2005-10-18

639. TRIUNFANDO

Me perdonan que tenga el día tonto, pero algún comentario sacado de tiesto me lleva a considerar qué demonios es eso que ahora, en esta sociedad de mierda en la que vivimos, es el triunfo, esa palabra tan de moda que confundimos, me parece, con ese otro concepto, el del reconocimiento público.

Yo tengo conciencia de haber triunfado un par de veces, y de haber fracasado muchas otras. El hecho de empecinarte en escribir un libro, y en hacerlo, y en llegar a buen puerto, ya es un triunfo. Y publicarlo el rien ne va plus. Que tenga "éxito" es accesorio, teniendo en cuenta lo limitado de las tiradas y todo lo demás que rodea al mundo editorial. Pero la riqueza (y la catarsis) que a mí me producen, es todo un logro. Y si una vez, alguien, muchos meses o muchos años más tarde te dice que le gustó tal o cual relato o tal o cual novela, y que le ayudó a salir de un mal día, o que le llevó a hacer alguna reflexión, o incluso a escribir su propio relato o su propio libro, para mí se queda.

Tengo conciencia muy clara de haber triunfado, fíjense ustedes, cuando me escribe Pepe para decirme que ha terminado el proyecto y tiene diez de media en la carrera o me escribe Jose Antonio y me cuenta que está construyendo un puente y es feliz con sus hijos o me encuentro nada menos que en una calle anónima de un Madrid nocturno a una antigua alumna que ahora es cirujana, o cuando, cáspita, estás firmando tebeos en un salón del cómic y se te acerca Juanito Montaner y te dice qué haces aquí, y cuando tú le explicas una de las dobles vidas de tu vida cuádruple, él te confiesa que es neurocirujano, vaya tela. Todos ellos, claro, han pasado por mi vida y me apropio inadecuadamente de un cachito de su triunfo, porque les marqué apenas diez minutos de su tiempo, pero es bastante para un profe.

Tengo conciencia de haber triunfado cuando, una tarde, en la tele, aparece Bosnia o Sarajevo o un lugar de esos, en plena guerra, y el reportaje habla de la labor que allí hacen los payasos sin fronteras y me encuentro nada menos que a mis niños, a Alfonso Naranjo y José Luis Urbano, mis Puntos Suspensivos, ese par de caraduras que fueron alumnos míos a los trece años y a quienes mordí con el veneno maravilloso del teatro. Lloré a lágrima viva, lo reconozco, viéndolos representar allí, en aquellas calles manchadas de barro y guerra, el sketch de los trogloditas que tantas veces habían ensayado y mejorado conmigo. Es el momento de mi vida de educador (y van ya para veintitrés años) en que me supe parte de una cadena, en que comprendí que de algo habían servido aquellas tardes, aquel contagio de amores y aficiones, ese dulce encantamiento que es el teatro.

Luego, curiosamente, un par de años después, volví a encontrarme con Alfonsito y José Luis, y vinieron a casa a cenar pizza, y nos estuvimos contando anécdotas y ellos mismos, que estaban haciendo lo que siempre habían querido hacer, o sea, actuar, o sea, vivir del aire, reconocían su cierta dosis de sana envidia cuando otra gente de su promoción tenía dinero y tenía posesiones y tenía negocios, cuando ellos, pobrecitos, sólo tenían una cosa aún: sueños.

Y yo, ya les digo, me sentí orgulloso de que todavía tuvieran ese sueño de vivir del aire, y me llena de alegría, todavía, cuando veo que alguno de ellos sigue empeñado en hacer teatro y se decanta hacia el monólogo y gana algún premio menor, y me llaman al móvil, a deshora, para invitarme a una nueva representación que hacen en alguna parte. El otro día les estuve hablando a mis alumnos de hoy de mis alumnos de entonces y no sé si se me notaba en la voz, pero yo sí lo notaba en el corazón: la sensación inmensa, incomensurable, maravillosa de su triunfo.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/33913

Comentarios

1
De: Narbiz Fecha: 2005-10-18 20:28

Estos profes de la vieja escuela-perdón por el chiste fácil- son unos sentimentales. Si lo sabré yo, que soy hijo de uno...



