2005-10-11

633. MOHAMÉ

A Torre le caía un mazo bien Mohamé, que seguro que ni se llamaba así ni ná, sino Kunta Kinte o algo por el estilo, más negro que los cojones de un grillo y con unos dientes más blancos que un anuncio de Binaca, el tío, largo como un verano sin furbo, calvo como un chupachup de cocacola y con una túnica que más floripondios no se veían en la plaza de abastos un viernes de visita al Cristo: si todavía hicieran películas de Tarzán, seguro que saldría en todas, porque de estar allí de pie to la noche frente a la playa encendía había crecido hasta los dos metros lo menos y uno de lo imaginaba con la lanza y el escudo y conociéndose al dedillo el camino de las minas del rey Salomón, o lo que quedara de las minas, claro, que seguro que algún explorador de salacot como el Capitán Tan se había quedado ya hacía siglos con to los diamantes y ahora vivía igualito que un marajá en la Costa Azul, venga pibas en tanga y pelotazos de Campari.

A Torre le caía un mazo bien Mohamé porque nunca tenía una palabra más alta que la otra, y porque a veces le daba la impresión que lo de menos era endilgarle a alguien las gafas de sol de esas que ni pasan los controles de la unión europea ni na, sino que lo que le importaba era el regateo, el dame tanto y yo te pido un poco más, y al final te las llevas por lo que te de la gana o me las dejas aquí cogiendo polvo, que ya llegará otro más a echar la tarde. Como Torre perdía las gafas con muchísima más asiduidad que perdía el móvil (móvil sólo había perdido uno, en la misma playa, y el otro lo tenía en un cajón bajo llave, por si las moscas) cada cinco o seis meses, ala, a gastarse cinco euros (o tres, con la rebaja) en unas gafas que le cupieran en el puente de la nariz, o lo que quedaba de puente, que le rompieron la ternilla antes incluso de meterse en el boxeo y no había gafa que le quedara bien, porque le subían mucho sobre los ojos o se le separaban un taco de la cara: menos mal que Mohamé era el único que tenía un surtido de gafas de pasta de carey del malo que le venían la mar de bien al Torre, y pa Torre que incluso se las tenía por ahí reservadas pa él solito, como si fuera un comprador de fascículos o del Marca o del Semana de esos que se pasan por el kiosco una vez cada si te he visto no me acuerdo. A veces pensaba que lo que tendría que hacer era comprarle de sopetón el cargamento entero e ir guardando gafas en el cajón, junto al móvil, como hacen las mujeres con los pendientes y los collares y los relojes esos que daban de propaganda (pero pagando san martín san martín) en La Voz de Cadi, pero entonces se perdería el ir cada dos por tres a charlar un ratito con el Mohamé, a cachondearse mutuamente uno con el otro, que si te vienes a tomar jalufo, picha, que mejor me invitas a marisco, anda, y cosas por el estilo. Uno miraba el coche de mierda que tenía Mohamé, un renault marrón oscuro con más polvo que el paladar de un alérgico, donde seguro que el hombre dormía y to cuando se acababa el turno de vender gafas y carteras y pañoletas y demás morralla en la playa, y sabía que Mohamé no sólo no había probado jalufo en la vida por cosas de esas raras de la religión (qué tendrá que ver la salvación con el tocino, cónchiles), sino que lo más cerca que había visto una gamba fue la vez que estuvo a punto de darse el bocazo contra el agua cuando subió a la patera, por éstas.

