de entretiempo y ya no sirven, y se nos pone la piel entera pegajosa y erizada y picajosa (por no hablar de lo sedoso que nos deja el pelo)… pues eso mismo, que a nivel intelectual el agradecimiento a la lluvia es una cosa. A nivel emotivo, puramente subjetivo, de comodones que somos, otra muy pero que muy distinta.

La lluvia tiene, como cualquier suegra o cualquier amigo plasta, el don de la inoportunidad. Se carga los puentes (los del calendario, me refiero, aunque a veces también los otros) justo cuando tú tenías pensado irte de merendola o de picnic o querías celebrar en la azotea de algún amiguete aquella barbacoa (civilizada) que quedó pendiente del verano. Te fastidia los viajes, la Semana Santa, los carnavales y otras fiestas de guardar, acatarra a los abuelos y a los niños, hace un mucho la puñeta a los reumáticos, cae siempre-siempre (pero puntual como ella sola) a la hora de entrada y salida de los colegios. Y luego, como pasa en Cádiz, trae de la manita un coleguita puñetero que hace que no te sirvan para nada los paraguas: me refiero al viento. La que tienen montada entre los dos, lluvia y viento, sí que es una estrategia infalible de acoso y derribo.

Y, para colmo, siempre es sorpresiva. Llevamos año y pico mirando al cielo, y rezándole a los santos (pero sin sacarlos en procesión, si es que nos hemos vuelto demasiado agnósticos) y de pronto empieza el chaparrón. Y aunque sean cuatro gotas, ya la tenemos liada. Porque el tráfico se colapsa, los semáforos se declaran en huelga de luces fundidas, las calles se tornan aún más resbaladizas que de ordinario (posiblemente por causa de esos ordinarios que dejan sus detritos en cualquier rinconcito), las alcantarillas se revientan y entonces todo se anega, y hay que llamar a los bomberos, y todos llegamos tarde al trabajo o al colegio, y los amables policías locales se enfadan muchísimo venga a tocar el pito con todas sus fuerzas, echando el bofe, sin que la gente que conduce y tiene mala cara (y escucha a lo mejor el reggaetón a toda pastilla en la discoteca con ruedas) les haga puñetero caso.

Ya digo: nos pasamos la vida deseando que llueva y al final la lluvia es un incordio. Nadie tiene la previsión de desatascar previamente los pocillos, ni de comprobar si los registros de la luz eléctrica están lo suficientemente aislados, ni se les ocurre revisar, después de tanto tiempo de calor y tantas patadas nocturnas de borrachuzos incívicos, el estado de árboles y farolas, que siempre alguno se cae: menudo bollo tengo todavía en la ceja izquierda de mi coche.


Bienvenida seas, hermana lluvia. Que lo de estos días no sea casual. Quédate unas semanitas y vuelve cuando quieras. Aunque uno comprenda, cada vez más, por qué la vieja de la rima infantil no saliera de su cueva cuando tú haces acto de presencia.


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/34264

Comentarios

1
De: hola Fecha: 2005-10-31 14:05

Pues será por la costumbre, pero yo la echo de menos. La lluvia, digo. Estos montes de la Cornisa Cantábrica -cómo me gusta el sonido de ese nombre. ¿Sabéis que, en una traducción más bien libre y uniendo latín y euskera, "Kantauri" podría significar "agua que canta"?-, estos montes, decía, están dejando de ser lo que eran y las nieblas mañaneras sobre los profundos matices del verde oscuro escasean ya... sniff sniff



2
De: RM Fecha: 2005-10-31 14:09

Lo de la falta de previsión se vivió también ayer en Cádiz con el cambio de hora: las seis y media de la tarde, oscuro como boca de lobo... y todas las farolas apagadas porque nadie se había acordado de encenderlas una hora antes.



3
De: JuanRamón Fecha: 2005-10-31 14:40

LLovió ayer y hoy pedazo de día!



4
De: barquin Fecha: 2005-10-31 15:05

Hoy he ido a comprar mi ración mensual de libros y tebeos a Sopa de Letras en Puerto Real. Allí me he enterado de la muerte de su propietario. Manolo era una buena persona y un gran profesional. La librería sigue como siempre atendida por su mujer.

