A tres días de que termine el verano, y cuando ya la semana pasada nos creíamos que habían llegado ya los fresquitos de otoño, no vean ustedes cómo da zarpazos de oso herido la canícula.

No es que haga exactamente calor-calor, porque cierto birujillo sí se nota cuando uno sale al currelo muy tempranito por la mañana, cuando todavía es de noche, y recibe otra bofetada de aliento de fantasma cuando sale a estas horas a bajar la basura como buen ciudadano, convenientemente repartida en plástico y todo lo demás que huele a Dinamarca. Pero te metes en clase, o subes al autobús, o paseas por la calle, y notas que la humedad se te va pegando por todo el cuerpo y que te molestan los calcetines ejecutivos y la camisa que estrenas (porque la compraste en las rebajas de agosto, todo al cincuenta por ciento, mismamente), y observas con horror (con el horreour de los tebeos de Ibáñez) que estás dejando un cerco de tí mismo en la ropa, algo que no has hecho en todo el largo y cálido verano, porque el calor de los dos meses atrás es más reposado o será que uno viste más fresco o está tumbado al solecito, como los caimanes, en plena playa y en bañador.

Es lo peor que tiene Cadi, claro, la humedad. Uno soporta el frío (más o menos), pero lo espantoso es que cuando llevas tres mangas no te lo puedes quitar de encima, por la puñetera humedad, y acabas sudando por debajo de la camiseta si exageras y el frío se te cuela como una cuchilla de todas formas. Por eso la gente de por aquí abajo no sabe qué demontres ponerse cuando va de viaje a sitios donde te dicen que te vas a helar, porque sí, es verdad que te hielas, pero como están más preparaos que nosotros, son capaces de ir casi a cuerpecito gentil por la calle, con la camisita y una trenca o un gabán (que parece título de canción de los setenta, por cierto), y se meten en un sitio cerrado, un pub, unos grandes almacenes, un cualquier cosa, y se quitan los tíos el abrigo y ni pasan frío ni ná de ná. Y como tú no te has fiado de lo que te dijeron (y aunque te hubieras fiado sigues pasando frío de todas formas) vas con tus dos o tres manguitas, tu abriguito, tu bufanda y tus guantes... y te la coges mortal cuando entras en el susodicho pub, los grandes almacenes o el cualquier cosa. Una de las gripes más puñeteras que me he pillado en la vida fue por esa causa, allá en Cambridge, con Carlos Pacheco y Gavin Rodriguez andando a toda leche, y yo helado de frío (la temperatura se puso de pronto bajo cero y al amanecer siguiente todo estaba nevado y blanco, casi post-nuclear... de blanco nuclear, quiero decir), y aunque estuve a punto de quedarme allí tendido como un caballo renco, fue llegar al pub de treinta esquinas y cuatro cruces más allá y ahogarme de calor. Todo el mundo en manguitas cortas y yo allí, con mi jersey de lana y mi camisa gruesa.

Un coñazo, el calor, cuando te ahoga. Y un coñazo, el frío, cuando te sopla. Si es que nunca estamos contentos. La mejor temperatura, dicen, la primavera. Ya.

Entonces se inventaron las alergias.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/33120

Comentarios

1
De: Carlos P. Fecha: 2005-09-20 01:23

Y tu sentado en aquel poyete (con perdón) de la iglesia a las tantas de la madrugada diciendo: "sigue tu, sigue tu...yo me quedo aqui"

Un brindis por el Ultrá-Marín.

JAJAJAJAJAJA



2
De: Elessar Telcontar Fecha: 2005-09-20 03:24

Ay, qué ganas ya de que se large el puñetero calor. No me gusta nada el verano.

Y aquí en Málaga lo mismo que vosotros con la humedad, esto parece el bayou. Ahora se abrigará uno más, pero la plasta que seguirá haciendo nos pondrá sudando y pegajosos :S

Yo debo descender de vikingos o algo así...



3
De: RM Fecha: 2005-09-20 06:43

Nunca fue bolazo de nieve más merecido. Joputa friki vestido de luto.



4
De: El GNUdista Fecha: 2005-09-20 07:51

¡Ay! nadie está contento con lo que quiere, en mi trabajo ayer disfrutamos de unos agradables 15 grados, la calefacción no se pone por órdenes de la empresa ya que aun estamos en verano, la temperatura en este mismo momento en la calle es de 2 graditos, en mi oficina ya hemos tenido cuatro griposos, una bronquitis y una neumonía.

Pero que mala es la caló, que mala, me das tanta pena que te cambiaría ahora mismo X-D



5
De: Jeremiah Johnson Fecha: 2005-09-20 13:23

Pues yo tengo hoy un calor de espanto. Rogando por un trozo de ventana en la linea 1 iba...



6
De: Toni Fecha: 2005-09-20 19:45

Hoy he estado participando en las "Olimpiadas Carrefour 2005" (cachondeito los mínimos, que había que ir disrazo y to, este año, de temática el quijote). Weno, a lo que iba, por el motivo de arriba he pasao todo el día en el Parque del Alamillo, en Sevilla... Y QUE CALÓ!... hacías una prueba y del tirón a meterte bajo un árbol... menos mal que estaban los de coca cola dando bebidas gratis...



7
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-09-20 20:21

Yo he estado hoy en la playa y ha hecho un día mejor que muchísimos en verano. Hasta nos hemos tostado.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.108.158 (4aff6f4831)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?