2
De: garcia argüez Fecha: 2005-10-18 20:34

Juer.
Tu post me ha emocionado, Rafa.
eres grande, pero no tanto como tu corazón ;)
besos



3
De: EMPi Fecha: 2005-10-18 20:40

Felicidades por la sensación embriagante.



4
De: Uno Fecha: 2005-10-18 20:45

Éxito, triunfo, fama, gloria, hmmm a veces mezclados demasiado alegremente algunos conssetos... (como bien aclara RM en el artículo) Pero, en fin, corren tiempos veloces, tiempos de fama facilona y volátil, gloria entre las basuras, y un supuesto éxito que si no sale por la tele no es tal... porque la tele, con su amplificador de emociones (buenas o malas) ha hecho todo el daño que ha podido en esa confusión de fama por éxito, triunfo por victoria... un mundo divertido para los jóvenes que pierden la ilusión porque alguien les mira mal, o que lloran porque no han seleccionados para un concurso de cajas de cartón y cámaras espías... en fin. Cosas que pasan y que nos pasan por encima. :-)



5
De: JOSE Fecha: 2005-10-18 21:33


A veces pienso que el exito o el triunfo es algo que se construye dentro:sucede dentro del creador de la obra, no es necesariamente un reconocimiento por parte del mundo externo. Esto último solo contribuye a alimentar el ego.

Como tu dices, triunfar puede ser tener la obra acabada y darte cuenta de que has escrito lo que tu necesitabas expresar.



6
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-18 22:14

¿ah, pero no se iba a debatir de Operación Triunfo y los logros vitales de los maravillosos chavalines de la academia? Bueno, menos mal que el mono nos va a durar poco, el jueves vuelve gran hermano...;)
Supongo que siempre, de un modo u otro, en nuestro entorno cercano todos somos parte de los triunfos de los demás y nos gusta participar y "apropiarnos" (de manera noble, claro) de ellos. Por eso debemos ser simpáticos, por si el triunfo además les trae muchos millones ;)



7
De: sergisonic Fecha: 2005-10-18 23:21

Sin palabras no, hay una.
Emoción.



8
De: INX Fecha: 2005-10-19 08:00

Y ETERNIDAD...ahí tienes otra palabra...
:)



9
De: Toni Fecha: 2005-10-19 08:49

Precioso texto. Conmueve, la verdad.
Mi mujer, que también ejerce la docencia, comparte sensaciones similares y en más de una ocasión me ha hecho partícipe de ellas.
La cara oscura del relato, que por desgracia también debes conocer, es cuando me señala un semáforo y me identifica a un limpiaparabrisas como antiguo alumno.



10
De: V. Fecha: 2005-10-19 09:11

Pues sí. La docencia es un mundo de sensaciones extremas: la de triunfo y orgullo, que de tan cercana a la que siente un padre con su propio hijo uno vive casi entre una muy agradable vergüenza y el secreto a voces; y la de fracaso y dolor y tristeza y miedo, mucho más habitual, incomprendida y desconocida por quien no imparte. Y es que ser "maestro", así, con todas las letras y sin la asepsia del concepto moderno que las sucesivas reformas han otorgado a la más agradecida palabra "profesor", es muy jodido.
Muy bonita reflexión la tuya. Y enhorabuena por lo que corresponde.

V.

Post: http://axxon.com.ar/not/155/c-1550200.htm
Conste que a mí Mark Hammil me parece un buen candidato; pero es que el señor Keaton hizo ya un Joker tan bueno en Bitelchus que, claro...



11
De: Juanmi Fecha: 2005-10-19 09:45

Que curioso que hables de esto, Rafa. Justamente llevo dándole vueltas a esto mismo desde hace varias semanas.