Pd: Manolo debe estar bailando el pogo-pogo entre las nubes porque esta cayendo la del pulpo.



5
De: Pablo Lata Fecha: 2005-10-31 16:25

El binomio viento y lluvia lo viví yo, especialmente, en las calles, cuestas, soportales de Santiago de Compostela. Las papeleras: de paragüas llenas.

En cuanto a lo del suelo resbaladizo, a veces es más por limpieza que por suciedad. Del que friega la entradilla del negocio, del portal, con demasiado jabón en la mezcla. A veces, digo, también pasa. Y resbala. Mucho.

Curioso: a la vieja le decía yo la virgen (a la de la cueva) O quizá será que no lo recuerdo bien, no sé.



6
De: VSancha Fecha: 2005-10-31 16:25

Que razón! el paraguas es un objeto inutilisimo en Cádiz con el maldito viento.



7
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-31 16:48

Yo también le decía virgen.

A las 6 de la tarde, el viernes pasado, vi como se hacía repentinamente de noche en Madrid (pero que con el eclipse, en serio). Se puso todo negro negrísimo, vamos, de Apocalipsis



8
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-31 16:49

"peor que" no "pero que"



9
De: RM Fecha: 2005-10-31 16:56

Ay, tiernos jovenzuelos. La canción es "La virgen dela cueva", claro.

Pero Mafaldita, en su tira, y por lo visto en Argentina, dice "la vieja está en la cueva", de ahí la alusión a la "rima infantil".

Que hay que explicarlo todo, leñe.



10
De: RM Fecha: 2005-10-31 16:56

Por cierto que Mel hizo hace unos años un chiste dedicado al paraguas en Cádiz: un monumento a la varilla.



11
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-10-31 19:10

Y yo que esta mañana me he tostado en la playa...



12
De: RM Fecha: 2005-10-31 19:10

Joer, lo tuyo y la playa es patológico, ¿eh? ¡Pero si hacía frío!



13
De: MDIAZ Fecha: 2005-10-31 20:57

PERDONA RAFA....
¿NO VAS A SEGUIR SUBIENDO LOS GUIONES DE IBERIA????



14
De: RM Fecha: 2005-10-31 20:57

¿Pero le interesan a alguien más allá de ver cómo se escribe (o cómo escribo) un guión?



15
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-31 22:04

Pos parecerá coña, pero me sonaba lo de la vieja y Mafalda (¿estaba en el "Todo Mafalda"?. Y sí, no hay nada más absurdo que un paraguas en Cádiz. Yo la primera vez que vi llover hacia abajo fue en Galicia y la gente se me quedaba flipada como diciendo ¿qué dice el tonto este? Pero es qué en Cádiz llueve de lado...



16
De: josem76 Fecha: 2005-11-01 00:41

Pues si, no solo son inutiles sino un negocio redondo para los vendedores de paraguas. Son tan malos que no resisten el mas leve soplo de viento. Lo hacen asi adrede, seguro. Y aunque tengas la suerte de encontrar un paraguas que aguante, da igual, de cintura para abajo estas totalmente empapado porque la lluvia cae de lado. Lo mejor es un buen chubasquero y unas botas de agua, que esa es otra, los charcos son trampas mortales. A simple vista parece que no tiene profundidad ninguna y siempre esta donde tienes que pasar y no hay mas. Y cuando pasas, zas! zapatos calados y pies mojaditos, mojaditos.



17
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-11-01 10:12

>>Joer, lo tuyo y la playa es patológico, ¿eh? ¡Pero si hacía frío!


De frío nada, vete a dar un garbeo por la orilla, ya verás que gustirrinín. Lo que es un suicidio es tumbarse al sol en pleno agosto, achicharrándote.



18
De: sergisonic Fecha: 2005-11-01 22:43

el sonido de la lluvia sobre la uralita del patio de luces, a través del ventanuco de mi habitación, durante la noche. eso es lluvia (también).



19
De: Oprimido PP Fecha: 2005-11-03 05:51

Hola como va!!!
Leí SUEGRA por ahí???
LLevo más de 100 post sobre ellas (ODIO A MI SUEGRA) si queres pasar y ver. Es entretenido!!!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.184.33 (69dce31260)
Comentario