Igual que Torre, me entretiene ver pasear a la gente por la playa. Sentado en mi hamaca, mientras vacilo en darme un chapuzón o no (lo cual es síntoma de que me hago viejo), les invento historias, deduzco pasados, admiro bellezas y me divierten sus pintas. Juego a buscar semejanzas en los andares entre padres e hijos, por ver hasta dónde llega la tendencia genética y dónde el gesto aprendido; pierdo la cuenta de la gente que pasa (y cuántas veces pasa) vendiendo refrescos, patatas o alfombras persas hechas en Taiwan; recuerdo un mucho al maestro Ivá cada vez que aparece arrastrando las chanclas alguien que podría haber sido secundario de Makinavaja; me da cierto pudor la falta de pudor de algunas personas y llego a la conclusión de que a veces el atractivo no está tanto en el cuerpo que se exhibe sino en el corte del bikini que se compra. Todo me lo guiso y me lo como yo mientras, sentado en mi hamaca, tengo una hora entera en la que no hacer nada de nada con mi vida. Pavada de sol, que decía Mafalda, siempre tan sabia.

Me entretiene ver pasar a la gente porque a veces, dentro del hormiguero, no advertimos que también nosotros somos hormigas. Y busco parecidos con personajes propios y actores foráneos, y envidio las toallas y las pelotas de los niños con las imágenes de Spider-Man con las que yo mismo soñaba en una infancia donde aún no existían, y me extraña que sólo de vez en cuando aparezca algún locuelo llamando la atención, con una cruz gigantesca en alto y la palabra "Anatema" escrita en blanco sobre los travesaños de madera. Vuelan las avionetas de publicidad y, a la espera de que Ruiz Mateos nos recuerde la de años y un día que hace de su expropiación (y este año todavía no ha caído, lo cual me extraña), la imaginación se desboca y se me antoja que sus pilotos van haciendo competiciones en vuelo rasante sobre las cabezas de los bañistas, como si se creyeran Harrison Ford en alguna isla tropical. Siempre me queda la curiosidad insatisfecha de si desenganchan las pancartas antes de aterrizar y, si es así, quién las recoge luego.

El otro día me llamó la atención un muchacho. Veintipocos años, playeras, su bolsito al hombro, su toalla al cuello, un reloj llamativo en la muñeca izquierda, gorrita y gafas, pero no de sol, sino para la vista. Nada había que lo diferenciara de todos los paseantes, un usuario más de la playa Victoria. Pero me llamó la atención, ya digo, que iba solo camino de la orilla, la mar de ufano. Un chico con síndrome de Down, eso que hace unos años mal llamábamos un subnormal y antes todavía, palabra terrible, un mongolito.

Y lo vi feliz, buscando a algún amigo o familiar en la playa. Alguien lo reconoció, una pareja joven, quizás unos parientes, y cruzaron con él dos besos y unas palabras. Me encantó ser testigo de cómo el chaval se explicoteaba, cómo aquella pareja joven sabía de la importancia del afecto y, mientras charlaban, no dejaban de acariciarle los brazos y de mirarlo a la cara con sincero cariño. Luego, tras despedirse, el muchacho siguió adelante en su camino, con su toalla al cuello y sus playeras y su bolsito al hombro y ese reloj enorme que fue lo primero que picó mi curiosidad. En ningún momento dejó de sonreír. No tengo ninguna duda de que, en la marea de gente que ese día ocupaba la playa, encontraría sin problema ninguno a la gente que buscaba.

Esa escena fugaz me valió más, lo reconozco, que mucha publicidad institucional a favor de la integración. Aquel muchacho era y es, lo vi muy claro, un ciudadano normal, corriente y moliente, perfectamente capaz de bandearse solo por la jungla de arena y sombrillas que es la playa, y sin duda de hacer lo mismo por las otras junglas de asfalto y cristal y madera por las que tenemos que transitar todos. Una cosa lo diferenciaba de los demás, y reconozco que me sorprendió, y me dio hasta un pellizquito de envidia. Porque el chaval se veía no sólo integrado, sino feliz, y en su rostro inocente y puro no dejó de asomar ni por un momento eso que toda la otra gente que pasea por la playa o por las calles ya no muestra: una enorme sonrisa.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/32320

Comentarios

1
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-08-16 09:20

Siempre gusta leer algo a favor de la integración. En la Cruz Roja en verano tratamos muchísimo con personas con dicho síndrome y jamás me plantearía considerarlos como "otra especie" aparte.

Son una maravilla.



2
De: Javi Gala Fecha: 2005-08-16 11:28

Lo leí ayer en la voz Rafa, me encantó.
Yo estuve tres años en Afanas y si, son especiales.



3
De: Unoquepasa Fecha: 2005-08-16 13:12

Señor Marin, poco me gusta lo que suele contar. Pero esto... en fin, chapeau. Son PERSONAS muy especiales que te devuelven la menor muestra de afecto multiplicada por mil millones. Su historia me ha traído malos recuerdos sobre gentuza que... en fin, hoy no toca hablar de esos.

Si tiene la oportunidad de tratar con una de estas personas, no la deje pasar.



4
De: JOSE Fecha: 2005-08-16 15:39


Las personas con síndrome de Down tienen una forma de ser y de expresarse realmente entrañables.



5
De: Anónimo Veneciano Fecha: 2005-08-16 17:57

Enternecedor artículo, me ha encantado.

En cuanto a las pancartas, satisfago su curiosidad RM. Las pancartas las desengachan antes de aterrizar y el enganche se realiza en vuelo, haciendo una pasada rasante a una especie de porteria sin largero de unos 2 metros y pico de altura, con un gancho que cuelga de la parte de la cola de avión. Algo así como los aterrizajes de los aviones en los portaviones que se ven en las pelis.
En cuanto a quién las recoge, pues...los que vuelan por Cádiz las preparan y las recogen ellos solitos, que esta la cosa mu' malita.

Un saludo.



6
De: RM Fecha: 2005-08-16 17:59

Hombre, pues muchas gracias. Una duda menos :)



7
De: Quién es Rafa Marino? Fecha: 2005-08-16 19:43

http://www.rtve.es/tve/teletexto/

Página 345, Teletexto TVE:

Image Hosted by ImageShack.us



8
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-08-16 22:41

Jojojo, Rafael Marino. Rafa, denuncia a TVE.



9
De: kastellanoson Fecha: 2005-08-17 21:18

pero eres rafa marin no marino de todas maneras si la has escrito tu enhorabuena di donde comprarla si es en minotauro



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.147.221 (76ed84d902)
Comentario