12
De: Taiyou Fecha: 2005-10-19 09:47

En mi caso creo que vas a tener que esperar sentado si quieres ver triunfos por mi parte XDDD.


¿Michael Keaton de Joker? No sé, no acabo de verlo... Me parece que al final el Joker será un actor desconocido y sanseacabó.

Taiyou



13
De: RM Fecha: 2005-10-19 10:07

Javi, ¿y ese éxito que te marcaste en la HISPACÓN cuando apareciste con el trailer, ein?



14
De: Manu Fecha: 2005-10-19 10:53

Veo que es el post indicado para felicitarte por Lágrimas de Sangre. Me ha encantado leerlo y, de paso, descubrir una faceta tuya que no conocía. Muchas gracias y felicidades.



15
De: Jaume Vaquer Fecha: 2005-10-19 10:54

Un éxito es querer emocionar, y conseguirlo, Rafa...
Mi madre ha sido profesora durante muchos años, se jubiló el curso pasado y ha veces me ha contado experiencias como las tuyas: de alumnos que ganan premios literarios a los que están muertos por jugar a la ruleta rusa.



16
De: Jaume Vaquer Fecha: 2005-10-19 10:55

A veces, no "ha veces". Cosas de escribir, borrar y tal...
Vds perdonen.



17
De: Uno Fecha: 2005-10-19 11:32

Un familiar mío es maestro, de los de toda la vida, ya tiene una edad, y comenta con cariño los alumnos que ha visto prosperar y que han pasado por sus pizarras, pero en momentos concretos, se plantea si realmente habrá tenido arte y parte en que ese niño o niña, amara la literatura, el cine o lo que sea... Porque dice que él no ha podido inculcarle la afición a la cirujía -por ejemplo-, o las ganas de ser botánico... Él pone un poco en cuestión su influencia real sobre los chavales... dice que "el que sale bueno, será bueno", como si estuviera hablando de melones (con cariño, ojo) y cosas así... Aunque es cierto que todos recordamos éste y aquella profesora que nos enseño (puntos suspensivos).
:-)



18
De: Toni Fecha: 2005-10-19 11:52

De hecho, los profesores a los que recuerdo con "cariño" son aquellos cuyas enseñanzas fueron más allá de lo meramente académico. Tanto en bup y cou como en la universidad.
Creo adivinar que Rafa es uno de estos profes ¿Me equivoco?



19
De: Jeremiah Johnson Fecha: 2005-10-19 12:41

pues perdona que te contradiga pero los comentarios de tus alumnos no pueden ser un ejemplo más claro de reconocimiento público unido al triunfo, que si uno es neurocirujano, otra cirujana, otro nosequé.... vamos que cualquier pelagatos que simplemente se dedique a hacerle la vida más feliz a los demás está fuera de todo esto



