2005-10-10

632. JOHNNY & FRANK

JOHNNY & FRANK
Anoche, pese a los muchos canales digitales, tuve que tirar de DVD, así que acabé dándole un repaso a La novia era él, la desopilante película de Cary Grant que dirigiera ese maestro hoy prácticamente ignorado que fue Howard Hawks.

Y mientras veía a Cary Grant haciendo de improbable capitán francés (pero lo mismo daba: era Cary Grant) en una Alemania y una Europa recién saliditas de la Segunda Guerra Mundial, me vino a la memoria mi personaje de cómics favorito, y uno de los grandes de la historia: Johnny Hazard, la strip de aventuras que durante treinta años llevara adelante ese genio también ignorado que fue Frank Robbins. Se nos llena la boca diciendo que Will Eisner es el Orson Welles de la historieta, o que Hal Foster tiene su equivalente en el John Ford de madurez. Bueno, pues Frank Robbins es el claro equivalente en el mundo del cómic de Howard Hawks, tanto en su vertiente aventurera (Johnny Hazard pudo haber estado allá en Barranca en Sólo los ángeles tienen alas) como en la jocosa guerra de sexos que caracteriza la producción de ambos.

Johnny Hazard es una serie que comienza en la Segunda Guerra Mundial (y en un campo de pilotos prisioneros, nada menos), con un personaje que en principio quiere hacer claro homenaje a los secundarios del cine bélico: no hay más que ver la nariz que tenía entonces el protagonista y su físico tan alejado de los apuestos héroes de la historieta del momento. En seguida, en cuanto termina la guerra y el personaje se licencia, lo vemos convertido en piloto de vuelos charter por todo lo largo y ancho del mundo, enfrentado a un plantel de villanos variopinto pero no por ello menos cautivador, desde crueles generales japoneses llamados (pásmense) Mariwuana a orondos criminales de guerra nazis que homenajean a Orson Welles y acaban preludiando a Gert Fröbe.

Johnny es agudo, valiente, ingenioso, recurrente. La casualidad que lleva en el apellido es la marca de fábrica de sus andanzas: una moneda china que guarda en el pasaporte le sirve para esquivar una bala, un loro que transporta en un cargamento recita la fórmula de un arma nuclear, la docena de perlas que encuenta casualmente cuando come una docena ostra lo llevará a una aventura trepidante, en tanto que las perlas tienen ya preparado el agujerito que las ensartará en el collar de alguna rica dama.

Frannk Robbins juega con la mancha de tinta ya esbozada por su maestro Milton Caniff (a cuyo Steve Canyon se adelanta y al que gana por la mano), y entrega unas tiras diarias llenas de dinamismo, una lección continuada de cómo contar un segmento de historia en tres o cuatro viñetas y dejar el camino libre para el día siguiente. Hay muchísimo de Indiana Jones y de James Bond en las aventuras de nuestro singular piloto: villanos megalómanos, situaciones arriesgadas, mujeres fatales que encarnan a diversas Katherines Hepburns (lo cual demuestra que Robbins tenía mejor gusto que Caniff, tan rendido a Joan Crawford o a Marlene Dietrich), amigos pintorescos y peripecias que jamás pierden la lógica. Johnny Hazard es, además, un periplo por Asia y por Europa tras la guerra, con un desfile de personajes secundarios tan reales (pese a sus rasgos caricaturescos en ocasiones) que el lector está seguro de que debieron de existir en realidad.

El paso de las décadas y la estilización del propio Robbins (y la influencia, ya se ha dicho, que Johnny Hazard tiene sobre James Bond, el personaje de Hot Shot incluido), hicieron que se invirtieran las tornas ya en los años setenta el independiente y aventurero piloto formara parte de una organización de espías llamada W.I.N.G. y cambiara sus cargueros y bimotores por estilizados cazas.

Conocido en ocasiones en España como "Juan el intrépido" (siejque...), prácticamente todas las páginas dominicales del personaje están inéditas en nuestro país, y el resto de la producción de tiras diarias está publicada a salto de mata: algún intento por parte de Norma en los años ochenta, desde el principio, sin continuidad; una edición de Buru Lan a partir de los años cincuenta (la mejor que se ha hecho, hasta ahora), también suspendida cuando la editorial se fue al garete; un nuevo intento no demasiado acertado por parte de Eseuve en los noventa.

