EL TROFEO
Ya lo podían cantar en el Carnaval lo que quisieran, y hasta les quedaba bonito aquello de los vientos luchando por quedarse con Cadi, el levante pa un lao, el poniente pal otro, muy sentido y de categoría, pero la verdad era que, a pie de playa y un día sí y otro también, que te dieran mascás invisibles un día de un sitio y otro día de otro era un coñazo. Y es lo que tiene el verano en Cadi, o este verano por lo menos, que te levantas un día y ala, la levantera. Y ya por la tarde viento rebujao, y al día siguiente ya estaba aquí el poniente con el biruji, que el levante por lo menos en la playa se aguantaba, por aquello de la muralla de edificios altos que se habían levantado a la buena del diablo en los años en que Torre era un pampli que quería hacerle la competencia a Luis Folledo, pero el poniente era un suplicio que te atacaba a traición, te revolvía el agua (el levante al menos te la dejaba clarita aunque a veces trajera pica-picas) y te dejaba los riñones congelaos, como si te hubieran metido un derechazo contra las cuerdas.

Pero en fin, por lo menos no llovía, como en el norte, que no hay cosa más rara que te caiga un chaparrón cuando estás en la playita, sobre todo si te estás bañando y de pronto todo se pone gris y las sombrillas se espantan y parece que de detrás tuya va a salir el tiburón de Spilber o el Godzilla. Con lo cual había que aprovechar los diítas güeni-güeni, que también los había, y aunque a uno le apeteciera remolonear en la cama hasta la una y luego bajar a por el pan y tomarse una tapita en lo de Vicentito Quignon, aunque Vicentito ya no estuviera en el bar, que decía que había abierto los ojos y debía ser verdad, porque ya no llevaba gafas y se estaba poniendo los dientes de lujo, el verano es el verano y donde mejor se está, por éstas, es en la playa.

Y una vez en la playa, cuando te hartas de estar tumbaíto al sol, morsegando a los guayabos, esquivando patateros y niños perdidos y carajotes jugando con las palitas en la orilla, a pique de darle un pelotazo a alguien, lo más normal era darse una vueltecita por to la playa, con los pies en remojo como quien dice, la mar de bueno contra las durezas. Daba lo mismo que fuera solano o en compañía, por ejemplo, de Currito el Bola, que como su propio mote indica tendía a lo esférico y le gustaba más una fritá de papas que a Pepe Monforte. Un caso, Currito el Bola. Era capaz de hacerse el ida y vuelta a Cortadura en tiempo record, pero sin correr ni ná, más marcial que Carlo el legionario, un-dos, un-dos, llegada a la meta, iín, vuelta pa tras, y a empezar otra vez. Y no se desinflaba mucho, la verdá, o lo reponía en seguida con su tinto con casera y sus caballitas aliñás, que lo mismo iba a ser eso.

A Torre le gustaba correr por la playa, pero en invierno, cuando no estaba tó lleno de bikinitis que despistaban, cuando sólo tenía de testigos a las gaviotas y las palomas (¿se ha visto alguna vez una playa donde haya palomas joé? Po la Victoria estaba llena), así que en verano, vale, se daba el garbeíto de rigor, con Currito el Bola con su mascotita de paja que más parecía una pamela, un-dos, un-dos, no tan rápido, cojone, que no nos van a dar una medalla en el Castillo. Tú lo que está es mu quemao, Torre de mi arma. Y tú ten cuidado, quillo, que como tropiese rueda.