20
De: jose antonio Fecha: 2005-10-19 13:38

Cuántas veces me he hecho la preguntita del millón: ¿estoy enfocando mi vida correctamente?
Noto que voy quemando las semanas (el tiempo de los casados-padres no se mide en días, sino en semanas ) y la pregunta va y viene de mi cabeza.
En definitiva es otra forma de preguntarse si uno está triunfando en la vida, osease, si estás alcanzando ese sentimiento difícil de representar con letras y tan fácil de sentir dentro (incluso de que se te note por fuera).
Triunfar = alcanzar la felicidad, si acaso temporalmente, minutos, horas o días en el mejor de los casos.
!Qué verdad esa frase que he leído arriba de que "vivimos tiempos veloces"¡
Hay que pisar freno de vez en cuando. Yo lo hago los fines de semana, algún ratito, mientras contemplo a mi pequeña Marta de 9 meses echar su siesta a las tres de la tarde, que me puedo quedar minutos sin moverme, y puedo sentir la felicidad (¿triunfo?) que me rebosa. O preguntando a sus dos hermanos por qué algún Pokemon no tiene transformación, y es que resulta que el tal pokémon que yo creía de pura cepa,pues es un robot-Pokémon, me dice el de 8 años, y el de 5 mueve la cabeza de arriba a abajo (como los antiguos perros de la bandeja de atras ) corroborando la explicación de su "idolatrado hermano mayor". Y yo, que ellos no lo saben, transformo dentro de mi todo el orgullo que acumulo en lágrimas que ellos no ven.
Triunfo, ¿un trabajo que te ayuda a levantarte cada mañana con ganas de comerte el mundo ? ¿haber tenido la suerte de encontrar a otro ser humano que te ha regalado su vida para vivirla junto a la tuya (a veces a remolque de la tuya)? ¿hijos, que ni te mereces ni pensabas que serían tan perfectos a tus ojos? ¿padres que todavías conservas y por los que rezas para que "te duren siempre un poco más" porque son el único vestigio de que fuiste un "Peter Pan"??
Triunfo, acabar la semana satisfecho de seguir siendo tu mismo, con tu integridad, con tus cosas.
Gracias Rafa por tu alusión en el post. Mujeres muchas, pero hombres son poquitos los que hacen que los pelos se me ericen de vez en cuando.



21
De: RM Fecha: 2005-10-19 13:40

No,Jeremiah: fíjate en cómo está estructurado el texto. Del "éxito" social de unos, al "no-éxito" social de los Puntos Suspensivos, los que prefieren el teatro, el sueño, la vida. Con dos cojones. Esos sí que tienen mérito.



22
De: Jeremiah Johnson Fecha: 2005-10-19 13:50

gracias por el apunte rafa ;)



23
De: Jesús Cuadrado Fecha: 2005-10-19 13:56

¡Qué bien, profe!

Es lo que yo llamo el síndrome D'Amicis.

(A veces, me para un actoo o un fotógrafo joven y me dice eso de: "lo que soy se lo debo, maestro". Y entonces, pues que sí: como que se le quita a uno el hambre).
---



24
De: Toni Fecha: 2005-10-19 14:37

Jose Antonio, me encantó tu post, destaco la frase "¿Haber tenido la suerte de encontrar a otro ser humano que te ha regalado su vida para vivirla junto a la tuya?". Precioso. Sin más.



25
De: Melkart Fecha: 2005-10-19 14:45

En el tebeo de la vida, unos sentimos el triunfo siendo Felipes, otros siendo Manolitos, y unos pocos siendo Mafaldas.



26
De: RM Fecha: 2005-10-19 14:57

Sabes que también estoy muy orgulloso por ti, Melkart :)



27
De: Taiyou Fecha: 2005-10-19 18:37

Rafa, como lo que pasa en GH, no hay que confundir "fama" con "éxito" XDDD.

Ya me daré por satisfecho en cuanto logre acabar la carrera de una vez XD.


Sobre el debate: hay mucha gente que confunde éxito personal con éxito económico. Tienen metas en plan "quiero tener esto y eso y aquello" en vez de "quiero hacer esto y eso y aquello". Yo tengo muy claro cosas que me gustaría *tener*, pero los sueños tiran más hacia el lado *hacer*, no sé si me explico.

Hay dos cosas principalmente a las que me gustaría dedicarme (que no voy a relatar aquí, la verdad XD). Si fuera capaz de tener alguna de esas dos profesiones aquí en Cádiz y vivir holgadamente: ahí tendría el éxito. Ya ser rico se puede ser hasta echando la loteria, ya ves tú.

Lo de usar el término de "soñador" como algo despectivo como hace alguna gente, me parece más una señal de envidia malsana que de otra cosa. Muchos desean hacer lo que unos pocos tienen los wevos de intentar, aunque fracasen. Sólo por intentarlo tienen su parte de éxito merecida.