Era buena gente el Mohamé, y por eso Torre, que era de natural pacífico aunque se hubiera ganado dos veces la vida dando tortas, se mosqueaba una jartá cuando, en las tertulias de parados, jubilados, sordetas y pamplis aburridos de cualquier bache donde entraba a tomarse una chevechita antes de las dos de la tarde, había quien decía que con los móviles aquellos que vendía el Mohamé o los amigos de Mohamé se fabricaban bombas. Y a Torre le cabreaba porque Mohamé vendía gafas, y en algún caso, fundas pal móvil que eran más horteras que los tapices con Juan XXIII que todavía se veía en alguna que otra casa de esas que tenían en el punto de mira los asustaviejas. Y le cabreaba también que hubiera quien decía que venían Mohamé y las castas (literales) de Mohamé a quitarnos los puestos de trabajo, cuando quien hablaba estaba ya jubilao desde hacía diez años y, en todo caso, tampoco es que hubiera visto nunca a su hijo o a su yerno vendiendo gafas de mala muerte en el paseo marítimo. Ni móviles tampoco, fíjate, hicieran o no hicieran bombas. Es lo malo que tiene acostumbrarse a tener el estómago lleno, claro: que te olvidas de dónde viniste tú o vinieron tus padres, arrastrando los pies y con más hambre que el perro un ciego.

Lo que no sabía Torre era que Mohamé pudiera tener la sangre tan colorá, tan brillante, más densa que la pintura, pero con la cara llena de sangre se lo encontró las otras noches, entre los restos de la tabla larga que usaba de tarima para vender las gafas, rodeado de añicos de cristal y cachos de patillas de carey, junto al coche lleno de polvo que ahora tenía también los cristales rotos. Maldita sea su estampa, un ojo perillo y un diente menos en aquella dentadura que parecía un anuncio de dentífrico, con la carita la mar de mala, que Torre sabía bien lo que duele un puñetazo en la barriga y una patada en tus partes, pero cuando vio a Torre el Mohamé le sonrió y le digo algo así (no pudo entenderlo por la sangre que escupía) que eran los gajes del oficio de ser subsahariano, que de vez en cuando a alguien que se cree que no es rubio de bote le da el siroco y decide que la calle es suya y de nadie más, y le da lo mismo que tengas papeles o tengas telarañas en las tripas, te baila el singing in the rain en las costillas como si con eso fuera a evitar, no sé, que la gente que tiene hambre no se lo juegue a cara o cruz en una patera o se recorra media África en busca de un sitio por donde cruzar hasta otra vida.

Ayudó Torre a Mohamé a recoger lo que podía recogerse de su negocio, las gafas que no estaban pisoteadas, las fundas de móviles que todavía encajaban unas con otras, los collares que tenían cuentas que no bailaban como los boliches de una lotería de mesa camilla, y luego lo llevó a la casa socorro, a que le dieran un par de puntos en la ceja izquierda y le metieran un algodón que no era tan blanco como sus dientes en la boca, y después insistió en que fuera con él a comisería a poner una denuncia, joé, pero Mohamé dijo que no, si no los había visto y por la forma que tenían de hablar tampoco eran de Cadi, y le dio muchas veces las gracias a Torre, y al final le dio la mano, un apretón de cazador negro de corazón blanco, y al estrechar aquella manaza a Torre le dio un repeluco, porque notó en los callos de la palma y las yemas de los dedos el rastro de cicatrices antiguas, pero no olvidadas, la huella marcada del metal que se había hundido hasta el fondo en aquellas manos cuando saltó con otros parias como él la valla. Comparado con eso, claro, era lógico que Mohamé dijera que un diente roto y un par de puntos en la ceja izquierda no fueran nada de nada.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/33717

Comentarios

1
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 14:08

RM:
Buena historia, espero q sea inventada y que lo de la paliza no sea real.

Por cierto, ¿qué es el jalufo'?



2
De: INX Fecha: 2005-10-11 14:27

Desgraciadamente, Felipe, no es tan inventada...hay que joderse...



3
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 14:31

Pues si no es inventada, es un hecho lamentable y lo mejor sería denunciarlos



4
De: RM Fecha: 2005-10-11 15:17

El jalufo es el jamón, la carne de cerdo en general.



5
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 16:19

Gracias, Rafa.

De todas maneras, yo conozco algún musulmán que se niega a comer cerdo, pero de alcohol se pone tibio... ¿pq seguir unas normas sí y otras no? Aunque, por otra parte, esto no creo que sea exclusivo de musulmanes...