La ruta del colesterol, lo llamaban a aquello, con la típica guasa gaditana. To las mañanitas, venga, la misma gente caminando pa un lao y pa otro. Algunos, como si les hubieran puesto un cohete en el culo, qué velocidad. Otros, aprovechando pa escuchar por el arradio reondito, que decía el Selu (aunque Torre sabía que se llamaban dissssmak) las noticias o cualquier música pachanguera. Los más, con la toalla y las gafitas de sol, a veces de las caras, y aunque la mayoría iban descalzos, siempre había un nota dando la nota con calcetines, y camisetas cantosas, o marcando paquete con un tanguita de leopardo, que ya eran ganas, como lo cogiera Angel Cristo se la iba a dar mortá. Ellas, con los pareos esos que regalaban ahora en la prensa (el pareo es esa prenda que se ha inventao porque a las mujeres les da apuro reconocer que tienen culo), y muchos pendientes de esos que también regalan en los diarios, que parecían todas de la misma comparsa con los triangulitos verde fufú y amarillo Carranza. Ellos, con las tripitas bronceás a vetas, de estar sentaos en la tumbona y no llegarles el sol donde las mollas caían por el peso de la gravedad. Las niñatas, luciendo piercings y tatús. Los chaveas, con flequillo de hijo de Julio Iglesias y unos bañadores largos-largos, hasta más allá de las rodillas, que eso ni eran bañadores ni eran nada. Algún hijoputa se dedicaba, sin salirse de la ruta, a ir levantando agua con los pieses y a mojar a los timoratos que todavía no se habían dado el primer chapuzón, qué mala leche, hijo, me cago en to tus castas.

Y así to los días. A veces a Torre le daba por pensar que estaban todos contrataos por la Teófila, como le habían contado que en Rusia, en tiempos, cuando uno iba de excursión pagá por el Partido siempre se encontraba a la misma gente en todos los museos, como que estaban al liquindoi y no les quitaban un ojo de encima. Po lo mismo aquí. Todas las mañanas, a la misma hora, la abuela del bañador floripóndico, y el vejete que se tocaba los huevos y arrastraba los pies voy volandito volandito, y la niña del monokini que, la carajota, se ponía el brazo delante del tetamen porque en el fondo le daba corte que se le marcaran los pitones con el agua fría. A la misma hora, clavaos, oiga. A la ida, y a la vuelta. A veces a Torre le daban ganas de saludarlos, tan familiares les eran ya.


Currito el Bola decía que eso era la mar de sano, que rebajaba toxinas y que adelgazaba. Vale, po sería verdad. Pero lo mismo que se los encontraba a todos Torre por la mañana haciendo la peregrinación a Cortadura se los encontraba por la tarde poniéndose a dos carrillos de tapitas.

Y es que en Cadi es mu difísi, Currito, pero que mu difísi guardar la línea.

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://crisei.blogalia.com//trackbacks/32182

Comentarios

1
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-08-09 08:31

Coñe, se han perdido los comentarios de aquí, o es que mi ordenador está loco?



2
De: RM Fecha: 2005-08-09 08:40

Blogalia anda un pelín revuelta, sí. Pero, ejem, en este post tu comentario es el primero y solano..



3
De: Algernon Fecha: 2005-08-09 08:44

"bañador floripóndico"

:-DDDD ¡Ésta me la apunto!



4
De: INX Fecha: 2005-08-09 18:17

No, yo comenté aquí ayer...pero no salió...y tampoco salió mi comentaro en el post anterior...
Lo peor es que no recuerdo exactamente que puse...comenté que lo de la ruta del colesterol era una moda...igual que el Natur House...
Ya pasará



5
De: Ojo de Halcón Fecha: 2005-08-09 21:13

Yo también comenté. Sobre que yo también corro en invierno por la playa y siempre me encontraba a dos sujetos graciosos que van a resultar ser Torre y su compañero, jaja.



6
De: Alfred Fecha: 2005-08-10 18:21

Cádiz es mujer con dos novios
prendaos de su talle,
y están por sus huesos locos
el Poniente y el Levante,
ninguno quiere que el otro
le ronde sus calles.
Vientos del amor,
por las esquinas y azoteas
la requiebran y esa novia
pela la pava con los dos,
ay, los enamora,
los enamora, los enamora...
Que ese Levante
cuando está desafiante,
loco de amor, delirante,
me la vuelve medio loca...
Salta el Poniente, salta el Poniente
va a echá al Levante,
qué valiente, qué valiente...
Y se pelean los dos,
y todo es por amor,
por su novia dos hombres pelean,
que son los vientos dos hombres
que a Cai la cortejan...
La está arrullando el Levante
y al Poniente le da celos,
ya va a saltar, va a ganar... ya lo echó...
Son de amores, ay, estos duelos...
Que Cai, coqueta, los quiere a las dos,
cosas de mujeres,
que está que se bebe los dos vientos,
los dos vientos, ay, los dos vientos.