Taiyou



28
De: Dr. Xabaras Fecha: 2005-10-19 19:04

Yo acabo de empezar en eso de ser maestro (título que se me antoja inmenso)y siento una, espero que sana, envidia por tus posesiones inmateriales. A ver si dentro de veintitrés años puedo decir lo mismo. Aunque tal como está el percal... ¡Veo cada día compañeros perdiendo la esperanza con niños de doce años! Me pregunto si esa apatía es muy contagiosa.



29
De: Jmi Fecha: 2005-10-19 20:05

Como siempre, me toca mal meter la nota discordante.

Antes de nada, decirle a Dr.Xabaras que el título de "maestro" no es algo que cuelga de la pared o uno se pone: es algo que se gana.
De mientras, si quieres, haz como yo, que me califico como docente (interino por mas señas).

Bueno, pues en lo que no estoy de acuerdo con Rafa en su articulito, es con esa "sensación" de propiedad que a el le queda en sentido positivo (o negativo como a la mujer de Toni).

Creo que los alumnos no son de nuestra propiedad, como tampoco como educadores somos artifices de su exito o fracaso (otro dia, viendo el Rey Pescador, hablaremos amiguitos de lo que es éxito y de lo que es felicidad, enfrentando la neurocirugia con la limpieza de parabrisas).

Son ellos, y ellas, los verdaderos actores y directores de su vida, Rafa, si tus alumnos son licenciados no es "gracias a ti", sino mas bien "a pesar tuyo".

Y digo bien, "a pesar tuyo", no porque piense que eres un mal docente (¡por favor!), sino porque sé que eres humano, persona, y porque a veces caemos en el error de creer que "marcar" con nuestra "huella" a los alumnos es algo así como aquel acto divino que en los techos del Vaticano Dios hacía con Adan.

Lo siento. No creo en la divinidad de las personas, no creo en las marcas indelebles ni en el predeterminismo.

¿Y cual debe entonces ser la función del educador si no es la de señalar el camino correcto en plan mesiánico con la capa ondeando al viento de levante mientras señalamos el ocaso desde el cabo de San Vicente???

Pues no lo sé. Acaso sea ir al lado del alumno (que no delante) por si tropieza que se pueda apoyar en nosotros y no caer, y en cuanto llega el momento, dejarlo partir para que encuentre su propio camino y forje con su valor su destino.

Saludos Jmi



30
De: RM Fecha: 2005-10-19 20:08

Lea usted, por favor, el final del tercer párrafo y advierta el posesivo del párrafo final.



31
De: Jmi Fecha: 2005-10-19 20:13

¿Ves como somos imperfectos?
;-)



32
De: Dr. Xabaras Fecha: 2005-10-19 23:51

Coincido con usted Jmi y en ningún caso me atrevo a considerarme maestro, quizás aspirante, pero con ganas. Es curioso que cuando llegué a la carrera lo primero que me dijeron fué que YA era maestro, ¡el primer día! y me sentí medio escandalizado medio acojonado. Acepto la corrección y queda archivada. Gracias.



