Dicen que es bueno tener un amigo en cualquier parte, aunque sea en el infierno. Y dicen también que el mundo es un pañuelo. Y debe ser verdad. Verán ustedes, no conozco a nadie en Cuba. Bueno, eso creía yo.

Vuelven unos amigos de la isla y me dicen que han conocido a un amigo mío. Y yo me quedo así como traspuesto, diciendo no puede ser, y no termino la frase porque entonces recuerdo que sí, que conozco en la isla a una persona. Y les digo así, con más cara de pánfilo que de costumbre: ¿Habéis visto a Yoss?


Y a Yoss vieron. Qué cosas. La única persona o así que debo conocer en Cuba, y a quien yo creía en Italia, con sus ropas de Rambo y sus tatús y su labia incontenible y su sabiduría, y van mis amigos y se lo encuentran, y se ponen a charlar de conocidos (o sea, de mí mismo).

Qué cosas pasan. Ya les hablé de Yoss y de Vladimir en otro post, cuando los conocí a ambos en la Semana Negra del año pasado. Pero por mis niños, que no me esperaba que fuera a acabar conociendo, en su isla, a mis amigos.

Que el mundo es un pañuelo, sí señor. Talmente como los que Yoss (un saludo, hermano) lleva en la cabeza.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/33176

Comentarios

1
De: blackjack Fecha: 2005-09-21 20:07

un saludo señor marin



2
De: RM Fecha: 2005-09-21 20:43

Otro ejemplo de que el mundo es pañuelero lo tuvimos Jose Antonio y yo en Londres, hace veinte años: caminábamos un sábado por una Oxford Street repletita de gente, y Jose (supongo que se acordará) se tropezó con un peatón... y era su vecino de Cádiz. Una cosa. Incomensurable.



3
De: Alfred Fecha: 2005-09-21 20:55

¿Pues no fui yo a cruzarme con Juan Tamarín, después de haberlo visto varias veces por Cádiz, en plena Colonia, hace un par de veranos?

Sí que es un pañuelo, sí.

Un saludo.



4
De: V. Fecha: 2005-09-22 11:29

Merced a un guión como éste (el de triada, en concreto), conocí yo la obra del señor Marín. Buscaba un guión para servirme de él como referencia en un trabajo que estaba haciendo (y que no llegó nunca a buen puerto), y gracias al google acabé en una página donde estaban colgados. Me gustó, me gustó mucho, y mira, una cosa lleva a la otra, que si un Artifex, que si un libro de recopilación de relatos, que si otro libro de recopilación de relatos... y hasta la fecha.
Simpático, irónico, satírico con esta sociedad de absurdos en la que vivimos, muy de esta España nuestra... y, además, tan en la línea de los "supes" tradicionales como en la del cómic que ha dado nuestro país: Trueno, Paracuellos. Imprescindible. Una vez leída toda la serie, uno echa de menos algo más de valentía y menos de clasicismo; pero, qué cojones, ¡alguien tenía que hacerlo!



5
De: RM Fecha: 2005-09-22 15:21

Pero es que para deconstruir, V., primero hay que construir. Y apenas nos dio tiempo de empezar a poner el armazón "clásico" antes de hacer cosas que no se hubieran visto antes en los tebeos de superhéroes.

Creo, por ejemplo, que poco se había tratado antes del sexo en tebeos de superhéroes.



6
De: V. Fecha: 2005-09-22 15:48

Estoy de acuerdo. Una lástima que no hubiera espacio ni tiempo para el desarrollo, porque lo que os dejaron contar ¡lo contasteis muy bien!
En cuanto al tema del sexo, desde luego que en España poco y muy mal. La compleja y enfermiza sexualidad del maloso de tríada, por ejemplo, es más propia de novelas de Thomas Harris que de un tebeo al uso, por elaborado y atrevido que sea. Me refería a lo lineal de la historia y a los clichés; un clasicismo necesario, claro está, cuando tienes cuatro números para presentar a los personajes y desarrollar la trama. Lástima de no tener 22 ejemplares, a lo serie de tv, para poder armar un armazón más complejo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.90.207.75 (b8021bcb1a)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?