Pasodoble de Antonio Martín para su comparsa de 1997 "Los Buscavidas".

Un saludo.






7
De: Vicente73 Fecha: 2005-08-10 20:25

Como siempre, Alfred, es un pelín más rápido que yo. Como seremos los carnavaleros que pensamos todos igualitos...

POr cierto, que yo también voy a correr por las noches. Lo digo por terminar de contar mi vida, ya que usted se ha encargado de la parte de los diente y los ojos :-p

Gracias por ir haciendome famoso, jefe.



8
De: RM Fecha: 2005-08-10 20:26

Ese mismo año, creo, un coro hizo un tango donde también se mencionaba al poniente y al levante, ¿no?



9
De: Vicente73 Fecha: 2005-08-10 20:42

Chirigota. "Las Gargolas", de la que el menda era postulante o algo parecido.

Luego pongo la letra que como esta era mía se me olvidó al llegar ese verano. Luego lo miro en el libreto y lo transcribo, si Alfred no se adelanta, claro.

Empezaba algo así como...

El Levante con gracia le decia al Poniente
déjale que le sople un ratito a mi gente...



10
De: RM Fecha: 2005-08-10 20:51

Mascota, eras mascota. Te decían postulante pa engañarte :P



11
De: Vicente73 Fecha: 2005-08-10 20:54

Si, por eso decía "o algo parecido" :D

Pero bueno, las mascotas tienen su puntillo también. NO es fácil ser una buena mascota :D



12
De: RM Fecha: 2005-08-10 20:56

Pero con aquel disfraz y la cara de cartón, reconoce que eras una mascota masoca.

Hablando de barbacoas, en tu azotea, ¿cuándo, picha? Que luego hace frío.



13
De: Alfred Fecha: 2005-08-10 21:00

Hombre, letras sobre los vientos hay un puñado, que por algo aquí sopla que da gusto, y enciende las inspiraciones, se quiera o no.

Ya luego, si acaso, pongo yo alguna por aquí, aunque la de "Las Gargolas" se la dejo al amigo Vicente, además de porque formara parte de la misma, fuera de lo que fuera, porque yo no me la sé, ni poseo la cinta para transcribirla, aunque creyera haberla comprado en su momento.

Dado que no creo que sea una agrupación que se vaya a recuperar en compact, por cierto, gustosamente le pagaría una cinta, Vicente, si me la conseguiera, gracias a sus contactos, que por el Melli y demás comercios no la he vuelto a ver, y era bien agradable de escuchar, la chirigota aquella.

Un saludo.



14
De: RM Fecha: 2005-08-10 21:01

La primera chirigota infantil de la historia. Dicho sin ningún tipo de tono peyorativo, oigan.



15
De: Vicente73 Fecha: 2005-08-10 21:13

"Mi viejo barrio" era muy infantil. "Las Gárgolas" no tenia nada de infantil. Es más, era bastante oscura, jeje.

Buscaré una cinta, Alfred. Si me queda alguna en el armario, cuente usted con ella. Y encienda el messenger, hombre, que habrá que quedar pa el Sabadito carnavalero.



16
De: Alfred Fecha: 2005-08-11 05:59

Con tanto polvo encima pudiera ser que alguno pensara
que nos hemos cruzado andando todo el desierto del Sahara.
Tierra tengo en los ojos
más cantidad que tiene Domecq,
pero no se crean que es de las dunas ni del siroco;
por Alá le juro que una levantera fue.
Ca' vez que sopla con fuerza ese levantito
a los nerviosos me los pone a cavilar;
ya cogieron fama fatal
los pobres afiladores,
que todas las maldiciones
a ellos van a parar;
hasta el pan del día lo pone duro;
no dan pie con bola los tartajosos;
te pone la lengua como un felpudo,
te seca los sesos y te duele el coco;
vuelan las persianas de los balcones,
las faldas de las chavalas;
el vino lo pone agrio;
no se puede salir,
pescar, dormir;
to'l mundo va despeina'o;
en todas las procesiones los cirios van apaga'os.
Con este viento no hay
quien lea en la calle ese peazo Diario de Cai.