6
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-11 16:25

¿De qué tipo de alcohol y en que fechas? Porque con la cerveza y el vino no está tan claro, y en fechas destacadas pueden beber libremente (en la boda del rey de Marruecos, por ejemplo).
En Ceuta se canta : " Sala malicum, la mojama y el atún te lo vas a jamar tú, yo me jamo el jalufón" (maravilloso, fino y expléndido juego de palabras).



7
De: RM Fecha: 2005-10-11 16:28

¿En Ceuta, Javi? ¡Pero si eso es el estribillo de Los Sarracenos de Paco Alba!



8
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-11 16:31

¡Coño, y yo sin saberlo...!
Pos sí que se canta bastante en Ceuta, en serio, de hecho yo la conozco por mi familia...
Por cierto Rafa, te he mandao un mail.



9
De: RM Fecha: 2005-10-11 16:33

Coño, es verdad, que se me olvidan contestarlos. Los jueves de doce y media a una y media estoy libre... si no hay que sustituir a nadie.




10
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-11 16:35

Ok,por ahí me verás...



11
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-11 16:41

Si es que Torre es un bonachón...



12
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 16:50

"¿De qué tipo de alcohol y en que fechas?"
Cubatas variados y en fechas no señaladas :)

Y lo de la boda del mohamé (IV claro, al Mohamed de la historia lo pondría y lo pongo con mayúsculas) me ha llegado al alma...



13
De: Zifra Fecha: 2005-10-11 16:51

Gracias por la historia



14
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 16:54

Si es por dichos, yo conozco uno, que una vez le oí a un tío mío (vaya por delante q no va con mala intención, que no se enfade nadie):

Se encuentran uno con un musulmán y éste le dice:
- Jamá, jamé, jamón
Y el otro lo contesta
- Y trabajando así nunca lo jamarás



15
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-11 16:54

Pues si bebe cubatas pero aún así es consecuente con sus creencias, pos de puta madre. Habrá muchos y buenos católicos que habrán echado algún polvete antes de casados, no?



16
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 17:15

A eso iba, Javi, que no era exclusivo de ninguna creencia (sólo que me llamaba la atención, este colega decía 'no, me lo prohibe mi religión').
Igual de chorradas son las normas cristianas que las musulmanas.

Lo del cerdo creo que vino por una epidemia de alguna piara que aconsejó no comer, por simple cuestión de salud. Pero llevar eso a través de los siglos...



17
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-11 17:52

Es ley judía, del Deuteronomio. Las tres religiones del libro (Judíos, Cristianos y Musulmanes) lo comparten, pero los cristianos nos olvidamos pronto de lo del cerdo.
Fue por la triquinosis.



18
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 18:06

Cierto, triquinosis. Lo otro no lo sabía, ateo q soy.
Que jodío Dios ¿eh? to el ibérico pa él :)

Si es q siempre ha habido clases...

Con lo de la no exclusividad me refería a lo de aducir motivos religiosos para hacer o no hacer algo. Coño, si te prohibe comer jamón, tb te prohibe tomar whisky ¿no? Y esa actitud incoherente es lo que es común a todos (o casi) los que siguen una religión, musulmanes, cristianos y demás. Pero como decía RM un día, todos somos humanos :)



19
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-11 18:10

Me autocorrijo: en el Deuteronomio tb aparece, pero donde se prohibe por primera vez es en el Levítico.



20
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-11 18:13

Y para acabar la catequesis por hoy: tb me he equivocado diciendo que los cristianos nos lo saltamos a la torera, Cristo declara que todos los alimentos son puros, después Pablo lo recalca en varios sitios (el hijo prodigo cuidaba cerdos, no sería para llevarlos a un circo, supongo).