33
De: lui Fecha: 2005-10-20 01:31

Puntos suspensivos, que buenos recuerdos, que años, me estoy haciendo viejo



34
De: Melkart Fecha: 2005-10-20 22:39

Tiene mi edad (25 años ya) el inconveniente de que vas viendo como
tus amigos más mayores se van colocando, la mayoría de ellos de profesor (uno de ellos, Jose Torres, encima como compañero tuyo en San Felipe, aunque sea por una suplencia). Y uno se siente orgulloso y triste. Orgulloso porque han conseguido lo que querían. Tristes, porque mis esfuerzos van en una dirección mucho menos rentable (pero que a mi me gusta mucho, claro): me refiero al doctorado.
Lo curioso es que un par de esos amigos/profesores me han pedido que les ayude a escribir. La primera que me lo ha pedido ha sido Charo, que da clases en Sevilla, y había escrito un artículo muy interesante (un ensayo más bien) sobre el cine gótico, sus influencias y su desarrollo. Y claro, a mi se me pone cara de tonto cuando me "corrígemelo". Porque claro, ¿quién eres tú para corregir nada sobre un tema que no conoces en profundidad? Siempre que les digo eso, me responden "es que me gusta como escribes".
¿Te lo puedes creer? Soy incapaz de crear una historia, no sé darle ritmo a un relato, los héroes de mis narraciones me salen acartonados y falsos... y les gusta como escribo. Les gusta, claro, porque dicen que se enteran, que sé expresar las ideas, que hay una progresión... vamos, que todo lo que yo consideraba defectos y "trucos" porque no sabía hacerlo mejor, para ellas son cosas buenas.
Así que cojo el ensayo de Charo y lo leo. Me encanta, pero dice cosas que podrían corregirse: demasiadas disgresiones para hablar de cosas que ya ha dejado dichas, ideas muy dispersas que quedarían más coherentes en un bloque, algunas lagunas en Drácula y el cine Alemán de la posguerra mundial (la primera, claro). Así que le garrapateo todo el artículo con ideas, indicaciones, el teléfono de un profesor que es un picado del expresionismo cinematográfico y podrá aconsejarla sobre ciertos temas, e incluso le dejo tu artículo sobre Drácula para que se de cuenta que también lo erótico, la ruptura de lo victoriano, tiene mucha importancia en el vampirismo.

Segundo caso. Rebeca está escribiendo un relato, o un libro, o no sé muy bien que cosa (se enfada cuando le pregunto, porque ni ella misma es capaz de ordenarse las ideas). Pero hace poco se ha decidido y ha empezado
a escribir, así que me ha dado un mamotreto enorme para que la aconseje. Le señalo lo que a mi no me gusta: "¿Quién narra?" o "¿Qué punto de vista ve el lector?", cuando se vuelve muy barroca en sus descripciones indico
"recargado, ¿efecto deseado?", porque lo mismo quiere cargar al lector de ideas, o lo mismo es que se le ha ido la pinza y ha intentado hacer un cuadro con un boli.
De la inspiración fantástica solo meto una referencia: "influencias clásicas", porque igual que Sapkowski, Rebeca coge elementos como el dolor por los cambios del mundo, la muerte del mundo que conocía, etc. y les da forma, saltándose el rollo tardo-adolescente de crear a la Patrulla X en fantástica (que por cierto, Claremont ya lo hizo en un par de episodios de los Xmen, y le quedó mejor que a los chicos de la Dragonlance).
Le he dicho que se lea la Leyenda del Navegante para quitarse el mal hábito de inspirarse solo en Tolkien (biblioteca pública, te quiero) y le he dejado a Sapkowski para que vea otras formas de narrar fantasía sin ser Tolkien y sin ser franquicia.
Un día, Rebe me dijo que no quería meter una batalla de tintes épicos porque ya estaba muy visto. "Las historias e chico conoce chica también están muy vistas, y todas las películas la incluyen" le digo. Y por supuesto le ha quedado genial la batalla, porque la ha narrado a su manera, desde su punto de vista, no desde el de Tolkien, ni desde el tuyo, ni desde el mio.

Al final, me doy cuenta que solo les he dado algunos consejos
simplones, y les he mandado leer o consultar otras fuentes. A veces aprenden cosas leyendo que yo ni siquiera me había parado a mirar, pero ellas están buscando su camino, y en esos libros, en esas ideas, se apoyan y sacan mucho y muy bueno. Y entonces van y me preguntan "¿Y a ti quién te enseñó todo lo que sabes?". Y me quedo flipado, claro, porque yo no sé nada, a lo sumo comento lo que a mi me gusta o no me gusta.
"Rafa Marín" acabo diciendo. Entonces me preguntan qué me enseñaste, cómo me dabas las lecciones, qué "ejercicios" me mandabas... Y al final solo puedo sonreir y decir "me dejaba libros, buenos libros".



35
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-10-21 21:18

Me has emocionado con el texto, Rafa :)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.57.89 (995567329e)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?