Y mira que el personaje es bueno, y divertido, e impactante. ¿Nadie se anima a publicarlo en condiciones, hombre?

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/33681

1
De: Cambalache v.3.14 - La vidriera irrespetuosa Fecha: 2005-10-10 10:22

Más sobre la valla: «En Crisei, en el Pez, en Escolar.net, en esta fantástica viñeta de Calpurnio en el 20 minutos: , en otra viñeta de Eneko en el mismo periódico y en muchos sitios más. ¿Para cuando el 0.7%? No podemos esperar»



Comentarios

1
De: Uno Fecha: 2005-10-10 10:08

Quizás corren malos tiempos para esa lírica. Aunque ya se sabe que siempre son malos tiempos.



2
De: Javi Gala Fecha: 2005-10-10 10:22

Pues ayer revisité Tener y no Tener... que penita el olvido deshonroso al que han enviado a Hawks



3
De: Zifra Fecha: 2005-10-10 10:31

ops... trackback en la historia equivocada... lo siento



4
De: Polen Fecha: 2005-10-10 12:24

He enlazado en mi blog un post tuyo del año pasado, espero que no te importe. Un saludo



5
De: Toni Boix Fecha: 2005-10-10 12:27

A mí Robbins me gusta. Me gustaba en los Invasores, cuando yo sólo era un chico, y en aquella Mosca Humana que publicaba la Marvel basándose en las andanzas de algún extravagante stuntman de los USA. Aún no sabía que era Robbins, claro, pero recuerdo una historia de los INvasores con un Golem que me ponia los pelos de punta. Algo más le leí. ¿Barracuda, quizás? De más mayor aprendí de Johnny Hazzard y conseguí pillarme un número de los de Norma que guardo como oro en paño, pero desde ahí, nada más. Ojalá algún editor se anime, como tú dices, Rafa.
DEjo constancia también aquí de que he retomado un pequeño debate sobre la dimensión adulta del género de superhéroes que empezásteis entre BlackJack, Carlos Pacheco, Rafa y alguno más en el post sobre el guión del número 2 de Iberia Inc.
A quien le interese, está en
http://www.zonanegativa.com/?p=1445



6
De: Ignacio Fecha: 2005-10-10 12:49

"Y mira que el personaje es bueno, y divertido, e impactante. ¿Nadie se anima a publicarlo en condiciones, hombre?"

Poco he leído y maravillas me han hablado de la obra cumbre de Frank Robbins. Con bastante incredulidad (debido a su desafortunado -a mi juicio- paso por Daredevil, Capitán América o Peter Parker) me acerqué a lo poco publicado que hay de Johnny Hazard y realmente me gustó más que Steve Canyon, aunque es obvio que te queda la sensación de que con 5 tomitos apaisados es complicado acertar a entender de veras la grandeza de una obra.

Lástima que la iniciativa de Planeta por los clásicos no haya cuajado. Éste podría haber sido un magnífico candidato para continuarla. :(

Saludos.



7
De: Masturbaperros Felalefa Fecha: 2005-10-10 13:19

Holaaa, me ha encantado, aunque creo que el mejor escritor que ha habido jamás en el cómic es Harvey Kurtzman :D



8
De: homie Fecha: 2005-10-10 15:57

hace un par de años, aprovechando la redistribución que tuvo lugar en kioskos, pude comprarme la Historia de los Comics que editó Toutain a principios de los ochenta. De todas las series clásicas que aparecían citadas en esta obra, las que más ganas me entraron de leer fueron Thimble Theatre (vamos, el Popeye de Segar), Terry y los Piratas, Lil' Abner y Johnny Hazard.

Bueno, la verdad es que Rafa ya me ha desencantado un poco con Lil' Abner en anteriores post. Espero que cuando releas esos tomos que habías pedido (en los que creo que participaba Frazetta) nos digas si mantienes tu opinión de que esta obra es demasiado localista como para poder disfrutarla plenamente aquí.

Por cierto, que en la Historia de los Comics se publicaron algunas páginas en color de Johnny Hazard, y el dibujo era fantástico. Muy en la onda de Milton Caniff y a siglos luz de los tebeos suyos que he leído para Marvel y DC (se ve que tuvo que hacerlos por motivos alimenticios, o bien que ya estaba en una época de decadencia).



9
De: RM Fecha: 2005-10-10 16:25

Me temo que Lil Abner, con Frazetta o sin él, me sigue pareciendo un coñazo...