21
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 18:17

La verdad es que no me sonaba, pero bueno, fuera como fuere, se tomó la decisión correcta (comerlo :)



22
De: INX Fecha: 2005-10-11 18:40

Creo que eso es precisamente es lo que ha hecho Rafa, denunciar este hecho, que a veces pasa inadvertido...de todas formas, lo de no comer cerdo es una gilipollez que se inventó Mahoma para evitar la triquinosis como ha dicho Lupin. Pero vamos, que el no hacer el amor antes de casados de los cristianos vien a intentar impedir en su día el mal francés...y a querer jorobar también...
;)



23
De: INX Fecha: 2005-10-11 18:41

De echo creo que intentaron e intentan impedir al pueblo lo único que realmente nos acerca a Dios: hacer el amor



24
De: Dr. Xabaras Fecha: 2005-10-11 18:41

Querido RM:
Desconozco si ya ha visto "Serenity". Yo casi lloré (por lo buena).



25
De: RM Fecha: 2005-10-11 18:43

PLIS, NADIE ME RECUERDE LO DE SITGES, QUE ESTABA INVITADO Y NO HE PODIDO IRRRRRR :(



26
De: INX Fecha: 2005-10-11 18:46

Por favor intenten imaginar que he puesto la "h" de "HECHO"...:&



27
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 18:50

No tengo imaginación, inx :)



28
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 19:02

OT:
RM, he visto algún artículo por ahí cuyos comentarios (tuyos y de otros) incluían imagenes. ¿Cómo se hace eso?



29
De: RM Fecha: 2005-10-11 19:16

Tienen que ser imágenes ya colgadas en otras partes de internet. Y no se puede explicar porque, al explicarlo aquí, no salen los códigos. O yo no sé cómo hacerlo.



30
De: Heimy Fecha: 2005-10-11 19:25

Javi Gala (17): Marvin Harris considera que no fue cosa de la triquinosis (lo argumenta en Vacas, cerdos, guerras y brujas). Considera que el origen más probable tenga que ver con el comportamiento de los cerdos a altas temperaturas y la dificultad de criarlos en la zona (recuerda que las religiones del libro surgen todas lugares bastante calurosos).

Al fin y al cabo, la triquinosis está muy extendida por todo el mundo, y no conozco otras religiones que prohiban su consumo.



31
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 19:40

heimy, ¿cuál es el comportamiento de los cerdos a altas temperaturas?



32
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 19:43

Gracias Rafa, pero ¿cómo lo incluyes, insertando el link?



33
De: Polen Fecha: 2005-10-11 19:49

Desgraciadamente la historia se repite. Y por desgracia también no todos son Torres que los que los Mohamés les simpatizan, ni todos los kuntakintes son buenos. Los eternos moros y cristianos.
Las comparaciones geniales...



34
De: RM Fecha: 2005-10-11 19:49

se pone el código, y se enlaza. Para poner enlace directo a una dirección [{ y luego }]



35
De: RM Fecha: 2005-10-11 19:52

En uno de sus últimos libros de la saga de Ender, Card cuenta que mantener los cerdos en países desérticos es inviable: necesitan agua, sombra y alimentos que son necesarios también por el ser humano. Criar un cerdo tenía un precio altísimo, y no compensaba: ergo se le demonizaba. Era mejor criar cabras, que no necesitaban una atención especial, ni precisaban agua en la misma cantidad y se alimentaban de cualquier cosa que encontraran por el camino.



36
De: Felipe Fecha: 2005-10-11 19:54

gracias Rafa



37
De: Vicente73 Fecha: 2005-10-11 23:40

RAfa, ha estado muy bien lo de Perez Reverte, muy interesante. Por cierto, que el tema lo moderaba Oscar Lobato :)



38
De: RM Fecha: 2005-10-11 23:41

Ya, eso lo sabía. Pero coño, que no podía ir :)



39
De: Vicente73 Fecha: 2005-10-11 23:51

Joer, si no digo na, era solo pa comentarte lo de Oscar, por lo de las cervecitas. También es q te he llamao mu tarde, pero es me he enterao a esa hora. Y tenias razón, estaba empetao.



40
De: uno Fecha: 2005-10-12 11:00

Centro de acogida para todos los subsaharianos en la plaza de mina ya, de paso echamos a los del botellón y a los capillitas en SS.