Tango del coro "Hay moros en la costa" (quizá el más recordado de la agrupación, por su jocoso y entrañable y completo recorrido por los diversos efectos del Levante), con autoría en la letra de Vicente Lozano y José Zorrilla, y en la música de Pedro Callealta y Antonio García, del año 1984, en plena época dorada del coro puertorealeño, que solo al final de aquella década dejó de ser un habitual de la finalísima (para la historia quedan, junto con estos inolvidables moros de las canteras, coros tan memorables como "Los Corsarios", "Mí no comprender", "Me tocó la china" o "Tierra a la Vista", enmarcados todos ellos en una visión de la modalidad claramente humorística bastantes años antes de que el Libi y Valdés decidieran recuperarla; ¿se nota que siente uno cierta debilidad por el coro de nuestros vecinos?).

Un saludo.



17
De: Alfred Fecha: 2005-08-11 06:21

Cuando combate el Levante
siempre le estamos riñendo:
- Mira que viento malaje,
con lo bien que estaba el tiempo.
Pero lo que nadie sabe
es que este viento caliente
se viene aquí muchas tardes
porque nos quiere, porque nos quiere.
Suele entrar en la provincia gaditana allá por Tarifa
p'a robar la esencia de nuestros olores, que le dan la vida.
Y ya en el Campo Gibraltar
se queda el aroma de la mar;
luego en la Janda ese perfume se destila.
¡Ay!, entre encinas y alcornoques,
entra por la Sierra,
con sabor a leña;
pueblecitos blancos que decoran montes.
¡Ay!, después marcha a la Campiña,
llega a las bodegas
y de allí se lleva
la fragancia a vino que le dan las Viñas.
El río Guadalquivir le da el aroma a las Marismas
y por Sanlúcar toma el de la manzanilla;
ya Don Levante va a acabar su travesía.
Marcha por la Bahía, impregnándose de mar,
de la Playa y las Salinas,
y arrojando sus aromas a la marea
al Mundo grita
que es gaditano y que aquí está su vida.

Pasodoble de Tino Tovar para su comparsa de 1998 "El Cielo de Cádiz" (a mi juicio, por cierto, la mejor agrupación del autor, incluso por encima de "Los del año Catapúm").

Un saludo.





18
De: AMS Fecha: 2005-08-11 16:12

El tango de los moros era fantástico. Si no recuerdo mal fueron segundo premio detrás de Guacamayos y lechuguinos ¿o fue La Tía Norica? En ambos dos participaba el menda.
Y la verdad es que ese año Pto. Real mereció, tal vez, el primer premio. Pero era un coro "gracioso" y...
Paro mi Los corsarios ha sido uno de los mejores coros de la historia de Pto. Real
Al abordaje
Al abordaje
Los corsarios de los mares
con su tango y sus espadas
Llegan a los carnavales
Al abordaje al abordaje
En el cinto el pistolón
A que si a que no...



19
De: AMS Fecha: 2005-08-11 16:12

El tango de los moros era fantástico. Si no recuerdo mal fueron segundo premio detrás de Guacamayos y lechuguinos ¿o fue La Tía Norica? En ambos dos participaba el menda.
Y la verdad es que ese año Pto. Real mereció, tal vez, el primer premio. Pero era un coro "gracioso" y...
Paro mi Los corsarios ha sido uno de los mejores coros de la historia de Pto. Real
Al abordaje
Al abordaje
Los corsarios de los mares
con su tango y sus espadas
Llegan a los carnavales
Al abordaje al abordaje
En el cinto el pistolón
A que si a que no...



20
De: patria_gaditana Fecha: 2005-12-05 12:12

Oye!! Cómo era el estribillo de "las Gárgolas"? Si lo poneis con el cuplé del matrimonio entre Juan Tamariz y Rosi de Palma, lo agradecería el doble... Esa chirigota me encantaba... Seguramente Vicente73 sepa algo jejejej... Gracias de antemano



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.42.99 (c5cc341d33)
Comentario