10
De: homie Fecha: 2005-10-10 16:37

pues vaya. Leyendo el capitulo que dedicaban al estilo "Dogpatch" parecía que valía la pena, e historias como la de los shmoo pintaban bien.

Bueno, dado que las posibilidades que tengo de leer Lil Abner son escasas, mejor que sea un coñazo...



11
De: Álex Fecha: 2005-10-10 17:47

Conste que pregunto sin ironías ni retintines. Es que se ve que estoy muy desconectado del canon crítico o lo que sea. ¿Quién se supone que tiene olvidado a Howard Hawks? No sé, tenía la feliz impresión de que a este tío lo tenía en un altar más o menos todo el mundo...



12
De: RM Fecha: 2005-10-10 19:36

Más o menos todo el mundo que ama el cine, Alex. Pero no se le reverencia como, por ejemplo, a don Alfredo. O a don John Ford. O a don Steven.

Vamos, que para la gente joven es un señor que, a lo mucho, hacía películas-tostón en blanco y negro.



13
De: EMPI Fecha: 2005-10-10 20:13

Vasta sapiencia en el comentario Sr. M. Pero, y es personal, siempre he visto más similitudes "hawksianas" en Milton Caniff. Mejores mujeres fatales, más insinuantes y picantonas las guerras de sexos e incluso más regusto a "Sólo los ángeles tienen alas" en Steve Canyon. A mi entender.



14
De: RM Fecha: 2005-10-10 20:28

Pero Caniff tira pronto hacia el culebrón amoroso y el facheo absoluto en Steve Canyon. Caniff usa un par de femme fatales, Robbins a tropecientas, todas ellas memorables. E, insisto, Johnny Hazard es anterior.


Vamos, que Johnny Hazard es apasionante y divertido como pocos tebeos y Steve Canyon (alias Luis Ciclón) un tebeo bastante aburrido incluso antes de convertirse en propaganda descarada del Pentágono.




15
De: RM Fecha: 2005-10-10 20:42

Independientemente de que Robbins quiso hacer una tira sin pretensiones, divertida, y le salió una obra maestra, y Caniff se tomó Steve Canyon como una aventura trascendente, inscrita a medias en un realismo que no existía (¿cómo se puede hacer propaganda de la peli "Los mejores años de nuestra vida" y meter a la femme fatale mora enmascarada y aquel viejecillo vestido del séptimo de caballería como comparsa?). Caniff quiso hacer un tebeo realista y le salió un tebeo aburrido, cuando se estaban haciendo otros tebeos realistas (Big Ben Bolt, Kerry Drake) más entretenidos y mejor hechos.

Y, ya digo, en cuanto Steve Canyon vuelve al ejército es para salir corriendo. Y el dibujo cada vez más descuidado. El Steve Canyon de la era hippie es de un reaccionario que da miedo.

Curioso, cuando en Terry y los piratas le salió un tebeo divertidísimo y hasta progre...






16
De: homie Fecha: 2005-10-10 22:26

pues entonces fue una buena noticia que Caniff dejase Terry y los Piratas. Para que lo transformase en un tebeo facha y reaccionario, mejor dejarlo con un buen sabor de boca.



17
De: Jaume Vaquer Fecha: 2005-10-11 10:33

Por partes.
Hawks es un monstruo. Adoro sus comedias con Grant o Hudson pero aún más sus westerns (El Dorado a la cabeza). Era alguien con muchos registros, capaz de hacerte comedias u otros géneros. A ver cuántos de su quinta pueden decir lo mismo.
HAzzard: genial. Siempre. No coincido con tu apreciación de las ediciones. La de Norma no está mal y para mí es la mejor. Burulan era un truño como la de Maikal de los setenta que olvidas. No tengo la de Eseuve por lo que no la comentaré.
Hay una escena que me impactó en los tomos de Norma y era un pelea muda que dura seis tiras. ¿Os imagináis lo que era leer aquello en los periódicos? ¿Ver durante una semana cómo peleaba Hazard sin que la cosa avanzase? ¿El suspense? Y las páginas dominicales están muy bien. Me gustan especialmente los de los cincuenta.Hace algún tiempo, antes de Planeta, Joan Navarro se estuvo pensando en editar clásicos de prensa y un candidato fue Johnny Hazard, especialmente por la presión de Carlos Giménez. Cuando éste vio uno de los originales de Hazard de mi colección en Unicomic del 2002 fue divertido verle sacar a todo un profesional una vena friki insospechada (¡MIra! ¡Mira, qué aviones! ¡Y qué coches!). Francamente, si gente como Giménez o Bernet adoran a Robbins debe ser por algo.
Y, Rafa, el Li'l Abner es grande. Sus puntos localistas no son tan incomprensibles como en otros casos (Doonesbury, por ejemplo). He leído muchos de los tomos de Kitchen Sink, con las tiras diarias, y se siguen disfrutando perfectamente.