Cádiz sity puede acoger a 2000 subvencionados más facilmente, y como son los mas parias de los parias acceso con preferencias a las viviendas VPO y ayudas.

Y por su puesto, subvención para que puedan montar un coro y dos chirigotas para integrarlos del todo.


Anda ya!!



41
De: otro Fecha: 2005-10-12 11:14

¿Y quién está hablando de eso?

Aprende ortografía, anda.



42
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-12 12:03

Pos si Heimy y Rafa, tb habia escuchado esa teoría (o explicación). Pero la biblia expone una lista larga de animales (los de pezuña hendida excepto no se cuales, aves excepto las de rapiña y los murciélagos (si, la pone como aves, Dios no estaba muy inspiado ese dia al pasar las normas)...) todos animales que transmitían facimente enfermedades. Y reitero, el hijo prodigo cría cerdos y una de las expulsiones de satán que hace Cristo es al diablo Legión en una piara de cerdos (otra cosa es que en ambos casos pueda ser una comparación: el hijo prodigo es tan pringao que tiene que cuidar animales demonizados, y el diablo Legión (los romanos?) so animales impuros...)



43
De: RM Fecha: 2005-10-12 12:09

Es que la comida kosher es un cacao maravillao: anda que no les tiene que costar trabajo comer a los hebreos: que si no tenga pezuña, que si cuernos de tal forma, que si el cuchillo sea de tal manera, que si la sangre no caiga de tal manera, que si sea de tal día..



44
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-12 12:16

El otro día salía en los periódicos un grupo de judíos ultra-ortodoxos observando minuciosamente limones para comprobar que no tenían imperfecciones... Trabajoso al menos tiene que ser el ser ama de casa judía ultra-ortodoxa



45
De: RM Fecha: 2005-10-12 12:20

... o ser inspector de sanidad-rabí de los bares de tapas de Jerusalén.




46
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-12 12:21

Jeje...posí



47
De: josem76 Fecha: 2005-10-13 08:33

¡¡¡Pues si el cerdo es pecado me voy al infierno de cabeza y sin frenos con el estomago llenito de JAMOOOOÓN!!!

pd: Eso si, acompañado de jarras de cerveza bien fresquita, ensaladilla rusa y unas patatas fritas (a la porra con la dieta!)



48
De: Felipe Fecha: 2005-10-13 11:20

Cierto, josem76, ¿qué coño sabrán judíos y árabes del buen comer?



49
De: Felipe Fecha: 2005-10-13 11:23

Rafa, gracias por la información sobre los cerdos.

Pero hay una cosa q no me cuadra en el razonamiento (me refiero al de Mahoma): vale, cuesta criarlos y demás, ok, se prohibe su crianza, pero ¿pq no vas a poder comer cerdo si vas a un país q los cría y los cerdos no son tuyos?

Vamos, que la norma es un rato jilipollas, como casi todas que tienen origen religioso



50
De: RM Fecha: 2005-10-13 13:16

Es lo que tienen las religiones. Recordemos que en Cuaresma no se puede comer carne. Ahora, solo los viernes. Antes, los cuarenta días.



51
De: Felipe Fecha: 2005-10-13 13:32

RM:

Olvidas un punto importante: se podía comer carne ¡si pagabas! :)



52
De: RM Fecha: 2005-10-13 13:33

Y si tenías pelas y no querías pagar, comías langosta y daba lo mismo.



53
De: Felipe Fecha: 2005-10-13 13:58

En la españa profunda lo de la langosta estaría más crudo, pero sí, con dinero no hay jilipolleces q valgan



54
De: Alfred Fecha: 2005-10-16 16:34

Le corrijo, Don Rafael, si usted me lo permite: el estribillo en cuestión, aun siendo de Paco Alba, no pertenece a su chirigota de 1957 "Los Sarracenos" sino a su comparsa de 1966 "Los Beduinos".

Y el nuevo relato de Torre muy bueno, sí señor.

Un saludo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.25.146 (cb0b53f212)
Comentario