18
De: EMPi Fecha: 2005-10-11 11:33

Algunos matices. En Terry hay más de dos femmes con abultado libreto de diálogo y la obra es de lo más divertido en sus dos partes, la de aventuras y la trascendente bélica. De acuerdo en casi todo contigo, pues. En Canyon se dio un enorme garbeo por las facheces nacionalistas pero antes de ello hay unos diez o doce años de tebeo emergente pleno de femmes, bastantes de ellas fatales, y con un buen aroma a cosmopolita. No, no es un tebeo que soportara la época hippi, está claro. Más o menos divertido que Kerry Drake, Ben Bolt, On Stage o Julietta Jones es una cuestión de gustos. Suele ser el mejor el último que has leído. Por cierto que sería interesante su reedición. El Hawks de Los Ángeles... y el de Hatari y el de los cinco films con Archibald Alexander Leach, el mejor. Perdón por lo largo del texto.



19
De: Parker Fecha: 2005-10-11 12:28

Nunca he creído que Master Robbins fuera el patito feo de su época, lo que pasa es que aquello del marketing también funcionaba por aquel entonces e imagino que otras series tendrían más bombo y platillo que Johnny Hazzard. Su serie era más divertida y más fresca que su contrapartida patriotera, incluso en algunos momentos llega superar al maestro, una pincelada limpia y suelta y un estilo de trabajo muy limpio (tengo una tira del 66) que creo que lo encumbra al jardín de la gloría.

Y hablando de Hawks, ¿nadie ha comentado su magnífica Rio Bravo? con unos secundarios impresionantes, desde Walter Brennan haciendo de Stampy hasta un impresionante Dean Martin haciendo un papelón de borracho que muchos hoy en día quisieran superar y Angie Dickinson con esas piernas laaaarguisimas para entonces, incluso Claude Akins que pasados los años lo vimos aquí en esa serie de camioneros (En Ruta) está muy bién, joder que me alargo demasiao; Hawks era Hawks y no tenía nada que envidiar ni a Ford, Wyler ni acualquier otro.



20
De: RM Fecha: 2005-10-11 13:49

Claude Adkins era también Urko en El planeta de los simios la serie, ¿no?



21
De: Parker Fecha: 2005-10-11 14:08

Efectiviuonder my teacher
Y el incombustible sheriff Lobo



22
De: RM Fecha: 2005-10-11 15:18

It´s Will and Sonny moooovin´ on....

Me encantaba esa serie, lo mismo porque era el inicio del fin de semana. Ya la podían recuperar el dividí.



23
De: RM Fecha: 2005-10-11 20:38

Jaume: la edición de Norma no era mala, pero quizá resultaba demasiado apegotonada, tantas tiras por página (la rotulación era penosa). Tengo por ahí esos mismos tebeos en edición americana (creo que de Pacific Comics, no tengo gana de buscarlos ahora) y no veas qué diferencia de edición, qué bella la rotulación original a pincel, qué gusto por la mancha.

La edición de Buru Lan es buena cuando publica tres tiras por página. Lo que pasa es que se encontraron de pronto con problemas de material (faltan páginas en la otra lucha genial y muda con el sicario aquel medio monstruo de la condesa bruja), y al final decidieron meter más tiras y, aunque se leía más, se veía peor.

Antes, claro, la edición de Dólar, en apaisado y en formato novelita.

Y en El Toni pudimos leer las historias setenteras, donde ya era agente de WING. Qué tiempos...

(hay un pequeño homenaje a Johnny Hazard en una frase suelta de Elemental, querido Chaplin, por cierto: cuando dice que, en una noche de niebla, un funambulista podría intentar robar las joyas de la corona) :)



24
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-10-11 22:06

Ay... otro de los tebeos que me gustaría disfrutar. Rafa, si tienes algo ten cuidaito que te lo tango.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.123.247 (4dc4dd3b51)
Comentario